Los padres cuyo primer cheque de estímulo fue redirigido para el pago de manutención de menores atrasado, no enfrentarán el mismo escenario con el segundo pago que distribuye el Servicio de Rentas Internas (IRS).

Disposiciones en la nueva Ley de Asignaciones Suplementarias en Respuesta y Alivio al Coronavirus del 2021, aprobada en diciembre, establecen que las autoridades no pueden confiscar al pago del destinatario para compensar una deuda de pensión alimenticia.

La ley CARES, bajo la que se distribuyeron los primeros cheques de estímulo, facultaba al Programa de compensación del Tesoro (TOP), que recauda deudas federales y estatales, para incautar los fondos y desviarlos como crédito para la parte afectada en caso de deuda de manutención.

Aunque se supone que ésa fuera la única que podría ser saldada con el cheque de estímulo, la falta de protecciones en la ley permitió que otros cobradores de deuda privados se hicieran con parte del dinero de los beneficiarios.

Sin embargo, bajo la nueva ley, ninguna deuda pendiente podrá ser liquidada con el llamado “Pago de impacto económico”.

“Su segundo pago no será acreditado a ninguna deuda federal o estatal y está protegido de embargo”, indicó el IRS.

Este viernes, 15 de enero, se cumple el plazo establecido por ley para que el IRS y el Departamento del Tesoro culminen la entrega de la mayoría de los cheques de estímulo de la segunda ronda.

Las personas elegibles que no lo hayan recibido para esa fecha o en los días subsiguientes deberán reclamar el pago como un crédito en su próxima declaración de impuestos.

Las agencias federales distribuyen los pagos desde finales de diciembre cuando empezaron a depositar el dinero a cuentas bancarias de millones de contribuyentes.