Tag: CUOMO

Vice gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, sustituiría a Cuomo si éste renuncia

Cuando un coro de destacados demócratas exigió la renuncia del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, por denuncias de acoso sexual la semana pasada, la mujer que lo reemplazará si él renuncia hizo lo que ha hecho la mayor parte de su tiempo en el cargo: mantener un perfil discreto.

La vicegobernadora Kathy Hochul dio algunos mensajes virtuales en una serie de pequeños eventos en todo el estado. Envió tuits que promocionaban a las pequeñas empresas en Adirondacks, recomendó a las personas usar cubrebocas y vacunarse contra el coronavirus cuando sea su turno. Ella misma se inyectó el viernes, lo que generó una inusual cobertura televisiva local.

Aunque la agenda de la demócrata no ha cambiado últimamente, lo que puede ser diferente es la cantidad de personas que sintonizan para saber más sobre la política que se convertiría en la primera gobernadora del estado si Cuomo no puede mantenerse en el poder.

Después de dos mandatos a la sombra de un gobernador famoso por querer ser el centro de atención, Hochul es una incógnita para la mayoría de los neoyorquinos. El profesor de ciencias políticas de Baruch College, Doug Muzzio, opina que ahora ella probablemente se esté preparando en caso de que la llamen para intervenir.

“La siguiente etapa del juego es si renuncia Cuomo y Hochul se convierte en gobernadora. ¿Qué significa eso? ¿Quién es ella? ¿Qué piensa?”, dijo Muzzio. “Los neoyorquinos desconocen totalmente a esta mujer. Quiero decir, pasé la mitad de mi vida concentrándome en estas cosas. Y no sé mucho”.

Hochul, de 62 años, reconoció brevemente la tormenta que se arremolinaba alrededor de Cuomo el martes en un comunicado en el que expresaba su fe en una investigación independiente sobre su conducta en el lugar de trabajo, dirigida por la fiscal general del estado, Letitia James.

“Confío en que la investigación se lleve a cabo de la manera más completa y rápida posible”, escribió. “Los neoyorquinos deben estar seguros de que a través de este proceso pronto conocerán los hechos”.

Aumenta la presión para que el gobernador Andrew Cuomo renuncie

La permanencia en el poder del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, se ve cada vez más amenazada, luego de que este jueves la mayoría de los legisladores del estado pidieran su renuncia. Los demócratas iniciaron una investigación para someterlo a juicio político y la policía de Albany anunció que estaba lista para investigar una acusación sobre presunta conducta sexual indebida.

La tormenta política alrededor del demócrata se intensificó un día después de que el diario Times Union de Albany informara que una asistente no identificada de Cuomo había dicho que este le metió la mano debajo de su camisa y la acarició en su residencia oficial a fines del año pasado.

La mujer no ha presentado una denuncia penal, pero un abogado del gobernador dijo el jueves que el estado notificó la acusación al Departamento de Policía de Albany, luego de que la mujer involucrada se negara a hacerlo ella misma.

Un portavoz del Departamento de Policía de Albany, Steve Smith, no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios de la agencia de noticias The Associated Press, pero este le dijo al diario The New York Times que la policía se había puesto en contacto con un representante de la mujer.

La posible participación de la policía en este caso se produce cuando hay más legisladores que exigen la renuncia de Cuomo por presuntas conductas indebidas hacia varias mujeres y acusaciones de que su Administración ocultó cuántos residentes de hogares de ancianos murieron de COVID-19.

Al menos 121 miembros de la Asamblea y el Senado estatales han dicho públicamente que Cuomo debería abandonar su cargo ahora, según un recuento de The Associated Press. El recuento incluye 65 demócratas y 56 republicanos.

El principal demócrata de la Asamblea estatal, el presidente Carl Heastie, respaldó el jueves un plan para que el Comité judicial inicie una investigación de juicio político.

Denuncian que asistentes de Cuomo modificaron informe sobre muertes en hogares de ancianos por Covid-19

Cuando los principales asesores del gobernador de Nueva York Andrew Cuomo recibieron un informe escrito por funcionarios de salud estatales, que incluía un recuento de cuántos residentes de hogares de ancianos en Nueva York habían muerto a causa de la pandemia hasta junio de 2020, se alarmaron.

El número de ancianos que habían muerto por COVID-19 en el estado era de más de 9,000 para ese momento en junio del año pasado, y no era conocido por el público, y los asesores de mayor rango del gobernador querían mantenerlo así.

Por lo que reescribieron el informe para publicarlo, según entrevistas y documentos revisados por The New York Times.

La extraordinaria intervención, que se produjo justo cuando el Cuomo comenzaba a escribir un libro sobre sus logros pandémicos, fue el acto más temprano conocido hasta ahora en lo que los críticos han llamado un esfuerzo de un mes por parte del gobernador y sus ayudantes para oscurecer el alcance total del hogar de ancianos. fallecidosreportado el jueves por el diario The New York Times.

Sólo después de que el fiscal general del estado revelara a principios de este año que se habían subestimado miles de muertes de residentes de hogares de ancianos, Cuomo finalmente dio a conocer los datos completos, diciendo que los había retenido por temor a que la administración Trump pudiera llevar a cabo una investigación por motivos políticos sobre la situación del manejo estatal del brote de COVID-19 en hogares de ancianos en el estado.

Pero Cuomo y sus ayudantes en realidad comenzaron a ocultar los números meses antes, cuando sus ayudantes estaban luchando contra sus propios altos funcionarios de salud, y mucho antes de que llegaran las solicitudes de datos de las autoridades federales, según documentos y entrevistas con seis personas con conocimiento directo de la situación, quienes solicitaron el anonimato para describir los debates a puertas cerradas.

El papel central desempeñado por los principales asesores del gobernador refleja hasta dónde ha llegado Cuomo en medio de una pandemia mortal para controlar los datos, dejar de lado la experiencia en salud pública y reforzar su posición como líder nacional en la lucha contra el coronavirus.

Mientras se redactaba el informe de muertes por la pandemia en asilos de ancianos, los datos del Departamento de Salud, contenidos en un gráfico revisado por The Times que se incluyó en un borrador, indicaron que el número de muertos es aproximadamente un 50 % más alto que la cifra que la administración de Cuomo citó públicamente en ese momento.

El Departamento de Salud trabajó en el informe con McKinsey, una firma consultora contratada por el gobernador Cuomo para ayudar con la respuesta a la pandemia.

El gráfico que crearon comparó las muertes en hogares de ancianos en Nueva York con otros estados. El total de 9,250 muertes de Nueva York superó con creces al del siguiente estado más alto, Nueva Jersey, que tenía 6,150 en junio de 2020.

Los cambios buscados por los asistentes del gobernador alimentaron amargos intercambios con los funcionarios de salud que trabajaban en el informe. El conflicto acentuó una relación ya tensa y en desarrollo entre Cuomo y su Departamento de Salud, una que impulsaría un éxodo de los principales funcionarios de salud pública del estado.

Cuomo, de una crisis a otra

El control del poder de Cuomo se vio afectado por una ola de escándalo la semana pasada, cuando tres mujeres han acusado al gobernador de conducta inapropiada, incluido el acoso sexual en el lugar de trabajo.

El miércoles, el gobernador de Nueva York se disculpó públicamente por sus acciones, que pronto serán sometidas a una investigación independiente supervisada por el fiscal general del estado.

Pero esa crisis sobre el comportamiento de Cuomo con las mujeres se produjo justo cuando su administración había estado lidiando con la agitación política generada por la manipulación de los datos de muertes por la pandemia de coronavirus en los asilos de ancianos, que causó que los legisladores de Nueva York tomaran medidas para despojarlo de los poderes de emergencia que se le habían otorgado durante la pandemia, y los fiscales federales en Brooklyn abrieron una investigación por separado sobre este asunto también.

Crece presión para que dimita Andrew Cuomo, acusado de acoso sexual

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, lucha por salvar su vida política después de que una tercera mujer lo acusara de acoso sexual. 

El demócrata de 63 años está sufriendo una caída en desgracia en los últimos días, tras convertirse en una estrella nacional en 2020 por su manejo de la pandemia.

Varios analistas anticipaban que formaría parte del gobierno del presidente Joe Biden, pero ahora muchos miembros de su partido piden su renuncia. 

Cuomo, ya en el punto de mira por haber minimizado el número de fallecidos por coronavirus en las residencias de ancianos del estado de Nueva York, habilitó formalmente el lunes que se lo investigue después de que dos excolaboradoras lo acusaran de conductas inapropiadas. 

Horas después, la joven Anna Ruch, de 33 años, que a diferencia de las anteriores denunciantes nunca fue su colaboradora, relató al diario The New York Times que Cuomo le preguntó, en una boda en 2019, si podía besarla, luego de que ella empujara la mano que él le había puesto en la parte baja de su espalda.

“Estaba tan confundida, conmocionada y avergonzada”, dijo al diario. “Giré la cabeza y me quedé sin palabras”.

Políticos demócratas y republicanos se han unido a las denunciantes y a asociaciones contra el acoso para pedir la dimisión del gobernador, cuyo tercer mandato termina finales de 2022.

“Si estas acusaciones son ciertas, no puede gobernar”, dijo este martes el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, un viejo rival de Cuomo. 

Para Sam Abrams, profesor de Ciencias Políticas en la facultad Sarah Lawrence, la tercera acusación “hace mucho más difícil” que Cuomo pueda seguir en el cargo. 

“Si pierde el apoyo del partido, y eso es lo que está ocurriendo, no tiene futuro ni tendrá cuarto mandato”, afirmó. 

¿Qué sigue luego de las disculpas de Cuomo tras acusaciones de acoso sexual?

Lo que debes saber

  • Al menos tres demócratas en la legislatura estatal pidieron al gobernador Andrew Cuomo que renuncie tras darse a conocer nuevas acusaciones de un presunto acoso sexual. Cuomo niega las acusaciones.
  • Dos exasesoras acusan a Cuomo de una presunta conducta inapropiada. Al mismo tiempo, los fiscales federales iniciaron una investigación a la administración de Cuomo sobre el manejo que tuvo con el COVID-19 en hogares de ancianos.
  • La oficina del gobernador cambió de rumbo por segunda vez el domingo, y finalmente pidió a la fiscal general de Nueva York que sea la única responsable de seleccionar un organismo de investigación sobre las denuncias de acoso sexual. Ante esto, la fiscal general del estado, Lititia James, respondió que concedería su solicitud de remisión para investigar las acusaciones de acoso sexual.

NUEVA YORK – ¿Qué sigue? Nueva York espera el próximo movimiento del gobernador Andrew Cuomo el lunes, un día después de que reconoció por primera vez que parte de su comportamiento con las mujeres “puede haber sido insensible o demasiado personal”, y dijo que cooperaría con una investigación de acoso sexual dirigida por la fiscal general del estado.

En un comunicado emitido en medio de crecientes críticas dentro de su propio partido, el demócrata sostuvo que nunca había tocado o propuesto algo a nadie de manera inapropiada. Pero dijo que se había burlado de la gente sobre sus vidas personales en un intento de ser “lúdico“.

“Ahora entiendo que mis interacciones pueden haber sido insensibles o demasiado personales y que algunos de mis comentarios, dada mi posición, hicieron que otros se sintieran de una manera que nunca pretendí. Reconozco que algunas de las cosas que he dicho se han malinterpretado como un coqueteo no deseado. En la medida en que alguien se sintió de esa manera, realmente lo lamento“, dijo.(Lea su declaración completa aquí).

Cuomo, uno de los gobernadores más prominentes de Estados Unidos, enfrenta el desafío más serio de cargo en una década, esto debido a las acusaciones de un presunto acoso sexual al menos dos mujeres que trabajaban para él. Los demócratas en Nueva York y en todo el país cada vez lo apoyan menos.

Su admisión parcial de irregularidades se produjo después de un día de disputas sobre quién debería investigar su comportamiento en el lugar de trabajo.

Al final del día, Cuomo accedió a las demandas de que la fiscal general Letitia James tuviera control de la investigación.

La fiscal James dijo que esperaba recibir una remisión formal que le otorgaría poder de citación judicial a su oficina y le permitiría delegar en una firma de abogados externa para “una investigación rigurosa e independiente”.

“Esta no es una responsabilidad que nos tomamos a la ligera”, dijo James, una demócrata que, en ocasiones, ha sido aliada de Cuomo, pero es elegida de forma independiente y había surgido como una opción de consenso para liderar una investigación.

Los pedidos de una investigación aumentaron después de que una segunda exempleada de la administración de Cuomo hiciera públicas el sábado, en la publicación The New York Times, acusaciones de acoso.

Charlotte Bennett, una asistente de bajo nivel en la administración del gobernador hasta noviembre, dijo a The New York Times que Cuomo presuntamente hizo preguntas sobre su vida sexual, incluso si alguna vez tuvo relaciones sexuales con hombres mayores, e hizo otros comentarios que interpretó como una medida de su interés en una relación sexual.

Su acusación se produjo días después de que otra exasesora, Lindsey Boylan, exasesora de Desarrollo Económico, explicara las acusaciones del supuesto acoso que hizo por primera vez en diciembre. Boylan dijo que Cuomo la sometió a un beso no deseado e hizo comentarios sobre su apariencia.

El gobernador Cuomo, de 63 años, dijo que tenía la intención de ser un mentor de Bennett, que tiene 25. Cuomo negó las acusaciones de Boylan.

Durante varias horas el domingo, James y otros destacados funcionarios del partido rechazaron dos de las propuestas de Cuomo sobre cómo podría proceder una investigación.

Según su primer plan, una juez federal retirada elegida por Cuomo, Barbara Jones, iba a revisar su comportamiento en el lugar de trabajo. En la segunda propuesta, anunciada el domingo por la mañana en un intento de apaciguar a los líderes legislativos, Cuomo pidió a James y a la juez principal de la corte de apelaciones del estado, Janet DiFiore, que designaran conjuntamente a un abogado para investigar y emitir un informe público.

James rechazó ambos planes, exigiendo una remisión formal que le diera autoridad a su oficina para citar documentos y testimonios de testigos.

Muchos de los nombres más importantes de la política de Nueva York se alinearon detrás de James.

La líder de la mayoría en el Senado, Andrea Stewart-Cousins, y el presidente de la Asamblea, Carl Heastie, ambos demócratas, dijeron que querían que la fiscal general se encargara de la investigación. Los líderes republicanos habían pedido durante días a James que lanzara una investigación. El domingo, el líder republicano de la minoría del Senado estatal, Robert Ortt, pidió a Cuomo que renunciara.