Tag: CORONA VIRUS EN ASIA

China ya ensaya con una vacuna en humanos, mientras Beijing logró estabilizar el brote

La vacuna inactivada contra el coronavirus que desarrolla el Instituto de Biología Médica de la Academia China​ de Ciencias Médicas ha entrado en fase 2 de ensayos clínicos, según ha informado el ‘Diario de la Ciencia y la Tecnología’ chino.

La fase 2 de los ensayos evalúa más en profundidad la inmunogenicidad y seguridad de la vacuna en humanos. Los ensayos se están llevando a cabo en la provincia de Yunnan, en el sur del país.

El estudio en fase 1 en curso ha contado con unos 200 participantes desde mayo. En la fase dos se determina la dosis de la vacuna y se continúa evaluando la respuesta inmunológica que provoca en personas sanas.

Hasta ahora, cinco vacunas candidatas para la COVID-19 han sido aprobadas para ensayos clínicos en China, lo que representa el 40 por ciento del total de vacunas en ensayos clínicos en el mundo, según datos del Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Por el momento ninguno de los ensayos clínicos que se están practicando en el mundo ha superado la fase 3, la última etapa de ensayos clínicos a gran escala, un paso necesario antes de obtener la aprobación reglamentaria para su venta.

Las previsiones más optimistas estiman que a finales de este año podría estar lista la primera vacuna contra el coronavirus. Ya a finales de 2020, ciertos grupos de personas con necesidades especiales pueden empezar a ser vacunadas con compuestos experimentales si hay situación de urgencia, apuntó el mes pasado el director del Centro para la Prevención y el Control de Enfermedades de China, Gao Fu.

El nuevo coronavirus, descubierto en China a finales de 2019, ha infectado a 8.808.000 millones de personas en todo el mundo y ha matado a más de 460.000 contagiados.

Tras varios días de temor por un rebrote de coronavirus, la situación sanitaria en la capital china, Beijing, parece haberse estabilizado en términos de nuevos contagiados, mientras el gobierno local anunció hoy que ya tiene la capacidad para hacer hasta casi 25.000 pruebas diarias para detectar la enfermedad.

Beijing sumó 22 casos de coronavirus en las últimas 24 horas, la misma cifra que en la víspera, lo que eleva el total de casos del nuevo brote a 227 desde el 11 de junio, según datos oficiales.

Las cifras divulgadas por las autoridades parecen mostrar que el brote iniciado en el mercado mayorista de Xinfadi se estabilizó y que, tal y como avanzó la semana pasada el jefe epidemiólogo Wu Zunyou, ya se llegó al pico de casos y apenas hay nuevas infecciones. Sin embargo, las autoridades siguen testeando a la población.

Un funcionario del gobierno municipal aseguró en conferencia de prensa que la capital tiene ahora capacidad de realizar casi 250.000 pruebas diarias.

Hasta el momento hizo más de dos millones, es decir más del 10% de su población, y rastrea a empleados de restaurantes, universidades y mercados.

Asimismo, testea a trabajadores propensos a transmitir la enfermedad por su constante contacto con el público, como servicios de suministro de comidas y bebidas, conductores, supermercados y centros comerciales.

Más de 7.500 trabajadores sanitarios hacen las pruebas en 124 centros designados a lo largo de la ciudad, explicó el funcionario.

Sin embargo, uno de los voceros municipales agregó que “es inevitable que de vez en cuando los resultados no sean precisos”. Por eso, aconsejó que quienes no se sientan seguros, se hagan un segundo test, especialmente si residen en zonas de riesgo.

También continúan los trabajos de desinfección, que afectan a restaurantes, mercados y universidades.

El gobierno municipal anunció el martes que Beijing pasaba del tercer al segundo nivel de emergencia, por lo que todas las clases presenciales están suspendidas, y se aconseja a los residentes que trabajen desde casa, mientras que las comunidades en áreas de riesgo “alto” quedaron selladas y no se permite que nadie salga de ellas.

También se mantuvieron las restricciones para salir de la capital y, de hacerlo, se debe presentar una prueba negativa de coronavirus realizada en los siete días previos a la partida.

Estas medidas buscan “impedir que el virus se extienda por la capital o llegue a otras partes de China”, explicó el subdirector de Seguridad Pública municipal, Pang Xuhong, la semana pasada.

window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag(‘js’, new Date()); gtag(‘config’, ‘UA-80000477-2’);

Japón aprueba el Remdesivir como tratamiento contra el COVID-19

El Gobierno japonés aprobó por vía rápida este 7 de mayo el uso del medicamento antiviral Remdesivir para los pacientes contagiados por el nuevos coronavirus. El fármaco recibió luz verde en Estados Unidos la semana pasada.

Tras mantener una reunión este jueves con un panel de expertos, el Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar de Japón dio su visto bueno al uso del Remdesivir. El medicamento, patentado por la farmacéutica estadounidense Gilead Sciences Inc., se convierte así en el primero en obtener el permiso necesario de las autoridades niponas como tratamiento para pacientes infectados.

“Hasta ahora no ha habido ninguna medicina contra el coronavirus disponible aquí, así que es un paso significativo para nosotros aprobar esta droga”, dijo en una rueda de prensa un funcionario del Ministerio de Salud japonés y agregó que el Remdesivir se dará a pacientes con síntomas severos de Covid-19.

Sin otros tratamientos aprobados para el coronavirus, el interés en el medicamento está creciendo en todo el mundo. Administrado por infusión intravenosa, fue autorizado la semana pasada por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos, FDA, para su uso de emergencia.

Gilead dice que la droga ha mejorado los resultados para las personas que sufren la enfermedad respiratoria y ha proporcionado datos que sugieren que funciona mejor cuando se administra en las primeras etapas de la infección.

Un ensayo realizado por los Institutos de Salud de EE.UU. (NIH) mostró que el fármaco redujo las estancias hospitalarias en un 31% en comparación con un tratamiento de placebo, aunque no mejoró significativamente la supervivencia.

En un intento de frenar la propagación del coronavirus, el pasado 4 de mayo el primer ministro japonés, Shinzo Abe, extendió el estado de emergencia por un mes hasta finales de mayo. Aunque el país asiático tiene poco más de 16.000 infecciones y menos de 800 muertes, el aumento constante de los casos ha ejercido presión sobre las instalaciones médicas en algunas partes del país, y un medicamento que ayude a los pacientes a recuperarse más rápidamente podría contribuir a liberar camas de hospital.

Japón aún no sabe cuándo recibirá sus primeras dosis de Remdesivir o cuántas recibirá, dijo el funcionario del Ministerio de Salud. Gilead, por su parte, dijo esta semana que estaba en conversaciones con varias compañías, incluyendo fabricantes de medicamentos genéricos en India y Pakistán, para producir Remdesivir en grandes cantidades.

¿Cómo funciona el Remdesivir?

El medicamento, que anteriormente fracasó como tratamiento para el ébola, está diseñado para desactivar la capacidad de algunos virus de hacer copias de sí mismos dentro de las células infectadas.

Pertenece a una clase de medicamento que ataca directamente a los virus. Es lo que se llama un “análogo de nucleótidos” que imita la adenosina, uno de los cuatro componentes básicos del ARN y el ADN.

El Remdesivir se incorpora sigilosamente al genoma del virus en lugar de la adenosina, lo que provoca un cortocircuito en su proceso de reproducción.

Si bien el fármaco redujo las estancias hospitalarias, no es una cura milagrosa. “Aunque los resultados fueron claramente positivos, desde un punto de vista estadísticamente significativo fueron modestos”, dijo el pasado 30 de abril Anthony Fauci, científico responsable del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU.