Tag: COVID-19

Más de la mitad de Francia bajo toque de queda por Coronavirus

El primer ministro de Francia, Jean Castex, anunció el jueves una vasta ampliación del toque de queda nocturno para contener la renovada diseminación del coronavirus, y declaró que “la segunda ola ya está aquí”.

El toque de queda impuesto en ocho regiones de Francia la semana pasada, que incluye a París y sus alrededores, está siendo extendido a otras 38 regiones y a la Polinesia a partir del viernes, dijo Castex. Es muy probable que se mantenga por seis semanas antes de ser revisado, señaló.

La ampliación significa que 46 millones de los 67 millones de habitantes de Francia estarán bajo toques de queda desde la 9 p.m. hasta las 6 a.m. que les prohíben salir de casa a esas horas excepto para casos limitados, como pasear a un perro, viajar hacia y desde el trabajo, y tomar un tren o un vuelo.

Horas después del anuncio del premier, las autoridades de salud reportaron que Francia había registrado más de 41,600 nuevos casos de Covid-19, un nivel récord para un solo día desde que el país inició pruebas a gran escala. Las cifras muestran que Francia se acerca al millón de casos confirmados desde el inicio de la pandemia, con 999.043 para la noche del jueves.

“En Francia, como en el resto de Europa, la segunda ola ya está aquí”, dijo Castex en una conferencia de prensa y añadió que “nadie se libra”.

El virus se está propagando a menor velocidad durante la segunda ola, pero más extensamente, dijo el primer ministro. El número de casos de Covid-19 ha aumentado al doble en Francia en los últimos 15 días.

Argentina supera la barrera del millón de contagios por coronavirus

Siete meses de restricciones no han conseguido doblegar la curva de contagios por coronavirus en Argentina, un país que superó este lunes (19.10.2020) la frontera del millón de casos sin que todavía haya visto la luz al final del túnel, con 26.716 fallecidos y una situación económica y social cada vez más crítica.

Según los últimos datos del Ministerio de Salud, el país acumula 1.002.662 positivos por COVID-19, de los cuales 803.965 se han recuperado y otros 159.695 son casos confirmados que permanecen activos.

En ese sentido, y teniendo en cuenta que la media de contagios diarios en los últimos 7 días es de 14.133, Argentina es el segundo país latinoamericano y el quinto del mundo en romper esta barrera numérica.https://platform.twitter.com/embed/index.html?dnt=false&embedId=twitter-widget-0&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1318336098221916177&lang=en&origin=https%3A%2F%2Fwww.dw.com%2Fes%2Fargentina-supera-la-barrera-del-mill%25C3%25B3n-de-contagios-por-coronavirus%2Fa-55330386&siteScreenName=dw_espanol&theme=light&widgetsVersion=ed20a2b%3A1601588405575&width=550px

Virus avanza por todo el país

Las restricciones instauradas por el Gobierno argentino el pasado 20 de marzo consiguieron contener la propagación del COVID-19: mientras otros países de la región como Perú, Chile o Brasil veían crecer sin control el número de casos y muertes, durante los primeros meses de la pandemia Argentina limitó el brote al área metropolitana de Buenos Aires (AMBA), la zona más densamente poblada del país.

Sin embargo, el virus logró traspasar las fronteras del AMBA y se expandió, poco a poco, por las provincias del interior, muchas de las cuales habían dejado atrás en junio la etapa de “aislamiento social, preventivo y obligatorio” para encaminarse a otra de mayor flexibilización, conocida como “distanciamiento social, preventivo y obligatorio”.https://imasdk.googleapis.com/js/core/bridge3.417.2_en.html#goog_1108282522 Ver el video03:06

Equipos médicos itinierantes en Argentina

Si en el sexto mes del año la capital argentina y su populoso cinturón urbano concentraban más del 90 % de casos de covid, hoy ese porcentaje apenas es del 27,5 %, de forma que las provincias representan un 72,5 % de las nuevas infecciones por coronavirus, con Santa Fe, Córdoba y Tucumán a la cabeza.

En el caso de Buenos Aires, la capital alcanzó el “pico” en agosto y desde entonces ha bajado lentamente la curva de contagios, con apenas 557 positivos este lunes, siendo la única región argentina, junto con las provincias de Salta y Jujuy, en donde el número de casos descendió de forma plausible en las últimas fechas.

Pandemia agrava la crisis

La sanitaria no es la única crisis que atenaza al país austral, sumido desde mediados del 2018 en una recesión agravada por las medidas de aislamiento impuestas para controlar la pandemia.

Los datos hablan por sí solos: la economía se desplomó un 19,1 % interanual entre abril y junio, el desempleo avanzó hasta el 13,1 % en el mismo período y la tasa de pobreza superó el 40 % en los primeros seis meses de 2020, cinco puntos más que a principios de este año.

Asimismo, Argentina afronta desde mediados de septiembre una creciente tensión cambiaria, con una brecha entre el dólar oficial y el informal superior al 100 %, lo que ha levantado temores respecto a una posible devaluación del peso argentino.

Los bancos europeos luchan por sobrevivir a la segunda ola de contagio del virus chino

Aunque la crisis actual no fue provocada por el sector financiero, las consecuencias de una segunda ola del coronavirus representan una mayor amenaza para los bancos que la crisis generada por la deuda de la zona euro.

Los bancos europeos se preparan para una eventual segunda ola de coronavirus.

Debido a la creciente preocupación de que las condonaciones en toda la eurozona puedan superar la crisis financiera de 2008/09, se ha instado a los bancos europeos a que revisen sus balances en busca de préstamos incobrables,.

Andrea Enria, presidente del consejo de supervisión del Banco Central Europeo (BCE), dijo al diario alemán de negocios Handelsblatt que una prolongada segunda ola de la pandemia de coronavirus podría provocar que los préstamos incobrables se eleven a 1,4 billones de euros (1,7 billones de dólares). “Aún es muy pronto para descartar este escenario extremo”, advirtió Enria.

Las recompras y los dividendos tendrán que esperar

A los bancos europeos, que han luchado por obtener ganancias decentes desde la crisis financiera de 2008/09 y la crisis de deuda de la zona euro, también se les impidió recomprar acciones y emitir pagos de dividendos hasta finales de año. En conjunto, las medidas del BCE liberaron 150.000 millones de euros en capital.

Los comentarios de Enria apuntan un cambio de política. En lugar de ayudar a los bancos prestamistas a prevenir una enorme ola de quiebras corporativas, el BCE les insta ahora a dar prioridad a las empresas viables y a centrarse en su propia rentabilidad.

“Los bancos deberían echar un vistazo honesto a sus libros de préstamos y comprobar cuál de sus clientes sobrevivirá realmente a la crisis”, dijo Enria a Handelsblatt, y añadió que algunos prestamistas aún no habían evaluado totalmente el riesgo de un gran aumento de los préstamos incobrables.

Por su parte, la agencia de rating S&P Global, predijo que la tasa de morosidad de las empresas europeas se duplicaría en los próximos nueve meses, desde un 3,8% hasta un 8,5%. En el peor de los casos, si la segunda ola obligara a nuevos bloqueos y demoras en el lanzamiento de una vacuna contra el coronavirus, anunció que las tasas por incumplimiento en Europa podrían llegar hasta un 11%.

Incluso antes de la crisis ocasionada por el nuevo coronavirus, Italia ya había rescatado a varios de sus bancos.

Más fusiones y adquisiciones

La mayoría de los analistas están de acuerdo en que un sector bancario más austero estabilizaría el sistema financiero de la eurozona. Las fusiones y adquisiciones permitirían a los acreedores reducir los costos y diversificar las fuentes de ingresos y los riesgos.

En España, de la fusión entre CaixaBank y Bankia se creó al mayor prestamista del país, con 650.000 millones de euros en activos y 20 millones de clientes. La italiana Intesa Sanpaolo obtuvo la aprobación de los accionistas para adquirir UBI Banca, creando el mayor banco del país por activos y el segundo más grande de la zona euro por capitalización del mercado.

Se especula con una megafusión entre los bancos suizos UBS y Credit Suisse. En Alemania, sin embargo, a pesar de la presión del Gobierno, los mayores prestamistas del país, el Deutsche Bank y el Commerzbank, descartaron una unión.

Enria pidió que se eliminaran los obstáculos a las fusiones transfronterizas, lo que permitiría la creación de gigantes bancarios europeos más capaces de competir con sus homólogos estadounidenses.

Hace ocho años, el banco español Bankia estuvo a punto de quebrar y fue rescatado por el gobierno.

Amenaza de un nuevo círculo vicioso 

La deuda corporativa no es el único tsunami que se aproxima para los bancos europeos. El mes pasado, S&P Global advirtió sobre el creciente riesgo de un nuevo círculo vicioso en los bancos soberanos, cuando una gran parte de la deuda gubernamental de un país inestable es mantenida por los frágiles bancos nacionales que el gobierno se ve obligado a rescatar.

La agencia de rating dijo que los prestamistas de la zona euro han comprado bonos por valor de 210.000 millones de euros en los países donde operan desde el comienzo de la pandemia. Este círculo vicioso fue el corazón de la crisis de la deuda de eurozona, y podría volver a suponer un riesgo de contagio a todo el bloque de divisas en 19 naciones. Por ejemplo, una crisis en un país podría obligar a los bancos de la eurozona a vender la deuda de esa nación, dejando a los bancos nacionales incapaces de hacer frente a la crisis.

Los bancos de países como Alemania y Francia suelen poseer alrededor del 5-10% de la deuda de su gobierno, pero en España y Portugal la proporción es más cercana al 20%. En algunos países de Europa Central y del Este la proporción es cercana al 50%, según informó S&P Global.

Cristiano Ronaldo da positivo al Coronavirus

Cristiano Ronaldo arrojó positivo por el coronavirus, informó ayer martes la federación portuguesa de fútbol

La federación dijo que el delantero se encontraba bien y no presentaba síntomas. No precisó cuándo dio positivo.

El cinco veces ganador del Balón de Oro jugó el domingo en el empate 0-0 de visita a Francia en la Liga de Naciones de la UEFA, así como en el 0-0 en un amistoso contra España la semana pasada.

Cristiano cumple una cuarentena y fue descartado para el partido ante Suecia por la Liga de Naciones el miércoles.

El lunes, el delantero de la Juventus difundió una foto en Twitter en la que aparece junto al resto del plantel de Portugal compartiendo una comida. Los jugadores estaban muy próximos de cada uno en la mesa, con Cristiano tomando la foto.

¿Cuánto puede durar activo el Coronavirus en teléfonos o en billetes?

Investigadores australianos de la Organización de Investigación Científica e Industrial de la Commonwealth (CSIRO, por sus siglas en inglés) han hallado que el SARS-CoV-2 puede sobrevivir hasta cuatro semanas en superficies como las pantallas de los móviles o los billetes monetarios.

“Con cargas virales iniciales ampliamente equivalentes a los títulos más altos excretados por pacientes infecciosos, el virus viable se aisló durante hasta 28 días a 20 °C en superficies comunes como vidrio, acero inoxidable y billetes monetarios de papel y polímero”, es la conclusión a que llegan los científicos en un artículo de la CSIRO publicado en la revista Virology Journal.

Al mismo tiempo, los investigadores confirmaron que el tiempo de vida del virus depende de la temperatura de la superficie. Así, a 40 °C la misma carga viral se extingue en algunas superficies en menos de 24 horas, indica el estudio.

En cuanto al período de semidesintegración, es de entre 1.7 y 2.7 días a 20 °C y de unas horas a 40 °C.

El jefe de la CSIRO, el doctor Larry Marshall, enfatizó que los resultados del estudio contribuirán a contener la pandemia.

“Determinar cuánto tiempo es realmente viable el virus en las superficies nos permite predecir y mitigar con mayor precisión su propagación y proteger mejor a nuestra gente”, dijo Marshall citado en un comunicado de prensa de la organización.

Por su parte, Trevor Drew, director del Centro Australiano de Preparación para Enfermedades (ACDP, por sus siglas en inglés), que también participó en el estudio, indicó que son muchos los factores de los que depende la supervivencia del Covid-19.

“El tiempo que [las partículas del virus] pueden sobrevivir y seguir siendo infecciosas depende del tipo y de la cantidad de virus, la superficie, las condiciones ambientales y cómo se deposita, por ejemplo, mediante el contacto o mediante gotitas emitidas al toser. Las proteínas y grasas en los fluidos corporales también pueden aumentar significativamente los tiempos de supervivencia del virus”, explicó Drew.

Qué es la “COVID-19 crónica” y por qué a algunos les cuesta tanto recuperarse

Para la mayoría de las personas que se infectan con el nuevo coronavirus, la COVID-19 es una enfermedad breve y leve, pero algunas experimentan síntomas que incluyen fatiga duradera, dolor persistente y falta de aliento durante meses.

La condición, conocida como covid crónica, está afectando negativamente la vida de muchas personas y las historias de agotamiento, incluso después de una caminata corta, se han vuelto bastante comunes.

Aunque en medio de la pandemia la atención se ha centrado en salvar vidas, hay cada vez una mayor conciencia de las consecuencias de la enfermedad a largo plazo.

Sin embargo, incluso las preguntas básicas —como por qué algunos desarrollan la variante crónica o si se recuperarán del todo en algún momento— están plagadas de incertidumbre.

¿Qué es la “covid crónica”?

No existe una definición médica ni una lista de síntomas comunes a todos los pacientes: dos personas con covid-19 crónica pueden tener experiencias muy diferentes.

Sin embargo, la característica más común es la fatiga paralizante.

Otros síntomas incluyen la dificultad para respirar, una tos que no desaparece, dolor en las articulaciones y musculares, problemas de audición y vista, dolores de cabeza, pérdida del olfato y del gusto, así como daños en el corazón, los pulmones, los riñones y el intestino.

También se han reportado problemas de salud mental como depresión, ansiedad y dificultad para pensar con claridad entre los que la padecen.

La afección puede llegar a destruir por completo la calidad de vida de las personas.

“Mi fatiga no se parecía a nada que hubiera experimentado antes”, contó una persona afectada por la misma, Jade Gray.

La covid-19 crónica no implica solo una larga recuperación para alguien que haya pasado un periodo en cuidados intensivos por el coronavirus.

Incluso personas con infecciones relativamente leves de COVID-19 pueden sufrir problemas de salud graves y duraderos.

“No tenemos ninguna duda de que existe la COVID-19 crónica”, le dijo a la BBC el profesor David Strain, quien ya lleva tiempo atendiendo a pacientes con ese perfil en la clínica de Síndrome de Fatiga Crónica de la Universidad de Exeter.

¿Cuánta gente lo padece?

Un estudio publicado en la revista especializada Journal of the American Medical Association siguió los casos de 143 pacientes con COVID-19 atendidos en el hospital más grande de Roma después de que fueran dados de alta.

Y concluyó que el 87% sufría al menos un síntoma casi dos meses después y más de la mitad todavía tenía fatiga.

Extraoficial: Presidente Trump no quería hospitalizarse

El Marine One estaba inactivo en el jardín sur el viernes mientras los asesores del presidente Donald Trump estaban dentro de la Casa Blanca haciendo un esfuerzo de último minuto para que abordara el helicóptero. Así lo comentó CNN en Español en su sutio web.

El presidente, que recientemente había dado positivo por coronavirus, se mostró reacio a ir al hospital, dijeron a CNN múltiples fuentes familiarizadas con lo sucedido. Aunque Trump había desarrollado síntomas y tomaba medicamentos experimentales, no quería ser «hospitalizado», dijo.

Conscientes de su vacilación para parecer gravemente enfermo o transmitir la gravedad de su condición, los asesores de Trump ahora parecen estar luchando para proporcionar un retrato de un comandante en jefe levemente enfermo. Pero el viernes, los funcionarios médicos estaban preocupados por sus signos vitales y pensaron que sería mejor monitorear su respuesta con los vastos recursos que proporciona el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed. A Trump le dijeron que las instalaciones eran un lugar más prudente para él en caso de que su condición se deteriorara.

«La Casa Blanca está totalmente comprometida a proporcionar actualizaciones transparentes y periódicas sobre la condición y recuperación del presidente», dijo Judd Deere, un portavoz de la Casa Blanca, en un comunicado.

Altos funcionarios tomaron la decisión de programar su salida después del cierre de los mercados para evitar una caída inevitable, dijeron dos personas familiarizadas con el asunto.

Con aspecto cansado y algo pálido, Trump pasó junto a las cámaras por que ha pasado tantas veces con un pequeño saludo y abordó.

Dentro de algunas áreas de la Casa Blanca, la falta de información sobre la condición de Trump causa preocupación, ya que los asistentes temen que la especulación y el pánico puedan llenar el vacío, dijeron algunos de esos funcionarios. El viernes por la noche, cuando el presidente era trasladado vía aérea a Walter Reed, varios funcionarios gubernamentales de alto rango, incluido un funcionario del gabinete y dos republicanos de alto rango, no habían sido informados completamente sobre la situación, dijeron los funcionarios a CNN.

En cambio, muchos, incluso dentro de la Casa Blanca y la administración en general, confían en los informes de noticias para obtener información sobre la salud del presidente. Eso incluye a varios asistentes de la Casa Blanca que creen que podrían haber estado potencialmente expuestos al coronavirus durante la última semana, pero no han sido contactados con instrucciones del equipo médico del presidente.

Un retrato optimista

En una conferencia de prensa a última hora de la mañana del sábado, el médico del presidente ofreció un retrato optimista de un hombre en recuperación, pero eludió repetidamente las preguntas sobre la condición de Trump, incluso si había recibido oxígeno suplementario en los últimos días y cuál fue su temperatura más alta registrada. Ofreció una línea de tiempo que parecía ubicar el diagnóstico de Trump mucho antes de que se divulgara públicamente, solo para luego decir que se había equivocado.

«Esta mañana el presidente está muy bien», dijo el Dr. Sean Conley. «En este momento, el equipo y yo estamos muy contentos con el progreso que ha logrado el presidente».

Momentos después, otra persona familiarizada con la condición de Trump ofreció un retrato crudo y muy diferente de la salud del presidente a un grupo de reporteros reunidos en el hospital: «Los signos vitales del presidente durante las últimas 24 horas fueron muy preocupantes y las próximas 48 horas serán críticas en términos de su cuidado. Todavía no estamos en un camino claro hacia una recuperación completa».

El pequeño grupo de reporteros que viajó con el presidente le concedió el anonimato al segundo funcionario y no es conocido por el grupo en general. El secretario de la presidencia, Mark Meadows, fue el único otro funcionario de la Casa Blanca presente cuando los médicos salieron del edificio el sábado en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed antes de la conferencia de prensa.

Un día antes, Meadows dijo a los periodistas en la Casa Blanca que Trump solo estaba experimentando «síntomas leves».

La disparidad en cómo le está yendo a Trump creó una brecha asombrosa en el conocimiento de los estadounidenses sobre la salud de su líder. Para una Casa Blanca y un presidente que han evadido continuamente la verdad al tiempo que ofrecen versiones alternativas de la realidad, la situación representó una grave culminación de erosión de la confianza pública que podría tener serias ramificaciones en el mundo real.

Aunque inicialmente le restó importancia, el propio Trump se asustó después de que dio positivo por coronavirus y se ha alarmado cada vez más por su diagnóstico a medida que desarrollaba síntomas, como fiebre alta. Su médico dijo a los periodistas el sábado que el presidente no tenía fiebre.

Dentro de la Casa Blanca, los funcionarios dijeron que se les ha mantenido en secreto sobre cómo le está yendo a Trump y la gravedad de su condición. La mayoría de los funcionarios no lo han visto desde que regresó de una recaudación de fondos en Nueva Jersey el jueves por la tarde. A algunos de los valet militares presidenciales y al personal de la residencia que atienden directamente a la primera familia se les ordenó ponerse en cuarentena en casa luego de los resultados positivos de las pruebas de Trump y Melania.

Algunos funcionarios, junto con varios asistentes de Trump fuera de la Casa Blanca, dijeron que estaban frustrados por la falta de transparencia que ofrecía la administración. Los propios hijos de Trump también se han alarmado por su diagnóstico, bajo la impresión inicial de que su condición no era grave.

La campaña

La campaña de Trump ha sido otra fuente de desorden desde que el director de campaña, Bill Stepien, dio positivo por coronavirus. Stepien puso a su adjunto, Justin Clark, a cargo de las operaciones mientras está en cuarentena, pero sin un director de campaña o candidato para hacer campaña, los funcionarios han luchado para determinar cuáles deberían ser los próximos pasos. El personal se reunió en conferencias telefónicas durante el fin de semana.

Trump ha sido visto solo una vez desde que anunció que había contraído coronavirus, cuando salió de la Casa Blanca el viernes por la tarde. Momentos antes, grabó un video de 18 segundos de la Sala Diplomática de la Casa Blanca con aspecto cansado y pálido, pero insistiendo en que le está yendo «muy bien».

El propio Trump, con el apoyo de sus asesores, dijo que si iba al hospital quería que lo vieran caminando hacia su helicóptero por sus propios medios para demostrar que aún podía ejercer y que seguía siendo capaz de dirigir el gobierno, según a un funcionario de la administración. Los presidentes suelen volar a bordo del Marine One cuando viajan a Walter Reed, que se encuentra a las afueras de Washington en Bethesda, Maryland.

El viernes, CNN informó que Trump tenía fiebre. Más tarde ese día, las fuentes dijeron que Trump había tenido problemas para respirar. El médico de Trump, el comandante de la Armada Dr. Sean Conley, se negó repetidamente a decir el sábado si a Trump se le había administrado oxígeno suplementario en algún momento, y solo dijo que no lo requirió el sábado ni el viernes cuando estaba en Walter Reed.

«En ningún momento y ayer con el equipo, mientras todos estábamos aquí, él no estuvo con oxígeno», dijo, dejando abierta la posibilidad de que Trump requiriera oxígeno en la Casa Blanca el viernes antes de partir hacia el hospital.

En ningún momento los funcionarios revelaron públicamente lo que el funcionario anónimo declaró en el hospital el sábado por la tarde: que el estado de Trump era «preocupante». Y los funcionarios de la Casa Blanca insistieron el viernes y el sábado en que actualmente no se estaba considerando una transferencia de poder al vicepresidente Mike Pence.

En declaraciones a los reporteros en la entrada de la Casa Blanca, Meadows insistió en que estaba seguro de que Trump disfrutaría de una «recuperación muy rápida y veloz» y que «permanecería en el trabajo».

También pareció reconocer que el propio Trump estaba vigilando de cerca cómo se retrataba su salud en los medios.

«Ahora está en la residencia, y de manera franca probablemente esté criticando la forma en que estoy respondiendo estas preguntas», dijo Meadows.

Melania Trump dice que tiene “síntomas leves” de COVID-19 y se siente “bien”

La primera dama de EE.UU., Melania Trump, dijo este viernes que tiene “síntomas leves” de COVID-19 y se encuentra “bien”, horas después de que su marido, el presidente estadounidense Donald Trump, revelara que ambos han dado positivo por la enfermedad causada por el nuevo coronavirus.

“Gracias por el amor que nos están transmitiendo. Tengo síntomas leves, pero en general me encuentro bien. Espero recuperarme rápidamente”, escribió la primera dama en un corto mensaje en su cuenta oficial de Twitter.

Su tuit llegó poco después de que el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, confirmara que Donald Trump también tiene “síntomas leves” de COVID-19.

“Él sigue no solo con buen ánimo, sino con mucha energía. Hemos hablado varias veces esta mañana. Como cada mañana, me ha comunicado las cinco o seis cosas que quiere que haga”, afirmó Meadows a los periodistas en la Casa Blanca.

Trump anunció esta madrugada que él y su esposa habían dado positivo por coronavirus, y en un comunicado posterior, el médico presidencial, Sean Conley, detalló que ambos “están bien y planean permanecer en su hogar en la Casa Blanca durante la convalecencia”.

El mandatario canceló la agenda que tenía prevista para este viernes, que incluía un mitin en el estado clave de Florida, y planea permanecer en cuarentena, lo que ha dado un vuelco a la campaña electoral a apenas un mes de las elecciones del 3 de noviembre.

En otro tuit esta madrugada, Melania Trump reconoció que su diagnóstico de COVID-19 es el mismo que han recibido “demasiados estadounidenses este año”, dado que Estados Unidos es el país con más casos y muertes por coronavirus.

“Nos sentimos bien y yo he pospuesto todos mis compromisos. Por favor, asegúrense de tener cuidado y todos juntos lo superaremos”, añadió la primera dama.

Barron, el hijo de 14 años de Trump y Melania que vive con ellos en la Casa Blanca, ha dado negativo en la prueba de COVID-19, al igual que Ivanka Trump y su esposo Jared Kushner, que son asesores del mandatario y están en contacto frecuente con él.

Al menos dos figuras cercanas a los Trump han dado positivo hasta ahora: la asesora del presidente Hope Hicks, cuyo contagio se hizo público este jueves, y la presidenta del Comité Nacional Republicano (RNC, secretariado), Ronna McDaniel, quien fue diagnosticada el miércoles y estuvo con el presidente hace una semana.

¿Qué impacto tiene la enfermedad de Trump para la elección de noviembre?

Si algo faltaba para que Estados Unidos y su campaña electoral entraran a una fase inédita en su historia moderna, eso acaba de ocurrir: el presidente Donald Trump dio positivo en coronavirus, según anunció él mismo este viernes.

Hasta este momento Trump solo presenta síntomas leves, indicaron funcionarios de la Casa Blanca.

Durante meses, el presidente estadounidense minimizó la pandemia y se mostró escéptico sobre su gravedad, pese a que EE.UU. acumula 208.000 fallecidos por covid-19, la cifra más alta de muertes en el mundo.

Pero la noticia del positivo de Trump y de su esposa Melania llega en un momento particularmente delicado: solo un mes antes de la elección presidencial en la que el actual mandatario se enfrenta al demócrata Joe Biden.

El médico de Trump, Sean Conley, emitió un comunicado a última hora del jueves, diciendo que el presidente y la primera dama estaban “bien en este momento y planean quedarse en la Casa Blanca durante su convalecencia”.

“Espero que el presidente continúe desempeñando sus funciones sin interrupciones mientras se recupera, y los mantendré informados sobre cualquier desarrollo futuro”, agregaba el comunicado.

El médico no proporcionó más detalles.

Sin embargo, Trump tendrá que mantenerse aislado al menos por algunos días y tuvo que suspender actividades de campaña.

Según los expertos, la semana que viene puede ser clave para saber cómo va a evolucionar la salud de Trump.

El examen físico más reciente de Trump, realizado a principios de este año, indicó que pesaba 110,7 kg.

Esto se considera obeso para su altura de 1,9 m.

Pero el doctor Conley dijo en ese momento que el presidente “se mantiene sano”.

Trump también tendrá la mejor atención médica disponible.

Para el caso del nuevo coronavirus, la edad es un factor de riesgo claro: a mayor edad, mayor es el peligro de que una infección por coronavirus se convierta en una amenaza para la vida.

Las personas de entre 64 y 74 años con covid-19 en EE.UU. tienen cinco veces más probabilidades de necesitar atención hospitalaria y 90 veces más probabilidades de morir que alguien de 20 años.

Según los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), 8 de cada 10 muertes por covid-19 en el país han sido de personas mayores de 65 años.

El virus también parece afectar más a los hombres y a las personas con sobrepeso.

Esto ocurre porque la obesidad provoca un estado de inflamación crónica que afecta al funcionamiento de las células del cuerpo y de sus superficies mucosas, que ven interrumpida su función de barrera protectora natural y facilitan el ataque de virus como el coronavirus.

También tiene efectos negativos sobre el sistema inmune, como la disminución en la producción de proteínas vitales para defender al cuerpo contra posibles infecciones.

Pero ese es el panorama general, un patrón visto en toda la población, y no se puede adelantar cómo evolucionará el presidente estadounidense.

Para el corresponsal de salud de la BBC James Gallagher es peligroso especular sobre cómo afectará el virus a cualquier persona.

La salud de dos personas de 74 años puede ser muy diferente y otras afecciones médicas alteran enormemente la amenaza que representa este virus.

¿Qué va a pasar con la campaña?

Los CDC dicen que una persona debe aislarse durante 10 días después de una prueba positiva.

Para Anthony Zurcher, corresponsal de la BBC para Norteamérica, es difícil decir exactamente cuán trascendental es esto a prácticamente un mes de las elecciones estadounidenses.

Esta ya era una campaña muy particular, sin eventos masivos debido a la pandemia.

El segundo debate presidencial entre Trump y Biden está programado para el 15 de octubre en Miami, Florida, y todavía no está claro cómo afectará el contagio del presidente a su organización.

No obstante, Mica Mosbacher quien forma parte del equipo de asesores de la campaña de Trump, dijo este viernes en el programa Today de la BBC que se sienten “muy optimistas” y no descarta que el debate se pueda hacer de manera virtual.

“Siguiendo los lineamientos de los CDC, (Trump) no podrá asistir a eventos masivos”, dijo Mosbacher, “pero es totalmente posible hacer un debate virtual en dos semanas”.

“El presidente continuará trabajando desde la Casa Blanca”.

También está por verse cómo maneja esto la campaña del mandatario, que según Zurcher tendrá que responder por qué el presidente adoptó una actitud aparentemente tan arrogante hacia la pandemia, y cuántos altos cargos en la Casa Blanca pueden haberse vistos expuestos.

Sepa quién es la asesora de Trump que dió positivo al COVID-19

Hope Hicks, una de las principales asesoras del presidente Donald Trump, dio positivo por coronavirus, según informaros varios medios nacionales. Hicks viajó con el mandatario este miércoles a un evento de campaña en Minnesota y el martes al primer debate presidencial, celebrado en Cleveland, Ohio.

“El presidente se toma muy en serio la salud y seguridad de todo los que trabajan para apoyarlo a él y al pueblo estadounidense”, dijo a CNN el portavoz de la Casa blanca Judd Deere en un comunicado.

A pesar de que el citado medio preguntó específicamente por el nivel de contacto entre Hicks y el presidente, la Casa Blanca no mencionó a Hicks por su nombre ni confirmó si había dado positivo.

La oficina de “procedimientos de la Casa Blanca colabora con el médico del presidente y la Oficina Militar de la Casa Blanca para garantizar que todos los planes y procedimientos incorporen la guía actual de la red de Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC )y las mejores prácticas para limitar la exposición al COVID-19 en la mayor medida posible, tanto en el complejo como cuando el presidente está viajando”, agregó Deere.

Algunos miembros del personal de la Casa Blanca que estuvieron cerca recibieron notificación del positivo este jueves, según dijo un funcionario a la cadena de noticias y según reportó Bloomberg en exclusiva.

Hicks se unió a la Organización Trump trabajando en relaciones públicas con Ivanka Trump y entró a la campaña presidencial de Trump al principio de la campaña de 2016. Es una de las pocas asistentes que ha estado con el republicano desde sus inicios políticos.

Hope Hicks, una de las principales asesoras del presidente Donald Trump, dio positivo por coronavirus, según informaros varios medios nacionales. Hicks viajó con el mandatario este miércoles a un evento de campaña en Minnesota y el martes al primer debate presidencial, celebrado en Cleveland, Ohio.

“El presidente se toma muy en serio la salud y seguridad de todo los que trabajan para apoyarlo a él y al pueblo estadounidense”, dijo a CNN el portavoz de la Casa blanca Judd Deere en un comunicado.

A pesar de que el citado medio preguntó específicamente por el nivel de contacto entre Hicks y el presidente, la Casa Blanca no mencionó a Hicks por su nombre ni confirmó si había dado positivo.

La oficina de “procedimientos de la Casa Blanca colabora con el médico del presidente y la Oficina Militar de la Casa Blanca para garantizar que todos los planes y procedimientos incorporen la guía actual de la red de Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC )y las mejores prácticas para limitar la exposición al COVID-19 en la mayor medida posible, tanto en el complejo como cuando el presidente está viajando”, agregó Deere.

Algunos miembros del personal de la Casa Blanca que estuvieron cerca recibieron notificación del positivo este jueves, según dijo un funcionario a la cadena de noticias y según reportó Bloomberg en exclusiva.

Hicks se unió a la Organización Trump trabajando en relaciones públicas con Ivanka Trump y entró a la campaña presidencial de Trump al principio de la campaña de 2016. Es una de las pocas asistentes que ha estado con el republicano desde sus inicios políticos.

Panamá reabre su comercio a pesar de temores de un nuevo brote del COVID-19

Panamá reactivó el lunes el comercio minorista, los restaurantes con presencia de comensales y los vuelos nacionales pese a que las autoridades no descartan la posibilidad de un rebrote del nuevo coronavirus, como ha sucedido en otras partes del mundo.

Se trata de una nueva fase del arriesgado plan de reapertura económica puesto en marcha en septiembre y que incluyó el levantamiento de las restricciones a la movilidad.

Se prevé que habrá más gente en la calle con la reactivación de las ventas presenciales en los distintos comercios, un sector que representa el 20% del Producto Interno Bruto y genera alrededor de 100.000 empleos en Panamá.

“Estamos contentos con esta reapertura, pero tenemos que entender en el momento en que nos encontramos”, dijo a periodistas el ministro de Comercio, Ramón Martínez. “Estamos en media pandemia, siguen incrementando los casos, (pero) tenemos un sistema que lo está controlando”.

El número de nuevos contagios y muertes por COVID-19 se ha desacelerado en los últimos dos meses en el país de 4,5 millones de habitantes y que más casos ha reportado en Centroamérica desde marzo. Hasta el domingo se habían contabilizado 110.555 casos y 2.340 defunciones.

El ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, indicó que el proceso de reapertura ha sido posible debido a que se mantiene una tasa de letalidad por debajo del 3,0%, el índice de reproducción del virus en 1% o inferior a ese porcentaje y más disponibilidad hospitalaria..

“La pandemia no se va a resolver el día de mañana ni en un mes”, advirtió Sucre. “Nosotros como país estamos esperando un posible rebrote por la apertura del comercio”.

Para el 12 de octubre está prevista la reapertura de la aviación internacional y el levantamiento del toque de queda que rige por las noches.

Estudio: el Coronavirus puede contagiarse en los vuelos

Luego de analizar el caso de dos vuelos internacionales en los que al menos 18 personas fueron contagiadas por pasajeros enfermos de COVID-19, dos investigaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC) señalan que el coronavirus puede contagiarse durante los vuelos.

“Aunque la industria de los vuelos internacionales ha juzgado que el riesgo de transmisión en vuelo es muy bajo, los vuelos largos en particular se han convertido en un motivo de creciente preocupación ya que muchos países han comenzado a levantar las restricciones de vuelo a pesar de la transmisión continua del SARS-CoV-2″, especifican las pesquisas publicadas en el Emerging Infectious Diseases de los CDC.

Uno de los casos investigados es el de una mujer vietnamita de negocios de 27 años que viajó a Italia con su hermana el 18 de febrero de 2020 para después trasladarse a París y luego pasar unos días en Londres. Once días después comenzó a experimentar dolor de garganta y tos mientras continuaba su vida social. El 1 de marzo tomó un vuelo hacia Hanoi, capital de Vietnam, donde buscó atención médica. Las pruebas de laboratorio confirmaron que sufría COVID-19 y su hermana también.

Los investigadores lograron ubicar al 100 por ciento de la tripulación del vuelo de Hanoi y al 84 por ciento de los pasajeros; el 16 por ciento restante ya se habían trasladado a otros países. De los viajeros ubicados, 16 resultaron  positivos a SARS-CoV-2 con edades que fluctúan de los 30 a los 74 años.

Un segundo caso de transmisión de COVID-19 en vuelos prolongados analiza la trayectoria de una pareja casada de Hong Kong  que dio positivo a SARS-CoV-2 el 15 de marzo. Antes del vuelo y dentro del período de incubación de 14 días, visitaron Toronto, Canadá (del 15 de febrero al 2 de marzo), Nueva York (del 2 al 5 de marzo) y Boston (del 5 al 9 de marzo).

La pareja presuntamente contagió a dos asistentes de vuelo que los atendieron y los investigadores no pudieron “cuantificar la tasa de ataques de virus en este vuelo porque no todos los pasajeros fueron evaluados”.

La ruta de transmisión más probable durante el vuelo es la transmisión por aerosoles o gotitas del caso 1 (la mujer vietnamita de negocios), especialmente para las personas sentadas en clase ejecutiva. El contacto con el caso 1 también puede haber ocurrido fuera del avión en el aeropuerto, en particular entre los pasajeros de clase ejecutiva en la sala de espera previa a la salida o durante el embarque”, señala la investigación, que tampoco descarta el contacto de los pasajeros sanos con la pasajera enferma en el área de inmigración y en las bandas para recoger el equipaje.

“Se ha planteado la hipótesis de que una combinación de factores ambientales en los aviones (humedad, temperatura, flujo de aire) puede prolongar la presencia del SARS-CoV-2 en las cabinas de vuelo“, escriben los investigadores y añaden: “La guía más reciente de la industria de viajes aéreos internacionales clasifica el riesgo de transmisión en vuelo como muy bajo y recomienda sólo el uso de máscaras faciales sin medidas adicionales para aumentar la distancia física a bordo, como bloquear los asientos del medio. Nuestros hallazgos desafían estas recomendaciones”.

“Concluimos que el riesgo de transmisión del SARS-CoV-2 a bordo durante vuelos largos es real y tiene el potencial de causar grupos de COVID-19 de tamaño considerable“, incluso en la clase ejecutiva con asientos espaciosos, por lo que “siempre que COVID-19 represente una amenaza de pandemia mundial en ausencia de una buena prueba en el punto de atención, se necesitan mejores medidas de prevención de infecciones a bordo y procedimientos seguros de detección para que volar sea seguro”, finalizan.