Tag: CONTROVERSIA

Crecen interrogantes por expresiones del Papa en favor de uniones civiles entre personas del mismo sexo

Se multiplicaban las preguntas el jueves acerca de los orígenes de las declaraciones explosivas del papa Francisco en apoyo a las uniones civiles entre personas del mismo sexo. Todas las pruebas indican que las hizo en una entrevista en 2019 que jamás fue transmitida en su totalidad.

El Vaticano se negó a aclarar si eliminó esas declaraciones de su propia transmisión o si presionó a la emisora mexicana que realizó la entrevista para que hiciera lo mismo. Adicionalmente, no respondió a preguntas sobre por qué permitió que las declaraciones aparecieran en el filme documental “Francesco”, estrenado el miércoles.

En la película, exhibida en el Festival de Cine de Roma, Francisco dijo que los gays tienen derecho a estar en una familia porque son “hijos de Dios”.

“No se puede echar de una familia a nadie, ni hacerle la vida imposible por eso. Lo que tenemos que hacer es una ley de convivencia civil, tienen derecho a estar cubiertos legalmente. Yo defendí eso”, dijo el papa.

Esas declaraciones emocionaron a los progresistas y alarmaron a los conservadores, dado que el magisterio oficial del Vaticano prohíbe respaldar las uniones homosexuales.

“No se puede echar de una familia a nadie, ni hacerle la vida imposible por eso. Lo que tenemos que hacer es una ley de convivencia civil, tienen derecho a estar cubiertos legalmente. Yo defendí eso”, dijo el papa.

Cuando era arzobispo de Buenos Aires, Francisco apoyó las uniones civiles para parejas gays como alternativa al matrimonio entre personas del mismo sexo, pero jamás se había pronunciado a favor de proteger las uniones civiles desde su elección como papa, como no lo había hecho ninguno de sus predecesores.

Uno de los principales asesores en comunicaciones de Francisco, el padre Antonio Spadaro, destacó que las declaraciones eran una noticia vieja, ya que las hizo en mayo de 2019 durante una entrevista con la cadena mexicana Televisa.

“No hay nada nuevo porque es parte de esa entrevista”, dijo Spadaro a The Associated Press al salir del estreno. “Me parece extraño que no lo recuerden”.

Pero Televisa no incluyó esas declaraciones al emitir la entrevista, como tampoco lo hizo el Vaticano al emitir sus grabaciones. Televisa no ha hecho declaraciones sobre el asunto.

El Vaticano suele editar las declaraciones del papa en transcripciones y videos oficiales, sobre todo cuando habla de asuntos polémicos. No estaba claro si el Vaticano impuso a Televisa la condición de hacer la versión final de la entrevista.

Tampoco está claro por qué el tramo explosivo nunca salió al aire y si el Vaticano olvidó que estaba accesible en la grabación en sus propios archivos, a los que sí tuvo acceso el cineasta Evgeny Afineevsky.

Televisa no ha confirmado si las declaraciones son parte de su entrevista, pero la escena del documental es idéntica a la de la entrevista, con un fondo amarillo, una silla en el rincón y la colocación levemente excéntrica de la cadena de la cruz pectoral de Francisco.

La transcripción oficial de la entrevista de 2019 por Vatican News, así como la edición oficial del Vaticano, no contiene declaración alguna sobre la necesidad de proteger legalmente las uniones civiles. La edición oficial sí incluye la declaración de que los gays deben sentir que son parte de una familia, como el pontífice ha dicho anteriormente.

Para mayor confusión, Afineevsky dijo en respuestas a los periodistas el miércoles por la noche que el papa le hizo esas declaraciones directamente a él, a través de un traductor, pero se negó a aclarar cuándo las hizo.

Cuando The Associated Press entrevistó a Afineevsky el 14 de octubre, le preguntó si era consciente en ese momento de que las declaraciones de Francisco serían noticia de primera plana.

La Iglesia católica enseña que los gays merecen trato digno y respetuoso, pero que los actos homosexuales son “intrínsecamente desviados”. Un documento de 2003 de la oficina de doctrina afirma que el respeto de la iglesia por los gays “no puede conducir en modo alguno a la aprobación de la conducta homosexual o al reconocimiento legal de las uniones homosexuales”.

Afineevsky evadió la pregunta sobre el origen de la cita y aparentemente no comprendía su importancia, pero expresó la esperanza de que los periodistas encontraran otros conceptos en la película.

“Si los periodistas se enfocan sólo en eso en la película, será lamentable”. dijo. “Pero creo que ése es uno de los aspectos que nuestro mundo debe comprender, que todos somos iguales”.

El titular del departamento de comunicaciones del Vaticano, Paolo Ruffini, se negó a hablar con la prensa durante una ceremonia en los jardines en las que se entregó un premio a Afineevsky, quien también se mantuvo alejado de la prensa.

La Iglesia católica enseña que los gays merecen trato digno y respetuoso, pero que los actos homosexuales son “intrínsecamente desviados”. Un documento de 2003 de la oficina de doctrina afirma que el respeto de la iglesia por los gays “no puede conducir en modo alguno a la aprobación de la conducta homosexual o al reconocimiento legal de las uniones homosexuales”.

Según el razonamiento del Vaticano, hacer lo contrario no sólo condonaría la “conducta desviada” sino que crearía un equivalente al matrimonio, que para la Iglesia es una unión indisoluble entre un hombre y una mujer.

El documento lleva la firma del entonces titular de la oficina, el cardenal Joseph Ratzinger, el futuro papa Benedicto XVI, predecesor inmediato de Francisco.

Afineevsky, que es gay, expresó sorpresa tras el estreno de que las declaraciones del papa crearan semejante alboroto. Dijo que Francisco no trataba de alterar la doctrina, sino que sólo expresaba su creencia de que los gays deberían gozar de los mismos derechos que los heterosexuales.

El jueves se negó a responder preguntas y trató de centrar la atención en los asuntos principales que trata la película: cambio climático, refugiados y pobreza.

“Me siento tan orgulloso de que por fin ‘Francesco’ va en camino de cambiar corazones y mentes”, dijo en la ceremonia de premiación en los jardines del Vaticano. “Me siento feliz de poder traer las voces de los refugiados rohinya, los refugiados de Siria, las voces de las víctimas de abusos sexuales, las voces desde distintos rincones del mundo”.

Panel del Senado aprueba a Barrett para Corte Suprema pese a boicot demócrata

La Comisión Judicial del Senado de Estados Unidos, controlada por los republicanos, aprobó este jueves la nominación de Amy Coney Barrett para un puesto vacante en la Corte Suprema, allanando el camino para un debate en el pleno de la cámara y una votación para su confirmación la semana próxima.

El procedimiento tuvo lugar a pesar de un boicot de los 10 miembros demócratas de la comisión, que no asistieron a la sesión. La votación final fue de 12-0, con solo los integrantes republicanos.

La nominación de Barrett por el presidente Donald Tump fue controversial desde el principio. Los demócratas cuestionan que no se debió proceder a las audiencias hasta después de las elecciones del 3 de noviembre, pero los republicanos aceleraron de todas formas el proceso.

Además, Barrett, una conservadora, ha sido criticada por sus concepciones sobre el aborto y el temor de que pudiera influir en una posible abolición de la ley de 1973 que permitió el derecho al aborto en Estados Unidos.

Ella dijo en las audiencias que sus creencias no obstruirían su percepción de los precedentes jurídicos y que no tiene una agenda personal para derogar el aborto, aunque esto no ha convencido a sus críticos.

FILE PHOTO: Judge Amy Coney Barrett poses in an undated photograph obtained from Notre Dame University

¿Quién es Amy Coney Barrett, la nominada de Trump a la Corte Suprema?Es católica, conservadora y se anticipa que será nominada a la Corte Suprema, para remplazar a la fallecida magistrada Roth Bader Ginsburg. Estudió leyes en la Universidad de Notre Dame, donde luego fue profesora. Fue jueza de apelaciones y sus opiniones conservadoras preocupan a sectores liberales del Partido Demócrata. Aún así, tres senadores demócratas votaron por ella tras ser nominada a una corte de apelaciones.

Por otro lado, Barrett, de 48 años, sustituiría a la magistrada liberal Ruth Bader Ginsburg, quien falleció el mes pasado, e inclinaría la balanza en la Corte Suprema hacia el conservadurismo por un margen de 6-3.

Los demócratas confiaban en que boicotear la sesión de la Comisión Judicial obligaría a los republicanos a cambiar las reglas del panel, que dicen que al menos dos miembros del partido minoritario deben estar presentes para que haya un quorum.

Sin embargo, Mike Davis, un exasesor del panel, dijo que la votación de la comisión no necesitaba la presencia de los demócratas y es una práctica normal con la asistencia de todos los miembros de la mayoría.

Una fuente demócrata replicó que nunca las normas se habían alterado para una confirmación a la Corte Suprema.

Trump dijo que quería a la jueza Barrett en la Corte Suprema a tiempo para cualquier disputa que pudiera surgir de las elecciones del 3 de noviembre.

Con una mayoría de 53-47 de los republicanos en el Senado, la confirmación de Barrett parece asegurada.

COVID-19: hispanos podrían estar entre los primeros en recibir la vacuna

En estos momentos, hay cerca de 160 ensayos clínicos que buscan lo que el mundo necesita más que nunca: una vacuna que prevenga la infección por el nuevo coronavirus.

De estas pruebas médicas de una vacuna contra COVID-19, tres se encuentran en la etapa conocida como fase 3, que es cuando la vacuna se prueba en una cantidad grande de personas, para ver qué inmunidad ofrece, y si es segura y no produce efectos secundarios de cuidado.

¿Cuánto tiempo falta para una vacuna contra COVID?

La ciencia avanza y los expertos, como el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los Estados Unidos, aseguran que habrá una vacuna disponible seguramente en los próximos 12 meses.

Ante lo que será una de las grandes noticias del siglo, surgen dos preguntas: ¿habrá dosis suficientes? y, ¿quiénes recibirán la vacuna primero?

Las respuestas a ambas preguntas ya las están debatiendo oficiales de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Según un plan preliminar de la agencia federal, las vacunas aprobadas se ofrecerían primero a profesionales de salud y personal de seguridad nacional vitales. Luego a otros trabajadores esenciales y a aquéllos grupos considerados de alto riesgo: los asultos mayores y las personas con condiciones médicas preexistentes como diabetes o enfermedad cardíaca.

COVID-19: por qué los hombres tienen más riesgo de muerte

Pero los funcionarios también están considerando una opción controversial: poner a las personas de raza negra y a los latinos (de todas las razas) arriba en la lista, ya que han sido desproporcionadamente afectados por la pandemia de COVID-19.

Sin embargo, algunos expertos en salud pública aseguran que priorizar a una raza o grupo étnico por sobre otro perjudicaría la percepción pública sobre la vacuna, y generaría malestar más que beneficios.

Según declaró Claire Hannan, directora ejecutiva de la Association of Immunization Managers, entidad que forma parte del comité que estudia el tema con los CDC, poner la raza y etnia en esta decisión lograría un efecto negativo: que las personas confíen menos en la vacuna.

La presión médica es enorme y la política ha entrado de manera desproporcionada en este debate.

El Departamento de Salud y Servicios Sociales (HHS) creó una alianza de organismos federales llamada Operation Warp Speed (OWS), cuya meta es entregar 300 millones de dosis de una vacuna segura y efectiva para COVID-19 para enero de 2021. El Congreso ya ha destinado $10,000 millones para alcanzar esta meta.

Para acelerar la distribución cuando la vacuna sea una realidad, algunas de las que ya estén avanzadas y hayan demostrado eficacia suficiente entrarán en el mercado incluso antes que la Administración de Drogas y Medicamentos (FDA) haya finalizado el proceso de aprobación.

Sin embargo, ¿quién tiene la decisión final sobre quién recibe la vacuna primero? Un modelo posible es una suerte de lotería explicada en un artículo publicado en JAMA Networks, en el cual los departamentos locales de salud junto con los hospitales, son los que determinan cuáles residentes del estado necesitan un medicamento o una vacuna primero.

Esa estrategia ya se utilizó para los primeros pacientes que recibieron remdesivir, la primera droga que demostró ser efectiva contra COVID-19.

Para asignar este medicamento, médicos de Pittsburgh, en Pennsylvania, decidieron que la lotería daría preferencia a los trabajadores de salud y a los médicos de emergencia. Los médicos también buscaron favorecer a las personas de áreas económicamente desfavorecidas, que tienden a ser mayormente de comunidades de raza negra e hispanas (de todas las razas).

El 21 de julio, la Academia Nacional de Medicina anunció la creación de un panel para determinar un sistema para definir quiénes serían vacunados primero.

Nadie duda que los trabajadores de salud que atienden a pacientes con COVID deben ser los primeros en estar inmunizados. El debate crítico es quiénes siguen en la fila de vacunación.

La controversia alcanza niveles éticos. Expertos en bioética a nivel global dicen que el concepto de equidad debe aplicarse a nivel mundial. 

Porque países como Estados Unidos, Alemania o Francia, tienen dinero para comprar y distribuir la vacuna. Pero la realidad es distinta en los países en desarrollo.

COVID-19: algunos pacientes generan poderosos anticuerpos

Por eso, expertos en salud pública han criticado la decisión de la administración Trump de retirar los fondos que el país otorga a la Orgnización Mundial de la Salud (OMS), porque la OMS es la entidad que justamente negocia que los nuevos medicamentos o vacunas lleguen a todas las esquinas del planeta y a las sociedades más desplazadas y vulnerables.

La OMS ha declarado que se necesitarán 4 mil millones de dosis para vacunar a las poblaciones prioritarias.

Robert Redfield, director de los CDC, dijo que la distribución debe ser equitativa, justa y transparente.

El desarrollo y distribución de una vacuna contra COVID-19 es la llave que abrirá la puerta a la normalidad. Pero el proceso, que involucra compras, negociaciones, entre otros complejos pasos, no será ni rápido ni fácil.

El nuevo coronavirus ha llegado a todos los rincones del planeta, la vacuna debe seguir el mismo recorrido.