Tag: CHINA

Miles de empresas demandan al Gobierno de EEUU por los aranceles impuestos a China

Más de 3.500 empresas han demandado al Gobierno de Estados Unidos por el impacto que han tenido los aranceles impuestos a China por la Administración del presidente Donald Trump en su guerra comercial, según documentos legales.

Coca-Cola, Disney, Ford, Tesla y Abbott, fabricante de pruebas de la COVID-19, están entre los demandantes frente a la Corte de Comercio Internacional de Nueva York, lo que pone de relieve la oposición de la plana mayor de la industria estadounidense a los planes proteccionistas de Trump.

Las demandas, que incluyen casos interpuestos por empresas más pequeñas, ha sorprendido a las autoridades estadounidenses y a los que tienen que gestionar la avalancha de demandas.

Los nuevos aranceles a las importaciones chinas elevan el coste de maquinaria, partes y suministros intermedios para las empresas y las líneas de ensamblaje estadounidenses.

Los casos se han acelerado también porque está apunto de expirar la ventana legal que permite a las compañías interponer apelaciones a algunos de los aranceles.

Toda empresa que gane la batalle legal deberá recibir la devolución de todos los aranceles devengados, lo cual obligaría al Gobierno estadounidense a desembolsar una importante cantidad de dinero.

El Gobierno estadounidense ha pedido a la Corte de Comercio Internacional que ponga en suspenso la mayoría de casos y solo acepte a trámite uno o unos pocos que puedan se extrapolados a demandas similares.

Las demandas podrían separarse en dos listas: una que pide la devolución de aranceles del 25 % en importaciones por valor de 200.000 millones de dólares y otra segunda que demanda el reembolso de gravámenes del 7,5 % en 120.000 millones de dólares en bienes.

En junio de 2018, el Gobierno de EE.UU. impuso aranceles del 25 % a las exportaciones chinas por valor de 50.000 millones de dólares, y en septiembre dictó otros del 10 % (aumentados al 25 % en mayo de 2019) a más exportaciones procedentes de China, por valor de 200.000 millones de dólares.

Los aranceles, a los que China respondió con tarifas similares contra productos estadounidenses, se impusieron desde Washington alegando malas prácticas del país asiático en materia de transferencia tecnológica y propiedad intelectual.

Más de 150 países se unen en la red para facilitar el acceso a la vacuna contra el virus Chino

Más de 60 países ricos, excepto China y Estados Unidos, se adhirieron al dispositivo de la OMS para facilitar el acceso de los países pobres a la vacuna contra el coronavirus, según la lista publicada el lunes pasado. Con numerosos países sin recursos para desarrollar sus propias vacunas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció hace algunas semanas el lanzamiento de un dispositivo de acceso mundial a la vacuna contra el COVID-19, conocido como COVAX (Covid-19 Vaccine Global Acces).

Posteriormente, la OMS pidió a los países que pueden autofinanciarse que asuman compromisos firmes uniéndose a este mecanismo antes del 18 de septiembre y que realicen pagos iniciales, como tarde, el 9 de octubre. Más de 90 países o entidades con ingresos bajos y medios van adherirse al dispositivo, así como 64 países con ingresos altos, indicó la OMS en un comunicado. Entre estos figuran los compromisos de la Comisión Europea, en nombre de los 27 países miembros de la UE, más Noruega e Islandia.

Estados Unidos, que oficialmente confirmó su retirada de la OMS a principios de julio, no forma parte de la lista. Al igual que China, donde se detectaron los primeros casos de coronavirus a finales de diciembre de 2019. Los principales objetivos de esta alianza son “garantizar que todos los países tengan acceso a una vacuna al mismo tiempo” y conseguir unos 2.000 millones de dosis (suficientes para vacunar a uno de cada siete seres humanos) antes del final de 2021, explicó el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus. “Nos alienta ver que un gran número de países se compromete con el mecanismo COVAX”, añadió a los medios.

La OMS y sus socios comenzarán ahora a firmar acuerdos formales con los fabricantes de vacunas para obtener las dosis necesarias “para poner fin a la fase aguda de la pandemia de aquí a finales de 2021”, indicó la OMS. “O nadamos todos juntos o nos hundiremos juntos”, subrayó el experto etíope en rueda de prensa para pedir mayor compromiso mundial en esta red, que en su opinión “ayudará a controlar la pandemia, salvar vidas, acelerar la recuperación económica y garantizar que la carrera por la vacuna no es una competición”.

China dice que no es necesario vacunar a toda la población contra el COVID-19

No todo el mundo en China necesitará vacunarse contra el covid-19, según el principal funcionario médico del país, ya que Beijing busca priorizar a los trabajadores de primera línea y las poblaciones de alto riesgo en una medida que subraya la creciente confianza entre los responsables políticos de su capacidad para contener el virus.

«Desde que apareció la primera ola de covid-19 en Wuhan, China ya ha sobrevivido al impacto del covid-19 varias veces», dijo Gao Fu, director del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en una cumbre sobre vacunas en la ciudad de Shenzhen el sábado, según la agencia de noticias estatal China News Service.

La cuestión de vacunar al público se trataba de equilibrar «riesgos y beneficios», agregó Gao, señalando factores como el costo y los posibles efectos secundarios. Actualmente no hay necesidad de una vacunación masiva en esta etapa, aunque eso podría cambiar si se produce otro brote grave, dijo Gao.

La política distingue a China de muchos gobiernos occidentales, sobre todo Australia, que han delineado planes para introducir campañas de vacunación pública masiva.

Las cifras de virus notificadas en China se han mantenido bajas desde la primavera. Ha habido algunos estallidos, grupos en la provincia nororiental de Jilin en mayo, un brote en Beijing en junio y otro en la capital de Xinjiang, Urumqi, en julio, pero estos se encontraron con medidas de bloqueo inmediatas y pruebas masivas. Y los brotes se contuvieron en unas pocas semanas.

Gao citó estos breves brotes como prueba de las medidas de contención efectivas de China. «Los hechos han demostrado que tenemos varias armas mágicas para responder a la epidemia», dijo, según China News Service.

En cambio, cualquier vacuna potencial se priorizaría para aquellos en la línea del frente, agregó: trabajadores médicos, ciudadanos chinos que trabajan en el extranjero en puntos de host de virus y personas que trabajan en entornos densos y de alto riesgo como restaurantes, escuelas o servicios de limpieza.

El sábado, la Comisión Nacional de Salud de China solo registró 10 nuevos casos confirmados sintomáticos, todos importados del extranjero. También reportó 70 nuevos casos asintomáticos, que se contabilizan por separado, también todos importados.

CNN se ha comunicado con el NHC para obtener más comentarios.

Así van las compras anticipadas de vacunas contra el virus chino en el mundo

Aunque ninguna vacuna experimental demostró aún total eficacia contra el nuevo coronavirus en ensayos clínicos, ya se han comprado anticipadamente al menos 5 mil 700 millones de dosis en todo el mundo, y los primeros encargos han sido adelantados por los Estados Unidos de Donald Trump.

Tres vacunas occidentales y dos chinas están en la fase 3 de experimentación en millares personas y Rusia anunció el martes haber desarrollado la suya, a la que llamó “Sputnik V” y que será administrada al personal médico desde septiembre antes de terminar los ensayos clínicos.

Numerosas compañías fueron subvencionadas para lanzar la fabricación en paralelo a los ensayos a fin de que puedan entregar millones de dosis en 2021, o tal vez a partir del último trimestre de este año.

La Universidad de Oxford, asociada al grupo farmacéutico sueco-británico AstraZeneca, espera recoger resultados desde septiembre; mientras que la biotecnológica Moderna, en alianza con los centros estadounidenses de salud (CNH), planea obtenerlos a fin de año o, quizás, en noviembre.

EU: 700 millones de dosis

Desde el 30 de marzo el gobierno de Trump fue el primero en subvencionar con cientos de millones de dólares a los desarrolladores de vacunas. Johnson & Johnson recibió 500 millones de dólares.

La operación llamada “Alta Velocidad” (Warp Speed) apunta a que todos los estadounidenses puedan ser vacunados desde enero del año que viene.

Hasta hoy, Washington subvencionó con al menos 9 mil 400 millones de dólares a siete desarrolladores de vacunas y firmó con cinco de ellos contratos de abastecimiento por al menos 700 millones de dosis.

Las empresas o alianzas financiadas por Estados Unidos son: Johnson & Johnson, Moderna, Oxford/AztraZeneca, Novavax, Pfizer/BioNTech, Sanofi/GSK, Merck Sharp and Dohme.

Europa: 700 millones de dosis

Dos de los desarrolladores (Oxford/AztraZeneca y Sanofi/GSK) firmaron o avanzan en negociaciones con la Comisión Europea para suministrar entre ambos 700 millones de vacunas.

La Comisión dijo a la AFP que negocia “en forma muy intensa con muchos desarrolladores”.

La eventual vacuna de AstraZeneca tendrá una “sustancia activa” elaborada por la francesa Novasep en Bélgica.

Reino Unido, Japón, Brasil

Ya fuera de la Unión Europea, Reino Unido negocia separadamente y ha encargado 250 millones de dosis a cuatro desarrolladores.

Japón se aseguró 400 millones de dosis con tres proveedores; incluyendo 250 millones de la estadounidense Novavax.

El gigante farmacéutico nipón Takeda compró los derechos de la vacuna Novavax para el archipiélago, cuyo gobierno subvenciona el negocio. Esta vacuna será producida localmente.

Ese fue también el modelo que siguió Brasil. Además de encargar 100 millones de dosis a AstraZeneca, Brasil se asoció a la china Sinovac para fabricar hasta 120 millones de dosis de su “CoronaVac” que está siendo testeada en brasileños.

China, Rusia

China está muy avanzada en los ensayos clínicos de dos candidatas (Sinovac y Sinopharm), pero sólo se anunciaron algunas alianzas internacionales; como con Brasil y una posible con Indonesia.

Rusia anunció que 20 países, que no identificó, ya le encargaron mil millones de dosis de su vacuna Sputnik V y dijo que con socios extranjeros la capacidad de producción ya es de 500 millones de dosis en cinco países.

Países en desarrollo: 2 mil 400 millones

La coalición para la innovación en epidemias (Cepi) lanzada en 2017 por Noruega, India, la Fundación Bill & Melinda Gates y la organización benéfica Wellcome Trust, quiere asegurar un acceso equitativo a las futuras vacunas.

Cepi ya invirtió 890 millones de dólares para acelerar el desarrollo de nueve proyectos y diversificar riesgos.

Con la llamada alianza para la vacuna (GAVI) se compraron anticipadamente 300 millones dosis a AstraZeneca para decenas de países en vías de desarrollo.

Para abastecer al mundo, miles de millones de dosis deberán salir de las fábricas del gigantesco Instituto Serum de India; el mayor productor mundial de vacunas.

Un médico que estuvo en Wuhan denunció el encubrimiento de China sobre letalidad del COVID-19

Un investigador chino que visitó el primer epicentro del coronavirus en enero denunció este lunes que las autoridades locales destruyeron evidencias que hubiesen permitido una pesquisa más detallada y tuvieron una tardía reacción frente a los hallazgos científicos.

El microbiólogo Yuen Kwok-yung llegó a Wuhan en enero y fue parte del grupo de expertos que trabajó con los primeros contagios confirmados y concluyó que la enfermedad se transmitía entre personas, hallazgo clave en la decisión de aplicar confinamientos estrictos.

Sospecho que han estado haciendo algún tipo de encubrimiento localmente en Wuhan”, dijo Yuen al canal BBC. Según explicó, las tareas de desinfección en el mercado húmedo donde se vendían animales vivos, identificado como el primer foco de contagios, dificultó notablemente la investigación. El lugar estaba clausurado cuando el equipo de investigadores visitó la ciudad.

Cuando fuimos al supermercado Huanan, por supuesto, no había nada que ver porque el mercado ya estaba limpio. Por lo tanto, se puede decir que la escena del crimen ya está alterada porque el supermercado estaba limpio no podemos identificar ningún huésped que esté dando el virus a los humanos”, explicó a la cadena británica.Para la primera quincena de enero, el mercado ya había sido cerrado y desinfectado (AFP) Para la primera quincena de enero, el mercado ya había sido cerrado y desinfectado (AFP)

Yuen recorrió Wuhan junto a los principales referentes chinos de epidemiología: Zhong Nanshan, líder del equipo de expertos en coronavirus de Beijing, así como George Gao, jefe de la CDC china.

Pero la denuncia del titular de Enfermedades Infecciosas del Departamento de Microbiología de la Universidad de Hong Kong también apunta contra la gestión de las autoridades sobre la incipiente epidemia

Los funcionarios locales que se supone que deben transmitir la información inmediatamente no han permitido que esto se haga tan fácilmente como debería”, indicó.

Esta no es la primera vez que el experto ha cuestionado el manejo de Beijing sobre el coronavirus. En junio, Yuen advirtió que el número real de infectados por coronavirus en la provincia de Hubei podría ser de 2,2 millones, o 32 veces el número oficial del gobierno. La cifra se desprende de un estudio que analizó las muestras de hongkoneses que retornaron de dicha zona.

También, sus investigaciones revelaron qué cantidad de coronavirus es suficiente para infectar a una persona, un dato clave para definir las medidas de prevención.

China ya ensaya con una vacuna en humanos, mientras Beijing logró estabilizar el brote

La vacuna inactivada contra el coronavirus que desarrolla el Instituto de Biología Médica de la Academia China​ de Ciencias Médicas ha entrado en fase 2 de ensayos clínicos, según ha informado el ‘Diario de la Ciencia y la Tecnología’ chino.

La fase 2 de los ensayos evalúa más en profundidad la inmunogenicidad y seguridad de la vacuna en humanos. Los ensayos se están llevando a cabo en la provincia de Yunnan, en el sur del país.

El estudio en fase 1 en curso ha contado con unos 200 participantes desde mayo. En la fase dos se determina la dosis de la vacuna y se continúa evaluando la respuesta inmunológica que provoca en personas sanas.

Hasta ahora, cinco vacunas candidatas para la COVID-19 han sido aprobadas para ensayos clínicos en China, lo que representa el 40 por ciento del total de vacunas en ensayos clínicos en el mundo, según datos del Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Por el momento ninguno de los ensayos clínicos que se están practicando en el mundo ha superado la fase 3, la última etapa de ensayos clínicos a gran escala, un paso necesario antes de obtener la aprobación reglamentaria para su venta.

Las previsiones más optimistas estiman que a finales de este año podría estar lista la primera vacuna contra el coronavirus. Ya a finales de 2020, ciertos grupos de personas con necesidades especiales pueden empezar a ser vacunadas con compuestos experimentales si hay situación de urgencia, apuntó el mes pasado el director del Centro para la Prevención y el Control de Enfermedades de China, Gao Fu.

El nuevo coronavirus, descubierto en China a finales de 2019, ha infectado a 8.808.000 millones de personas en todo el mundo y ha matado a más de 460.000 contagiados.

Tras varios días de temor por un rebrote de coronavirus, la situación sanitaria en la capital china, Beijing, parece haberse estabilizado en términos de nuevos contagiados, mientras el gobierno local anunció hoy que ya tiene la capacidad para hacer hasta casi 25.000 pruebas diarias para detectar la enfermedad.

Beijing sumó 22 casos de coronavirus en las últimas 24 horas, la misma cifra que en la víspera, lo que eleva el total de casos del nuevo brote a 227 desde el 11 de junio, según datos oficiales.

Las cifras divulgadas por las autoridades parecen mostrar que el brote iniciado en el mercado mayorista de Xinfadi se estabilizó y que, tal y como avanzó la semana pasada el jefe epidemiólogo Wu Zunyou, ya se llegó al pico de casos y apenas hay nuevas infecciones. Sin embargo, las autoridades siguen testeando a la población.

Un funcionario del gobierno municipal aseguró en conferencia de prensa que la capital tiene ahora capacidad de realizar casi 250.000 pruebas diarias.

Hasta el momento hizo más de dos millones, es decir más del 10% de su población, y rastrea a empleados de restaurantes, universidades y mercados.

Asimismo, testea a trabajadores propensos a transmitir la enfermedad por su constante contacto con el público, como servicios de suministro de comidas y bebidas, conductores, supermercados y centros comerciales.

Más de 7.500 trabajadores sanitarios hacen las pruebas en 124 centros designados a lo largo de la ciudad, explicó el funcionario.

Sin embargo, uno de los voceros municipales agregó que “es inevitable que de vez en cuando los resultados no sean precisos”. Por eso, aconsejó que quienes no se sientan seguros, se hagan un segundo test, especialmente si residen en zonas de riesgo.

También continúan los trabajos de desinfección, que afectan a restaurantes, mercados y universidades.

El gobierno municipal anunció el martes que Beijing pasaba del tercer al segundo nivel de emergencia, por lo que todas las clases presenciales están suspendidas, y se aconseja a los residentes que trabajen desde casa, mientras que las comunidades en áreas de riesgo “alto” quedaron selladas y no se permite que nadie salga de ellas.

También se mantuvieron las restricciones para salir de la capital y, de hacerlo, se debe presentar una prueba negativa de coronavirus realizada en los siete días previos a la partida.

Estas medidas buscan “impedir que el virus se extienda por la capital o llegue a otras partes de China”, explicó el subdirector de Seguridad Pública municipal, Pang Xuhong, la semana pasada.

window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag(‘js’, new Date()); gtag(‘config’, ‘UA-80000477-2’);

Donald Trump: “Si hubiese querido, China detiene al COVID-19”

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha afirmado que China podría haber parado el coronavirus evitando que saliera de sus fronteras “si hubiese querido”.

“Ahora es algo terrible y podrían haberlo parado si hubieran querido. Podrían haberlo parado. Sea por incompetencia o porque no quisieron, en cualquier caso es inaceptable”, ha afirmado Trump en una entrevista con el programa de televisión Full Measure, emitido por varias cadenas estadounidenses.

Trump ha recordado que “vino de China, lo queramos o no”. “Ha llegado a todo el mundo, pero no ha afectado mucho a China. Pararon la llegada de aviones hacia China, pero no pararon la salida de sus aviones y el tráfico hacia el resto del mundo, incluido Estados Unidos y Europa. Y Europa está diezmada. Y mira lo que ha pasado en todo el mundo, 186 países”, ha argumentado.

En un momento dado, la entrevistadora, Sharyl Attkisson, ha preguntado a Trump lo que sintió cuando le dijeron por primera vez que el virus podría matar a millones de personas, pero el presidente se centró en elogiar la respuesta de la Administración a la pandemia.

Aliados de Trump en el Senado proponen sanciones contra China por expansión del COVID-19

Un destacado senador republicano propuso ayer martes una legislación que autorizaría al presidente de Estados Unidos a imponer sanciones de gran alcance a China, si es que Pekín no entrega una cuenta completa de los acontecimientos que condujeron al brote del nuevo Coronavirus.

Dijo Reuters que el senador Lindsey Graham, un estrecho aliado del presidente Donald Trump, dijo estar convencido de que si no hubiera sido por el “engaño” del gobernante Partido Comunista Chino, el virus no estaría en Estados Unidos, donde ya ha matado a más de 80.000 personas.

Graham dijo que China se había negado a permitir que los investigadores estudiaran cómo se inició el brote. “Estoy convencido de que China nunca cooperará con una investigación seria a menos que se les obligue a hacerlo”, añadió en un comunicado.

El senador dijo que su “Ley de Responsabilidad sobre COVID-19” requeriría que el presidente certifique al Congreso, en un plazo de 60 días, que China había “proporcionado un recuento completo y exhaustivo a cualquier investigación sobre COVID-19 dirigida por Estados Unidos, sus aliados o agencias de la ONU como la Organización Mundial de la Salud (OMS)”.

También exigiría una certificación de que China había cerrado todos los “mercados húmedos” que tienen el potencial de exponer a los seres humanos a riesgos de salud, y que ha liberado a todos los defensores de la democracia de Hong Kong arrestados tras la pandemia, dijo.

El proyecto de ley autorizaría al presidente a imponer una serie de sanciones, como la congelación de activos, la prohibición de viajar y la revocación de visados, así como restricciones a los préstamos a empresas chinas y la prohibición de que compañías chinas coticen en las bolsas de Estados Unidos.

La legislación tiene el patrocinio de otros ocho senadores republicanos.

La embajada de China en Washington no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios, pero Pekín ha insistido en que ha sido transparente sobre el brote, que comenzó en la ciudad china de Wuhan.

Trump y sus partidarios republicanos han acusado repetidamente a Pekín de no haber alertado al mundo sobre la gravedad y el alcance del virus, lo que ha provocado una contracción económica mundial y ha amenazado sus posibilidades de reelección en noviembre.

Estados Unidos dice que acusara a China de querer robarle la vacuna del coronavirus

Pacientes de EEUU afectadas por Coronavirus demandan a China

Antes del coronavirus, Saundra Andringa-Meuer era una mujer saludable de 61 años, madre de seis hijos, que no fumaba ni bebía alcohol. Pero el COVID-19 la enfermó gravemente después de viajar desde su hogar en Wisconsin para ayudar a su hijo a mudarse de la universidad en Connecticut.

La hospitalizaron en marzo, terminando en coma y con un respirador artificial durante 14 días. Los médicos le dijeron a su familia que tenía pocas posibilidades de vivir. Cuando se recuperó, le dijeron que era la paciente más grave por coronavirus que habían visto salir adelante.

Ahora, Andringa-Meuer, junto con docenas de pacientes de COVID-19 y algunas empresas estadounidenses, busca demandar a China por la propagación del virus, que ha matado al menos a 75.000 personas en Estados Unidos.

“Siento que lo escondieron del mundo y de los estadounidenses”, dijo. “No siento que debamos perder la boda o tener que cerrar la economía. Se interrumpió la vida de todos los estadounidenses. Creo que necesitamos corregir algunos de estos errores”, señaló la mujer.

Hasta el momento, se han presentado al menos nueve demandas en Estados Unidos contra China donde se alega que las autoridades no hicieron lo suficiente para contener al virus desde un inicio, trataron de ocultar lo que estaba sucediendo en la ciudad de Wuhan, donde comenzó el brote, y buscaron esconder sus acciones y lo que sabían.

Ocho de los juicios son acciones colectivas potenciales que podrían representar a miles de personas y empresas. Uno fue presentado por el fiscal general de Missouri, que hasta ahora es el único estado que ha emprendido acciones legales contra China.

Los casos enfrentan varios obstáculos bajo la Ley de Inmunidad Soberana Extranjera, que establece que los gobiernos extranjeros no pueden ser demandados en Estados Unidos a menos que se cumplan ciertas excepciones. Y eso no es fácil de probar, dicen los expertos.

Estados Unidos prohíbe a 66 empresas chinas vender máscaras faciales médicas

La administración Trump prohibió a 66 empresas chinas vender máscaras médicas a Estados Unidos debido a que según los expertos son de mala calidad.

Los médicos, enfermeras y hospitales buscan sobre todo las máscaras N95 porque son mucho más efectivas que las máscaras quirúrgicas regulares o las de tela. Las máscaras deben bloquear el 95 por ciento de los micrones o micras (unidad de medida que equivale a 1 millonésima parte de un metro), incluido el coronavirus en las pruebas de laboratorio.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) dijo el jueves que las máscaras fabricadas en China llamadas KN95 filtraron tan solo el 24% de las partículas con un envío de máscaras que bloquearon solo el 1%.

Las mascaras o cubrebocas son productos esenciales en este momento.
Las mascaras o cubrebocas son productos esenciales en este momento.

La FDA dijo que la prohibición reduce el número de compañías chinas autorizadas para proporcionar máscaras a los trabajadores médicos estadounidenses de 80 a 14.

Los reguladores estadounidenses comenzaron a comprar máscaras N95 a China el mes pasado debido a una escasez en EE.UU.

También el jueves, la FDA dijo que envió 42 cartas de advertencia a las empresas que supuestamente venden tratamientos falsos e incluso peligrosos para la COVID-19.

La FDA dijo que la llamada ‘Operation Quack Hack’ ha descubierto cientos de medicamentos falsos para el coronavirus, kits de prueba y equipos de protección.  La agencia indicó que un tribunal federal intervino para detener a un vendedor que ignoró las advertencias de la FDA contra la venta de un producto llamado Miracle Mineral Solution, que, según la agencia, no era más que una solución similar al cloro de uso industrial.

China: Producción industrial internanualChina: Producción industrial internanual

“Los estadounidenses pueden estar seguros de que estamos aprovechando nuestra experiencia en la investigación, el examen y la revisión de productos médicos, tanto en la frontera como en el comercio interno”, dijo la comisionada asociada de la FDA, Judy McMeekin. “Nos tomamos en serio nuestra responsabilidad de determinar si los productos médicos que ingresan a nuestro país son fraudulentos, falsificados o ilegítimos, y tomamos las medidas necesarias”.

Laboratorio chino detecta Coronavirus en el semen

El virus que causa el COVID-19 puede encontrarse en el semen, dicen investigadores chinos en un pequeño estudio que no aborda si es transmisible por la vía sexual.

Los médicos detectaron el coronavirus en el semen de seis de 38 hombres hospitalizados a los que les confirmaron la infección mediante exámenes. Cuatro continuaban muy enfermos y dos estaban en recuperación.

El informe del Hospital Municipal de Shangqiu en China fue dado a conocer el jueves en la publicación digital JAMA Network Open. 

No hubo seguimiento de largo plazo, así que se desconoce cuánto tiempo permanece el virus en el semen o si los hombres pueden infectar a sus parejas si tienen relaciones sexuales.

El resultado contrasta con un estudio a 34 hombres chinos con COVID-19 dado a conocer el mes pasado en la publicación Fertility and Sterility (Fertilidad y Esterilidad). Investigadores estadounidenses y chinos no encontraron el virus en el semen en los exámenes efectuados entre ocho días y casi tres meses después del diagnóstico.

El doctor John Hotaling de la Universidad de Utah, coautor de ese texto, dijo que el nuevo estudio incluyó hombres mucho más enfermos, la mayoría con la enfermedad activa.

Las autoridades creen que la principal vía de propagación del coronavirus son las gotitas expulsadas cuando alguien infectado tose y las inhalan las personas a su alrededor.

Según algunos estudios, el virus ha sido encontrado en la sangre, heces, lágrimas y otros fluidos de pacientes con COVID-19 que tenían los ojos inflamados.

Evidencias que permiten entrever que otras enfermedades infecciosas —incluyendo el zika y el ébola— podrían ser transmitidas por la vía sexual han generado interrogantes sobre la posibilidad de que con el coronavirus pueda ocurrir lo mismo.

Hotaling dijo que esta es una preocupación importante de salud pública, aunque se requiere mayor investigación para dar una respuesta definitiva.

La Sociedad Americana de Medicina Reproductiva indicó que el nuevo estudio no debería ser motivo de alarma. Sin embargo, para estar seguros, “sería sensato evitar el contacto sexual con hombres hasta que hayan pasado 14 días de que ya estén asintomáticos”, dijo en un comunicado el doctor Peter Schlegel, el anterior presidente del grupo.