Tag: CORONA VIRUS EN EUROPA

La UE podrá restringir viajes para evitar contagios del virus chino

Los líderes europeos acordaron este jueves (21.01.2021) que los países de la Unión Europea (UE) puedan restringir los viajes intracomunitarios no esenciales, ante el aumento de contagios de COVID-19 por la aparición de nuevas variantes del virus, aunque se comprometieron a mantener abiertas las fronteras interiores.

“Estamos totalmente convencidos de que tenemos que mantener las fronteras abiertas para mantener el buen funcionamiento del mercado interior” pero “se pueden considerar restricciones en los desplazamientos no esenciales”, dijo el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, al término de la cumbre que los Jefes de Estado y de Gobierno celebraron por videoconferencia. 

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, dijo que “las nuevas variantes se están extendiendo por Europa” y para identificarlas, los líderes acordaron “una nueva categoría, rojo oscuro” en el mapa de la UE que “muestre que en esa zona el virus circula a un nivel muy alto”. Volume 90%Ver el video01:51

Merkel insiste en facilitar el trabajo desde casa

Con la intención de “desincentivar” los viajes no esenciales en esa zona, se podrá exigir a los ciudadanos un test negativo antes de salir y la obligatoriedad de guardar cuarentena en el país de destino. 

Sin embargo, estas restricciones, no deberían afectar a los trabajadores transfronterizos, si bien esa y otras medidas específicas, como si a esos viajeros que atraviesan diariamente una frontera para trabajar se les debe exigir un test, son aspectos que se debatirán “en los próximos días”, indicó la presidenta de la CE.

Antes del inicio de la reunión, el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) ya avaló la restricción de los viajes no esenciales, tras haber elevado el riesgo de contagio de las nuevas cepas de “alto” a “muy alto”.https://system.promio-connect.com/register/16401/default/es/single-registration/82355/small?initialWidth=700&childId=promio-pym-container&parentTitle=Los%20pa%C3%ADses%20de%20la%20Uni%C3%B3n%20Europea%20podr%C3%A1n%20restringir%20viajes%20%7C%20El%20Mundo%20%7C%20DW%20%7C%2022.01.2021&parentUrl=https%3A%2F%2Fwww.dw.com%2Fes%2Flos-pa%25C3%25ADses-de-la-uni%25C3%25B3n-europea-podr%25C3%25A1n-restringir-viajes%2Fa-56307962

En cuanto a las fronteras exteriores de la UE, la Comisión Europea propuso “medidas adicionales” como que se les pueda exigir también una prueba de diagnóstico negativa a quienes ingresen en el espacio comunitario en “viaje esencial”.

Portugal suspende vuelos con Reino Unido

Al término de la cumbre telemática, el primer ministro de Portugal, António Costa, anunció que su país suspenderá todos los vuelos con el Reino Unido a partir de las 0.00 horas del sábado, salvo por razones humanitarias. 

Países Bajos decidió suspender también durante cuatro semanas a partir del sábado los vuelos procedentes del Reino Unido, Sudamérica y Sudáfrica, ante el temor de importar las variantes que dominan en esas áreas geográficas. 

Ursula von der Leyen y Charles Michel.

El gobierno en funciones neerlandés está “muy preocupado por la propagación de variantes del coronavirus que son aún más contagiosas que el virus que ya conocemos” y quiere “retrasar al máximo el momento en que estas nuevas variantes del virus se impongan”.

El empeoramiento de la situación sanitaria en esta tercera ola, con fuertes repuntes de contagios en países como España o Portugal, ha llevado a los líderes a permitir de nuevo las restricciones a los viajes no esenciales, como ya hicieron en primavera, pero lograron evitar durante la segunda ola.

No obstante, el objetivo es no repetir el bloqueo de las fronteras interiores que se vivió en marzo y abril, con camiones atascados sin poder cruzar.

“Esto no debe volver a pasar”, dijo este jueves la canciller alemana, Angela Merkel. 

Certificado de vacunación

Los jefes de Estado y de Gobierno también debatieron la propuesta del primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, de crear un pasaporte de vacunación a nivel comunitario, con el objetivo de incentivar el turismo y la economía. 

Sin embargo, la idea plantea dudas legales y políticas por la posibilidad de limitar los derechos de las personas que no quieran o no puedan vacunarse y se limitaron a aceptar la creación de un certificado médico europeo que ayude a las autoridades sanitarias a estudiar la evolución de la pandemia. 

Acelerar vacunación 

En la reunión hubo “muchas preguntas sobre la transparencia y el calendario de suministro de las diferentes vacunas”, explicaron fuentes europeas.

Los líderes europeos también hicieron un llamamiento a acelerar el proceso de vacunación, ante las críticas de varios países ante la lentitud en la distribución de la vacuna de Pfizer-BioNTech. 

Von der Leyen presentó en la cumbre su propuesta de haber vacunado en verano al 70 % de la población adulta y en marzo al 80 % de los profesionales sanitarios y a las personas de más de 80 años. 

Europa adopta nuevas restricciones por rebrote de COVID-19

Mientras el mundo se acerca al millón de muertes por el nuevo coronavirus, la crisis de salud se ha ido deteriorando en toda Europa: Gran Bretaña trabaja en la elaboración de nuevas restricciones, España tomó medidas drásticas de nuevo en Madrid y la República Checa sustituyó a su ministro de Sanidad por un epidemiólogo debido a un brote de infecciones.

El creciente impulso para reimponer duras restricciones en Europa para combatir un azote que parecía estar bajo control a principios de año contribuyó a una fuerte caída en Wall Street por la mañana. El promedio industrial del Dow Jones bajó más de 900 puntos, o el 3.4%, y el S&P 500 cayó un 2.6%.

En Gran Bretaña se prevé que el primer ministro Boris Johnson anuncie el martes una ronda de restricciones para frenar la propagación de la enfermedad. El director médico británico Chris Whitty advirtió que los casos se están duplicando cada siete días, y la experiencia en otros países muestra que eso pronto llevará a un aumento en las muertes.

Los directores de salud de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte elevaron el lunes la alerta nacional por Covid-19 de tres a cuatro, el segundo nivel más alto. Más de 4,300 nuevas infecciones fueron reportadas el lunes, un nivel no visto desde principios de mayo.

En Francia, donde las infecciones alcanzaron un récord el fin de semana con más de 13,000 nuevos casos en 24 horas, las autoridades de salud abrieron nuevos centros de pruebas en la región de París para reducir las filas y los retrasos. Italia añadió París y otras partes de Francia a su lista negra de Covid-19, exigiendo a los viajeros de esas regiones muestren que salieron negativos en una prueba de detección o se sometan a pruebas a su llegada.

Y la capital noruega prohibió las reuniones de más de 10 personas en casas particulares después de un aumento en los casos, e instó fuertemente a las personas a usar mascarillas al viajar en transporte público en medio de una huelga de conductores de autobuses que obligó a muchos viajeros a tomar el tranvía.

“La situación en Oslo es grave. Debemos detenerla y tenemos que hacerlo ahora”, dijo el alcalde Raymond Johansen.

En Madrid y sus comunidades vecinas, la policía comenzó a detener a la gente que entraba y salía de los barrios de clase trabajadora que han sido parcialmente cerrados para combatir la propagación de coronavirus.https://tpc.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

Las autoridades dijeron que, a partir del miércoles, unos 860,000 residentes deben demostrar que sus viajes fuera de sus barrios están justificados por motivos laborales, de estudio o médicos, o serán multados. Los parques están cerrados, y las tiendas y restaurantes en las zonas afectadas están limitadas a una ocupación del 50%.

Los lugares afectados tienen algunas de las tasas de transmisión más altas de Europa. La medida ha sido recibida con protestas de personas que piensan que las restricciones están estigmatizando a los pobres.

Cerca de 20 millones de personas han perdido su empleo en Europa por la pandemia

Entre 15 y 20 millones de personas han perdido su empleo debido a la crisis del coronavirus, según las estimaciones de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), mientras que otras 42 millones han visto reducida su jornada.

“Por supuesto, hay muchas diferencias entre países, sectores y las medidas adoptadas en cada país”, ha apuntado el secretario general de la CES, Luca Visentini, quien ha señalado que una de las causas de la destrucción de empleo es la falta de acceso a una reducción de jornada.

“Al principio del confinamiento solo 16 de los 27 países de la UE tenían algún tipo de medida de compensación para la reducción de horario”, ha señalado Visentini. Para mediados de abril todos los países de la UE han adoptado estas medidas, ha destacado en un comunicado de la CES.

Con estas reducciones de jornada las empresas pueden mantener los puestos de trabajo con el apoyo público, dejar a sus trabajadores en casa sin tener que despedirlos y los trabajadores siguen recibiendo un ingreso, ha argumentado Visentini, que sin embargo se ha lamentado de que en muchos caso se haya tardado casi un mes en implantar esta respuesta.

Mientras el desempleo azota a EEUU los subsidios europeos mantienen a obreros trabajando

A casi dos meses de iniciada una contracción económica mundial sin precedentes, la tasa de desempleo de Estados Unidos se disparó a 14,7 por ciento, una situación peor a la registrada en Europa y otros países desarrollados como Japón e Inglaterra.

Los efectos del coronavirus han significado un brusco retroceso para Estados Unidos, que en años anteriores a la pandemia del coronavirus disfrutaba de uno de los mercados laborales más fuertes del mundo desarrollado. Hace apenas unos meses, la tasa nacional de desempleo era de 3,5 por ciento, la más baja en 50 años y muy por debajo de la tasa prometio de 6,2 por ciento en la Unión Europea.

El reporte de empleo publicado por el Buró de Estadísticas Laborales de Estados Unidos (BLS, por sus siglas en inglés) indicó que el país ha perdido 20,5 millones de empleos en un período de un mes que cerró a mediados de abril, una cifra abrumadora y sin precedentes en su historia económica. Las pérdidas de empleo afectaron todas las industrias, con las de entretenimiento y hotelería siendo las más afectadas.

La publicación de los datos del BLS se produce un día después que el Departamento del Trabajo reportara que unos 3,2 millones de estadounidenses adicionales habían presentado solicitudes de cobertura del programa de desempleo en la última semana. Con esto, en las siete semanas desde que inició el confinamiento por el coronavirus, 33,5 millones de estadounidenses estarían en el desempleo

EE.UU: Trabajadores federales solicitan beneficios por desempleoEE.UU: Trabajadores federales solicitan beneficios por desempleo

Las cifras de estadounidenses recibiendo ayuda por desempleo fluctúa pues no todos los que piden ayuda son aprobados, y otros encuentran nuevos trabajos. El Departamento del Trabajo también monitorea las solicitudes que son contínuas, el número de personas que actualmente reciben beneficios. Ese número, que es reportado una semana después que se publica el número de solicitudes, aumentó a 22,6 por ciento en la semana que terminó el 25 de abril, la cifra más alta en los registros.

El ritmo de los despidos en la economía más grande del mundo no se había visto desde los tiempos de la Gran Depresión, en los años 1930.

En Europa, en contraste, la tasa promedio de desempleo ha aumentado de forma mucho menos dramática, y se espera que aumente a aproximadamente un 9,5 por ciento en el 2020, según las proyecciones publicadas el miércoles por la Comisión Europea.
 
Europa sin duda afrontará una contracción económica severa como resultado de la pandemia. Esta semana, el Pronóstico de Primavera 2020 de la Comisión Europea, pronosticó “una profunda y dispareja recesión” y “una recuperación incierta”. Algunos países, como Italia, Grecia y España, que ya afrontaban tasas de desempleo de dos dígitos desde antes de la pandemia, verán sus tasas subir a casi un 20 por ciento, según el reporte.

El mercado contraste entre las cifras de desempleo de Estados Unidos y los de la mayoría de los países europeos refleja las distintas opciones de políticas tomadas por los legisladores en Washington y en Europa. Casi de forma general, los gobiernos europeos han venido subsidiando los salaries de los trabajadores de empresas privadas, en algunos casos llegando a pagarles para que se queden en casa.

“Los gobiernos europeos están optando por usar sus fondos para desempleo para mantener a los trabajadores ligados a las empresas para las que trabajan mediante lo que se conoce como trabajo-compartido, o programas de compensación de corto plazo”, dijo Robert E. Scott, economista y director de comercio y políticas de manufactura con en el Instituto de Políticas Económicas de Washington.

“Eso significa que los trabajadores mantienen los beneficios relacionados con esos empleos”, dijo. “Pero también, más importante, mantiene a los empleados ligados a la empresa y no en el desempleo”.

Estos programas cumplen dos funciones. La más inmediata es que garantizan que millones de personas que podrían afrontar un desastre financiero si perdiesen sus fuentes de ingresos, pueden mantenerse solventes. En el largo plazo, los programas son diseñados para mantener la conexión entre trabajadores y empleadores, facilitando la reactivación de las empresas una vez pase la crisis.

VOA: EE.UU. y Europa adoptan nuevas medidas contra pandemia de COVID-19Las autoridades en EE.UU. y Europa adoptan nuevas medidas contra la pandemia de COVID-19, mientras dos congresistas estadounidenses dan positivo al coronavirus. Desde la Voz de América en Washington informa Luis Alberto Facal.

En Francia por ejemplo, el programa chômage partiel, que significa “desempleo parcial”, tiene a más de la mitad de los trabajadores del sector privado recibiendo pagos de subsidios gubernamentales a pesar de que o no están trabajando o trabajan jornadas sustancialmente reducidas.

En Alemania, el gobierno ha activado un programa llamado Kurzarbeit, que significa “trabajo de corto plazo” para cubrir hasta dos terceras partes del salario de los trabajadores. El programa alemán es uno que ha ayudado a mantener la viabilidad económica en crisis económicas anteriores.
Medidas similares han sido adoptadas en todo el continente, con los gobiernos cubriendo, en algunos casos, más del 80 por ciento del salario de los trabajadores.

En Estados Unidos, los legisladores han intentado crear programas similares mediante el Programa de Protección de la Planilla, el cual fue creado por la Ley de asistencia para atender el coronavirus. El esfuerzo de 669.000 millones busca ofrecer préstamos condonables a las empresas que usen los fondos para mantener a los empleados en planilla.

La implementación del programa sin embargo ha sido complicado. Muchos negocios no lograron acceder a los fondos en tiempo razonable, algunos aún no han recibido los fondos prometidos, y cientos de millones de dólares fueron a parar a manos de grandes empresas que cotizan en bolsa y que no estaban supuestas a beneficiarse del programa.

Los legisladores han indicado que otros paquetes adicionales de asistencia relacionados al coronavirus serán considerados en Estados Unidos, pero aún si eso ayuda a reducir las futuras solicitudes de ayuda por desempleo, el aumento de estadounidenses desempleados tendrá un efecto negativo en el proceso de recuperación de la economía.

“Los beneficios macroeconómicos de tener un programa de compensación de corto plazo, como el de Alemania, o incluso los de Inglaterra o Canadá, son que si se mantiene el flujo de ingresos de los trabajadores, eso significa que podrán pagar por comida, pueden pagar alquileres, y no acumulan deuda durante el confinamiento”, dijo Scott.

“Y entonces,  cuando se reactive la economía y, si en algún momento se reactivará, los gastos de esos consumidores se recuperarán mucho más rápido que en Estados Unidos”.