Tag: COVID-19 EN NUEVA YORK

Nueva York honra a sus 30.000 muertos por la pandemia

Nueva York recordó la noche del domingo en una emotiva ceremonia frente al puente de Brooklyn a los más 30.000 residentes muertos por la pandemia, el día que se cumple un año desde el primer fallecimiento registrado en la ciudad por el coronavirus.

La escala de tragedia en la ciudad, que durante la primavera de 2020 fue el epicentro mundial de la pandemia, con un número de muertes y hospitalizaciones que no se registraba en ninguna otra ciudad del mundo en ese momento, es más de diez veces superior a las muertes que provocaron los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Familiares de las víctimas recordaron a sus fallecidos frente al puente de Brooklyn, sobre el que se proyectaron las imágenes de algunos de los que sucumbieron a la enfermedad, que se cebó con barrios como Queens, Brooklyn o el Bronx.

La ceremonia, en la que participaron líderes religiosos cristianos, judíos y musulmanes, contó con la emotiva intervención de Carolina Juárez, neoyorquina que perdió a su padre mexicano por el COVID-19, quien aseguró que recuerda a su progenitor cada vez que pasea por los lugares en los que compartieron momentos en Harlem.

Las imágenes de cientos de neoyorquinos que perdieron la vida a causa del COVID-19 fueron proyectadas en el puente de Brooklyn el domingo por la noche, como parte del monumento virtual de la ciudad para honrar la memoria de las víctimas locales de la pandemia.

Agradecen al personal sanitario

El alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, aseguró que la pandemia “ha tocado a todos los neoyorquinos de una manera o de otra” citó en español al Nobel colombiano de Literatura Gabriel García Márquez para recordar a las víctimas: “Nadie podrá quitarte los bailes que ya hayas tenido”.

Los intervinientes coincidieron en agradecer el sacrificio del personal sanitario y de los miembros de los servicios de emergencia en este año de pandemia, que saturó los hospitales en primavera, puso a muchos negocios al borde de la quiebra y ha vaciado la ciudad de gran parte de la actividad con la que vibraba cada día.

Los avances en la campaña de vacunación en Nueva York permiten ver la luz al final del túnel para “la ciudad que nunca duerme”, que ha comenzado a levantar restricciones a negocios, restaurantes, eventos deportivos y ha reabierto los colegios.

Cerca de dos millones de personas en la ciudad de Nueva York ya ha recibido al menos una dosis de la vacuna, aunque los barrios más afectados por la pandemia, aquellos de bajos ingresos, de mayorías latinas y negras, como el Bronx, siguen rezagados en el avance de la inmunización.

Denuncian que asistentes de Cuomo modificaron informe sobre muertes en hogares de ancianos por Covid-19

Cuando los principales asesores del gobernador de Nueva York Andrew Cuomo recibieron un informe escrito por funcionarios de salud estatales, que incluía un recuento de cuántos residentes de hogares de ancianos en Nueva York habían muerto a causa de la pandemia hasta junio de 2020, se alarmaron.

El número de ancianos que habían muerto por COVID-19 en el estado era de más de 9,000 para ese momento en junio del año pasado, y no era conocido por el público, y los asesores de mayor rango del gobernador querían mantenerlo así.

Por lo que reescribieron el informe para publicarlo, según entrevistas y documentos revisados por The New York Times.

La extraordinaria intervención, que se produjo justo cuando el Cuomo comenzaba a escribir un libro sobre sus logros pandémicos, fue el acto más temprano conocido hasta ahora en lo que los críticos han llamado un esfuerzo de un mes por parte del gobernador y sus ayudantes para oscurecer el alcance total del hogar de ancianos. fallecidosreportado el jueves por el diario The New York Times.

Sólo después de que el fiscal general del estado revelara a principios de este año que se habían subestimado miles de muertes de residentes de hogares de ancianos, Cuomo finalmente dio a conocer los datos completos, diciendo que los había retenido por temor a que la administración Trump pudiera llevar a cabo una investigación por motivos políticos sobre la situación del manejo estatal del brote de COVID-19 en hogares de ancianos en el estado.

Pero Cuomo y sus ayudantes en realidad comenzaron a ocultar los números meses antes, cuando sus ayudantes estaban luchando contra sus propios altos funcionarios de salud, y mucho antes de que llegaran las solicitudes de datos de las autoridades federales, según documentos y entrevistas con seis personas con conocimiento directo de la situación, quienes solicitaron el anonimato para describir los debates a puertas cerradas.

El papel central desempeñado por los principales asesores del gobernador refleja hasta dónde ha llegado Cuomo en medio de una pandemia mortal para controlar los datos, dejar de lado la experiencia en salud pública y reforzar su posición como líder nacional en la lucha contra el coronavirus.

Mientras se redactaba el informe de muertes por la pandemia en asilos de ancianos, los datos del Departamento de Salud, contenidos en un gráfico revisado por The Times que se incluyó en un borrador, indicaron que el número de muertos es aproximadamente un 50 % más alto que la cifra que la administración de Cuomo citó públicamente en ese momento.

El Departamento de Salud trabajó en el informe con McKinsey, una firma consultora contratada por el gobernador Cuomo para ayudar con la respuesta a la pandemia.

El gráfico que crearon comparó las muertes en hogares de ancianos en Nueva York con otros estados. El total de 9,250 muertes de Nueva York superó con creces al del siguiente estado más alto, Nueva Jersey, que tenía 6,150 en junio de 2020.

Los cambios buscados por los asistentes del gobernador alimentaron amargos intercambios con los funcionarios de salud que trabajaban en el informe. El conflicto acentuó una relación ya tensa y en desarrollo entre Cuomo y su Departamento de Salud, una que impulsaría un éxodo de los principales funcionarios de salud pública del estado.

Cuomo, de una crisis a otra

El control del poder de Cuomo se vio afectado por una ola de escándalo la semana pasada, cuando tres mujeres han acusado al gobernador de conducta inapropiada, incluido el acoso sexual en el lugar de trabajo.

El miércoles, el gobernador de Nueva York se disculpó públicamente por sus acciones, que pronto serán sometidas a una investigación independiente supervisada por el fiscal general del estado.

Pero esa crisis sobre el comportamiento de Cuomo con las mujeres se produjo justo cuando su administración había estado lidiando con la agitación política generada por la manipulación de los datos de muertes por la pandemia de coronavirus en los asilos de ancianos, que causó que los legisladores de Nueva York tomaran medidas para despojarlo de los poderes de emergencia que se le habían otorgado durante la pandemia, y los fiscales federales en Brooklyn abrieron una investigación por separado sobre este asunto también.

Por el Covid-19, Nueva York recibe el año sin grandes festejos

Tanto el jefe de la policía de Nueva York, Estados Unidos, Terence Monahan, y autoridades como el alcalde, Bill de Blasio, y el gobernador, Andrew Cuomo, recomendaron a los ciudadanos no asistir a Times Square a la tradicional noche de Año Nuevo.  La cancelación no es un tema nuevo, pues desde el 23 de septiembre la Alianza por Times Square anunció que la tradicional caída de la bola y el conteo para despedir al año se haría de manera virtual.

Tampoco habrá fuegos artificiales en Manhattan, Coney Island ni en Prospect Park, en Brooklyn, ya que para evitar reuniones masivas las autoridades decidieron cancelar los eventos. La tradición del festejo de fin de año en Times Square data de 1907 e inició como un acto de promoción del diario New York Times, en ese tiempo dueños del edificio. La caída de la bola se suspendió en 1942 y 1943 durante la Segunda Guerra Mundial, dos años en los que las multitudes se reunieron en la mítica plaza a guardar un minuto de silencio en memoria de las víctimas del conflicto.

Y ahora, por la pandemia de covid-19, el evento se realizará de manera virtual. En la primavera, Nueva York llegó a ser la región más afectada del mundo por el nuevo coronavirus, aunque luego se logró domar la curva de los contagios, llegando a tener los niveles muy bajos en todo el país durante agosto y septiembre. Con la reapertura de muchas de las actividades no esenciales, el turismo ha regresado a la Gran Manzana y aunque no a los niveles acostumbrados, sí lo suficiente como para encender de nueva cuenta las alertas.  Ayer, el gobernador, Andrew Cuomo, informó que hasta el martes había casi 8 mil personas hospitalizadas por covid-19 en el estado. También, anunció que el porcentaje de positivos asciende ya a 8.66% —llegó a estar abajo de 1 % en el verano— además de que hubo 144 fallecidos el 29 de diciembre.

Gobernador Cuomo da luz verde para reabrir museos y bowlings en Nueva York

Desde este lunes 17 los centros de bowling en todo el estado Nueva York podrán reabrir, pero sólo al 50% de su capacidad, anunció ayer el gobernador Andrew Cuomo durante una conferencia de prensa telefónica.

El servicio de comida y bebida se limitará al área donde se encuentren los clientes, quienes deberán usar mascarillas y mantenerse en los carriles donde estén jugando.

“Vienen a ti”, explicó Cuomo en referencia a los meseros. “No vas a un bar. No vas a una concesión de alimentos, ellos vienen a ti”.

Una semana después, el lunes 24 las instituciones culturales de bajo riesgo como museos y acuarios pueden reabrir en NYC al 25% de su capacidad, como ya se les había autorizado en otras regiones del estado. Se requerirá la emisión de boletos por anticipado para horas “preestablecidas”, evitando aglomeraciones.

El gobernador también dijo que los esperados protocolos para reabrir los gimnasios se anunciarán el próximo lunes, acotó New York Post.

Cuomo justificó las nuevas medidas al explicar que Nueva York ha visto una tasa de infección por COVID-19 de menos del 1% durante siete días seguidos, luego de ser el estado más afectado del país.

Sin embargo, todavía no existe una guía sobre cuándo se puede reanudar el servicio interior en los restaurantes de NYC, una clave para la reactivación del empleo, el turismo y la recaudación fiscal.

Miles de propietarios de gimnasios en todo Nueva York han presentado una demanda colectiva contra el gobernador Cuomo y la fiscal general del estado, Letitia James, con el objetivo de levantar las órdenes ejecutivas que mantienen cerrados sus negocios y recuperar las ganancias perdidas.

Nueva York entra en la Fase 4 de reapertura

Las autoridades del estado y la ciudad de Nueva York desplegaron un intenso trabajo durante el fin de semana con el objetivo de garantizar una transición ordenada que se inició ayer lunes a la Fase 4 de su plan de reapertura, un síntoma inequívoco de que el virus continúa retirándose, mientras sigue azotando a otros estados del país.

El gobernador Andrew Cuomo en su informe diario sobre la evolución de la crisis sanitaria señaló que solo el 1.08% de 46,204 pruebas de COVID-19 en el estado de Nueva York dieron positivo el sábado, y la cantidad de personas hospitalizadas con el virus, 722, fue la más baja desde mediados de marzo.

“Continuamos avanzando a través de la pandemia de COVID-19 frente a una explosión continua de casos en todo Estados Unidos, y eso se refleja en las hospitalizaciones de hoy, el número más bajo desde el 18 de marzo, y la tasa de casos positivos”, dijo el gobernador.

El gobernador también confirmó 502 casos adicionales de nuevos coronavirus, lo que eleva el total estatal a 406,807 casos confirmados en el estado de Nueva York.

“Durante estos tiempos de confinamiento y frustración, sé que es tentador estar cansado de las muchas reglas y directrices que ha emitido el estado, pero reitero que esta pandemia está lejos de terminar, y el increíble cumplimiento y la fortaleza de los neoyorquinos son partes clave de nuestra capacidad de luchar contra el COVID-19. Llamo a los neoyorquinos a mantener el distanciamiento social, usar mascarilla, lavarse las manos y a estar vigilantes en Nueva York”, agregó Cuomo.

Con su ingreso este lunes a la Fase 4, la ciudad de Nueva York será la última región del estado en hacerlo. El gobernador Cuomo como el alcalde Bill de Blasio, anticiparon que en esta fase se podría reanudar la producción de películas y series de televisión, los lugares de arte y entretenimiento al aire libre de bajo riesgo, como los jardines botánicos y los zoológicos, también pueden reabrir a una capacidad reducida.

El alcalde De Blasio aclaró que todavía no se permitirá comer en interiores de los restaurantes y que los museos y centros comerciales permanecerán cerrados por el momento.