Tag: CRISIS EN VENEZUELA

Nuevo Secretario de Estado de EEUU llama “brutal dictador” a Maduro y apoya sanciones a su régimen

El nominado por el presidente electo Joe Biden para encabezar la diplomacia de Estados Unidos apoyó el martes, con matices, la política hacia Venezuela del saliente mandatario Donald Trump, que en su último día de gobierno impuso nuevas sanciones contra Caracas.

Antony Blinken llamó “brutal dictador” al mandatario venezolano Nicolás Maduro, y dijo que respaldaba seguir reconociendo a Juan Guaidó como presidente interino, así como a la Asamblea Nacional elegida en 2015 como única institución elegida democráticamente en el país, un anuncio aplaudido por el equipo del líder opositor.

Durante su audiencia de confirmación en el Senado, el demócrata dijo estar “muy de acuerdo” con el senador republicano de Florida Marco Rubio, uno de los arquitectos del enfoque de Trump hacia el país sudamericano.

También dijo coincidir con “aumentar la presión sobre el régimen liderado por un brutal dictador, Maduro, así como con tratar de trabajar con algunos de nuestros aliados y socios”.

“La parte difícil es que a pesar de todos esos esfuerzos, que apoyo, obviamente no hemos obtenido los resultados que necesitamos”, afirmó Blinken.

El gobierno de Trump incrementó las sanciones económicas y la presión diplomática contra Caracas en enero de 2019, cuando Maduro asumió un segundo mandato tras elecciones fraudulentas para buena parte de la comunidad internacional.

Pero a pesar de la decidida campaña de Washington para forzar la salida de Maduro, éste se ha mantenido en el poder con el apoyo de los militares, así como de Rusia, China, Cuba y, recientemente, Irán.

Blinken dijo que, de ser confirmado, quiere definir con Rubio y otros senadores los pasos futuros hacia Caracas.

“Necesitamos una política efectiva que pueda restaurar la democracia a Venezuela, comenzando por elecciones libres y justas”, dijo.

Además, propuso una mayor coordinación con países “afines”, más asistencia internacional para paliar la crisis humanitaria, y un enfoque “más efectivo” hacia las sanciones, “para que los facilitadores del régimen realmente sientan el dolor”, dijo.

Venezuela, otrora una potencia petrolera, vive una debacle económica agudizada desde la llegada al poder de Maduro en 2013, una situación que ha provocado la salida del país de más de 5,4 millones de personas, según la ONU.

– Últimas sanciones de Trump –

El gobierno de Trump asestó un último golpe a la Venezuela de Maduro, al sancionar a tres individuos, 14 entidades y seis embarcaciones acusadas de vínculos con “una red” destinada a eludir el embargo estadounidense al crudo venezolano.

El “régimen ilegítimo” de Maduro “sigue utilizando a (la empresa estatal) Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) como su principal canal de corrupción para explotar y lucrar con los recursos naturales venezolanos”, indicó el Tesoro.

Las nuevas sanciones, que suponen prohibición de acceso al sistema financiero estadounidense y bloqueo de eventuales activos, amplían las impuestas en junio pasado a personas y empresas en México.

“La medida de hoy está dirigida contra orquestadores y facilitadores adicionales con vínculos con la red de México que ha conspirado con el ministro de petróleo de Maduro, Tareck El Aissami, y el (empresario colombiano) inculpado de lavado de dinero Alex Saab, para negociar la venta de cientos de millones de dólares de petróleo venezolano”, indicó el Tesoro.

Entre los principales sancionados figuran el italiano Alessandro Bazzoni, el hispano-venezolano Francisco D’Agostino, el suizo Philipp Paul Vartan Apikian, y las empresas Elemento Ltd, con sede en Malta, y Swissoil Trading SA, con sede en Suiza.

Buques y navieras en Ucrania, Rusia y Venezuela, que han transportado petróleo venezolano recientemente, también fueron incluidos en la lista negra del Tesoro.

Desde Caracas, el canciller de Maduro, Jorge Arreaza, denunció ante la comunidad internacional “una nueva agresión desesperada contra el pueblo venezolano por parte del saliente y agónico gobierno de Donald Trump”.

– “Condena bipartidista” –

El secretario de Estado saliente, Mike Pompeo, señaló que estas medidas buscan “limitar aún más las opciones del régimen ilegítimo de Maduro para vender petróleo”.

“Continuaremos usando todo el peso del poder económico y diplomático de los Estados Unidos para promover la transición pacífica hacia una Venezuela nuevamente libre, próspera y estable”, declaró.

La portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, dijo que Pompeo habló el lunes con Guaidó, a quien transmitió “el apoyo inquebrantable de Estados Unidos a su liderazgo”.

Carlos Vecchio, representante diplomático de Guaidó ante Washington, destacó la “condena bipartidista a la dictadura de Maduro” que existe en Estados Unidos.

“Agradecemos la contundente posición del próximo secretario de Estado”, tuiteó tras la audiencia de Blinken.

Venezuela envía oxígeno a Brasil, el país de sudamérica más golpeado por el virus chino

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo el domingo que una flota de camiones que transportaban oxígeno para el estado Amazonas, en el norte de Brasil, donde una segunda ola de la pandemia de coronavirus ha golpeado con fuerza, partió y estaba programado que llegara a la frontera la mañana del lunes.

Al leer un mensaje enviado por el gobernador del estado de Bolívar, Justo Noguera, una región en el sur de Venezuela, Maduro dijo que los seis vehículos llegarían al cruce fronterizo de Santa Elena de Uairén por la mañana, donde serían entregados a las autoridades de salud brasileñas.

Desde allí, los camiones, que transportan unos 136.000 litros de oxígeno, suficiente para llenar 14.000 bombonas individuales, tardarían 14 horas en llegar a Manaus, la capital de Amazonas, cuyo sistema hospitalario colapsa por la pandemia.

“Aspiramos con la celeridad que se ha tomado este tema, que llegue pronto este oxígeno para el pueblo de Brasil”, dijo en la televisión estatal el mandatario venezolano, quien ha mantenido una relación tensa con el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. “Si algo debe saber el pueblo de Brasil que en la medida de nuestras posibilidades y más allá, estamos dispuestos a apoyar al Brasil”, agregó.

La autoridad sanitaria de Brasil aprobó el domingo el uso de emergencia de las vacunas COVID-19 de la china Sinovac Biotech Ltd y la británica AstraZenaca. Bolsonaro, un escéptico del coronavirus que se ha negado a vacunarse, ha sido criticado por el manejo de la crisis.

Maduro se refirió a la situación en Manaos como “el desastre de salud de Bolsonaro”.

En Venezuela, los casos de coronavirus ascienden a 119.803 y han fallecido 1.106 personas, según los datos oficiales divulgados el domingo. Opositores y gremios médicos cuestionan las cifras oficiales y denuncian que el país se agudizan los problemas del sistema de salud.

Día negro para la prensa de Venezuela: chavistas decomisan equipos a televisora y atacan a medios digitales

El régimen de Nicolás Maduro continúa con el asedio a los medios de comunicación. Este viernes 8 de enero, al menos siete medios sufrieron ataques por parte del Estado. A uno de ellos, VPItv, le incautaron equipos de transmisión, cámaras, computadoras, entre otros implementos de trabajo fundamentales para ejercer la labor periodística. El ataque a la prensa se produce tres días después de que el régimen instalara su Asamblea Nacional (AN).

En un comunicado de prensa, VPItv informó que desde horas del mediodía un operativo de 13 funcionarios tomó las instalaciones de la corresponsalía de Caracas del canal de TV digital. Se trató de una operación en conjunto entre el ente regulador de Telecomunicaciones Conatel y el ente recaudador de impuestos Seniat. Los funcionarios primero acudieron a la sede ubicada en La Alta Florida y posteriormente a la ubicada en Los Dos Caminos.

“Esto representa un evidente hecho de censura que impide la continuidad de nuestras operaciones y el ejercicio de la libertad de prensa en Venezuela”, agregó el medio. “Este es un nuevo episodio en la campaña de hostigamiento y censura contra la prensa independiente de Venezuela por parte del régimen de Nicolás Maduro. VPItv es uno de los últimos medios de comunicación que permanece informando de manera independiente en Venezuela haciendo transmisiones en vivo a lo largo y ancho del país sobre lo que sucede en esta nación. Con este acto, se pretende silenciar una de las últimas voces que continúa informando de forma independiente en Venezuela”, añadieron.

Debido al hostigamiento, el medio canceló sus operaciones este viernes. De acuerdo con el comunicado, los funcionarios prohibieron expresamente la cobertura y transmisión del procedimiento del régimen de Maduro, así como la emisión de la programación habitual de VPItv.

Más ataques

Pero el ataque a VPItv no se trata de un hecho aislado. Este viernes, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa de Venezuela (SNTP) informó que el sitio web del medio Tal Cual fue atacado en horas de la tarde para impedir su operación.

De igual forma, el SNTP detalló a través de Twitter que el Seniat clausuró por cinco días la sede del Diario Panorama, en Maracaibo, hasta el 12 de enero. De acuerdo a lo publicado por el medio, la medida obedece al incumplimiento de deberes tributarios.

“Esta casa editorial ha sido una contribuyente económica del país, en particular del desarrollo del Zulia, se mantiene firme en su compromiso de honrar el derecho de informar, que conlleva a otro derecho inalienable: el de la ciudadanía de estar informada, siempre en apego a la Constitución de la República”, explicó el medio en un comunicado.

De igual forma, el SNTP detalló a través de Twitter que el Seniat clausuró por cinco días la sede del Diario Panorama, en Maracaibo, hasta el 12 de enero. De acuerdo a lo publicado por el medio, la medida obedece al incumplimiento de deberes tributarios.

“Esta casa editorial ha sido una contribuyente económica del país, en particular del desarrollo del Zulia, se mantiene firme en su compromiso de honrar el derecho de informar, que conlleva a otro derecho inalienable: el de la ciudadanía de estar informada, siempre en apego a la Constitución de la República”, explicó el medio en un comunicado.

Venezuela: Guaidó y chavistas instalan parlamentos paralelos

El líder opositor venezolano Juan Guaidó encabezó este martes (05.01.2021) la instalación del Parlamento continuista conformado por decenas de diputados cuyo período terminó, apelando a una “continuidad administrativa” debido a que consideran fraudulentas las elecciones de diciembre de 2020. Esta tesis no fue apoyada por varios legisladores del antichavismo, que sí acataron el fin de sus funciones. Esto muestra las diferencias que afectan al bloque opositor.

“En este momento, Venezuela confía en ustedes, diputados, en este momento (tienen) las esperanzas, la necesidad de defensa de la República y de la nación. Toca en este momento seguir adelante”, dijo el político, reconocido como presidente interino por medio centenar de países, durante la sesión, que se celebró de manera virtual y con la intervención de menos del 10 por ciento de este pleno caducado.

Durante su discurso, Guaidó volvió a augurar que este año sacará al chavismo del poder, una promesa que repite desde enero de 2019, cuando se proclamó presidente interino en vista de la “usurpación” que considera hace Nicolás Maduro de la primera magistratura. “Hagamos realidad este 2021 (…) lograr la transición a la democracia en Venezuela (…) Las transiciones se construyen y la hemos estado construyendo, con la capacidad de la mayoría, con nuestros aliados internacionales”, sostuvo.

Fiesta paralela

El opositor aseguró que la sesión de instalación de la AN continuista contó con la participación de “más de 100 diputados”, un dato que choca con el hecho de que al menos una veintena de legisladores, de los 112 que obtuvo el antichavismo en 2015, le ha retirado su apoyo. Este dato además pone en peligro el quórum reglamentario, según el cual las sesiones se pueden realizar solo si 84 o más de los 167 legisladores que conforman este Parlamento, están presentes.

Por su parte, el oficialismo vivió su fiesta paralela con la instalación del nuevo Parlamento, conformado mayoritariamente por diputados del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y sus aliados, que ocuparán 256 de los 277 escaños. Los nuevos parlamentarios ingresaron al Palacio Federal Legislativo alzando retratos del prócer Simón Bolívar y del fallecido presidente Hugo Chávez, que fueron colocados en el salón de sesiones.

“Empieza un nuevo ciclo en la historia de Venezuela, empieza una nueva etapa”, dijo el lunes el presidente socialista Nicolás Maduro, que recupera el control de este poder público tras cinco años en manos de la oposición. El exministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, presidirá el Legislativo.

La violencia en Venezuela fue más letal que la pandemia, según ONG

Un informe del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), que es usado como referencia ante la falta de cifras oficiales sobre la criminalidad, asegura que en Venezuela se han producido en 2020 casi 12.000 muertes violentas. El reporte, divulgado ayer coloca la cifra en 11.891 los decesos causados por acciones criminales, lo que da una tasa de 45,6 por cada 100.000 habitantes.

La violencia además “ha sido 11 veces más letal que la epidemia” del coronavirus, dijo Roberto Briceño-León, presidente del OVV, citando una estadística de 4 personas muertas por COVID-19 por cada 100.000 habitantes en el país, un total de 1.018 fallecidos reconocidos oficialmente. La cifra  de muertes violentas representa una disminución en comparación con 2019, pero aún es mucho mayor a la media mundial y de la región.

Ese año, la ONG registró 16.506 muertes por causas violentas, lo que arrojó una cifra de 60,3 por cada cien mil habitantes. Entre los casos de 2020, hubo 4.231 personas (35,5 por ciento) que fallecieron en lo que se llama “resistencia a la autoridad” (a manos de la Policía), 4.153 homicidios y 3.507 muertes que están en averiguación que, según aclaró el director del OVV, son “muertes claramente violentas” a juicio de la ONG.

La policía mata más que los delincuentes

Briceño-León denunció que hay una “epidemia de violencia policial”, puesto que desde 2016 ha habido “un aumento sostenido de la letalidad policial” y, desde entonces, “cada año hay más víctimas por haberse resistido a la autoridad que los homicidios de cualquier otro tipo”. Pero por primera vez en 2020 hubo más muertos a manos de policías que de delincuentes: 101 casos provocados por los agentes, por cada 100 homicidios delincuenciales.

La mitad de esas muertes fueron cometidas por el Cuerpo de Investigaciones Criminalísticas (CICPC) y la Policía Nacional, a través de la temida Fuerza de Acciones Especiales (FAES), que la  Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pidió disolver tras denuncias de miles de ejecuciones extrajudiciales.

Briceño-León destacó que si bien en Venezuela “hay menos delincuentes porque han emigrado” en medio de un éxodo por la crisis económica, “no es posible desestimar el impacto que puede haber tenido también el proceso de exterminio aplicado por las acciones extrajudiciales” de las fuerzas del orden.

Juan Guaidó augura “cierre de ciclo” del chavismo en 2021

El líder opositor y jefe del Parlamento, Juan Guaidó, auguró este domingo (27.12.2020) que Venezuela vivirá en 2021 un “cierre de ciclo” del chavismo gobernante, un pronóstico que prometió materializar desde enero de 2019, cuando se proclamó presidente interino, y que todavía no ha conseguido.

“El 2021 será un cierre de ciclo histórico de más de 20 años y se dará el inicio de una nueva Venezuela”, dijo, en un vídeo que difundió a través de las redes sociales, en alusión a la llamada revolución bolivariana, en el poder desde 1999.

Guaidó, reconocido como mandatario interino de Venezuela por unos 50 países, reiteró su ofrecimiento a hacer todo lo que esté a su alcance “para lograr forzar una solución política”, que saque del poder al presidente Nicolás Maduro, si bien este cuenta con el respaldo de todas las instituciones nacionales, excepto la Cámara.

“Sabemos, además, que hoy la dictadura (el Gobierno de Maduro) no saldrá voluntariamente del poder, a menos que se vea obligada a hacerlo y claro que necesitamos la fuerza, tanto de la Fuerza Armada como de la comunidad internacional”, prosiguió el opositor, que deberá esperar a enero para saber si sigue contando con el respaldo de la Unión Europea y del nuevo Gobierno de EE.UU.

El jefe parlamentario se comprometió a “unificar la exigencia por nuestros derechos”, en referencia a las numerosas protestas sociales que registra el país, en las que los ciudadanos reclaman por fallos en los servicios públicos, bajos salarios y otros problemas de la crisis.

“¿Qué van a hacer cuando el pueblo salga nuevamente a exigir estos primeros meses del año?”, preguntó a los miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), una institución que hasta ahora ha respaldado a Maduro como presidente, haciendo caso omiso a los llamamientos del opositor.

Convocó también a los venezolanos a respaldar el próximo 5 de enero a la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) que él preside y que extenderá sus funciones un año más, aun cuando la Constitución establece que su período termina ese día, fecha en la que tomarán posesión los diputados elegidos en las elecciones del pasado 6 de diciembre.

“A partir del 5 de enero, alcemos la voz en las calles de Venezuela y el mundo para luchar por la salvación de nuestro país (…) es en la calle donde ejercemos la mayoría, donde construimos esta opción para Venezuela”, sostuvo. 

Advierten sobre falta de controles contra el Coronavirus en Venezuela

Sin tapabocas y con gente a su alrededor, Marisol Sanlate se retrata bajo un cielo de luces. En Navidad, Venezuela abandonó sus férreos controles para frenar la covid-19 y relajó su confinamiento, lo que puede traducirse en una escalada de contagios.

En las adornadas plazas de Caracas hay decenas de personas que se reúnen, juegan, bailan y se fotografían, muchos sin tapabocas. A Marisol la atrajo el centro capitalino, escenario para selfies por una cuantiosa iluminación que contrasta con los constantes apagones nacionales.

“Espero disfrutarlo al máximo”, dice a la AFP esta modista de 53 años, que ve con buenos ojos el levantamiento de la cuarentena que regía desde marzo con ciertas flexibilizaciones.

A pocos metros está Liliana Báez, temerosa.

“Me parece muy arriesgado porque la enfermedad está en avanzada. No sé de aquí a enero qué nos va a esperar”, confiesa esta vendedora de 54 años.

El presidente socialista Nicolás Maduro anunció en noviembre como “regalo” navideño el relajamiento de los controles en diciembre. Casi un mes después, el mandatario reconoció una “subida leve, pero significativa” de contagios.

Las consecuencias, prevé Jaime Lorenzo, miembro de la oenegé Médicos Unidos Venezuela, se verán en enero con un “aumento inusitado de casos” en este país de 30 millones de habitantes y un servicio de salud precario.

“Van a aparecer los números donde hubo esta locura de concentraciones y donde se rompieron los controles”, explica Lorenzo.

Los balances oficiales dan cuenta de unos 110.000 contagios y más de 900 muertes, pero organizaciones como Human Rights Watch cuestionan las cifras por considerar que son peores.

– “Perdimos el miedo” –

“¡Tapabocas, tapabocas!”, retumba en los pasillos del mercado de La Hoyada, en el centro de Caracas, donde ríos de compradores buscan ofertas en una crisis económica donde el dólar ganó terreno.

Adriana Villarroel, de 25 años, se fue hasta allá con los estrenos decembrinos en mente. Los precios, sin embargo, le “asustan” más que el nuevo coronavirus.

“Ya le perdimos el miedo porque muchos en la calle andamos sin tapabocas. A mí, incluso, a veces se me olvida”, comenta Adriana, que en ese momento tenía la nariz descubierta.

Guaidó: sería una tragedia si hay contactos directos entre Biden y el dictador Maduro

El presidente (e) designado por la AN, Juan Guaidó, habló en una entrevista a AFP sobre sus acercamientos con el presidente electo de EEUU, Joe Biden, a quien le felicitó por el triunfo una vez los medios lo dieran ganador de las elecciones del 3N.

Guaidó dijo haber hecho acercamientos con Biden por medio de congresistas para conservar el “apoyo bipartidista” de demócratas y republicanos, aunque aún no conversan directamente

Mientras tanto, asesores de Biden, han dicho que explorarán contactos directos con Maduro, algo que Guaidó considera “una tragedia”.

“No tengamos duda que en ocasiones la comunidad internacional (caería) en la tentación de, por vía de los hechos, entenderse con el dictador (…). ¿Cuál es el incentivo del dictador de turno (para dejar el poder) si él sabe que (…) se le va a reconocer? Ninguno”, consideró.

Sin embargo, Biden ha llamado “dictador” a Maduro en el pasado.

Por otro lado, el líder opositor, confiado en que sus aliados internacionales ratifiquen su apoyo tras el 5E, afirma que el próximo paso es “homologar sanciones”.

Aspira a que Biden ratifique las sanciones de la saliente administración de Donald Trump y que dichas medidas se hagan eco en Europa y América Latina.

“Tenemos que articular al gobierno en Estados Unidos con Europa, con los países de Latinoamérica (…) y homologar sanciones. No solamente es que se aumenten, (sino) que se homologuen para evitar que la dictadura pueda sortearlas”, subrayó.

Elecciones legislativas en Venezuela, entre apatía y legitimidad cuestionada

Las elecciones parlamentarias en Venezuela han sido cuestionadas por gran parte de la comunidad internacional.

Indira Alfonzo, la nueva presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela, anunció con entusiasmo que todo está listo para las elecciones: “Queremos decirles que todo está dispuesto; solo faltas tú, con tu voto, con tu decisión, para que el 6 de diciembre elijamos a los parlamentarios y parlamentarias de la Asamblea Nacional”, dijo.

Pero en las calles no se vio el entusiasmo electoral de otros años en el cierre de campañas. Sin duda, la pandemia ha sido un factor que contribuye a la falta de interés del electorado. Pero un factor más relevante es la posición de los diputados opositores que continúan apoyando a Juan Guaidó y cuyos partidos no van a participar en las elecciones parlamentarias por tildarlas de fraude. Los países que apoyan a la oposición tampoco reconocerán los resultados de estas elecciones, asignando poca credibilidad al proceso, por lo que se estima que la abstención podría alcanzar un 70 por ciento. Las pasadas elecciones parlamentarias de 2015 registraron una alta participación, de un 73,62 por ciento.

Las elecciones parlamentarias no solo están enmarcadas en tiempo de pandemia, sino que en Venezuela también hay una severa crisis humanitaria compleja, además de 3 años de hiperinflación, colapso de los servicios públicos y una aguda escasez de gasolina que mantiene a miles de personas haciendo filas de horas y días para poder cargar combustible.

Ausencia del sector más importante de la oposición

Son varias las irregularidades que enmarcan estas elecciones que se realizan con el propósito de recuperar el parlamento en nombre del chavismo y legitimar los procesos electorales que desde el 2018 están siendo cuestionados por evidencias de fraude. El periodista político Pedro Pablo Peñaloza indica que “la oposición venezolana encabezada por Juan Guaidó decide no participar porque precisamente cuestiona el desempeño del CNE y su nombramiento. Hay que recordar que este CNE no se escogió según lo establecido en la Constitución, sino que se pasó por encima al parlamento y el chavismo lleva este proceso de designación al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), de manera que termina imponiendo un CNE a su medida. Claramente  uno de los problemas que tiene esta elección viene de ese CNE, que no es considerado un árbitro imparcial”.

Peñaloza considera claro que “no están dadas las condiciones para una elección transparente”, comenzando por la ausencia del sector más importante de la oposición, encabezada por Juan Guaidó. “Hay que recordar que participan partidos que han sido intervenidos judicialmente por el mismo TSJ del chavismo, por lo que no puede considerarse que sean representativos de la oposición”. En consecuencia, afirma que Maduro “marcha sin enemigos en este proceso. Lo que se espera es que tenga una mayoría de los dos tercios, dado que prácticamente corre solo”. A su juicio, “esta elección ha sido diseñada para desplazar a la oposición, para liquidar a Juan Guaidó, a los principales partidos de la oposición venezolana. Ese es el plan del chavismo: arrasar con esa oposición. No por casualidad se está anunciando persecución judicial”. 

El factor internacional 

La convocatoria a las elecciones parlamentarias ha sido cuestionada por gran parte de la comunidad internacional. La Unión Europea, la OEA, el Grupo Internacional de Contacto, el Grupo de Lima, han manifestado su rechazo.

En un intento por legitimar el proceso, Nicolás Maduro, ha anunciado que habrá más de 300 expertos internacionales quienes observarán el proceso electoral. Sin ofrecer mayores detalles, dijo que los expertos provienen “de los más importantes institutos de desarrollo de técnica electoral de América Latina y el Caribe. Vienen observadores internacionales de Europa, Asia, África, América Latina, el Caribe y de Estados Unidos inclusive”, según reseña el portal de Telesur.

Extraoficialmente se conoció que entre los observadores se encuentran miembros de la CEPAL, representantes de Rusia, Turquía y el Grupo de Puebla. Eloy Torres, internacionalista, diplomático, profesor de la UCV, considera que “es significativo que justamente Rusia y Turquía, cuyos gobiernos han sido acusados de violentar las reglas de juego electoral en sus países, sean los que vengan a pontificar y a darle su buena pro a un proceso que está plagado de acusaciones”.

Torres agrega que la sociedad venezolana es una sociedad dividida: “Hay unos que plantean la urgencia de participar, porque creen en la buena fe de los representantes de gobierno, mientras otro sector de la oposición rechaza abiertamente la participación, porque considera es un proceso amañado, manipulado. Esto multiplica la tensión interna que vive Venezuela y que se ha expandido a nivel internacional por cuanto el gobierno, en efecto, busca un proceso de legitimación internacional y quizá estas elecciones le caerían como anillo al dedo”.

A juicio del internacionalista, el hecho de que la Unión Europea, Estados Unidos y la OEA no reconozcan el proceso electoral, “genera una mayor tensión. Hay varios actores internacionales que se mueven en Venezuela, unos intentan legitimar el gobierno de Maduro y otros al gobierno interino de Juan Guidó, pero en la perspectiva de que sirva a los intereses de múltiples actores que se mueven a nivel global”.

La Consulta Popular de la oposición venezolana: ¿Un último intento de rescate?

Este 6 de diciembre, el Gobierno de Nicolás Maduro realiza elecciones parlamentarias. La nueva Asamblea Nacional (Congreso) legislará por 5 años, del 5 de enero de 2021 al 2026.

27 de los partidos opositores, congregados en la Mesa de la Unidad Democrática, no participará en dichas elecciones por considerar que el gobierno de Nicolás Maduro “no ofrece garantías” y que no quieren tomar parte en “un fraude electoral”. Así, el actual presidente del Congreso, Juan Guaidó, reconocido por 50 países como presidente interino de Venezuela, perdería su cargo. Ante esta situación, la Asamblea Nacional y su presidente convocan a una Consulta Popular que tendrá lugar del 7 al 12 de diciembre.

“El objetivo de la consulta es lograr una movilización popular muy importante; y las encuestas indican que hay más venezolanos dispuestos a participar en la Consulta Popular de la oposición que en el fraude de Nicolás Maduro”, dice a DW Tomás Guanipa, embajador de Juan Guaidó en Colombia.

Las críticas de que las elecciones del 6 de diciembre no serán “justas, libres ni transparentes” han sido compartidas por el Grupo de Lima, el Grupo Internacional de Contacto, la Organización de Estados Americanos (OEA), la Unión Europea y hasta por la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet. “La comunidad internacional nos apoya, y le demostraremos al mundo – y a Venezuela misma – que existen millones de venezolanos dispuestos a seguir dando la pelea por la democracia”, afirma el representante de Guaidó.

¿Cómo, en dónde y para qué votar?

En la práctica, los venezolanos podrán participar en la Consulta Popular entre el 7 y el 12 de diciembre con su voto digital, a través de la aplicación voatz, disponible en Google Store. “Para el 12 de diciembre, tendremos puestos presenciales de votación en 78 países y en todos los 335 municipios de Venezuela”, explica Guanipa.

Los venezolanos deberán responder a tres preguntas “fundamentales” en la Consulta Popular: ¿Exige usted el cese de la usurpación de la presidencia de parte de Nicolás Maduro y convoca a la realización de elecciones presidenciales y parlamentarias libres, justas y verificables?, reza la primera. Una pregunta “obvia” para algunos, pero “es que desde el año 2013 no ha habido un proceso electoral presidencial creíble. Así que con esta pregunta queremos ratificar el deseo de unas elecciones libres en Venezuela”, dice el Embajador de Guaidó en Colombia, Tomás Guanipa.

Con la segunda pregunta, la oposición busca ratificar el rechazo al “fraude” del 6 diciembre, junto con el pedido a la comunidad internacional de hacer lo propio. Y con la tercera, intenta recibir un mandato de los electores para revalidar su gestión internacional por “el rescate de la democracia y la atención de la crisis humanitaria”.

Si bien el opositor Tomás Guanipa es consciente de que la Consulta Popular “no tumbará el régimen de Maduro”, valora que es un “mecanismo articulador” del descontento que debe recibir un nuevo impulso. De la comunidad internacional, y de la Unión Europea en especial, espera que “aumenten su apoyo a la causa por la democracia en Venezuela, la presión y las sanciones contra el régimen”.

Maduro gobierna, la oposición lleva la responsabilidad

Nicolás Maduro ha resaltado que la oposición había declarado el 6 de diciembre como un “plebiscito” en su contra, y prometió que si es derrotado se iría. Palabras tomadas como “burla”, toda vez que la mayoría de partidos opositores no participará, justamente por considerar que el “evento” del 6 de diciembre será “fraude”.

A pesar de las crisis humanitaria, económica, política y social en Venezuela, la oposición no la tiene tan fácil con el electorado, como podría suponerse: “Con la Consulta Popular, la oposición venezolana busca rescatar mucha de la confianza perdida, y demostrar que sí es la alternativa al régimen, porque la realidad es que muchos venezolanos no ven ni al gobierno ni a los políticos opositores como las personas que les van a resolver los problemas cotidianos”, dice a DW el politólogo Ronal Rodríguez, del Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario, con sede en Bogotá. Además, agrega el analista, “el régimen de Maduro ha sabido transferir a la oposición las tensiones que han generado las sanciones internacionales”.

El analista Rodríguez describe que “cuando se les pregunta a los venezolanos de a pie quién ha llevado a Venezuela a esta crisis, muchos no dicen que han sido las erradas políticas de los últimos 22 años, que destruyeron el sistema productivo, la producción petrolera y la dinámica comercial, sino que son las sanciones de Estados Unidos las que los están asfixiando”. Así, concluye el profesor de la Universidad del Rosario, “Nicolás Maduro logra con éxito descargar la responsabilidad del fracaso sobre la oposición”. Y Diosdado Cabello, el número dos del gobierno, amenaza con que “el que no vote, no come”. Una referencia al control de los electores y su dependencia de los alimentos que reparte el régimen.

Ronal Rodríguez concluye que con la Consulta Popular del 12 de diciembre “se sabrá si la oposición podrá o no reinventarse hacia adentro y fuera de Venezuela”.

Venezuela cierra noviembre con una devaluación de 50,90 % en su moneda

 Venezuela cierra este lunes el mes de noviembre con una devaluación de 50,90 % en su moneda nacional, el bolívar, frente al dólar estadounidense, la divisa con que se completan la mayoría de las operaciones comerciales en el país.
Según el Banco Central de Venezuela (BCV), que ofrece la cotización oficial, un dólar estadounidense pasó de 515.919 bolívares a principios de mes a 1.050.811 al cierre de esta jornada.
Este incremento reportado por el ente emisor muestra que el precio de la divisa estadounidense se encareció un 103,68 % solo en noviembre, lo que provocó, entre otras cosas, que los comercios cambiasen las tarifas de productos y servicios casi diariamente.
Mientras tanto, en el mercado paralelo, que rige casi toda la actividad económica en el país, el bolívar se ha devaluado aun más.
Allí, el dólar estadounidense se canjea hoy por 1.214.053 bolívares, un indicador que puede variar un poco hacia arriba o hacia abajo dependiendo del portal de referencia que se use, entre los numerosos que existen.
El bolívar ha pasado por dos procesos de reconversión monetaria: en 2008, perdió tres ceros y pasó a llamarse bolívar fuerte, mientras que, a mediados de 2018, le restaron otros cinco ceros con lo que fue rebautizado como bolívar soberano, el actual.

Ante esa inestabilidad de la moneda local, Venezuela vive un proceso de dolarización de facto o “espontánea”, con lo que la mayor parte de los productos que se ofrecen a la venta se calculan en dólares, y existe la posibilidad de pagar en divisas o en bolívares.
Con todo, el salario mínimo legal que devengan cerca de 10 millones de trabajadores y pensionistas se mantiene en 400.000 bolívares, es decir, un tercio de la población recibe al mes menos de 50 centavos de dólar mientras que una familia necesita cerca de 300 dólares para cubrir los gastos más básicos.
(c) Agencia EFE












    

Analistas: gane quien gane las elecciones, las sanciones al régimen de Maduro continuarán


Estados Unidos y Venezuela eran muy buenos amigos hasta que llegó Hugo Chávez al poder en 1999. La relación política desde entonces fue tensa y en 2010 ambos países retiraron sus  embajadores. No obstante seguían siendo socios comerciales, básicamente petroleros. En 2015 el presidente Barack Obama declaró a Venezuela una amenaza para la seguridad de su país, comenzaron las sanciones individuales, pero los buques seguían yendo y viniendo. 

El gran giro se produjo en agosto de 2017, cuando de la mano del presidente Donald Trump se agregaron las sanciones sectoriales y con ellas el colapso definitivo de la relación. Además, la Justicia estadounidense avanzó en casos contra las cabezas del chavismo, poniendo incluso una recompensa por su captura, bajo la acusación de ser integrantes de una red de narcotráfico.

El rentismo petrolero venezolano respiraba gracias a la venta de crudo a Estados Unidos y de comprarle los insumos necesarios para procesarlo, así como gran variedad de mercancías. Esa dinámica se rompió por completo con las sanciones, dándole un la estocada final a una industria petrolera que ya venía en decadencia producto de la mala gerencia y la corrupción. Con ello la economía venezolana terminó de colapsar.

A más de tres años de impuestas las primeras sanciones económicas, la relación política está en un punto muerto, el comercio en mínimos históricos y el país sumergido en una densa crisis humanitaria. Tanto Trump, como Joe Biden, el candidato demócrata a la presidencia, abogan por elecciones libres y la salida de Maduro, lo que no está claro es cuál es la estrategia más efectiva para lograrlo y el rol de las sanciones en ese proceso, sobre el que existe un intenso debate.

¿Qué pasará con las sanciones si gana Joe Biden?

El regreso de los demócratas a la Casa Blanca marcaría un cambio en la forma de acercarse a la crisis venezolana. “Una administración Biden no buscaría desmantelar las sanciones contra Venezuela de inmediato, y ciertamente no sin mayores concesiones del régimen de Maduro”, señala Paul Angelo, exfuncionario del Departamento de Estado y especialista en temas latinoamericanos del Consejo de Relaciones Exteriores (CFR, en inglés), en una comunicación electrónica para El Diario, medio digital venezolano.

Un reporte del New York Times señala que el líder demócrata buscaría establecer negociaciones con Maduro una vez que haya fecha para unas nuevas elecciones y presionarlo a que se comprometa a organizarlas de manera justa.

“El objetivo final de la presidencia de Biden sería utilizar las sanciones y el alivio de las sanciones de una manera inteligente y multilateral para dar paso a elecciones libres y justas en Venezuela”, agrega Angelo.

Una de las preocupaciones que generan las sanciones son sus efectos colaterales, en el sentido de que no solo afectan la capacidad económica del gobierno de facto, sino que  han “aumentado los costos de transacción y han ralentizado la labor tanto del sector privado como de las organizaciones de ayuda humanitaria, cuyas cuentas y transacciones bancarias son frecuentemente bloqueadas”, señalan Moisés Rendón y Claudia Fernández en un artículo del Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, en inglés).

Uno de los efectos inmediatos de las sanciones, especialmente a partir de 2019, fue el desplome del comercio entre Venezuela y Estados Unidos. Gracias al boom de los precios del crudo, en 2008, el total de comercio entre ambos países alcanzó su máximo histórico de $64.014 millones, de los cuales $51.402 millones correspondieron a exportaciones venezolanas, de acuerdo con datos de la Oficina de Análisis Económico (BEA, en inglés).

Conforme fue cayendo el precio del crudo y la producción de Pdvsa, las cifras tanto de importaciones como de exportaciones fue en declive. En 2018, año previo a la prohibición de compra y venta de productos petroleros, las estadísticas estadounidenses reflejan un comercio total entre las dos naciones de $19.063 millones, una caída de 70% con respecto a su pico histórico. Entre enero y agosto de 2020 (último dato disponible) el total del comercio es de $794 millones (1,2% del récord de 2008).https://e.infogram.com/0b3d8b8f-9f91-4bec-9b39-193b139b060b?parent_url=https%3A%2F%2Feldiario.com%2F2020%2F11%2F02%2Felecciones-eeuu-sanciones-maduro%2F&src=embed#async_embedComercio EEUU-Venezuela
Infogram

Pero las sanciones son de amplia aplicación y limitan los negocios petroleros que Venezuela puede hacer con otros países con un efecto inmediato en el comercio exterior del país. Una estimación del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) indica que las importaciones totales de Venezuela cerrarán este año en $6.200 millones, una caída de 52%, en comparación con 2019. Mientras, las exportaciones registrarán una baja de 68%, al culminar en $7.500 millones (apenas 7% del total del año 2012, cuando se batió el récord histórico).

¿Qué pasará con las sanciones si gana Donald Trump?

Un segundo mandato de Donald Trump supondría una continuidad de la estrategia de sanciones, aunque el mandatario no descarta reuniones o conversaciones directas para negociar su salida (como de hecho ocurrió en octubre). La permanencia del republicano en la Casa Blanca sí garantizaría un reconocimiento de Guaidó más allá del 5 de enero de 2021, cuando vence el periodo constitucional de la actual Asamblea Nacional, único órgano de poder legítimo en Venezuela.

Sanción
Donald Trump Venezuela

A diferencia de su antecesor, Barack Obama, el presidente Trump ha marcado una línea más dura contra Maduro y se convirtió en el principal aliado internacional de la oposición venezolana y de Guaidó como mandatario interino. Por el lado de las iniciativas que se han presentado en el Congreso estadounidense, principalmente de apoyo económico, han contado con el apoyo de miembros de ambos partidos.

En una audiencia ante el Senado, el enviado especial de Trump para Venezuela, Elliott Abrams, afirmó en agosto que Estados Unidos es el principal donante de ayuda humanitaria para el país con un monto total de $856 millones en asistencia desde el año 2017. 

“En un segundo mandato el presidente puede ir en cualquier dirección: vamos a hablar con él (con Maduro), vamos a sacarlo a patadas, vamos a incrementar la presión… Puede suceder cualquier tipo de cosa, pero algo va a suceder”,  asegura Juan Cruz, director del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, en una entrevista con Infobae.

No obstante, las críticas a la falta de resultados concretos de la estrategia de sanciones es cada vez más intensa, así como los llamados a reformarlas o simplemente levantarlas por completo.

 “El reciente intento de la administración (de Trump) de negociar directamente con el círculo íntimo de Maduro ha expuesto la insuficiencia de las sanciones de la administración como una herramienta punitiva para sacar a Maduro del poder”, señala Angelo.

Un informe del economista Luis Oliveros publicado por la organización Defensa de los derechos humanos en las Américas (WOLA, en inglés), señala que incluso considerando el declive en la producción petrolera que venía arrastrando Pdvsa (antes de 2017), las sanciones le han impedido a la estatal petrolera recibir ingresos estimados en $30.949 millones.

“Las sanciones tienen un efecto directo en la industria petrolera del país, generando una importante disminución en los ingresos fiscales en divisas, trayendo consecuencias negativas en la brecha fiscal, en el nivel de las importaciones y la actividad económica”, concluye Oliveros.