CONVENCIÓN REPUBLICANA 2020

Trump ataca a Biden en la noche final de la Convención Republicana

El presidente de Estados UnidosDonald Trump, utilizó su discurso de aceptación de la candidatura del Partido Republicano a la reelección para sembrar el miedo ante una eventual victoria de su rival demócrata, el exvicepresidente demócrata Joe Biden.

Trump empezó su discurso aceptando la nominación del Partido Republicano para optar a un segundo y último mandato presidencial en las elecciones del 3 de noviembre.

“Con el corazón lleno de gratitud y un optimismo sin límites, acepto profundamente esta nominación para la Presidencia de Estados Unidos”, dijo Trump en su discurso ante la Convención Nacional Republicana, pronunciado en directo en el jardín sur de la Casa Blanca ante alrededor de 1.500 personas, sentadas en sillas juntas y sin apenas mascarillas.

Luego, Trump dijo que Biden es “débil” y que su Presidencia amenazaría la economía, la seguridad, su “modus vivendi” y hasta lo más sagrado: el sueño americano.

“Estas son las elecciones más importantes de la historia de este país (…). Estas elecciones decidirán si salvamos el sueño americano o si permitimos que una agenda socialista demuela nuestro querido destino”, dijo el presidente, quien aseguró que Biden llevará a la Casa Blanca un “movimiento represor”.

Trump dedicó la mayor parte de su discurso, que duró una hora y 11 minutos, a pintar un panorama desolador en caso de que los demócratas le arrebaten el poder, en las elecciones de noviembre arrinconando a un segundo plato sus planes para un segundo mandato.

Además defendió su controvertida gestión de la pandemia, que en Estados Unidos se ha cobrado ya más de 180.000 vidas y roza los 6 millones de contagios, más que en ningún otro país en el mundo.

“Para salvar tantas vidas como sea posible, nos centramos en la ciencia, los hechos y los datos”, afirmó el mandatario, al asegurar que el plan de los demócratas conduciría a “sobredosis, depresión, alcoholismo, suicidios, infartos y devastación económica”.

Ivanka: “Donald Trump ha cambiado a Washington”

Ivanka Trump, la hija y asesora del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, presentó este jueves a su padre durante la Convención Nacional Republicana, tal y como hizo cuatro años atrás, al destacar que su Presidencia “ha cambiado Washington”.

“Nuestro presidente se niega a renunciar a sus creencias para ganar puntos con la elite política. Para mi padre, ustedes (el pueblo) son la elite. Washington no ha cambiado a Donald Trump, Donald Trump ha cambiado Washington”, dijo Ivanka Trump en su discurso desde el jardín sur de la Casa Blanca.

“La gente -agregó- lo ataca por ser poco convencional, pero lo amo por ser real y lo respeto por ser efectivo”.

Mientras Ivanka Trump pronunciaba el discurso ante más de 1.000 personas, de fondo se escuchaban bocinas de una protesta antigubernamental convocada afuera de la Casa Blanca.

La hija favorita del presidente aludió en diversas ocasiones a su discurso hace exactamente cuatro años, durante la Convención Nacional Republicana de 2016 celebrada en Cleveland, donde también tuvo el papel de introducir a su padre.

“Hace cuatro años les dije que lucharía junto a mi padre y cuatro años después, ¡aquí estoy!”, afirmó Ivanka Trump.

La hija y asesora del presidente defendió que su padre “tiene fuertes convicciones, sabe en lo que cree y dice lo que piensa”.

Manifestantes rechazan uso de la Casa Blanca para Convención de Trump

Basta una chispa para comenzar un incendio. Así fue el arranque de la protesta contra el presidente Donald Trump en Washington en la noche del cierre de la Convención Republicana. “Se acabó, váyanse todos a casa”, gritó un chico blanco por un altavoz cuando una multitud apenas comenzaba a reunirse para comenzar la manifestación a las puertas de la Casa Blanca. Un segundo chico con otro altavoz añadió: “El presidente va a hablar, es muy irrespetuoso que estén aquí haciendo ruido”. Dos simpatizantes de Trump se habían aventurado a mezclarse entre la gente para rechazar la protesta, que se encendió un segundo después de que el chico terminó la frase.

Súbitamente inició una movilización para reclamarlo todo: el voto contra Trump, el rechazo a la policía y el respeto por las vidas negras. Los manifestantes se apresuraron a seguir a los dos fanáticos de Trump y la policía lo impidió inmediatamente. Una barrera de agentes quedó cara a cara con decenas de manifestantes que llevaban camisetas del movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan) y que protestaban por los ya incontables casos de abuso contra los afroamericanos a manos de la policía. “¡Ya no te tengo miedo!”, le gritaba una chica afroamericana a uno de los agentes. Tras varios minutos en los que algunos manifestantes lanzaban objetos a los policías, la manifestación se abrió paso y comenzó a avanzar hacia una de las puertas de acceso a la residencia presidencial.

“¡Sin justicia, no hay paz!” y “¡Trump y Pence, fuera ya!”, gritaban los manifestantes. El grupo partió desde la Plaza Black Lives Matters, justo frente a la Casa Blanca, y se dividió en dos para cercar la residencia que esta noche se convirtió en el escenario para el discurso de aceptación de Trump como candidato republicano a la presidencia. Un grupo con un autobús escolar amarillo se plantó frente a la puerta a la que llegaban los invitados. Un hombre con un disfraz del famoso Baby Trump sostenía un letrero con que le acusaba de ser “mentiroso en jefe”.

En esa puerta, en lugar de policías, el equipo de campaña de Trump vestidos con camisetas rojas explicaban a los invitados las instrucciones para llegar al jardín en el que el presidente dio su discurso. Una burbuja en la que no fue una exigencia usar mascarilla. Durante la semana de la Convención Republicana, las intervenciones de varios miembros del Gobierno se llevaron a cabo en algún salón de la Casa Blanca, incluso Trump grabó momentos como el perdón a un exconvicto de Nevada o la naturalización de cinco extranjeros en los pasillos de la famosa casa. Las protestas también denunciaron el uso de la residencia presidencial como escenario para el evento del Partido Republicano. “Es una Convención Republicana con dinero público”, reclamaba uno de los manifestantes.

Un segundo grupo rodeó la valla que cercó la Casa Blanca y que la dejó aislada de lo que sucedía afuera: de los gritos con mascarilla y la tensión con la policía. El contingente sumó adeptos a lo largo de su recorrido, incluidos varios miembros del Servicio Secreto que se mezclaron entre la multitud, sin siquiera disimular y con pinganillos en los oídos. Algunos manifestantes los enfrentaban a gritos, mientras una chica les mostraba su camiseta: “Si no estás enojado, es que no estás poniendo atención”.

Pence dice que la violencia racial en Wisconsin tiene que “cesar”

El vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, dijo la noche del miércoles durante la Convención Nacional Republicana que la violencia en las calles de Kenosha (Wisconsin), el último foco de protestas raciales, tiene que “cesar”.

“Déjenme ser claro: la violencia tiene que cesar, ya sea en Mineápolis, Portland o Kenosha (…) Tendremos ley y orden en las calles de EE.UU.”, afirmó Pence.

El vicepresidente aludió así a las protestas que han estallado en Kenosha después de que un policía le disparara siete veces por la espalda al afroamericano Jacob Blake, quien podría quedar tetrapléjico.

El martes por la noche, durante las protestas, un miliciano de 17 años abrió fuego contra los manifestantes, matando a dos y dejando a otro herido. El joven fue detenido este miércoles.

Durante su discurso, Pence aseguró que los estadounidenses saben que “no tienen que elegir entre apoyar a las fuerzas policiales y apoyar a los vecinos afroamericanos”.

“Desde los primeros día de este Gobierno, hemos hecho ambas cosas”, añadió.

El vicepresidente también insistió en la estrategia que han adoptado los republicanos de acusar al candidato presidencial demócrata, Joe Biden, de apoyar el movimiento que pide cortar fondos a los departamentos de Policía, algo a lo que de hecho se ha opuesto.

“La semana pasada (durante la Convención Nacional Demócrata), Joe Biden no dijo una sola palabra sobre la violencia y el caos que sumerge a nuestras ciudades”, dijo el vicepresidente, quien aseguró que, de ganar, el demócrata “redoblará las mismas políticas que han conducido a calles inseguras y violencia en las ciudades de EE.UU.”.

“La dura verdad es -dijo- que no estarán seguros en los EE.UU. de Joe Biden. Con el presidente Trump, siempre apoyaremos a la Policía y no vamos a cortarles fondos, ni ahora, ni nunca”.

Los jugadores de los Milwaukee Bucks, el equipo de la NBA de Wisconsin, decidieron este miércoles no saltar a la cancha en protesta por los hechos de Kenosha, provocando que la liga de baloncesto más importante del mundo cancelase todos sus partidos.

Trump participa en ceremonia de naturalización durante Convención Republicana

«Ustedes son ahora conciudadanos de la nación más grande en la faz de la Tierra, felicidades. Ustedes siguieron las reglas, obedecieron las leyes, aprendieron nuestra historia, acogieron nuestros valores y demostraron ser hombres y mujeres de máxima integridad y les agradecemos estar con nosotros hoy. Ustedes ganaron el tesoro más apreciado que cualquiera puede tener en el mundo: una ciudadanía estadounidense», dijo el presidente Donald Trump al dar unas palabras de bienvenida a cinco inmigrantes naturalizados durante la Convención Republicana. El primero de ellos fue presentado por Trump como Robert Martin Ramírez Alcázar de Bolivia.

“Latinos por Trump” defienden agenda migratoria del mandatario

La coalición Latinos por Trump, liderada por Mercedes Schlapp, considera como viable la agenda migratoria del presidente Donald Trump para vigilar la frontera con México y mantener a raya a los indocumentados, además de acusar a los demócratas de no querer trabajar con los republicanos para concretar una reforma migratoria.

En un reporte del periodista Jesús Garcpia, de El Diario de Nueva york, señala que “Hay que arreglar nuestras leyes migratorias. El presidente Trump, cuando yo estaba en la Casa Blanca, tratamos de trabajar con los demócratas para tratar de resolver el problema de DACA”, afirmó en entrevista. “De poder aprobar, de tener fondos, para asegurar la frontera y darle recursos al Departamento de Seguridad Nacional”.

Al cuestionarla sobre la separación de familias, Schlapp afirmó estar en desacuerdo, pero justificó que eso ocurrió “porque las leyes estaban rotas”, aunque la política cero implementada por el presidente Trump en 2018 fue suspendida por él mismo en una orden ejecutiva firmada en junio de ese año, luego de al menos 2,000 niños fueran separados de sus padres.

Tampoco tuvo claridad al cuestionamiento del castigo a 1.7 millones de estadounidenses casados con indocumentados que no recibieron ayuda económica bajo la Ley CARES, a pesar de un movimiento liderado por el senador Marco Rubio (Florida) y Thom Tillis (Carolina del Norte), así como empresarios hispanos republicanos.

“La prioridad es para los estadounidenses en los Estados Unidos”, respondió. Se le explicó que esas personas son estadounidenses, pero están casadas con indocumentados. “Tendría que preguntarle a la Administración en eso”. La respuesta nunca llegó a esta redacción, a pesar de la insistencia posterior.

Schlapp, hija de un inmigrante cubano, no es una figura improvisada en la política nacional del ala conservadora. Su esposo, Matt Schlapp, es presidente de la Unión Conservadora Estadounidense, uno de los PAC de campaña del mandatario republicano. Ella trabajó en las campañas presidenciales de 2000 y 2004 de George W. Bush y luego en su administración en el área de medios. Ha sido colaboradora de Fox News.

Junto con su esposo, Mercedes tiene una firma de cabildeo llamada Cove Strategies fundada en 2009. Según la organización Open Secrets, esa empresa creció poco a poco, hasta tener ingresos sostenidos anuales de alrededor de $700,000 dólares, pero dio un salto en 2016 con el presidente Trump, que alcanzó un pico en 2019 con ingresos de $1.8 millones de dólares. El incremento coincide con el periodo en que Schlapp estuvo en la Casa Blanca como directora de Comunicaciones Estratégicas de la Casa Blanca, posición que dejó para integrarse de lleno a la campaña de reelección liderando Latinos por Trump.

Trump acusa a los demócratas de fraude tras obtener la nominación republicana

Investido oficialmente ayer lunes como candidato del Partido Republicano para las elecciones, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acusó a los demócratas de querer “amañar” las elecciones.

Trump — que está por detrás de su rival demócrata, Joe Biden, en los sondeos nacionales y rezagado en varios estados clave — se mostró confiado en lograr una victoria sorpresiva, como en 2016.

Para atizar a su base electoral, apareció por sorpresa en la convención republicana de Charlotte, Carolina del Norte, justo después de que los delegados lo confirmaran como candidato y agitó una acusación que defiende desde hace semanas de que el voto por correo puede albergar fraude.

“Van a usar la COVID para robar la elección”, afirmó. “La única forma en la que pueden privarnos de la victoria es mediante una elección amañada”, afirmó ante los delegados del partido.

Los republicanos abrieron el lunes la convención en Charlotte, Carolina del Norte, con la votación de cerca de 300 delegados que representan a los 50 estados del país, que, como estaba previsto, confirmaron la candidatura del mandatario para las presidenciales de noviembre.

“Hicimos esto por respeto a Carolina del Norte y creo que van a recordar esto el 3 de noviembre”, afirmó Trump.

Adicto a la provocación, mientras los presentes gritaban la consigna “cuatro años más”, el mandatario replicó: “Si quieren volverlos locos, digan ’12 años más'”.

Republicanos se preparan para nominar a Trump en la Convención que arranca este lunes

Se prevé que el mismo Trump tenga apariciones diarias en punto de las 10 de la noche (hora del este de Estados Unidos), indicaron los organizadores.

Los republicanos se proponen retransmitir la historia de la presidencia de Donald Trump durante su convención nacional, que inicia el lunes y contará con oradores de la vida diaria, los programas noticiosos y la Casa Blanca, en contraste con el nominado presidencial demócrata, Joe Biden.

Trump será nominado oficialmente a la candidatura para la reelección presidencial por el partido republicano.

El tema del evento de cuatro días es “Homenaje a la Gran Historia de Estados Unidos”, según cuatro funcionarios de campaña de Trump involucrados en el proceso de planificación, pero sin autorización para discutir el tema por su nombre. La convención contará con varios reconocidos simpatizantes de Trump, incluyendo miembros de la familia del mandatario, pero también personas que, según el Partido Republicano, pertenecen a la “mayoría silenciosa” de estadounidenses que han resultado beneficiados por las políticas de Trump. Algunos han resultado “silenciados” por la “cultura de la cancelación” que promueven los demócratas, dijeron los funcionarios de campaña.

Se prevé que el mismo Trump tenga apariciones diarias en punto de las 10 de la noche (hora del este de Estados Unidos), durante los cuatro días que durará la Convención Nacional Republicana, indicaron los organizadores.

Mientras los demócratas resaltaron a los republicanos que han expresado su apoyo a Biden como crítica al liderazgo de Trump, los oradores republicanos tendrán a varias prominentes figuras de los medios de comunicación conservadores que esperan arengar a los leales simpatizantes del presidente, aunque los organizadores señalaron que habrá algunas personas que no votaron por Trump en 2016.

Se espera que el presidente viaje en persona a Charlotte en las próximas horas para hacer acto de presencia en algunos de los eventos, pero todo parece indicar que finalmente aceptará su nominación en el jardín sur de la Casa Blanca el próximo jueves. Sin embargo, desde su administración se ha señalado que los planes podrían cambiar en cualquier momento.

Además del vicepresidente Mike Pence y la familia Trump — su esposa, Melania, y sus hijos Ivanka, Eric y Donald Jr — se espera que la convención también incluya a varios y prominentes líderes conservadores, entre ellos el senador por Carolina del Sur Tim Scott, la senadora por Iowa Joni Ernst, el líder de la minoría de la Cámara de Representantes Kevin McCarthy de California y la ex embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas Nikki Haley.

También se espera que hable Nick Sandmann, un ex alumno de Covington Catholic High School en Kentucky, conocido por enfrentarse cara a cara con un nativo americano durante una protesta en 2019. Asimismo estarán la pareja formada por Mark y Patricia McCloskey, conocidos por blandir sus armas para alejar a varios manifestantes del movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan) de su palacete en St. Louis.

Los organizadores insisten en que presentarán una convención más “positiva” que los demócratas que se centraron durante su convención en criticar a Trump.

La campaña de Trump cuenta con un factor a favor: a diferencia de Biden, Trump sí genera atracción por sí mismo entre el electorado. Su contrincante es considerado, en el peor de los casos, como un mal necesario para derrotarle, pero el actual presidente de Estados Unidos ha demostrado que su personalidad ha movilizado a las bases más conservadoras de su electorado, pese a tiempos de pandemia.

El postulante demócrata a la presidencia rara vez abandona su residencia en Delaware por el coronavirus.