Sabemos cuál es la forma correcta de colocarlos y que tenemos que usarlos al estar en lugares públicos para disminuir la propagación de Covid-19, sin embargo, nadie nos explica cuáles son los principales errores al usar tapabocas, así que hoy te los revelamos:

Contaminación cruzada: Una vez que usas el cubrebocas, debes saber que este de inmediato se contamina si lo colocas sobre una superficie “contaminada”. Si usas uno de tela, lo mejor es lavarte las manos antes y después de retirarlo.

Tienes las manos sucias y lo tocas: Quitarte el cubrebocas con manos contaminadas o moverlo para que puedas respirar puede implicar un riesgo; asi que asegúrate de que tus manos estén bien lavadas antes de ajustarlo.

Usas el mismo cubrebocas todo el día: Deben cambiarse o desinfectarse cada dos horas, o de lo contrario, pueden acumular partículas del aire y puedes inhalarlas.

No te cubre completamente: Quizás has visto a muchas personas que lo usa debajo de la nariz; así no podrá protegerte si alguien más tose o estornuda cerca de ti. Debes extender el cubrebocas para que cubra desde tu barbilla hasta la nariz.

Lo colocas al salir de casa: Es mejor hacerlo antes de salir al exterior, ya que puedes inhalar partículas contaminadas y entrar en riesgo.

Te confías demasiado: Quizás pienses que el cubrebocas no previene nada, pero puedes disminuir el riesgo; porque sabemos que no te quedas aislado totalmente en casa o ¿sí?

Le rocías productos químicos: Mantenerlo húmedo es de alto riego, ya que ahí se pueden concentrar los virus y bacterias. Lo mejor es desinfectarlo y ponerlo sobre una bolsa a secar.

Mojas el cubrebocas: Este se vuelve menos efectivo cuando por alguna extraña razón, lo tocas con la lengua; su superficie se vuelve porosa y húmeda.