Biden felicita a Boric por su triunfo en las elecciones “libres y justas” de Chile

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, felicitó el jueves al presidente electo de Chile, Gabriel Boric, por su victoria electoral, informó la Casa Blanca.

Así mismo, “aplaudió” las elecciones presidenciales “libres y justas” que se llevaron a cabo a finales de noviembre, las cuales catalogó como “un poderoso ejemplo para la región y el mundo”, según dijo Jen Psaki, secretaria de prensa de la Casa Blanca, en un comunicado.

“Los dos líderes discutieron su compromiso compartido con la justicia social, la democracia, los derechos humanos y el crecimiento inclusivo”, agregó.

Una recuperación ecológica y equitativa de la pandemia de COVID-19, la cooperación entre los dos países y el cambio climático fueron los temas a tratar, según la secretaria.

Por su parte, Boric informó, a través de Twitter, que además de conversar sobre “la alegría compartida por nuestros respectivos triunfos electorales”, departieron “sobre desafíos comunes, como comercio justo, crisis climática y fortalecimiento de la democracia”.

Mineras en Chile esperan que prevalezca diálogo y moderación en gobierno del izquierdista radical Boric

La industria minera de Chile, mayor productor mundial de cobre, felicitó el domingo al izquierdista radical Gabriel Boric por su triunfo en la elección presidencial y llamó a que prevalezca la moderación y el diálogo para mantener el aporte del vital sector al país.

Boric se impuso cómodamente al derechista José Antonio Kast con un 55% de los votos válidos en uno de los comicios más polarizados de las últimas tres décadas.

La Sociedad Nacional de Minería (Sonami) dijo en un comunicado que los votantes han “enviado un mensaje claro respecto a la necesidad de mantener las condiciones propicias para el desarrollo económico y social del país”.

“Confiamos en que prevalezca el espíritu de convergencia programática, moderación y apertura al diálogo mostrado durante la última semana de campaña”, agregó.

La gremial mostró su disposición a colaborar para trabajar en una agenda que permita que la minería siga aportando al desarrollo de Chile, también importante productor de litio.

En el país sudamericano operan, además de la gigante estatal Codelco, grandes multinacionales como BHP, Glencore, Anglo American y Antofagasta.

Estos sos retos políticos y económicos que enfrentará Boric para cumplir su promesa de transformar Chile

Fue un triunfo histórico. Gabriel Boric se impuso a su rival, José Antonio Kast, por un amplia ventaja de casi 12 puntos en la segunda vuelta de las elecciones celebradas este domingo en Chile.

El izquierdista, que cuando llegue a La Moneda el próximo 11 de marzo se convertirá -con 36 años recién cumplidos- en el presidente más joven que haya tenido el país, consiguió la victoria con el 55,86% de los sufragios, frente al 44,14% obtenido por Kast, un abogado de derecha radical.

Y miles de chilenos, esperanzados con los profundos cambios que promete, celebraron su triunfo.

Su plan de gobierno incluye medidas como aumentar los impuestos a los más ricos y a las grandes empresas, poner fin al actual sistema de pensiones y transformar el sistema de salud, con la idea de crear un Estado de bienestar.

Es un plan ambicioso que refleja muchas de las demandas del estallido social que se inició en octubre de 2019 exigiendo mayor igualdad en un país donde el libre mercado lleva décadas dominando.

“Debemos avanzar con responsabilidad en los cambios estructurales sin dejar a nadie atrás; crecer económicamente; convertir lo que para muchos son bienes de consumo en derechos sociales sin importar tamaño de billetera; y garantizar la vida tranquila y segura”, dijo el mandatario electo en su primer discurso tras la victoria.

Pero la transformación que Boric -salido de las entrañas de las protestas estudiantiles de 2011 y con una trayectoria parlamentaria de ocho años en la Cámara de Diputados- intentará sacar adelante tendrá importantes desafíos.

Te contamos algunos de los más importantes.

1-Gobernar sin mayoría en el Congreso

Uno de los puntos esenciales del nuevo mandato es que el presidente electo gobernará sin mayoría en el Congreso.

A Boric le espera un Senado donde las fuerzas políticas están empatadas y una Cámara de Diputados muy dividida entre distintas facciones y con estrechas diferencias.

Por ejemplo, su propio partido, Convergencia Social (que solo tiene tres años de existencia), contará con 9 de 155 diputados.

El desafío inevitable en esta coyuntura, coinciden los expertos, es que deberá sentarse a negociar bajo fuertes presiones, no sólo con la amplia coalición que lo llevó al poder (que abarca desde partidos de centroizquierda al Partido Comunista), sino también con algunos de sus adversarios.

Él lo sabe, y en su discurso tras el triunfo, ya adelantó que los avances requerirán grandes acuerdos.

“Los avances van a requerir acuerdos amplios, no queremos desbarrancarnos ni arriesgar lo que cada familia ha luchado con su esfuerzo”, afirmó ante cientos de miles de manifestantes que aplaudieron su victoria.

Su triunfo refleja que “el país busca cambios, específicamente en la agenda de seguridad social, pero esos cambios deben realizarse con el apoyo de una mayoría”, señala Marcela Ríos, investigadora del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Llegar a acuerdos con otros sectores políticos será clave para avanzar en su agenda transformadora, que necesitará la aprobación de importantes reformas legislativas.© Getty Images Su primer discurso.

Y requerirá de gran destreza política, pues para algunas iniciativas necesitará los votos de sectores políticos con visiones y aspiraciones muy distintas a las suyas.

2-Mantener el apoyo de la coalición que lo llevó al poder

Además de las negociaciones en el Congreso, el próximo mandatario tendrá la compleja tarea de mantener el respaldo dentro de su propia coalición política.

Para llegar a La Moneda, Boric tuvo que sumar en el balotaje los votos de fuerzas políticas de la centro izquierda que por años fueron blanco de sus críticas (representados en figuras como los expresidentes Michelle Bachelet y Ricardo Lagos).

Es una alianza electoral conviven bajo el mismo paraguas el Partido Comunista (PC) y representantes de la Democracia Cristiana (DC), unidos más que por una visión común, por el propósito de evitar que Kast llegara a La Moneda.

Es un bloque similar al que apoyó a Michelle Bachelet en su segundo gobierno (2014-2018).

Sin embargo, Boric no tiene asegurado el respaldo total de todos estos partidos, como sí lo tuvo la socialista.

“Uno de los grandes riesgos es que al estar al mando de una coalición tan heterogénea como fragmentada, Boric se transforme en un general sin tropas”, afirma el sociólogo Andrés Scherman, investigador de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI).

De hecho, la DC advirtió hace algunas semanas que le daba el voto a Boric, pero que después de las elecciones se transformaría en un partido opositor a su gobierno.

Y la misma lógica opera para el otro lado de la balanza.

“Uno de los desafíos es cómo mantener el apoyo de los grupos que son más de izquierda. Va a tener que definirse, va a tener que optar por un camino u otro”, argumenta Diana Kruger, decana de la Escuela de Gobierno de la UAI.

Si las reformas que plantea se ven como muy radicales podría perder el respaldo de sus aliados más conservadores.

Pero si las fuerzas más radicales -como el PC- consideran que Boric está haciendo demasiadas concesiones podrían quitarle el apoyo.

Por eso, muchos dicen que el nuevo presidente deberá tener el talento de un equilibrista en la cuerda floja.

3-La relación con el empresariado

Una tercera relación fundamental será la que Boric establezca con el empresariado.

“No hay crecimiento sin cohesión social, no hay crecimiento posible en una sociedad fracturada socialmente”, les dijo a comienzos de noviembre durante una intervención en el Encuentro Nacional de Empresarios, ENADE, un sector que ha expresado una cierta inquietud por sus propuestas de aumentar los impuestos y transformar el sistema de pensiones.

“Boric tendrá el desafío de dar señales al sector privado, a las empresas, a los mercados financieros, de que las medidas que propone van a ser graduales”, señala Kruger.

Izquierdista Gabriel Boric gana la presidencia de Chile un país con crisis económica, social y sanitaria

“La esperanza venció al miedo”, dijo Gabriel Boric ante una multitud que desbordó el centro de Santiago y lo escuchó por primera vez como el nuevo presidente de Chile. El joven diputado de izquierdas asumirá la presidencia el 11 de marzo venidero, a los 36 años. Nunca antes los chilenos fueron gobernados por una autoridad ejecutiva de esa edad. Su victoria fue aplastante y a contramano de los augurios de algunas encuestadoras. El candidato de Apruebo Dignidad, la coalición de la que forman parte agrupaciones izquierdistas surgidas durante la última década y el Partido Comunista, le sacó 11 puntos de ventaja a José Antonio Kast. El 55,86% de los votos convocó a la fiesta. Como si se revivieran los días más apasionados del estallido social de noviembre de 2019, miles y miles de personas corearon el nombre del vencedor. Boric prometió “avanzar con responsabilidad en los cambios estructurales” y ampliar los derechos “sociales con responsabilidad social”. El Chile que vislumbra, repitió, es verde, defensor del medio ambiente y la diversidad, cultural, étnica, sexual y religiosa. “Seré un presidente que escuchará más de lo que hablará. Gobernaré con los pies en la calle, las decisiones se tomarán en conjunto con la gente”.

La razón del contundente triunfo es doble: de un lado, casi el 55% de los chilenos en condiciones de sufragar acudieron a las urnas. El fantasma de la ultraderecha sacó de sus casas a un ocho por ciento más del padrón electoral, en relación con el primer turno. Pero el otro hecho que parece explicar la paliza que sufrió Kast está relacionado con el giro moderado de Boric en la segunda vuelta. Su mensaje logró convencer a miles de ciudadanos, especialmente después del último debate televisivo con su conteniente. La amplia diferencia a su favor le dará al vencedor del ballotage suficiente aire para encarar una presidencia no exenta de complejidades. Otro factor ha sido determinante. Los votos de Franco Parisi, quien había quedado en tercer lugar en los comicios de noviembre, no fueron a parar a Kast, a pesar de sus afinidades programáticas.

Pero Boric sabe que también debe honrar su propio programa de Gobierno, y eso es lo que le pidieron durante el acto de celebración en la noche del domingo. Por eso recordó que “los motivos del estallido social siguen vigente”, lo mismo que las demandas de justicia y dignidad y de un sistema de pensiones manejado por el Estado. “El respeto a los derechos humanos es siempre y en cualquier lugar un compromiso en el que no se puede claudicar. Nunca más un presidente que le declare la guerra a su pueblo”, dijo en alusión a Sebastián Piñera, quien cuando comenzaron las protestas, dos años atrás, optó primero por la solución represiva. “Justicia, verdad, no a la impunidad”, cantó con los presentes.

Chile: Cámara de Diputados rechaza despenalizar el aborto

La Cámara de Diputados de Chile rechazó este martes (30.11.2021) un proyecto de ley que buscaba despenalizar el aborto hasta la semana 14 de gestación, una iniciativa que quedará archivada, alejando así uno de los principales anhelos del colectivo feminista en el país.

Tras un acalorado debate y una igualada votación, las bancadas legislativas determinaron por 65 votos en contra, 62 a favor y una abstención no continuar con la tramitación de esta ley, que según indica la normativa, no podrá volver a presentarse hasta dentro de un año.

En el país suramericano solo es legal abortar en caso de inviabilidad fetal, riesgo de muerte de la madre o en embarazos producto de una violación, gracias a una iniciativa aprobada en 2017 durante el segundo mandato de la socialista Michelle Bachelet (20014-2018). El rechazo, que no descarta que se pueda ingresar un proyecto similar en el corto plazo, desató numerosas críticas por parte de la oposición y de los colectivos feministas.

“Perderemos todas las veces que sea necesario para ganar un aborto libre, legal y gratuito. No sé cuándo lo presentaremos de nuevo (el proyecto), pero les prometo que lo haremos hasta el final”, sentenció la diputada de izquierda Maite Orsini, una de las impulsoras de la norma. “El aborto existe, es una realidad, pero aún hay muchos que prefieren esconderla y condenar a quienes tomen esa difícil decisión”, agregó por su parte Marisela Santibáñez, parlamentaria del Partido Comunista.

El rechazo de este proyecto fue celebrado en tanto, por los sectores más conservadores. “La mujer tiene derecho sobre su cuerpo, pero el niño que está por nacer no constituye parte de su cuerpo (…) No porque se cometan delitos en el extranjero quiero que se cometan en Chile”, expresó durante el debate el derechista Diego Schalper, de Renovación Nacional.

La Corporación por los Derechos Sexuales y Reproductivos (MILES), una de las plataformas en defensa de la mujer más importantes, lamentó a través de Twitter el rechazo y afirmó que “el camino no es la criminalización, sino que el reconocimiento del derecho a decidir sobre abortar o no”.

¿Quién es José Antonio Kast, el candidato conservador en Chile que promete mano dura y orden en su país?

Con voz calma y un tono que parece hasta conciliador, el candidato ultraconservador chileno José Antonio Kast promete mano dura contra la delincuencia, habla de orden, reivindica la dictadura, promete crecimiento económico y un Estado eficiente. En momentos de incertidumbre, otorga certezas.

Y con esa estrategia, enarbolando la bandera de una derecha “sin complejos”, obtuvo la primera mayoría de los votos en las elecciones del domingo y peleará el balotaje contra el candidato de la izquierda Gabriel Boric, tal como preveían las encuestas electorales que él mismo tomaba con cautela.

Uno de los ejes de su campaña es la “reconstrucción”, el crecimiento económico y la “restauración” del orden en un país golpeado por el estallido social de octubre de 2019, que dio pie a una ola de masivas protestas sociales contra la desigualdad y por la posterior pandemia de coronavirus.

“Atrevámonos a soñar. Es la hora de la esperanza, la hora de la reconstrucción. A los que sacaron sus recursos de Chile, ojalá que los vuelvan a traer”, dijo por estos días en un encuentro de los candidatos presidenciales con empresarios.

Kast dice que es necesario fortalecer a los pequeños y medianos empresarios, asegura que defenderá el libre mercado y que combatirá la corrupción. “Aquí la derecha y la izquierda han usado al Estado como un botín”, dijo en esa misma oportunidad.

El candidato arremete contra las manifestaciones que, con mucha menos fuerza, siguen ocurriendo cada semana en el centro de Santiago y que suelen terminar en hechos de violencia; cuestiona el trabajo de la convención que redacta una nueva Constitución, critica a toda la clase política y dice que el Congreso es “un circo”.

También promete mano dura para enfrentar el conflicto indígena mapuche que sacude el sur del país, asegurando que es “terrorismo”. Se opone al aborto, que en Chile sólo se permite en ciertas causales, y levantó controversia cuando propuso hace poco la construcción de una “zanja” para frenar la inmigración ilegal.

“Cada vez que se produce un hecho de violencia en Santiago o La Araucanía, Kast sube un punto”, dice el analista político Cristóbal Bellolio, que plantea que la estrategia de Kast es convertirse en un líder derechista y superar recientes resultados electorales del sector, más allá de si gana o no en esta oportunidad.

Ya en 2017 llegó cuarto en la primera vuelta de las elecciones presidenciales.

El aspirante del pacto Frente Social Cristiano ha sido comparado con el brasileño Jair Bolsonaro y el estadounidense Donald Trump, pero él desestima esas comparaciones porque dice que la realidad de cada país es diferente.

“Nosotros queremos unir, queremos dialogar con todos, más allá del color político”, dijo ante los empresarios. “Soy una persona directa y franca, pero siempre soy respetuoso”, insistió.

Abogado de 55 años, casado, padre de nueve hijos y católico, Kast se preocupa de marcar distancia del impopular gobierno del centroderechista Sebastián Piñera, cuyo candidato Sebastián Sichel perdió fuerza viendo cómo emblemáticos miembros de su sector apoyaban al competitivo aspirante de la derecha dura.

Su hermano Michael fue ministro de Augusto Pinochet y él mismo reivindica el “legado económico” de la dictadura, a la que defiende sin ambigüedad. Antes de las elecciones de 2017 dijo que, de estar vivo, Pinochet votaría por él.

Fue militante y varias veces diputado por el partido derechista Unión Demócrata Independiente (UDI)- hoy en la coalición del gobierno de Piñera- al que renunció en 2016 para seguir su propio camino.

Cierran campaña presidencial en Chile a tres días de elecciones

Con mítines y batir de banderas de los diversos partidos concluyó en Chile este jueves (18.11.2021) la campaña para las elecciones presidenciales del próximo 21 de noviembre, las más cruciales e inciertas de la historia reciente del país.

En la región de Valparaíso, 122 kilómetros desde la capital hacia la costa chilena, el candidato de izquierdas Gabriel Boric participó de múltiples actos en diversas localidades donde enfatizó su proyecto centrado en garantizar derechos sociales.

“Es importante que cambiemos para avanzar. Construir un Estado que garantice derechos, dignidad e igualdad es la única manera de tener estabilidad”, afirmó durante su cierre de campaña.

“Mientras otras candidaturas prometen cerrar el Ministerio de la Mujer y el INDH, perseguir las ideas de izquierda y discriminar a las solteras, nosotros venimos a incluir, abrazar y construir un Estado que cuide y que no abandone”, agregó Boric.

Por su parte, el ultraderechista José Antonio Kast, que cerró su campaña electoral en el acomodado barrio de Las Condes en Santiago, resaltó la “necesidad” de “recuperar Chile”.

“Hay recetas para recuperar la economía, pero no para recuperar la libertad cuando la izquierda toma el poder. Nunca más nos vamos a rendir ante la intolerancia de la izquierda”, afirmó.

“Queremos recuperar el acento en el amor por Chile, recuperar nuestras tradiciones (…) Dios, la patria, es lo que nos inspira, la libertad”, señaló el candidato del Partido Republicano. 

José Antonio Kast junto a Gabriel Boric son lo favoritos para ir al balotaje el 19 de diciembre próximo.

Segunda vuelta

Con la ultraderecha en auge, la redacción de una nueva Constitución en marcha, una acuciante inflación tras la pandemia y una fuerte crisis social e institucional que no cesa desde 2019, los expertos coinciden en que se trata de las elecciones más cruciales de la historia reciente del país suramericano.

Los sondeos coinciden en que ninguno de los siete candidatos se impondría en primera vuelta y llegarían al balotaje del 19 de diciembre Boric y Kast, aunque las estadísticas no aciertan con sus pronóstico desde hace dos años.

El candidato oficialista Sebastián Sichel, un exministro de centroderecha, llenó con miles de molinillos de viento amarillos la emblemática Plaza Italia de Santiago, el epicentro de las masivas protestas sociales que comenzaron en 2019.

“Queremos que una campaña se trate de esperanza (…) de recuperar una plaza para que todos los chilenos seamos parte del mismo futuro. Donde algunos quieren polarización, nosotros queremos encuentro”, afirmó el candidato, que según los sondeos no llegaría al balotaje.

La incertidumbre rodea más que nunca esta votación, en la que por primera vez y según los sondeos, los dos candidatos que pasarían al balotaje actualmente no forman parte de las dos grandes coaliciones que se han repartido el poder desde la salida del dictador Augusto Pinochet (1990).

Es un interrogante si los favoritos lograrán convencer a la gran masa de votantes indecisos y si podrán revertir la alta abstención.

Desde que el voto es voluntario, ninguna elección presidencial ha superado el 50 %, un umbral que solo se alcanzó en el plebiscito por una nueva Constitución de 2018.

Senado de Chile rechaza destituir a Piñera por “Papeles de Pandora”

El Senado de Chile rechazó este martes (16.11.2021) la acusación constitucional enviada por los diputados para destituir al presidente Sebastián Piñera por el caso de la venta de una minera en 2010, que según los “Papeles de Pandora” se produjo en un paraíso fiscal, y el mandatario seguirá así en su cargo.

Con 24 votos a favor, 18 en contra y una abstención, los promotores de la acusación o juicio político, todos parlamentarios de la oposición, no consiguieron la mayoría necesaria de 29 votos para destituir al mandatario.

“La defensa ha sido contundente en desvirtuar cada uno de los hechos que están establecidos en las causales de este juicio político”, dijo el senador oficialista Francisco Chahuán.

El presidente fue acusado de atentar contra el principio de probidad y el derecho a vivir en un medioambiente libre de contaminación y haber comprometido el honor de la nación, tras conocerse los términos en los que se vendió la minera Dominga por parte de una empresa de sus hijos en 2010, revelados por el trabajo del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), en un caso conocido como “Papeles de Pandora”.

La acusación había sido aprobada en la Cámara de Diputados la semana anterior, en una maratónica sesión que se alargó por casi 24 horas.

En el Palacio de La Moneda, sede del Ejecutivo, se escucharon aplausos cuando matemáticamente los senadores oficialistas sumaron los apoyos suficientes para el rechazo de la acusación pese a que restaban aún una decena de legisladores por argumentar su voto.  

Chile extiende el estado de emergencia en la zona mapuche en medio de la ola de violencia

Tras un intenso debate, la Cámara de diputados y el Senado aprobaron este martes un decreto enviado por el gobierno de Sebastián Piñera que permite extender el estado de emergencia en la zona sur del país.

La medida permite que lasfuerzas armadas sigan por otros 15 días a cargo de las labores de seguridad en las regiones del Biobío y La Araucanía, a unos 600 kilómetros al sur de Santiago, donde se han registrado incidentes violentos en el marco del conflicto mapuche.

Piñera decidió declarar el estado de emergencia por primera vez el 12 de octubre “por grave alteración al orden público”, el cual se extendió por 30 días. Pero para prorrogarlo, el presidente necesitaba la aprobación del Parlamento.

Así, con los votos favorables de la oposición, los más de 2.000 efectivos del ejército —apoyados por carros Mowag, helicóteros Cougar, aviones y buques para operativos marítimos— continuarán con sus labores en el área.

De los casi 145.000 participantes que votaron en una consulta ciudadana no vinculante realizada de forma electrónica entre el viernes 5 y el domingo 7 de noviembre en la región de La Araucanía, el 81,56% dijo estar a favor de mantener la medida.

Opiniones antagónicas

Parte de las raíces del centenario conflicto mapuche tienen que ver con la pérdida de tierras de este pueblo indígena, la falta de reconocimiento por parte del Estado chileno y la discriminación que sufren.

En las últimas décadas, varios gobiernos chilenos tratado de abordar el tema, pero diversos historiadores y analistas coinciden en que los esfuerzos para buscar soluciones no han sido suficientes.

Esta vez, la decisión de declarar estado de emergencia del gobierno de Piñera despierta opiniones fuertemente encontradas en la esfera política chilena.

Durante los debates en el Parlamento, quienes no apoyaron la extensión del estado de emergencia argumentaron que esta “descarta la opción del diálogo”, que es “inútil” y que solo genera “más rencor y violencia”. Ante ello, algunos los tacharon de “cómplices de la violencia”.

En la Cámara Alta, el ministro del Interior, Rodrigo Delgado, reconoció que la presencia de los militares en el sur “no soluciona los problemas de fondo” y subrayó que el gobierno apuesta tanto por el estado de emergencia como por el diálogo.

Según un recuento parcial presentado ante el Parlamento por la administración Piñera, durante el período en que las fuerzas armadas han estado a cargo de la seguridad en la zona se han reducido los atentados incendiarios, las usurpaciones y las tomas de terreno, entre otros.

Diputados de Chile aprueban iniciar juicio político contra el presidente Sebastián Piñera

La Cámara de Diputados de Chile aprobó la madrugada de este martes (9.11.2021) realizar un juicio político para destituir al presidente del país, el conservador Sebastián Piñera, por las supuestas irregularidades en la venta de la minera Dominga en Islas Vírgenes, un paraíso fiscal, revelada en los Papeles de Pandora.

Tras una jornada maratoniana de casi 24 horas los diputados resolvieron, por 78 votos a favor y 67 en contra y 3 abstenciones, que la acusación constitucional presentada el pasado 13 de octubre por la oposición pase al Senado, el órgano que se encargará de juzgar al mandatario por el escándalo revelado por los Papeles de Pandora. 

El abogado de Piñera, Jorge Gálvez, cerró su defensa ante el plenario y enfatizó: “Les ruego, honorables diputados y diputadas, rechazar esta injusta e improcedente acusación constitucional”.

La acusación constitucional, como se conoce en Chile este recurso que busca la destitución del presidente Piñera —quien está en la recta final de su segundo gobierno iniciado en marzo de 2018—, fue presentada la primera semana de octubre por el arco de la oposición socialista y de izquierda al Gobierno.

Larga sesión

El debate empezó a las 10H25 de la mañana del lunes por el diputado socialista Jaime Naranjo, quien leyó durante 15 horas 1.300 páginas para argumentar la acción legislativa contra el mandatario y para que en Chile “se termine la impunidad” de quienes tienen poder.4581029404&width=550px

Esta fue una de las frases más escuchadas y su contenido tiene un enorme eco en este país tras la crisis social que estalló en 2019. 

Al destacar que en el caso de Dominga se realizó una supuesta negociación incompatible, Naranjo dijo: “Actuando como Presidente se benefició (a él) y a su familia de modo directo, con información que tenía en el ejercicio de su cargo. Y siguió negociando e hizo subir el precio de Dominga”, sostuvo sobre la operación realizada en 2010, cuando el mandatario asumía su primer Gobierno.

Piñera presenta defensa al Congreso ante intento de destitución

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, entregó la noche del jueves (28.10.2021) a la Cámara de Diputados su defensa, por escrito, en el marco de la acusación para destituirlo que estudia una comisión legislativa por la polémica venta de una minera revelada en los Papeles de Pandora.

Representantes del mandatario entregaron el documento al secretario general de la Cámara Baja cerca de la medianoche de este jueves, cumpliendo el plazo de 10 días hábiles que Piñera tenía después de que fuera notificado por la acusación el 16 de octubre pasado, informaron fuentes de Diputados a la AFP.

El abogado de Piñera expondrá su defensa el viernes ante la comisión de cinco diputados (tres de oposición y dos oficialistas) conformada para estudiar la acusación.