Tag: COVID-19 EN ESTADOS UNIDOS

EEUU: Coronavirus aumenta en estados claves antes de elecciones

Cuando faltan poco más de dos semanas para la elección presidencial en Estados Unidos, preocupa el aumento de casos de coronavirus en estados cruciales. Funcionarios electorales y votantes temen caos o exposición al virus en las casillas, pese a meses de planificación.

La perspectiva de que trabajadores en las urnas se retiren a última hora porque están infectados, en cuarentena o asustados tiene a las autoridades electorales de estados como Iowa y Wisconsin abriendo más localidades para votaciones tempranas, reclutando trabajadores de reserva y alentando a los votantes a planear para colas largas y otros inconvenientes.

Los casos confirmados del virus y las muertes por COVID-19 están aumentando en estados decisivos como Iowa, Michigan, Minnesota, Pensilvania, Ohio y Wisconsin.

Wisconsin rompió esta semana récords de casos nuevos, muertes y hospitalizaciones, lo que llevó a la apertura de un hospital de campaña para lidiar con el exceso de pacientes. El gobernador Tony Evers dijo que planea activar la Guardia Nacional en el estado para cubrir cualquier vacante en los sitios de votación.

Aunque realizar elecciones presidenciales durante una pandemia es un “asunto complicado”, dijo el gobernador, “la gente está lista para tener esta elección y pienso que será una elección exitosa con muy pocos problemas”.

En Iowa, la auditora del condado Scott Roxanna Moritz abrió sitios adicionales para votaciones adelantadas en Davenport, la tercera mayor ciudad del estado y sus alrededores, para tratar de reducir el número de personas depositando boletas el Día de la Elección y prevenir que el virus se disemine en precintos grandes.

“Tenemos que recordar que hay algo llamado COVID”, dijo Moritz. “Nuestros números no están mejorando. Mientras más personas voten temprano, mejor”.

La reciente trayectoria de la pandemia en el estado ha llevado a algunos residentes que siempre han votado en persona el Día de la Elección a reconsiderar esa tradición.

El jubilado Ray Lohse, de 68 años, votó el jueves en una biblioteca en Davenport que las autoridades electorales abrieron para votaciones tempranas. Dijo que le preocupaban la posibilidad de largas colas y la exposición al coronavirus el 3 de noviembre y que consideró votar por correo, pero en lugar de ello decidió aprovechar la extensión de la opción en persona.

“Me gusta la idea de aun así ir a votar”, dijo Lohse.

En algunos estados, votar temprano aún conlleva riesgos de salud. Los votantes en Georgia, Texas y otras partes encontraron colas de horas y centenares de personas, En Georgia, casi una cuarta parte de los trabajadores de un almacén donde se mantienen suministros electorales y equipo de votación dieron positivo del coronavirus.

Cuomo amenaza con retener fondos para la ciudad de Nueva York por no aplicar ley y frenar el COVID-19

El manejo de la crisis sanitaria tras el surgimiento de focos de contagios por COVID-19 en varias zonas de la ciudad de Nueva York tomó un nuevo giro este miércoles. El Gobernador del estado Andrew Cuomo envió un ultimátum a los gobiernos locales y a las escuelas públicas y privadas, en el que les advierte que perderán los fondos estatales si no cumplen las regulaciones de seguridad para frenar el virus.

“En primer lugar, estamos enviando una notificación a los gobiernos locales precisando que deben hacer cumplir la ley de salud pública bajo la Sección 16. Si el gobierno local no hace cumplir la ley de manera efectiva, retendremos los fondos”, advirtió.

Cuomo agregó que, si los gobiernos locales y a las escuelas públicas y privadas violan la orden de la Sección 16, “retendremos los fondos. Esta es una última advertencia”.

Temor a consecuencias políticas

En su comparecencia diaria con los medios, Cuomo se mostró claramente decidido a exigir el cumplimiento de las regulaciones y de paso dejó entrever que en Borough Park, Brooklyn, varias yeshivas (escuelas ortodoxas judías) privadas han ignorado la orden de cierre, como consecuencia de la pasividad del Alcalde.

El gobernador insinuó que el alcalde De Blasio teme las consecuencias políticas asociadas con la aplicación de las órdenes de cierre en ese vecindario judío.

“No quieren hacer cumplir la ley. ¿Por qué? Porque es políticamente sensible. La comunidad de la que estamos hablando hoy es una comunidad políticamente poderosa … así que entiendo que no quieren incurrir en la ira y las desventajas políticas”, dijo Cuomo sin citar al Alcalde por su nombre.

El Gobernador ofreció una panorámica sobre la situación sanitaria y destacó que la tasa de pruebas positivas en las áreas identificadas como ‘puntos calientes‘ es del 6.29%; la positividad en el estado de Nueva York sin las áreas de enfoque de la zona roja incluidas es del 0.95 % mientras se produjeron 7 muertes por COVID-19 en el estado el miércoles.

Retención de fondos

Cuomo hizo énfasis que el estado de Nueva York retendrá fondos para las localidades y escuelas en las zonas identificadas por su alta positividad por COVID-19 que no cumplan con las leyes de salud pública.

“Sabemos que se supone que las escuelas públicas y privadas en las zonas rojas deben estar cerradas. Hemos confirmado que hubo infracciones donde estaban operando las yeshivas, tanto como en las reuniones religiosas que excedieron las pautas. Esto es particularmente un problema en los condados de Brooklyn, Orange y Rockland”, declaró el gobernador Cuomo.

El ejecutivo explicó que el Departamento de Salud del Estado de Nueva York (DOH) enviará una carta advirtiendo a los gobiernos locales de las ‘zonas rojas’, que perderán los fondos estatales si no hacen cumplir los límites estatales sobre las reuniones y el cierre de las escuelas. El documento, detalló Cuomo, se enviará a la ciudad de Nueva York, el condado de Orange, el condado de Rockland, la ciudad de Ramapo y el pueblo de Spring Valley.

Cuomo se mostró frustrado y comentó que intentó por varios medios motivar a los líderes locales a que apliquen la ley, pero, dijo, no obtuvo resultados. “Así que espero que esto los motive, porque nada más de lo que he hecho los ha motivado”, dijo Cuomo sobre el ultimátum.

Al responder sobre el monto al que podrían llegar las retenciones a la ciudad de Nueva York, el Gobernador se limitó a decir que “podría ser una cantidad significativa”.

“Tenemos la autoridad para incautar todos los fondos a una localidad. ¿Cuánto los penalizaremos? Depende, y será a nuestra discreción”, concluyó.

De Blasio: “Hemos hecho algunos avances”

En contraste, el alcalde De Blasio se mostró optimista de los esfuerzos de su administración para contener la propagación de la COVID-19 y destacó que el “progreso” alcanzado se había alcanzado gracias a un esfuerzo comunitario en los vecindarios identificados como “puntos calientes”.

“Lo que estamos viendo, afortunadamente, es algo que se estabiliza, ciertamente en la ciudad en general y en particular en las comunidades que se han visto más afectadas”.

El gobernador Cuomo, particularmente ha sido crítico de la gestión del alcalde en el manejo de la crisis del coronavirus, particularmente en cuanto a la ejecución de las precauciones y medidas de seguridad. El mandatario estatal ha apuntado contra De Blasio como responsable de los recientes brotes de COVID-19, diciendo que son el resultado directo de la falta de aplicación rigurosa de las medidas de prevención.

De Blasio ha sido cauto y su estrategia más bien se enfila a mostrar sus propios resultados e insistió en que, “el panorama general es estable y eso es una buena noticia”.

“Necesitamos ver más avances, obviamente, en las zonas de mayor preocupación. Estamos monitoreando otros vecindarios, áreas circundantes, para asegurarnos de que la situación esté contenida. Pero lo que estamos viendo en general, en términos de indicadores de la ciudad, sugiere que estamos haciendo algunos avances”, reiteró De Blasio.

El alcalde resumió señalando que esta es una semana verdaderamente decisiva.

“Tenemos que evitar que una segunda ola golpee la ciudad de Nueva York y tenemos el poder para hacerlo. Pero todos tienen que ser parte de esto. Las personas que no están haciendo lo correcto, por supuesto, tendrá que someterse a las disposiciones de ley”, subrayó De Blasio.

El alcalde anunció que iniciará una segunda ronda entre los neoyorquinos para instarlos a seguir hacerse la prueba y seguir los consejos básicos, que los expertos de salud han estado dando desde hace meses.

Ahora, una de las cosas que haremos es una nueva campaña, es recordarle a la gente, por ejemplo, lo importante que es usar una máscara en interiores de forma regular a menos que esté con personas que viven bajo el mismo techo. Es muy importante usar esa máscara con regularidad. Si vas a trabajar, si vas a una tienda, si estás en algún lugar con gente con la que no vives, usar esa máscara, hace una gran diferencia”, insistió.

Hijo menor de Trump dio positivo al COVID-19

Melania Trump confirmó hoy que su hijo de 14 de años, Barron Trump, dio positivo a coronavirus pero no tiene síntomas.

La Casa Blanca inicialmente dijo que había dado negativo, luego de que ambos padres dieran positivo más temprano este mes.

La Primera Dama dijo el miércoles que un segundo examen hecho a Barron había confirmado que tenía COVID-19.

Según el medio USA Today, después de que se confirmó el caso del hijo menor de los Trump, Melania dijo que se había hecho un tercer examen al que salió negativo.

“De una manera u otra me alivió que los tres pudimos pasar por esto al mismo tiempo para cuidarnos los unos a los otros. Desde eso ya dio negativo”, dijo la primera dama.

Por su parte, luego de su diagnóstico Melania dijo haber tenido dolor de cuerpo, tos, dolor de cabeza y cansancio extremo.

Estados Unidos roza los 215.000 muertos por el virus chino

Estados Unidos alcanzó la cifra de 7,760,593 casos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2 y la de 214,765 fallecidos por la enfermedad de la COVID-19, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Este balance a las 20.00 hora local (00.00 GMT del lunes) es de 50,965 contagios más que el sábado y de 460 nuevas muertes.

Pese a que Nueva York ya no es el estado con un mayor número de contagios, sí sigue como el más golpeado en cuanto a muertos en Estados Unidos con 33,294, más que en Perú, España o Francia.

Tan solo en la ciudad de Nueva York han muerto 23,883 personas.

A Nueva York le siguen en número de fallecidos Texas (16,971), California (16,576), Nueva Jersey (16,174) y Florida (15,364).

Otros estados con un gran número de muertos son Massachusetts (9,604), Illinois (9,230), Pensilvania (8,330), Georgia (7,416) o Michigan (7,219, sin variación respecto a la jornada anterior).

En contagios, California y Texas son los más afectados

En cuanto a contagios, California suma 854,712, le sigue Texas con 818,336, tercero es Florida con 734,491 y Nueva York es cuarto con 474,286.

El balance provisional de fallecidos -214,765- supera con creces la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100,000 y 240,000 muertes a causa de la pandemia.

El presidente estadounidense, Donald Trump, rebajó esas estimaciones y se mostró confiado en que la cifra final estaría más bien entre los 50,000 y 60,000 fallecidos, aunque luego auguró hasta 110,000 muertos, un número que también se ha superado.

Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que para las elecciones presidenciales del 3 de noviembre Estados Unidos llegará a los 235,000 fallecidos y para el 31 de diciembre a los 360,000.

Donald Trump dice que es “inmune” al COVID-19

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo ayer domingo que ya no tiene COVID-19 y que tenía la impresión de que era “inmune” al virus.

“Pasé la prueba más alta, los estándares más altos y estoy en muy buena forma”, dijo en una entrevista con el canal de noticias Fox NewsTrump. “Parece que soy inmune”, expresó.

Además, aseguró que no representaba un riesgo de contagio para los demás.

“Vencí este horrible virus de China”, prosiguió el mandatario de 74 años. “Tengo que decirles que me siento fantásticamente. Realmente me siento bien”, agregó.

Trump también defendió su manejo del virus desde el principio y señaló que inicialmente fue criticado por prohibir los viajes desde China en enero.

“Nunca debió haber sucedido, es culpa de China”, dijo Trump. “Hay quienes dicen que hicimos un trabajo fenomenal”, indicó al mencionar predicciones de que más de 2 millones de personas podrían morir en Estados Unidos y la cifra de muertos se ubica en los 200.000.

“Nunca debió haber sucedido, es culpa de China”, sentenció.

Trump tiene previsto liderar un mitin en Florida el lunes, otro el martes en Pensilvania, y un tercero el miércoles en Iowa.

Broadway anuncia suspensión de obras en Nueva York hasta mayo de 2021

La Liga de Broadway, asociación que representa la afamada industria teatral, anunció hoy que la suspensión en la venta de boletos para sus presentaciones en Nueva York hasta mayo 30 del 2021.

Las fechas exactas de regreso de los eternos favoritos del público como Wicked, The Lion King y Hamilton, será anunciada individualmente por cada producción cuando determinen el calendario.

“Con casi 97,000 trabajadores que dependen de Broadway para subsistir y un impacto económico anual de $14.8 mil millones para la ciudad, nuestra membresía está comprometida con re abrir lo más pronto posible mientras las condiciones nos permitan hacerlo. Estamos trabajando incansablemente con múltiples socios para sostener la industria cuando abramos el telón otra vez”, dijo la presidenta de la Liga, Charlotte St. Martin.

Aquellas personas que tenías boletos comprados hasta la fecha del cierre deben contactar el lugar donde los adquirieron para detalles de devolución del dinero.

Las presentaciones en Broadway se suspendieron originalmente en marzo 12 de este año cuando la pandemia por el COVID-19 apenas comenzaba. En ese momento, 31 producciones estaban corriendo y ocho nuevos estaban próximos a estrenarse.

No habrá segundo debate entre Trump y Biden

La Comisión de Debates Presidenciales (CPD, por sus siglas en inglés) anunció el viernes que ha decidido cancelar el segundo debate presidencial, puesto que ambos candidatos, debido a una serie de desavenencias sobre las medidas de seguridad sanitaria, “han anunciado ya planes alternativos para esa fecha”.

“La CPD anunció el 8 de octubre que, por la salud y la seguridad de todos los implicados, el segundo debate presidencial, agendado para el 15 de octubre, en Miami, se realizaría de manera virtual (…). Ambos han anunciado ya planes alternativos para esa fecha”, informó la comisión en un comunicado.

No se cierra la puerta, sin embargo, a que se celebre un último debate entre el presidente Donald Trump y el candidato demócrata a la presidencia, Joe Biden.

“Parece así evidente que no habrá debate el 15 de octubre y la CPD centrará su atención en los preparativos para el último debate presidencial, previsto para el 22 de octubre”, agrega la nota.

Después de que ambos candidatos protagonizaran un primer debate marcado por las constantes interrupciones y a raíz de que el presidente Trump anunciara que había dado positivo por COVID-19, la CPD propuso una serie de cambios en las reglas, entre ellas, que el republicano y el demócrata participaran de manera remota.

El presidente reaccionó afirmando que no participaría en semejante debate, pero poco después su equipo de campaña propuso posponer los dos restantes debates durante una semana, con la esperanza de que Trump no presente síntomas del coronavirus para entonces.

La campaña de Biden, por el contrario, anunció que acataría las nuevas reglas, pero rechazó aplazar los debates. Finalmente, señalaron que el candidato demócrata participará en el foro público que -en realidad- iba a ser el segundo debate. Ahora la CPD se desmarca del evento.

Biden arremete contra Trump por decir que no hay que tenerle “miedo” al virus chino

El aspirante demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, arremetió este lunes contra el presidente Donald Trump, su rival en las elecciones del 3 de noviembre, por afirmar que no hay que tenerle “miedo” al coronavirus, el cual ya deja más de 200.000 muertos en ese país.

Vi un tuit que hizo, me mostraron, dijo ‘No dejen que la covid controle su vida’”, indicó Biden a la estación de noticias Local 10 de Florida, mientras hacía campaña en ese estado, el cual es considerado clave para ganar los comicios del 3 de noviembre.

Que le diga eso a las 205.000 familias que perdieron a alguien”, afirmó, haciendo alusión a los muertos que por el momento superan los 210.000 en el país, a causa del coronavirus, uno de los más afectados del mundo en términos absolutos por la pandemia.

Biden siguió hablando del tema el lunes en un evento al aire libre en Miami, donde criticó al mandatario republicano por ignorar el uso de mascarillas para prevenir contagios.

“Espero que el presidente, después de haber pasado por lo que pasó, y me alegro de que parezca que está bastante bien, comunique la lección correcta al pueblo estadounidense: las mascarillas importan”, dijo Biden.

Y agregó: “Estas mascarillas son importantes. Importan, salvan vidas, previenen la propagación de la enfermedad”.

Asimismo, el candidato demócrata habló pocos minutos después de que Trump fuera dado de alta del centro médico militar Walter Reed en las afueras de Washington, donde estuvo internado desde el viernes al dar positivo.

Este lunes, el mandatario llegó a la Casa Blanca y dejó ver que la covid-19 le tiene sin cuidado, pues no solo se quitó el tapabocas, sino que durante todo el día estuvo enviando desde su cuenta de Twitter frases en las que aseguraba que no existe ningún peligro por cuenta de la pandemia.

En su mensaje, el mandatario aseguró que no se había sentido tan bien en los últimos 20 años, e hizo un llamado a no tenerle miedo al virus y a no dejar que domine la vida de las personas.

No dejen que domine su vida. Hemos desarrollado, bajo la administración Trump, algunos medicamentos y conocimientos realmente excelentes. ¡Me siento mejor que hace 20 años!”, escribió Trump.

Trump insinúa que es inmune al virus y anima a la gente a salir

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, insinuó este lunes tras dejar el hospital que ya es inmune al coronavirus y animó a la gente a salir y no temerle a la COVID-19 al escenificar un regreso triunfal a la Casa Blanca.

“Sé que hay un peligro, hay un riesgo, pero eso está bien. Ahora estoy mejor, quizás soy inmune, no lo sé. Pero no dejen (que el virus) domine sus vidas, salgan, tengan cuidado”, dijo Trump en un video grabado justo al llegar a la Casa Blanca y compartido en Twitter.

Trump, de hecho, difundió dos vídeos en su red social favorita, el primero de imágenes de su llegada en helicóptero a la Casa Blanca con música heroica de fondo y el segundo de un breve discurso grabado minutos después del aterrizaje.

“He aprendido muchas cosas sobre el coronavirus y una cosa que se del cierto es: no dejen que les domine, no le tengan miedo, lo vencerán, tenemos los mejores equipos médicos, los mejores medicamentos, y lo derrotarán”, aseguró el presidente.

“Fui (el viernes al hospital), no me sentía muy bien -añadió-, y hace dos días, me podría haber ido hace dos días, hace dos días ya estaba muy bien, mejor de lo que estado en mucho tiempo”, dijo.

Trump escenificó así un regreso triunfal a la Casa Blanca tras su breve hospitalización de tres días para tratarse de COVID-19, una enfermedad que en Estados Unidos se ha cobrado ya más de 210.000 vidas, más que en ningún otro país en el mundo.

Pese a ese triunfalismo, el médico del presidente, Sean Conley, reconoció que el mandatario “no está fuera de peligro” y que se encuentra de hecho en un “terreno no explorado” por otros pacientes de la COVID-19 debido al tipo de tratamiento que ha recibido.

También aseguró que “en la Casa Blanca tendrá un personal médico prestigioso a su disposición las 24 horas del día” como si siguiese en el hospital.

Alcalde de Nueva York busca cerrar puntos de rebrote de COVID-19 a partir esta semana

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, dijo ayer domingo que con el fin de contener la propagación de COVID-19 en lo que una vez fue el epicentro de la pandemia, ordenará a partir del miércoles el cierre de negocios no esenciales, así como escuelas en nueve vecindarios identificados como núcleos de coronavirus.

Al buscar la aprobación estatal para el confinamiento, de Blasio dijo que afectaría a nueve códigos postales donde las tasas de positividad al coronavirus se han disparado, a veces como resultado de la falta de distancia social y el uso de máscaras faciales. Indicó que los vecindarios en otros 11 códigos postales estaban en una “lista de vigilancia” debido a sus crecientes tasas de positividad.

Nueva York es uno de los 18 estados donde los casos no han aumentado en las últimas dos semanas, según un análisis de Reuters. Nueve estados han informado aumentos récord en los casos de COVID-19 durante los últimos siete días, principalmente en la parte superior del Medio Oeste y el Oeste, donde el clima frío está obligando a realizar más actividades en el interior.

Diseñador japonés Kenzo Takada muere por COVID-19Conocido por sus motivos coloridos y siluetas originales, que mezclaban inspiraciones japonesas, como el kimono, con otros cortes, Takada también incursionó en perfumes y líneas de cuidado de la piel.

Si el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, aprueba la medida, se ordenará a los vecindarios de Brooklyn y Queens que cierren todos los negocios, restaurantes y escuelas públicas y privadas que no sean esenciales. Cerca de 100 escuelas públicas y 200 escuelas privadas estarían cerradas entre dos y cuatro semanas, si se asegura la aprobación del estado, dijo.

De Blasio destacó que los estudiantes en el distrito escolar público más grande del país que se verían obligados a participar en el aprendizaje solo a distancia recibirían dispositivos que les permitirían continuar las clases, que anteriormente incluían el aprendizaje en persona.

El alcalde dijo que el cierre tenía como objetivo aliviar las preocupaciones de que el clima frío en los próximos meses obligará a más personas a permanecer en el interior y resultará en una segunda ola de propagación de enfermedades mortales, que recuerda la abrumadora cantidad de casos de COVID-19 que inundaron los hospitales de la ciudad de Nueva York en la primavera.

“Necesitamos contener la situación y absolutamente evitaremos una segunda ola”, dijo de Blasio en una conferencia de prensa el domingo.

Apuntó que las escuelas no eran la principal fuente de propagación del virus. “De dos escuelas en uno de estos códigos postales, solo una prueba dio positivo”, dijo de Blasio.

Trump “estable”, podría volver a la Casa Blanca el lunes, dicen sus médicos

El equipo médico del presidente Donald Trump dice que el mandatario está “estable” y si continúa mejorando podría ser dado de alta el lunes para continuar el tratamiento en la Casa Blanca.

Trump fue hospitalizado el viernes en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, en Bethesda, Maryland, tras mostrar síntomas moderados de COVID-19, después que dio positivo a una prueba de la enfermedad.

El médico principal del presidente, el doctor Sean Conley, dijo el domingo por la mañana que el mandatario fue tratado con un esteroide después de una caída en los niveles de oxígeno el sábado.

En una conferencia de prensa, el doctor Conley explicó también que el sábado por la mañana le administraron a Trump el esteroide dexametasona.  Dijo que el nivel de oxígeno del presidente se había reducido al 93%, pero que no tuvo problemas de respiración.

Agregó que la condición del presidente es estable y que el equipo médico espera que Trump no pase en cama este día y coma y beba con normalidad.

Otro de los médicos del presidente dijo que le habían administrado una tercera dosis de Remdesivir.

Un tercer galeno, el doctor Sean Dooley, indicó que si continúa la mejoría del mandatario es posible que sea dado de alta el lunes, para continuar su tratamiento en la Casa Blanca.

El sábado por la noche, el doctor Conley, expresó un optimismo cauteloso, dijo que el mandatario “sigue estando bien” y ha progresado desde su diagnóstico de COVID-19, pero agregó que el presidente “aún no estaba fuera de peligro”. 

En un video que tuiteó el sábado por la noche, Trump dijo que comenzaba a sentirse mejor y que esperaba “volver pronto”. Su médico dice que Trump se ha levantado y movido por su habitación sin dificultad y ha estado trabajando.

El sábado temprano, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, dijo: “Los signos vitales del presidente durante las últimas 24 horas fueron muy preocupantes, y las próximas 48 horas serán críticas en términos de su atención. Todavía no estamos en un camino claro hacia una recuperación completa”.

Más tarde esa noche, Meadows le dijo al programa de Fox News “Justice with Jeannine” que había preocupación por la condición del presidente el viernes. “Ayer estábamos muy preocupados”, dijo Meadows. “Él (Trump) tenía fiebre y su nivel de oxígeno en sangre bajó rápidamente”.

Temprano en el día, el grupo de médicos que trata al presidente dio un informe optimista.

“Esta mañana, el presidente está muy bien”, dijo Conley a los periodistas el sábado por la mañana en la entrada principal del Centro Médico Militar Nacional Walter Reed.

En su actualización del sábado por la noche, dijo que Trump ha recibido una segunda dosis de remdesivir, “permanece sin fiebre y sin oxígeno suplementario con un nivel de saturación entre el 96% y el 98% durante todo el día”.

Si bien el presidente no está fuera de peligro, sus médicos siguen siendo cautelosamente optimistas, dijo la declaración de Conley. Trump recibirá dosis adicionales de remdesivir el domingo y sus médicos continuarán monitoreándolo de cerca, concluyó el comunicado.

Trump en el hospital por COVID-19: ¿Qué pasa ahora?El diagnóstico del presidente llega a poco más de un mes de las elecciones presidenciales.

Conley, un médico osteópata y comandante de la Marina de los Estados Unidos, dijo a los periodistas que, en coordinación con un equipo de profesionales médicos del hospital de Bethesda, Maryland, había recomendado que llevaran a Trump allí el día anterior.

“En este momento, el equipo y yo estamos extremadamente contentos con el progreso que ha logrado el presidente”, dijo Conley, quien explicó que el jueves, el día en que Trump dio positivo por la enfermedad causada por el coronavirus, Trump tenía “una tos leve, algo de congestión nasal y fatiga, todos los cuales ahora se están resolviendo y mejorando”.

El médico dijo que no está claro cuánto tiempo deberá permanecer hospitalizado el presidente. No respondió preguntas sobre si Trump alguna vez había requerido oxígeno.

“Lo estamos monitoreando muy de cerca para detectar cualquier evidencia de complicaciones, ya sea de la enfermedad del coronavirus o de las terapias que estamos recetando para mejorarlo”, dijo el Dr. Sean Dooley, un internista.

“Está de muy buen humor”, dijo Dooley, y explicó que cuando el equipo de médicos completó sus rondas el sábado por la mañana, el presidente exclamó: “Siento que hoy podría salir de aquí”.

Trump sale del hospital por unos minutos para saludar a sus seguidores

Trump volvió a aparecer en Twitter con un video grabado desde el hospital, donde agradeció la atención que ha estado recibiendo por parte del personal médico asignado y también el apoyo que ha recibido de los seguidores que se congregaron esta mañana en las afueras del Hospital Walter Reed, a quienes les prometió una “visita sorpresa”. Poco más tarde, varios medios captaron al presidente dentro de una camioneta y saludando a la gente allí concentrada desde esta madrugada.

Por otra parte, Trump reconoció en el video haber “aprendido mucho sobre el Covid” en las pasadas horas y aseguró que esta experiencia de delicado estado de salud ha sido como una “escuela” sobre la seriedad del virus.

Aunque continua siendo incierto el estado de salud de Trump, se especula que podría ser dado de alta el lunes mismo.