Celebridades, músicos y políticos se reunieron frente al féretro dorado de George Floyd durante un acalorado funeral el jueves en honor del hombre cuya muerte a manos de la policía desató protestas a nivel mundial, y en el que un líder de la defensa de los derechos civiles declaró que es momento de que las personas de raza negra exijan: “¡Quítennos la rodilla del cuello!”

El funeral —el primero de varios programados en tres ciudades distintas durante los próximos seis días— se llevó a cabo en un santuario de la Universidad North Central mientras que a unas cuadras de distancia, un juez fijó una fianza de $750,000 a cada uno de los tres expolicías de Minneapolis acusados de instigar y secundar en la muerte de Floyd.

Floyd, un portero de seguridad desempleado de 46 años, falleció el 25 de mayo después que un agente de policía de raza blanca, Derek Chauvin, lo inmovilizó colocándole la rodilla sobre el cuello durante varios minutos mientras Floyd se encontraba esposado, tendido sobre el pavimento y diciendo que no podía respirar. Chauvin fue acusado de asesinato, y él y los otros tres policías involucrados en el caso podrían ser sentenciados hasta a 40 años en prisión.

De costa a costa, y de París a Londres, a Sydney y a Río de Janeiro, el escalofriante video tomado con un celular que capta la lenta muerte de Floyd ha desencadenado turbulentas y, en ocasiones, violentas protestas contra la brutalidad policial, el racismo y la desigualdad.

“La historia de George Floyd ha sido la historia de los negros. Porque desde hace 401 años, el motivo por el que no hemos podido ser quien quisiéramos o soñábamos es que nos ponen la rodilla sobre el cuello”, sostuvo el reverendo Al Sharpton en su discurso. “Es momento de que nos pongamos de pie a nombre de George y digamos ‘¡Quítennos la rodilla del cuello!”