Tormenta invernal traerá frío intenso y nevadas en gran parte de Estados Unidos

Una tormenta invernal de movimiento rápido traerá una franja de fuertes nevadas desde Dakota del Norte hasta el norte de Missouri a partir de esta noche.

Las tasas de nevadas pueden alcanzar 1 pulgada por hora en ocasiones, y es probable que viajar se vuelva peligroso, según el pronóstico del Centro de Predicción Meteorológica del Servicio Nacional de Meteorología (NWS).

La tormenta invernal de movimiento rápido traerá nieve pesada y acumulada que puede combinarse con ráfagas de viento, para crear condiciones peligrosas para viajar en partes de las Llanuras del Norte y el medio oeste superior hacia el Valle medio del Mississippi hasta el sábado por la mañana, según CNN.

Esta tormenta esparcirá precipitaciones invernales desde el sureste hasta el noreste de Estados Unidos desde este fin de semana hasta principios de la próxima semana. Se pronostica que el aire del Ártico llegará al noreste desde el viernes por la noche hasta el sábado.

En algunos lugares, incluido Des Moines, Iowa, la nieve comenzará a caer el viernes. “Es probable que la duración de las nevadas sea de 14 a 20 horas en la mayoría de los lugares, lo que debería permitir una acumulación generalizada de más de 4 pulgadas y en algunos lugares que excedan las 8 o más pulgadas”, dijo el NWS en Des Moines.

Un golpe de invierno para el medio sur

A medida que el sistema de tormentas invernales se desplace rápidamente hacia el sur, comenzará un fin de semana invernal en Little Rock, Arkansas, Memphis, Tennessee e incluso en Jackson, Mississippi, podrían tener nevadas.

Memphis podría ser ganador en las nevadas de esta región. Comenzará como lluvia y cambiará a nieve de oeste a este el sábado por la noche y el domingo por la mañana.

“En este punto, la cuestión no es si nevará, sino dónde se forman las grandes bandas de nieve y cuánto cae”, dijo la oficina del servicio meteorológico en Memphis. “Los modelos siguen siendo inconsistentes creando un pronóstico complicado con respecto a las acumulaciones de nieve”.

¿Lluvia, hielo o nieve para el sureste?

Si bien las áreas alrededor de Atlanta, especialmente los suburbios del norte, verán todos los tipos de precipitaciones, señalar quién obtendrá qué todavía es complicado.

Las montañas del norte de Georgia tienen las mejores posibilidades de ver los totales de nevadas más grandes, mientras que las áreas más cercanas a Atlanta podrían ver más lluvia con un poco de nieve mezclada. La incertidumbre radica en dónde estará el corte.

“Entonces, el mensaje principal es: prepárese para el clima invernal y los posibles impactos importantes en los viajes, pero comprenda que estas tormentas invernales son difíciles de predecir y cambian rápidamente”, dijo el servicio meteorológico en Nashville.

Ola de calor provocará temperaturas de 100 grados farenheith para millones en EE.UU

Con cientos de incendios forestales, una sequía devastadora y un verano marcado por una ola de calor única, también más de 20 millones de estadounidenses en el oeste están en alerta antes de otra ola de calor histórica.

“Hemos tenido dos alertas de calor excesivo este verano, no recuerdo haber tenido dos en el mismo verano”, dijo Dana Felton, meteoróloga del Servicio Meteorológico Nacional (NWS) en Seattle a CNN.

No es sólo el noroeste el que tendrá “la sensación de que las temperaturas” se dispararán por encima de los 100 grados. Más de la mitad de Estados Unidos está bajo alertas de calor esta semana.

Un área masiva de alta presión se está fortaleciendo a lo largo del noroeste del Pacífico y preparará el escenario para otro clásico “domo de calor”.

Esto hará que las temperaturas se eleven entre 20 y 25 grados por encima de lo normal, posiblemente rompiendo más récords.

El Servicio Meteorológico Nacional en Portland, Oregon, emitió una advertencia de calor excesivo, ya que se pronostica que las temperaturas en la ciudad alcanzarán los 90 grados superiores para el miércoles y posiblemente eclipsarán los 100 grados tanto el jueves como el viernes.

El G7 se reúne en Inglaterra para hablar del clima y las vacunas contra el Covid-19

Los líderes del G7 se reúnen este viernes en Inglaterra determinados a mostrarse unidos frente a las crisis mundiales, empezando por el clima y la pandemia, con la distribución de mil millones de dosis de vacunas contra el Covid-19.

Tras casi dos años, vuelven los encuentros en persona y hasta el domingo se sucederán las reuniones bilaterales, una recepción con la Reina Isabel II y una barbacoa en la playa en que no faltarán los malvaviscos asados.

La cita reúne a jefes de Estado y de gobierno de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido en la localidad costera de Carbis Bay, en el suroeste. Se unirán a ellos responsables europeos y cuatro países invitados: India, Corea del Sur, Australia y Sudáfrica.

Pero el anfitrión Boris Johnson no estrechará ninguna mano: el evento está sometido a restricciones sanitarias en un Reino Unido que, con casi 128 mil muertes por coronavirus, se enfrenta ahora a un aumento de contagios debido a la variante Delta.

Esta cumbre marca el “regreso” de Estados Unidos al multilateralismo, en palabras del Presidente Joe Biden, tras los años aislacionistas de Donald Trump.

Demostrará que “estamos unidos en nuestra determinación de defender que la democracia y los valores democráticos compartidos ofrecen el mejor camino para (…) abordar los mayores desafíos del mundo”, afirmó un responsable estadounidense.

Mil millones de vacunas

En el centro de las conversaciones estarán la recuperación de una economía mundial paralizada por la pandemia y un reparto más equitativo de las vacunas contra el Covid-19.

Ante los crecientes llamados a la solidaridad, los líderes acordarán proporcionar “al menos mil millones de dosis” compartiéndolas o financiándolas y aumentar la capacidad de producción, con el objetivo de “acabar con la pandemia en 2022”, según Downing Street.

Estados Unidos ya se ha comprometido a donar 500 millones de dosis de Pfizer/BioNTech y el Reino Unido 100 millones de vacunas excedentes, principalmente mediante el programa Covax.

Pero es insuficiente para oenegés como Oxfam, quien recuerda que se necesitan al menos 11 mil millones de dosis para erradicar una pandemia que ya ha matado a 3,7 millones de personas.

En su opinión, el G7 debería aprobar la suspensión de las patentes para permitir la producción masiva, una propuesta apoyada por Francia y Estados Unidos pero a la que Alemania se opone firmemente.

Una cuarta parte de los 2.300 millones de dosis administradas en todo el mundo hasta la fecha lo fueron en los países del G7, que sólo albergan 10% de la población mundial. Los países de renta baja, según la definición del Banco Mundial, cuentan actualmente con sólo el 0,3% de las dosis inyectadas.

Invertir en infraestructuras limpias

La lucha contra el cambio climático será la otra prioridad de la cumbre.

Johnson ambiciona llevar a cabo una “revolución industrial verde” para reducir a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030.

Para preservar la biodiversidad, quiere que el G7 se comprometa a proteger “al menos el 30%” de la tierra y los océanos para esa fecha.

El club de las siete grandes economías también debería promover la inversión en infraestructuras limpias en los países en desarrollo para estimular y descarbonizar sus economías.

Según el responsable estadounidense, el objetivo es ofrecer un contrapeso a las “nuevas rutas de la seda”, un importante proyecto de China para construir infraestructuras en el extranjero con el fin de aumentar su influencia.

Los ministros de Medio Ambiente del G7 ya se comprometieron en mayo a poner fin a las ayudas públicas a las centrales eléctricas de carbón este año, prometiendo “esfuerzos ambiciosos y acelerados” para reducir sus emisiones de CO2.