Tag: DACA

Biden elige a inmigrante cubano americano como secretario de Seguridad Nacional

Alejandro Mayorkas será nombrado por el presidente electo Joe Biden como secretario de Seguridad Nacional para su gobierno.

Será el primer latino e inmigrante en ocupar dicha oficina, responsable de todas las agencias migratorias, adelantó el equipo de transición del demócrata.

“Los nominados y nombramientos históricos incluyen al primer latino e inmigrante como Secretario del DHS”, se informó en un comunicado.

De este modo será el primer latino e inmigrante en ocupar dicha posición, adelantó el equipo de transición del demócrata.

Mayorkas fue subsecretario del DHS en la administración de Barack Obama, además de haber estado al frente de la oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) de 2009 a 2013.

Es ampliamente conocido por haber implementado la orden ejecutiva de Obama para la creación de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

“Durante su mandato en el DHS, dirigió la implementación de DACA, negoció acuerdos de ciberseguridad y seguridad nacional con gobiernos extranjeros, dirigió la respuesta del Departamento al Ébola y el Zika”, dijo el equipo de transición de Biden.

Mayorkas es originario de La Habana, Cuba; es egresado de la Universidad de California en Berkeley.

Los nuevos nombramientos incluyen a la primera mujer para dirigir la Comunidad de Inteligencia. Se trata de Avril Haines.

El jueves el presidente electo Biden darán a conocer oficialmente los nombramientos, que también incluyen a Antony Blinken, como secretario de Estado; Linda Thomas-Greenfield, embajadora de EE.UU. para las Naciones Unidas; Jake Sullivan, asesor de Seguridad Nacional y John Kerry, enviado especial presidencial sobre el Clima.

Sin apoyo del Congreso, Biden no podrá hacer grandes cambios en el sistema migratorio

Las posibilidades de un cambio sustancial en el sistema de inmigración en Estados Unidos son escasas y, encarado con un Congreso dividido no puede esperarse que el presidente electo, Joe Biden, dé al asunto la prioridad que le ha dado Donald Trump, advirtieron este lunes expertos.

El gobierno del presidente Donald Trump ha restringido el otorgamiento de asilo, ha separado a miles de menores de edad de sus familias migrantes indocumentadas, y ha decretado la posible negación de visas de residente legal a extranjeros que, a criterio de los funcionarios de inmigración, puedan recurrir a programas de asistencia pública.

Algunas de estas medidas que se aplican bajo decretos, explicó Sarah Pierce, analista del Instituto de Política Migratoria (MPI), pueden darse por terminadas por decreto, como las vedas de viajes ordenadas por Trump en 2017 para residentes de ciertos países o modificaciones en la Acción Diferida (DACA) que abrirían es amparo migratorio a otros 400,000 extranjeros.

Una primera decisión de Biden podría dar por terminado el llamado Protocolo de Protección de Migrantes (MPP), por el cual EE.UU. ha enviado a México y América Central unas 60,000 personas que llegaron a la frontera pidiendo asilo y ahora aguardan el trámite de sus pedidos, dijo Doris Meissner, exdirectora del entonces llamado Servicio de Inmigración y Naturalización.

“Pero no se puede abrir las puertas de par en par”, agregó. “Esto debería hacerse de una manera ordenada. Hay problemas logísticos y debe considerarse qué ocurrirá después”.

“La orden de emergencia por la cual, desde marzo, las autoridades en la frontera pueden usar los criterios del Centro para Control y Prevención de Enfermedades (CDC), para rechazar de forma expedita a los migrantes que puedan tener síntomas de covid-19, es otro caso de una medida por decreto”, dijo Meissner.

“El futuro gobierno de Biden no ha indicado qué hará con este decreto”, agregó. “Y debe haber cautela. Será enero, las condiciones de la pandemia continuarán y es posible que haya que mantener la orden de CDC por un tiempo”.

Musaffar Chishti, otro analista de MPI, reseñó las numerosas oportunidades a lo largo de las últimas tres décadas cuando hubo expectativas de una reforma integral del sistema de inmigración de EE.UU. y que, tanto con presidentes demócratas como republicanos, fallaron por la división partidista en el Congreso.

“Con un Congreso, otra vez, dividido y polarizado las perspectivas de algo sustancial son muy pocas“, añadió.

“Biden ha prometido dar por terminadas muchas políticas de Trump”, recordó Jessica Bolter, otra analista de MPI. “Un ejemplo es la construcción del muro en la frontera, para la cual Trump ha pedido 15,000 millones de dólares. Después que el Congreso no le asignó ese dinero uno de los aspectos más controvertidos fue la declaración, por parte de Trump, de una emergencia y la transferencia de fondos del Departamento de Defensa, en 2019, para la obra”.

“Una de las acciones más fáciles (para Biden), sería el poner fin a la declaración de emergencia, pero entonces queda por decidir qué se hará con los fondos que ya se transfirieron pero no se han usado todavía”, dijo.

Con información de la agencia EFE

Trump dice que “se hará cargo” de DACA, a pesar de haber recortado el programa

El presidente Donald Trump se enfrentó en la noche de ayer jueves a la pregunta de una votante de Florida sobre DACA, el programa de la era Obama que protege de la deportación a algunos jóvenes inmigrantes que llegaron a Estados Unidos cuando eran menores y que su Gobierno no ha parado de atacar.

Trump aseguró durante el foro en directo que televisó la cadena NBC que “se hará cargo” del programa durante segundo mandato, aunque no ofreció muchos detalles sobre qué medidas lanzaría ni sobre el futuro de sus beneficiarios.

“Nos vamos a encargar de DACA. Nos vamos a encargar de los dreamers (soñadores). Estamos trabajando [en ello] ahora mismo, estamos negociando diferentes aspectos de la inmigración y de la ley migratoria“, dijo Trump.

Lo único de lo que alardeó en este sentido fue de la construcción del llamado “muro” fronterizo, una de sus principales promesas electorales en 2016. Pero buena parte de las obras en el límite nacional con México consisten en reemplazar el vallado antiguo por otro en mejores condiciones. Y no las está pagando México, a pesar de que Trump se empeña en repetirlo.

Hace unos meses, durante una entrevista en Telemundo el mandatario aseguró que firmaría una orden ejecutiva con “un proyecto de ley migratoria muy importante”, pero ni en aquel momento tampoco explicó de qué se trataba ni ahora hay información al respecto. Este jueves volvió a limitarse a afirmar que “algo muy, muy bueno” estaba en camino.

Queremos que la gente venga a nuestro país. Tienen que entrar, legalmente, pero estamos trabajando muy duro en el programa DACA, y creo que ustedes estarán muy contentos durante el próximo año“, añadió el republicano en respuesta a la votante de Florida.

Sin embargo, su Gobierno ha tratado de restringir cualquier tipo de inmigración -también los visados de trabajo– y ha sido especialmente duro con programas como DACA, que dan un respiro a cientos de miles de personas en el país.

La Corte Suprema frenó en junio el intento del Gobierno federal de eliminar DACA completamente. Poco después, el 28 de junio, el secretario interino del Departamento de Seguridad (DHS) ordenó con un memorando rechazar nuevas solicitudes al programa, disminuir a un año el periodo de validez de cada renovación y prohibir a sus beneficiarios salir de Estados Unidos sin la autorización de DHS.

En respuesta a las afirmaciones del presidente, la Unión Estadounidense de Libertadas Civiles (ACLU) escribió en Twitter que el presidente había “violando la ley” al “ignorar” el fallo del Supremo.

“La Corte Suprema ordenó a la Administración Trump que aceptara renovaciones de DACA y nuevas solicitudes de DACA”, tuiteó la organización. “En cambio, han estado ignorando a la Corte y violando la ley”, añadió.

Trump aseguró durante el foro en directo que televisó la cadena NBC que “se hará cargo” del programa durante segundo mandato, aunque no ofreció muchos detalles sobre qué medidas lanzaría ni sobre el futuro de sus beneficiarios.

“Nos vamos a encargar de DACA. Nos vamos a encargar de los dreamers (soñadores). Estamos trabajando [en ello] ahora mismo, estamos negociando diferentes aspectos de la inmigración y de la ley migratoria“, dijo Trump.

Lo único de lo que alardeó en este sentido fue de la construcción del llamado “muro” fronterizo, una de sus principales promesas electorales en 2016. Pero buena parte de las obras en el límite nacional con México consisten en reemplazar el vallado antiguo por otro en mejores condiciones. Y no las está pagando México, a pesar de que Trump se empeña en repetirlo.

Hace unos meses, durante una entrevista en Telemundo el mandatario aseguró que firmaría una orden ejecutiva con “un proyecto de ley migratoria muy importante”, pero ni en aquel momento tampoco explicó de qué se trataba ni ahora hay información al respecto. Este jueves volvió a limitarse a afirmar que “algo muy, muy bueno” estaba en camino.

Queremos que la gente venga a nuestro país. Tienen que entrar, legalmente, pero estamos trabajando muy duro en el programa DACA, y creo que ustedes estarán muy contentos durante el próximo año“, añadió el republicano en respuesta a la votante de Florida.

Sin embargo, su Gobierno ha tratado de restringir cualquier tipo de inmigración -también los visados de trabajo– y ha sido especialmente duro con programas como DACA, que dan un respiro a cientos de miles de personas en el país.

La Corte Suprema frenó en junio el intento del Gobierno federal de eliminar DACA completamente. Poco después, el 28 de junio, el secretario interino del Departamento de Seguridad (DHS) ordenó con un memorando rechazar nuevas solicitudes al programa, disminuir a un año el periodo de validez de cada renovación y prohibir a sus beneficiarios salir de Estados Unidos sin la autorización de DHS.

En respuesta a las afirmaciones del presidente, la Unión Estadounidense de Libertadas Civiles (ACLU) escribió en Twitter que el presidente había “violando la ley” al “ignorar” el fallo del Supremo.

“La Corte Suprema ordenó a la Administración Trump que aceptara renovaciones de DACA y nuevas solicitudes de DACA”, tuiteó la organización. “En cambio, han estado ignorando a la Corte y violando la ley”, añadió.

Dreamers iniciarán querella contra cambios en el programa DACA

Una corte federal de Nueva York aceptó este jueves iniciar una querella contra el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) por los cambios que la Administración Trump aplicó recientemente al programa de acción diferida para los llegados en la infancia (más conocido como DACA).

El juez federal del distrito de Nueva York, George Daniels, dio permiso al Centro Nacional de Leyes de Inmigración (NILC, por sus siglas en inglés) para presentar una nueva querella, según dijo a Univision la abogada del grupo, Aracely Martínez Olguín. El objetivo de la letrada y su organización es revertir la medida y que los términos del programa vuelvan a ser los mismos que los del 15 de junio de 2012, cuando entraron en vigor.

La Corte Suprema falló el pasado 18 de junio en contra de los intentos del Gobierno de acabar con DACA, un proceso judicial que se remonta al 5 de septiembre de 2017. Sin embargo, tal y como Martínez Olguín cuenta al citado medio hispano, el máximo tribunal de justicia del país solo tomó una decisión respecto a la entrada en vigor del programa y no a su continuación.

DHS anunció a finales de julio que solo permitiría a los llamados dreamers renovar sus protecciones DACA durante un año, mientras revisan el fallo de la Corte Suprema. Además, el departamento dijo que no procesará nuevas peticiones de amparo.

“El miércoles de la próxima semana debemos informar al tribunal sobre las conversaciones [con los abogados de DHS]. Después de ese día el tribunal comunicará los pasos siguientes”, explicó Martínez.

Lo que busca la nueva querella es demandar a la Administración Trump por su insistente y renovado intento de alterar y poner fin a un programa que protege de la deportación a unos 700,000 jóvenes que llegaron a Estados Unidos antes de cumplir los 16 años y que les otorgaba una autorización de empleo (EAD) durante dos años -la actual administración la redujo a uno.

Un juez federal ordena a la gobierno que acepte nuevas solicitudes de DACA

Un juez federal en Maryland ordenó al gobierno del presidente Donald Trump, que reanude la recepción de solicitudes y la extensión de permisos del programa DACA, que protege a miles de jóvenes indocumentados, casi un mes después de un fallo del Tribunal Supremo que calificó de “arbitraria y caprichosa” su cancelación.

En su dictamen de cuatro páginas, el juez Paul Grimm volvió a describir como “arbitraria y caprichosa” la terminación de DACA decretada por Trump en septiembre de 2017 y añadió que tras el fallo del Supremo del 18 de junio el programa “queda restaurado a como estaba” antes de la cancelación.

El juez prohibió al gobierno y sus agentes que apliquen o pongan en práctica la rescisión del DACA y “que tomen alguna otra acción para rescindir el DACA que no esté en cumplimiento de la ley aplicable”.

En el curso de una conferencia de prensa, Trump aseguró este martes que su gobierno “se ocupará del DACA”, un programa instaurado por decreto del presidente Barack Obama en 2012 que ha protegido de la deportación a cientos de miles de personas traídas de forma ilegal al país cuando eran menores de edad.

Hasta hoy, el gobierno no ha indicado si, como corresponde de acuerdo al fallo judicial, mantendrá la extensión de permisos a los beneficiarios de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), y aceptará las solicitudes de otras personas impedidas de hacerlas desde la decisión de rescindir el programa por parte de Trump.

Esto incluye aquellas personas entre unos 650,000 beneficiarios del DACA que han de renovar los permisos, y más de 300,000 nuevos solicitantes, entre quienes se cuentan alrededor de 55,000 individuos que en los últimos tres años han cumplido la edad para ampararse en el programa.

El Centro para Progreso Americano calcula que cualquier decisión sobre el DACA afecta a más de 1.1 millón de inmigrantes indocumentados si se cuentan a los familiares de los “soñadores” -como a sí mismos se denominan los beneficiarios directos- y decenas de miles de niños y niñas, hijos de los “soñadores”, que han nacido en EE.UU. y son ciudadanos estadounidenses.

Alertan a beneficiarios de DACA por posibles estafas de inmigración

Luego de que la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos emitiera el jueves su fallo en contra de la eliminación de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) como lo ha planteado el presidente Donald Trump, la Fiscalía de California emitió una alerta al consumidor sobre posibles estafas de inmigración.

El fiscal californiano Xavier Becerra señaló que el programa DACA continúa en vigencia para proteger de la deportación a unos 700,000 inmigrantes de los conocidos como “dreamers”.

Sin embargo, advirtió que tras la decisión de la Suprema Corte podrían registrarse algunas estafas de inmigración que suelen cometer notarios o consultores que ofrecen asistencia legal.

Conozca los detalles del programa DACA que favorece a jóvenes inmigrantes

La Corte Suprema ratificó el jueves pasado el programa que protege de la deportación a los inmigrantes que llegaron al país siendo menores de edad y les permite trabajar. El tribunal decidió que el presidente Donald Trump no puso fin de manera apropiada al programa. Trump intentó cancelar el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus iniciales en inglés) en 2017, poco después de ganar las elecciones con una campaña mayormente antiinmigración.

A continuación, una explicación de lo que significa la decisión del máximo tribunal:

¿QUÉ ES EL DACA?

El DACA fue creado en 2012 por el gobierno de Barack Obama. Jóvenes inmigrantes organizaron sentadas en oficinas del Congreso y protestas afuera de la Casa Blanca para presionar a Obama a implementar una medida que atendiera su estatus migratorio. Estos inmigrantes, conocidos popularmente como dreamers por la Ley DREAM —un proyecto fallido que les habría otorgado herramientas para naturalizarse_, llegaron a Estados Unidos siendo menores de edad y han crecido en el país.

El DACA les permite trabajar de forma legal y los protege de cualquier proceso de deportación. Pero fue limitado a aquellos de entre 15 y 30 años de edad, que asistían o se graduaron de secundaria y no tenían antecedentes penales. La cuota de inscripción y renovación es de casi 500 dólares.

Muchos de los beneficiarios originales del DACA eran estudiantes universitarios que enfrentaban un duro panorama laboral al finalizar sus estudios debido a que no podrían trabajar legalmente. Ahora, muchas de las 650.000 personas que se inscribieron al programa son profesionistas; algunos de ellos incluso son padres y abuelos. En su punto más alto, el programa llegó a tener casi 800.000 beneficiarios.

¿POR QUÉ TRUMP INTENTÓ CANCELAR EL DACA?

Durante su campaña presidencial de 2016, Trump prometió ponerle fin al DACA, pero después atenuó su postura antes de finalmente ordenarle a su gobierno que anunciara la cancelación en septiembre de 2017.

El gobierno argumentó que el programa era ilegal y que, aunque no estaba a favor de castigar a los niños por las acciones de sus padres, “también debemos reconocer que somos una nación de oportunidades porque somos una nación de leyes. Entre otros motivos para suspender el programa, su gobierno también citó un fallo de un tribunal menor que ordenó la suspensión de una expansión del DACA que habría sido aplicable a los padres.

Texas y otros estados amenazaron con demandar al gobierno a raíz del programa después de haber entablado querellas para frenar su expansión durante el gobierno de Obama. Activistas por los derechos migratorios impugnaron la decisión de Trump y las cortes de apelaciones mantuvieron el programa con vida, pero únicamente para aquellos que ya estaban inscritos.

Durante una audiencia ante jueces en noviembre pasado, el abogado del gobierno arguyó que éste asumía la responsabilidad de sus decisiones y que tenía la autoridad para cancelar el DACA, incluso siendo legal, porque era una mala medida política.

“Nos pertenece”, dijo el abogado Noel Francisco.

¿QUÉ PASA AHORA?

La Corte Suprema dijo el jueves que si bien Trump puede cancelar el programa, lo hizo de manera inapropiada. Eso significa que, si quiere, el gobierno puede intentarlo de nuevo, tal como lo hizo con éxito con la restricción a la llegada de personas de ciertos países en 2017, la cual fue rechazada inicialmente en los tribunales. Los expertos señalan que es poco probable que suceda antes de las elecciones, en parte porque el DACA cuenta con un amplio respaldo bipartidista entre el público estadounidense. Incluso si llegara a intentarlo de nuevo, no podría concluir el proceso federal de reglamentación antes de las elecciones de noviembre.

La decisión de la Corte Suprema mantiene el DACA intacto para sus 650.000 beneficiarios, manteniendo sus protecciones, que tienen una vigencia de dos años. Pero el programa no ha aceptado solicitudes nuevas en un par de años, y se desconoce si las personas que cubrían los requisitos para pertenecer al programa pero no pudieron inscribirse cuando Trump anunció la cancelación del programa podrán hacerlo ahora.

Sarah Pierce, analista política para el Migration Policy Institute, dijo que es poco probable que el gobierno de Trump acepte nuevas solicitudes sin una orden de un tribunal menor. “La moneda está en el aire”, comentó.

¿EXISTE OTRA SOLUCIÓN?

Ha habido múltiples intentos de aprobar una ley que legalice el estatus y les ofrezca a los dreamers herramientas rumbo a la naturalización, pero incluso los proyectos con apoyo bipartidista han fracasado. Después de que Trump intentó suspender el programa en 2017, el presidente le fijó un plazo al Congreso de seis meses para presentar una solución. No lo hicieron.

Pierce también señaló que no cree que el Congreso apruebe ninguna medida que involucre a los dreamers.

“Ya han pasado casi dos décadas tratando de crear una ley para los dreamers, y no han podido hacerlo”, comentó Pierce. “Si el programa continúa administrativamente, no tengo muchas esperanzas de que el Congreso avance en algún cambio a largo plazo, al menos en el futuro inmediato. Todo lo relacionado a la inmigración es muy político”.

La última vez que el Congreso intentó votar un proyecto que proporcionara un mecanismo de naturalización, el gobierno presentó una larga lista de exigencias que complacían a los políticos de línea dura, lo que le costó el respaldo generalizado.

Tras el revés del Supremo, Trump dice que volverá a intentar cancelar DACA

El presidente de EE.UU., Donald Trump, anunció ayer viernes que volverá a intentar cancelar el programa migratorio Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) después de que este jueves el Tribunal Supremo se pronunciara en contra de su primera tentativa.

En un mensaje a través de Twitter, el mandatario indicó que “en breve” enviarán “documentos mejorados” en los que atenderán los requerimientos del Alto Tribunal, que dio la razón a los abogados que defienden los derechos de cerca de 650.000 jóvenes indocumentados que llegaron al país ilegalmente de la mano de sus padres y que están protegidos actualmente por este amparo.

Conozca al juez conservador detrás del triunfo de DACA en el Tribunal Supremo

El juez de línea conservadora John Roberts fue quien inclinó la balanza de la justicia a favor de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) cuando este jueves votó del lado de los jueces liberales de la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos para rechazar la medida del presidente de Donald Trump de eliminar ese programa que protege de la deportación a unos 700,000 inmigrantes que de niños ingresaron al país como indocumentados.

La decisión a favor de DACA es el segundo golpe que en una semana la Suprema Corte ha propinado a las políticas discriminatorias del presidente Trump. El anterior ocurrió el 15  de junio cuando se votó a favor de ampliar la ley de derechos civiles a la comunidad LGBT al prohibir la discriminación en el trabajo por orientación sexual.

Y el voto clave en ambos casos ha sido del juez Roberts que se sumó a la facción liberal de los magistrados Ruth Bader Ginsburg, Stephen Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan.

La gran mayoría de los estadounidenses apoya el programa DACA que Trump quiere eliminar

Roberts también ha sido factor para mantener la reforma de salud del presidente Barack Obama y estaría a favor de no ampliar la Segunda Enmienda que otorga el derecho de portar armas.

En su opinión sobre el fallo en contra de eliminar DACA, el presidente de la Suprema Corte señaló que las acciones de la administración Trump habían sido “arbitrarias y caprichosas”, sin embargo no consideró que se trataba de una violación de las protecciones constitucionales, lo que habría protegido de forma permanente el beneficio migratorio para los llamados “dreamers”.

El juez Roberts, cuya jurisprudencia o doctrina judicial es considerada de corte conservadora, fue nominado en el 2003 para la Suprema Corte por el expresidente George W. Bush, y ha sido un voto de balance en la máximo tribunal del país.

USCIS advierte que Trump todavía puede suspender a DACA

Al criticar la decisión de la Corte Suprema de bloquear el intento del presidente Donald Trump para terminar con la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), la oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) advirtió que el mandatario todavía puede ordenar la suspensión del programa.

El director adjunto de Política de USCIS, Joseph Edlow, consideró que los magistrados del Máximo Tribunal tomaron una decisión “sin fundamento en la ley” con respecto a la capacidad del presidente Trump sobre la protección a “dreamers” que impide su deportación y les otorga Autorización de Empleo.

La opinión de la Corte de hoy no tiene fundamento en la ley y simplemente retrasa la capacidad legal del presidente de poner fin al programa de amnistía ilegal de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia”, consideró Edlow.

Eso significa que el mandatario todavía podría terminar con el programa, algo que la opinión del presidente del Tribunal, John G. Roberts Jr., establece al señalar que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) no consideró opciones de terminación del programa, no si es viable concluirlo.

Edlow agrega que el memorando del expresidente Barack Obama, creador del programa, era “ilegal”, pero el Congreso no tomó una decisión al respecto.

“La constitucionalidad de este programa de amnistía de facto, creado por el gobierno de Obama, ha sido ampliamente cuestionada desde su inicio”, dijo Edlow. “Si el Congreso quiere proporcionar una solución permanente para estos extranjeros indocumentados, debe intervenir para reformar nuestras leyes de inmigración y demostrar que la piedra angular de nuestra democracia es que los presidentes no pueden legislar con un ‘bolígrafo y un teléfono’”.

El funcionario dijo que los “dreamers” están en el país violando las leyes aprobadas por el Congreso y consideró que “toman los empleos de estadoundenses” en este momento.

En el mismo tenor se propunció Tom Fitton, presidente de Judicial Watch, una organización conservadores del sistema judicial.

“La Corte Suprema minó la Constitución hoy. La decisión de Obama de proporcionar amnistía a cientos de miles de extranjeros indocumentados bajo el programa DACA fue ilegal, y el tribunal interfirió con el deber y el derecho absoluto del presidente Trump de rescindirlo”, criticó.

Estos son los jueces que apoyaron a los dreamers y no anularon el DACA

En una decisión, con 5 votos a favor y 4 en contra, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos declaró ilegal la decisión del presidente de EEUU, Donald Trump, de poner fin al programa que desde hace ocho años ha beneficiado a muchos indocumentados que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños.

El presidente del Tribunal Supremo, John Roberts Jr. dio a conocer el fallo, que es considerado  como un duro golpe para una de las promesas de la campaña del presidente Donald Trump.

El juez conservador John Roberts, nominado por el presidente George W. Bush en la decada de los 90´ se alineó con los cuatro jueces progresistas de la corte: la puertorriqueña Sonia Sotomayor, Ruth Bader Ginsburg , Elena Kagan y Stephen Breyer , para favorecer a los más de 700 mil dreamers.

La Corte Suprema de EE.UU. bloquea el intento de Trump de poner fin al DACA

Una medida “arbitraria y caprichosa”.

Así calificó la Corte Suprema de Estados Unidos la decisión de Donald Trump en 2017 de rescindir el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) que protege de la deportación a unos 700.000 jóvenes indocumentados en EE.UU., los llamados dreamers (“soñadores”).

En una resolución con 5 votos a favor y 4 en contra, los jueces del máximo tribunal estadounidense ratificaron este jueves fallos de cortes inferiores que hallaron que la decisión de Trump de poner fin al programa creado en 2012 por su predecesor Barack Obama fue ilegal.

El juez conservador John Roberts se alineó con los cuatro jueces progresistas para determinar que las acciones del gobierno fueron “arbitrarias y caprichosas” bajo la ley federal de Procedimiento Administrativo.

Este fallo significa que casi 700.000 jóvenes indocumentados inscritos en DACA que entraron en EE.UU. sin papeles cuando eran niños, la mayoría nacidos en México y otros países latinoamericanos, seguirán protegidos de la deportación y podrán aspirar a obtener permisos de trabajo renovables cada dos años.

La decisión supone un fuerte revés para Trump, el segundo en una semana en que la Corte también falló a favor de la protección laboral de las minorías sexuales.

El programa DACA les otorga a los dreamers un permiso temporal de trabajo que, al igual que la protección contra la deportación, debían renovar cada dos años.

Los jóvenes que califican para el programa deben cumplir una serie de requisitos educativos y no tener antecedentes penales.

Crecieron, estudian y trabajan en Estados Unidos, país al que consideran su casa.

Según cifras del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés), desde 2012 unas 800.000 personas han sido beneficiarias del DACA.

De estas, unas 40.000 solicitaron y obtuvieron un permiso de residencia permanente, popularmente conocido como greencard, y unas 70.000 no quisieron o no pudieron renovar el permiso cuando este venció.

Así, para septiembre de 2017, cuando Trump decidió poner fin al programa, el USCIS estimaba que había unos 690.000 beneficiarios activos.

Un 90% de ellos vienen de América Latina.

De acuerdo a los datos oficiales, los mexicanos representan casi 80% de todos los dreamers con unos 548.000 beneficiarios del DACA.