Tag: CONGRESO EEUU

Joe Biden se propone un plan de estímulo de $1.9 billones para el rescate económico

El presidente electo Joe Biden dará a conocer en las próximas horas su ambicioso plan de ayuda económica para el país, que incluye proponer al Congreso que apruebe un paquete valorado en $1.9 billones de dólares (trillions en inglés, es decir, 11 ceros detrás del nueve).

Se espera que Biden dé a conocer el jueves por la noche un plan de ayuda realmente radical que los demócratas han exigido durante meses y que es el gran cambio a la respuesta del gobierno federal a la pandemia de coronavirus y a la crisis económica, mientras el presidente electo se prepara para asumir el cargo.

El ambicioso plan asegura:

  • Más de $400 mil millones dólares para combatir la pandemia directamente, incluida la aceleración del despliegue de vacunas y la reapertura segura de la mayoría de las escuelas dentro de los 100 días posteriores a la aprobación
  • $350 mil millones para ayudar a los gobiernos estatales y locales a superar los déficits presupuestarios.
  • Más ayuda para los trabajadores y las familias, incluidos pagos directos de $1,400 dólares, beneficios de desempleo más generosos, licencias pagadas por mandato federal para los trabajadores y grandes subsidios para los costos del cuidado infantil

Biden detallará su llamado Plan de Rescate Estadounidense, que él y su equipo económico han estado preparando, en un discurso vespertino desde Delaware.

¿En qué se diferenciará el segundo juicio político de Trump del primero?

El proceso general de juicio político establecido en la Constitución es relativamente simple: un presidente comete «delitos graves o delitos menores», la Cámara vota a favor de un juicio político y el Senado lleva a cabo el juicio.

Esos contornos generales son constantes. Pero no existe tal cosa como un juicio político de rutina.

El que enfrenta en este momento el presidente Donald Trump, después de incitar a una multitud desenfrenada a atacar el Capitolio, no tiene precedentes en todo tipo de formas, lo que significa que el proceso se sentirá completamente nuevo y diferente al que vimos a fines de 2019, en torno a la investigación de Ucrania.

Específicamente, es probable que esta votación de juicio político en la Cámara de Representantes se realice esta semana, y el juicio en el Senado se llevará a cabo después de que Trump deje el cargo.

Aquí hay algunas otras diferencias clave.

De lo que se acusa a Trump para llevarlo a juicio político

Hubo mucho debate durante el primer juicio político de Trump sobre si la presión que ejerció sobre el presidente de Ucrania equivalía a «crímenes y faltas graves» o simplemente un conjunto de políticas. Esta vez, si bien hay un argumento de que cometió traición, los demócratas en la Cámara de Representantes han alegado que Trump «se involucró en delitos graves y faltas al incitar a la violencia contra el Gobierno de Estados Unidos».

El artículo de juicio político sostiene que Trump incitó a sus partidarios al negar repetidamente los resultados de las elecciones en el período previo al recuento de los votos electorales, que presionó al secretario de estado de Georgia para que «encontrara» votos adicionales para él, y al hacerlo «puso gravemente en peligro la seguridad de Estados Unidos y sus instituciones de Gobierno», «amenazó la integridad del sistema democrático, interfirió con la transición pacífica del poder y puso en peligro a una rama del Gobierno equivalente». 

El cronograma de la Cámara de Representantes

Pasar de la falta de Trump al proceso de juicio político en la Cámara tomó 86 días en 2019. Va a tomar solo una semana en 2021. La Cámara esencialmente puede acusar a su voluntad. Si bien existen precedentes sobre la instigación del proceso de juicio político y la utilización de las comisiones de la Cámara para investigar si ocurrieron delitos imputables, nada de eso es necesariamente necesario. Y los demócratas, moviéndose rápidamente, no se van a agobiar por alargar esto.

¿Y por qué molestarse con una investigación cuando esta vez Trump lo hizo en la televisión?

En ese primer esfuerzo, los detalles de la presión de Trump sobre Ucrania se filtraron en el transcurso de semanas y se incorporaron al apoyo demócrata para iniciar y realizar una investigación y, en última instancia, para acusarlo.

Con el plazo de Trump en el cargo programado para expirar al mediodía del 20 de enero, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, también les dio a Trump y al vicepresidente Mike Pence la opción de evitar el juicio político si Trump renunciaba o Pence movilizaba al gabinete para usar la 25a Enmienda para sacarlo del cargo.

Cuando esas dos rampas fueron ignoradas, los demócratas en la Cámara avanzaron rápidamente hacia el juicio político y el primer juicio político post-presidencial en la historia de Estados Unidos.

“Nadie está por encima de la ley”, dice Nancy Pelosi al firmar el impeachment a Donald Trump

a acusación al presidente Donald Trump en el Congreso de Estados Unidos confirmó que “nadie está por encima de la ley”, dijo el miércoles la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, luego del segundo “impeachment” al mandatario republicano en 13 meses.

“Hoy de manera bipartidista la Cámara demostró que nadie está por encima de la ley, ni siquiera el presidente de Estados Unidos”, dijo la máxima demócrata en el Congreso en una ceremonia en la que firmó el artículo de acusación.

Trump fue inculpado de “incitación a la insurrección” luego de que el 6 de enero exhortara a sus seguidores a marchar hacia el Capitolio y “luchar”, cuando el Congreso debía certificar la victoria electoral del demócrata Joe Biden.

Cámara de Representantes aprueba juicio político contra Donald Trump por “incitar a la insurrección”

La Cámara de Representantes aprobó el juicio político contra el presidente Donald Trump bajo la acusación de “incitación a la insurrección”.

La decisión se tomó con 232 votos a favor y 197 en contra, luego de un debate de dos horas, donde varios republicanos consideraron que la propuesta como una forma de dividir el país, más que unirlo, como presumen los demócratas. Al final 10 republicanos se sumaron a la acusación.

La presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi (California), acusó al mandatario de liderar una “rebelión armada”.

A pesar de que apoyó que el presidente Trump tiene responsabilidad sobre la violencia en el Capitolio y debió condenar los hechos, el líder de la minoría, Kevin McCarthy (California), rechazó apoyar el juicio.

“El presidente es responsable del ataque al Congreso el miércoles por parte de los alborotadores”, dijo. “(Pero) creo que acusar al presidente en tan poco tiempo sería un error. No se han completado investigaciones. No se han realizado audiencias”.

Entre los republicanos hubo división, lo que incluso llevó al representante Jim Jordan (Ohio), fiel aliado del mandatario, pedir la destitución de Liz Cheney (Wyoming) como presidenta de la Conferencia Republicana de la Cámara, ya que apoyó al proceso contra del presidente.

También acusó a los demócratas de perseguir al presidente Trump, de “estar obsesionados”.

“Siempre se ha tratado de conseguir al presidente pase lo que pase. Es una obsesión, una obsesión que ahora se amplía“, consideró.

Ahora la presidenta de la Cámara debe enviar la acusación al Senado, pero el líder de la mayoría Mitch McConnell (Kentucky), adelantó que no convocará a sesión antes del 19 de enero, a pesar de la petición del líder de la minoría, Charles Schumer (Nueva York).

“Se requeriría el consentimiento de los 100 senadores para realizar cualquier tipo de asunto durante las sesiones… programadas antes del 19 de enero”, dice un memorando citado por The Hill. “Por lo tanto, el juicio en el Senado comenzaría después de que expire el mandato del presidente Trump, ya sea una hora después de su expiración el 20 de enero o 25 horas después de su expiración el 21 de enero”.

El Senado no puede perseguir al presidente Trump una vez que deje la Casa Blanca, según la Constitución.

Trump será acusado de incitar a insurrección en un nuevo juicio político

La mayoría demócrata en la Cámara de Representantes de Estados Unidos planea acusar el próximo lunes al presidente saliente Donald Trump de “incitar una insurrección”, por su rol en el asalto al Capitolio, lo que desataría el proceso para un juicio político que podría derivar al Senado a mediados de la próxima semana, informaron este viernes varios medios.

El último borrador de la resolución de juicio político (“impeachment”), obtenido por la cadena CNN, menciona un único cargo contra Trumpel de la “incitación a una insurrección”, y pide inhabilitarle para ocupar futuros cargos políticos.

“Donald John Trump cometió graves delitos y faltas al incitar deliberadamente la violencia contra (una de las ramas de) el Gobierno de los Estados Unidos”, indica el borrador, del que también informan las cadenas ABC y NBC News.

Los demócratas planean presentar el lunes ese cargo, conocido como artículo para un juicio político, lo que les permitiría programar un voto rápido sobre el tema en el pleno de la Cámara Baja para mediados de la próxima semana, aunque todavía no hay una decisión definitiva al respecto, según CNN.

En un juicio político, la Cámara de Representantes es la encargada de acusar formalmente al presidente con los cargos, en un voto del pleno, mientras que es el Senado quien se encarga de evaluarlos y decidir si destituye al mandatario, para lo que se requiere una amplia mayoría de dos tercios.

El dilema al que se enfrentan los demócratas en la Cámara Baja es que, si comienzan el proceso el lunes, cuando solo quedarán nueve días de la gestión de Trump, lo más probable es que el juicio político en sí no se celebre en el Senado hasta que el presidente electo, Joe Biden, ya esté en el poder, explicó CNN.

Eso supondría una gran distracción respecto a las prioridades legislativas que Joe Biden planea enviar al Congreso en su primer día en el poder, destinadas a hacer frente a la pandemia de covid-19, revitalizar la economía y reformar el sistema de inmigración.

La posible inhabilitación política de Trump

Aunque una condena a Trump en el Senado más allá del 20 de enero ya no conseguiría destituirle, los demócratas se plantean que el juicio incluya su inhabilitación para ocupar futuros cargos políticos.

El borrador redactado por los demócratas llama a su destitución y su “descalificación para ocupar y disfrutar de cualquier cargo de honor, confianza o beneficio bajo los Estados Unidos”.

Los demócratas están a punto de retomar el control del Senado tras ganar esta semana los dos escaños que estaban en juego en Georgia, pero aún no está claro cuándo exactamente tomarán posesión esos dos nuevos senadores y si será antes del 20 de enero, cuando Biden llegará al poder.

La presidenta de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi, ha asegurado que iniciará el proceso para un juicio político si el vicepresidente Mike Pence no actúa inmediatamente para destituir a Trump según el proceso establecido en la enmienda 25 de la Constitución, algo que parece muy improbable.

En una llamada con sus correligionarios este viernes, el consenso mayoritario era que había que iniciar el juicio político, pero Pelosi no llegó a garantizar que vaya a ocurrir, de acuerdo con CNN.

Este sería el segundo juicio político al que los demócratas someterían a Trump, después del relacionado con sus presiones a Ucrania, que concluyó a principios del año pasado con su absolución en el Senado.

El borrador redactado por los demócratas asegura que, al alentar la insurrección de sus seguidores, Trump “puso en grave peligro la seguridad de Estados Unidos y sus instituciones de Gobierno”.

“Amenazó la integridad del sistema democrático, interfirió en la transición pacífica de poder y puso en peligro una rama de Gobierno. Por tanto, traicionó su confianza como presidente, con los daños manifiestos consiguientes al pueblo de los Estados Unidos”, indica el texto.

Identificadas las cuatro víctimas mortales del asalto al Congreso de EEUU

Las autoridades policiales de EE.UU. han identificado públicamente este jueves a las cuatro víctimas mortales del asalto al Congreso estadounidense, que terminó también con numerosos daños materiales y unos 50 detenidos.

Los fallecidos el miércoles fueron Ashli Babbitt, una mujer de 35 años residente en San Diego (California, EE.UU.); Benjamin Phillips, de 50 y de Ri (Pensilvania); Kevin Greeson, de 55 años, de Athens (Alabama); y Rosanne Boyland, de 34 años, de Kennesaw (Georgia).

Así lo anunció el jefe del Departamento de Policía Metropolitana de Washington D.C., Robert Contee III, en una conferencia de prensa en la que no dio detalles sobre las circunstancias específicas de las muertes.

En el caso de Babbitt, la mujer de San Diego murió después de recibir un disparo de un agente de la Policía del Capitolio de EE.UU., de acuerdo con un comunicado de ese cuerpo policial, que se encarga exclusivamente de la seguridad del propio edificio y los colindantes, propiedad del Gobierno.

“Se brindó asistencia médica de inmediato y la mujer fue trasladada al hospital, donde más tarde sucumbió a sus heridas”, agregó la Policía del Capitolio.

La licencia del agente que acabó con la vida de Babbitt, cuyo nombre no ha trascendido, ha sido suspendida hasta el fin de la investigación del suceso por parte de la misma Policía del Capitolio y la Policía Metropolitana de DC.

De acuerdo con varios videos difundidos por las redes sociales, Babbitt trató de entrar en una zona del Capitolio a través de una ventana rota, flanqueada por otros miembros de la insurrección y fue entonces cuando el policía apretó el gatillo, terminando con su vida de un solo disparo.

Según los medios locales de California, esta mujer era veterana del Ejército estadounidense, libertaria, ferviente seguidora del presidente saliente, Donald Trump, y partidaria de la Segunda Enmienda, que protege el derecho a portar armas.

El día antes de su fallecimiento, Babbitt aseguró en Twitter que “nada” detendría al movimiento de apoyo de Trump.

“Nada nos detendrá. Pueden intentar y tratar de hacerlo, pero la tormenta está aquí y descenderá sobre DC en menos de 24 horas”, escribió en su cuenta personal.

Babbitt fue la primera víctima mortal confirmada de la insurrección al Capitolio de EE.UU., que obligó a aplazar las sesiones de la Cámara Baja y el Senado para certificar el triunfo del presidente electo, Joe Biden, en las elecciones del pasado 3 de noviembre.

Después de casi cuatro horas de asalto, y con todo tipo de destrozos en los hemiciclos y oficinas del Congreso, los legisladores de ambos partidos consideraron importante retomar la misma noche del miércoles la sesión que interrumpió el inaudito hecho en Washington.

¿Quién es Q-Shaman, el hombre con cuernos que lideró la irrupción al Capitolio de EEUU?

Fueron segundos, pero la escena se convirtió en símbolo de la violenta insurrección en el Capitolio de simpatizantes del presidente estadounidense, Donald Trump. Q-Shaman, un hombre disfrazado de bisonte, con un gorro con cuernos y sin camiseta presidió momentáneamente el Senado de Estados Unidos, puño en alto, en medio del caos.

Esta rocambolesca secuencia la protagonizó Jake Angeli, un miembro del movimiento de teorías de la conspiración Qanon que se hace llamar “Yellowstone Wolf” en su canal de YouTube, en el que defiende que existe una supuesta red de pornografía infantil y tráfico sexual de menores dirigida por los demócratas, entre otras ideas.

Comparación con Jesús o Gandhi

Pese a que había sido visto en otras concentraciones a favor del mandatario republicano, los días de protesta enfrente del centro de conteo de votos en Maricopa fueron su primera gran aparición pública, en la que captó la atención de grandes medios del país.

En ese contexto, argumentó que su intención era “defender los votos de Trump en Arizona” mediante la “desobediencia civil”, como hicieron otros grandes líderes históricos.

Estamos haciendo frente a la narrativa global de que Biden ganó mediante desobediencia civil, como Gandhi, Jesús, o Martin Luther King hicieron”, dijo, con la cara pintada de la bandera de EE.UU.

El asalto al Capitolio se suma a la lista de ataques a sedes parlamentarias del mundo

El sorprendente asalto al Capitolio de Estados Unidos este miércoles por parte de cientos de seguidores del presidente, Donald Trump, se suma a otros incidentes similares contra sedes parlamentarias en distintos países de todo el mundo.

Esta es una relación de otros asaltos a Parlamentos en diferentes países del planeta:

27 octubre 1999.-Un grupo de hombres armados interrumpe a ráfagas de fusil de asalto la sesión del Parlamento de Armenia y matan al primer ministro y al presidente del Parlamento.© Proporcionado por Agencia EFE

18 marzo 2014.- Asalto al Parlamento de Taiwan por parte de unas doscientas personas, en su mayoría estudiantes, que causaron heridas leves a 38 policías y se saldó con el arresto de cuatro personas.

5 julio 2017.-Un grupo de simpatizantes del Gobierno venezolano irrumpe por la fuerza en la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), de mayoría opositora, y causan heridas a algunos diputados que se encontraban en el recinto para una sesión en conmemoración del Día de la Independencia en el país.

1 julio 2019.- Asalto al Parlamento de Hong Kong. La manifestación por el aniversario de la cesión británica de Hong Kong a China acaba en una revuelta popular inédita en la que cientos de jóvenes entran por la fuerza en el Parlamento de la ciudad y lo ocupan.

29 agosto 2020.- Amago de “asalto” por parte de unos 200 ultraderechistas del Reichstag, a la sede del Parlamento alemán, tras una marcha contra las restricciones por la pandemia que congregó a unas 30.000 personas.

Demócrata Schumer confirma cheque de estímulo de $2,000 al autoproclamarse líder del Senado

El líder demócrata Charles Schumer (Nueva York) se autoploclamó líder del Senado y prometió que su primera acción será la votación para un cheque de estímulo de $2,000 dólares a estadounidenses.

“La mayoría demócrata del Senado está comprometida a realizar el cambio audaz y ayudar a los estadounidenses que los necesitan… la ayuda está en camino“, indicó.

El senador sorprendió esta mañana con un comunicado y una conferencia de prensa, aunque solamente se ha confirmado el triunfo de Raphael Warnock en Georgia, pero Jon Ossoff lidera el conteo.

Cuestionado sobre su adelanto de celebrar la mayoría demócrata, Schumer dijo que había votos pendientes en el proceso de desempate, pero que la mayoría serían para Ossoff.

“Por primera vez en seis años, los demócratas tendrán una mayoría en el Senado de los Estados Unidos, y eso será muy bueno para el pueblo estadounidense”, dijo Schumer.

Schumer y otros demócratas en el Senado impulsaron la votación del incremento de $600 a $2,000 dólares de ayuda económica por la pandemia de coronavirus, pero el líder republicanoMitch Mc Connell negó en tres ocasiones permitirla, a pesar de que algunos de sus compañeros de partido también apoyaron la moción.

Cámara de Representantes reelige a Pelosi como presidenta en una votación ajustada

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (demócrata de California), ha sido reelegida este domingo para su puesto en una votación ajustada. La sesión se alargó durante horas debido a que los representantes tuvieron que votar en grupos de 72 como precaución al coronavirus.

Los demócratas se enfrentan a la mayoría más reducida que ha tenido cualquiera de los dos partidos en la Cámara Baja en los últimos últimos 20 años. Comenzaron la sesión con una ventaja de 222 a 211.

El Congreso número 117 se convocó este domingo al mediodía, tal y como recoge la Constitución. Durante el procedimiento, docenas de republicano trataron de sabotear el resultado de las elecciones que dieron la victoria a Joe Biden.

“Desde la división política hasta una pandemia mortal y adversarios en todo el mundo, los obstáculos que tenemos ante nosotros son muchos y graves”, dijo el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell (republicano por Kentucky), después de prestar juramento junto a otros 31 senadores. “Pero hay también muchas razones para la esperanza”, añadió.

Pelosi, que tiene 80 años y es la primera y única mujer que preside la Cámara Baja, ha dicho que podría ser su último mandato de dos años en el puesto más alto de la cámara.

Varios legisladores demócratas desertaron durante la votación del domingo. El representante Jared Golden (Maine) votó por la senadora Tammy Duckworth (demócrata de Illinois) para que fuera la presidenta de la Cámara, el representante Conor Lamb (Pensilvania) votó por el representante Hakeem Jeffries (demócrata de Nueva York) y las representantes y las representantes Abigail Spanberger, Elissa Slotkin y Mikie Sherrill se abstuvieron.

Senador de EE.UU. entra en cuarentena días antes de elección clave en Georgia

 El senador republicano de EE.UU. David Perdue entró este jueves en cuarentena por haber estado en contacto con alguien que ha dado positivo por covid-19, algo que complica la campaña de su partido cinco días antes de las elecciones clave en el estado de Georgia.

Perdue es uno de los dos senadores republicanos que buscan la reelección en los comicios de segunda vuelta en Georgia, que se celebrarán el 5 de enero y decidirán qué partido controla el Senado durante los dos primeros años de Presidencia del mandatario electo estadounidense, Joe Biden.

El senador y su esposa han dado negativo por covid-19, pero aún así han decidido aislarse para seguir las directrices de los expertos tras conocer que un miembro de su campaña había dado positivo, informó su equipo en un comunicado.

La noticia complica la campaña para Perdue, que tendrá que dejar de hacer mítines en un momento en el que las encuestas muestran una contienda muy ajustada contra su rival demócrata, Jon Ossoff.

El martes 5 de enero también se juega la reelección la senadora republicana Kelly Loeffler, que compite contra el demócrata Raphael Warnock.

Los republicanos, que serán la oposición de Biden, solo necesitan ganar uno de los escaños que están en juego en Georgia para retener el control del Senado, dado que hasta ahora tienen asegurados 50 de los 100 asientos de la Cámara Alta.

Los demócratas, por su parte, controlan de momento 46 escaños en el Senado, más otros dos que pertenecen a independientes como Bernie Sanders que suelen votar con ellos, por lo que necesitarían ganar los dos asientos de Georgia para controlar el hemiciclo.

Aunque una doble victoria demócrata en Georgia dejaría un Senado dividido en 50 escaños de un color y otros 50 del otro, la vicepresidenta electa, Kamala Harris, podría romper cualquier posible empate, dado que su nuevo cargo implica ser también la presidenta de la Cámara Alta.

Biden conquistó en las elecciones de noviembre el estado de Georgia, tradicionalmente republicano, y se convirtió en el primer demócrata en hacerlo desde que en 1992 lo consiguiera Bill Clinton (1993-2001), pero su margen de victoria fue muy estrecho y está por ver que su partido pueda repetir la hazaña.

El presidente electo hará campaña el próximo lunes en Georgia a favor de los candidatos de su partido, mientras que el mandatario saliente, Donald Trump, también dará un mitin el mismo día en el estado para promover las candidaturas de Perdue y Loeffler.

Mientras, en Washington, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, bloqueó por tercer día consecutivo el intento de los demócratas, respaldado por Trump, de aumentar de 600 a 2.000 dólares los pagos directos a ciudadanos debido a la crisis de la covid-19.

Republicano Mitch Mc Connell bloquea intento demócrata para votar cheque de $2,000

El líder del Senado, Mitch McConnell (Kentucky), rechazó la propuesta demócrata para votar el aumento a $2,000 dólares del cheque de estímulo por persona.

La postura del republicano no tuvo explicación, luego de la petición del líder de la minoría Charles Schumer (Nueva York), para aprobar el proyecto de ley aprobado en la Cámara de Representantes y apoyado por el presidente Donald Trump.

“Hay una gran diferencia entre decir que apoyas los cheques de $2,000 y luchar para convertirlo en ley”, dijo Schumer.

El demócrata dijo que la única forma de enviar esos fondos era aprobarlos antes de que concluyera la sesión del senado.

“¿Se opondrán los republicanos del Senado a la Cámara de Representantes, la mayoría demócrata en el Senado y el presidente de su propio partido para evitar que estos cheques de $2,000 salgan adelante?”, cuestionó.

El senador McConnell objetó la petición sin explicación, a pesar de que a la petición también se sumó el senador Bernie Sanders (Vermont).

Antes de que los demócratas hablaran, McConnell dijo que se consideraría el plan de los pagos de estímulo, pero junto con otras demandas del presidente Trump.

Por otro lado, la votación sobre el veto del presidente Trump a los fondos militares será este miércoles, pero se espera que los demócratas –como adelantó Sanders– condiciones apoyar ese plan al cheque de estímulo.