Tag: COVID-19 EN TEXAS

Gobernador de Texas autoriza la reapertura de bares

Los bares de Texas podrán empezar a reabrir por primera vez desde junio, informó el miércoles el gobernador Greg Abbott, poniendo fin a una de las últimas medidas de cierre para combatir el coronavirus implementadas luego de un brote letal durante el verano.

Sin embargo, la orden de Abbott no permite que los bares reabran completamente, y no en todas partes. Tendrán que operar al 50% de su capacidad a partir de la próxima semana, y sólo en los condados que lo autoricen.

Hace unos días, Texas supero las 16,000 muertes a causa del coronavirus y está cerca de alcanzar los 800,000 casos confirmados. El mes pasado, Abbott comenzó a retirar algunas restricciones impuestas para prevenir los contagios por primera vez desde que un repunte de casos durante el verano afectó a Texas, abrumando los hospitales de Houston y a lo largo de la frontera con México.

Aunque el número de casos ha disminuido drásticamente desde agosto, las hospitalizaciones en Texas se han mantenido estables en unos 3,200 pacientes durante dos semanas. Otros estados están registrando repuntes de casos, incluido Wisconsin, donde las autoridades de sanidad anunciaron el miércoles que se abrirá un hospital de campo la próxima semana en los terrenos de la feria del estado cerca de Milwaukee.

A nivel nacional, alrededor de 30,000 pacientes con coronavirus están hospitalizados, de acuerdo con el COVID Tracking Project.

La forma en la que Abbott ha manejado la pandemia ha sido criticada no sólo por los enojados propietarios de bares, sino también por la derecha de su propio partido. Activistas conservadores, que han impulsado la agenda del Partido Republicano durante años, han presentado múltiples demandas en las que acusan al gobernador de excederse con sus órdenes de confinamiento y por emitir una orden para el uso de mascarillas a nivel estatal.

Estados Unidos Tormenta tropical Hanna baña el sur de Texas en medio de crisis de COVID-19

Un día después de tocar tierra como un huracán, Hanna azotó la costa del Golfo de Texas el domingo con fuertes vientos y lluvias torrenciales que destruyeron barcos, inundaron las calles y dejaron sin electricidad en una región que ya se estaba recuperando de un aumento en los casos de coronavirus.

Reducida a una tormenta tropical, Hanna se situó sobre la frontera entre Estados Unidos y México con vientos cercanos a 50 mph (85 kph), dijo el Centro Nacional de Huracanes. Se esperaba que descargara hasta 18 pulgadas de lluvia (45 centímetros) en partes del sur de Texas y el noreste de México.

Las comunidades fronterizas cuyos sistemas de atención médica ya estaban tensos por los casos de COVID-19, con algunos pacientes trasladados por avión a ciudades más grandes, se encontraron lidiando con Hanna.

El Dr. Ivan Meléndez, la autoridad de salud en el condado de Hidalgo, Texas, estaba tratando a un paciente durante la noche en un hospital cuando notó que el agua se acumulaba en el piso.”Pensé: Oye, algo está goteando”, dijo Meléndez. “La enfermera me mira y dice: “Mira detrás de ti . Miro y veo que esta agua viene y viene y baja por la pared”.

El agua fluía a través de un respiradero en la habitación, que se había adaptado con un ventilador para crear presión negativa y evitar que el virus se propagara por el hospital.

Después de conducir a casa en medio de la tormenta en medio de la noche, Meléndez quedó atrapado el domingo por la mañana en su casa por árboles caídos y no tenía electricidad. Utilizó el teléfono para discutir si colocar a una mujer de 58 años en un respirador, una decisión que sintió incómoda sin ver al paciente en persona.

Suben casos de COVID-19 en Texas tras reanudar actividades

Dos semanas después de la reanudación de actividades económicas en Texas, los casos de coronavirus van al alza, siguen surgiendo nuevos brotes y, en el restaurante Guero’s Taco Bar de Austin, donde se puede ver ocasionalmente a algunas celebridades, el registro de cada comensal y el sitio donde se sentaron está en desarrollo a regañadientes.

“Parece una enorme invasión a la privacidad”, comentó la propietaria del restaurante Cathy Lipincott, quien pese a eso trata de cumplir con las directrices de salud pública de Austin al pedirles, mas no requerirles, a los comensales que den su información.

Pocos estados están levantado restricciones más rápido que Texas, donde las órdenes de permanecer en casa expiraron el 1 de mayo. Con las infecciones aún en aumento, incluidos 1.458 casos nuevos y 58 muertes el jueves, el gobernador Greg Abbott ha defendido el ritmo enfatizando que las tasas de hospitalización e infección son estables, y señalando que las 1.200 muertes de Texas siguen por debajo de las registradas en estados similares, como California y Florida.

Pero en la antesala de que expiren más restricciones el lunes, incluidas las que se impusieron a los gimnasios, crece un enfrentamiento político en torno a los planes de algunas ciudades grandes para mantener ciertas restricciones en vigor.

La disputa pone de manifiesto la brecha entre los demócratas que gobiernan ayuntamientos y los líderes del Partido Republicano, quienes toman las decisiones en la capital de Texas, uno de varios estados donde funcionarios locales y gobernadores han discrepado por las restricciones durante la pandemia.

El recrudecimiento de las tensiones surge en momentos en los que el doctor Anthony Fauci, el principal experto del país en enfermedades infecciosas, advirtió en el Congreso esta semana que habrá un “sufrimiento y muerte innecesarios” si Estados Unidos se mueve demasiado rápido.

Sin embargo, los tribunales de Wisconsin desecharon las órdenes de confinamiento ordenadas por el estado, creando caos en las comunidades debido a que algunos bares reabrieron inmediatamente mientras que en otros sitios se mantenían vigentes estrictas medidas locales.