Tag: DEMÓCRATAS

Republicanos moderados rechazan el plan económico de Biden

Algunos republicanos moderados clave en el Senado descartaron acelerar la principal prioridad del presidente, Joe Biden, de un paquete económico de 1.9 billones de dólares, e indicaron que los 1,400 dólares de estímulo que solicitó podrían tardar meses, o incluso, no llegar nunca.

Los demócratas necesitan convencer a 10 republicanos en el Senado, lo que podría requerir pedir menos fondos de los que Biden solicitó inicialmente, o pasar por encima del umbral de 60 votos utilizando una maniobra parlamentaria.

El equipo de Biden parece estar dispuesto a montar una campaña agresiva para conseguir que el Congreso actúe, a diferencia de la Administración anterior, que en gran medida no logró involucrar a los congresistas en las prioridades legislativas y no gastó el capital político para conseguir la aprobación de sus proyectos de ley.

Los republicanos, que son fundamentales para alcanzar la meta, se mostraron abiertos a recibir dinero adicional para acelerar la distribución de la vacuna COVID-19, pero se mostraron reticentes a la suma total propuesta por Biden. Algunos le pidieron que redujera el plan, mientras que otros sugirieron esperar unos meses para ver si persiste la necesidad económica.

La senadora republicana por Maine Susan Collins, una de las más moderadas, dijo que es “comprensiva” con el aumento de los fondos para las vacunas, pero que no ve la justificación de un proyecto de ley “tan grande”.© Proporcionado por Telemundo El presidente, Joe Biden.

“Me resulta difícil ver cuando acabamos de aprobar 900,000 millones de dólares de ayuda por qué tendríamos [que aprobar] un paquete tan grande”, dijo Collins a los periodistas el jueves. “Tal vez dentro de un par de meses las necesidades sean evidentes y tengamos que hacer algo significativo, pero ahora mismo no lo veo”, agregó.

La senadora republicana por Alaska Lisa Murkowski calificó la petición de Biden de “significativa” y añadió que “la tinta apenas se ha secado en el proyecto de ley de 900,000 millones de dólares”.

“Y por eso va a requerir, creo, una buena cantidad de debate y consideración”, comentó a los periodistas.

El senador republicano por Utah Mitt Romney, un conservador que tiene un historial de ruptura con su partido, aseguró a NBC News, cadena hermana de Telemundo, que no está dispuesto a pedir prestado otro billón de dólares o incluso 500,000 millones para un amplio paquete económico.

“Mi opinión es que lo que está frenando la economía es el COVID-19, no el dinero“, señaló. “Quiero hacer todo lo posible para sacar las vacunas. Pero una vez que la vacuna contra el COVID-19 haya salido y la gente esté inoculada, creo que se verá cómo vuelve la economía”, añadió.

La rápida resistencia significa que el plan de Biden tiene un camino difícil para conseguir los 10 votos republicanos necesarios para ser aprobado según el proceso normal, que el equipo de Biden dijo que favorece para este proyecto de ley.

Si el apoyo bipartidista no se materializa, dejaría a los demócratas con dos opciones: utilizar el proceso de reconciliación para evitar la obstrucción en las disposiciones presupuestarias, o recortarlo para buscar el apoyo bipartidista.

Los demócratas mantendrán el control de la Cámara Baja del congreso americano

Washington, 3 nov (EFE).- La oposición demócrata conquistará los escaños suficientes para mantener el control de la Cámara de Representantes de EE.UU. durante los próximos dos años, según las proyecciones de las cadenas de televisión NBC News y Fox News.

En estas elecciones se renueva la totalidad de los 435 escaños de la Cámara Baja, controlada desde enero de 2019 por los demócratas, que tienen 232 asientos frente a los 197 de los republicanos, el partido del presidente Donald Trump.

Se esperaba que los demócratas retuvieran el control de ese hemiciclo, y el Cook Political Report, una organización no partidista que analiza resultados electorales, pronosticó el lunes que la oposición podía ganar entre 10 y 15 escaños más para ampliar su mayoría actual en la Cámara Baja.

“La combinación de la impopularidad de Trump en los suburbios, una desventaja a la hora de recaudar fondos y los 32 asientos abiertos que los republicanos tienen que defender (frente a la docena de los demócratas) ha hundido las opciones de los republicanos”, indicó entonces el editor de esa organización, David Wasserman.

El control demócrata de la Cámara Baja ha servido como contrapeso al poder de Trump en la segunda mitad de su primer mandato, y fue allí donde comenzó la investigación para someter a un juicio político al mandatario por sus presiones a Ucrania, un proceso que acabó en su absolución en el Senado.

La presidenta de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi, de 80 años, ha expresado su voluntad de presentarse de nuevo a ese cargo si su partido mantenía el control del hemiciclo, y su partido confiaba en conquistar también el Senado, actualmente en manos republicanas.

Alexandria Ocasio-Cortez y el resto de las congresistas demócratas de la llamada “Brigada” -Ilhan Omar, Ayanna Pressley y Rashida Tlaib-, muy conocidas dentro y fuera de EE.UU. por enarbolar el ala izquierda del partido, consiguieron este martes mantener sin problemas su escaño durante dos años más.

También ganó su escaño Jamaal Bowman, quien protagonizó unas primarias este año en Nueva York que muchos compararon con las de Ocasio-Cortez en 2018 y que también pertenece al ala izquierdista del partido.

“Lo que más me entusiasma es que la gente está acudiendo a votar en grandes números para mostrar al poder establecido en el sistema que ya basta. Es el momento de cambiar”, dijo este martes Bowman en una entrevista con Efe.

Denuncian que republicanos insisten en aprobar plan de ayuda sin cheques de estímulo

Mientras que Nancy Pelosi y la Casa Blanca continuaron sus negociaciones este miércoles para un nuevo y amplio paquete de alivio económico, los republicanos del Senado insistieron en una legislación mucho más “flaca” que no incluye una segunda ronda de cheques de estímulo.

Steven Mnuchin, secretario del Tesoro y negociador de la Casa Blanca, declaró que no espera que se promulgara un paquete de ayuda económica antes de las elecciones del 3 de noviembre, porque todavía las partes no han logrado zanjar sus diferencias.

Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana del Senado, afirmó que la primera orden del día de la Cámara alta cuando regrese el lunes será votar sobre un proyecto de ley de alivio de $500 mil millones, que incluye más dinero para el Programa de Protección de Nóminas (PPP) de ayuda para las pequeñas empresas.

McConnell agregó que su proyecto de ley incluiría además ayuda para las escuelas y protecciones de responsabilidad para las empresas, que buscan los republicanos.

El presidente Donald Trump, quien canceló las conversaciones de alivio del coronavirus la semana pasada, las reinició pocos días después, y ahora presiona nuevamente a los legisladores martes para que aprueben un paquete “¡¡¡A lo grande o váyanse a casa !!!”

Mientras, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, criticó el martes el giro de Trump.

“Después de su tuit, el mercado de valores cayó y él también en las encuestas”, dijo Pelosi sobre la afirmación de Trump la semana pasada de que no habría un paquete de ayuda antes de las elecciones.

Tanto Pelosi como McConnell rechazaron una oferta de la Casa Blanca por un paquete de ayuda para el coronavirus de $1.8 billones que sí incluye los cheques de estímulo.

La propuesta se acerca aún más a la propuesta demócrata de $2.2 billones, pero la líder consideró que la oferta del gobierno no es suficiente.

Pelosi defendió su postura el martes cuando un entrevistador de CNN le pidió que respondiera a un demócrata progresista, el representante Ro Khanna, quien la había instado a aceptar la propuesta de la Casa Blanca en lugar de esperar hasta febrero del próximo año, cuando los demócratas también pueden controlar el Senado y el Casa Blanca.

Representantes demócratas y republicanos presentan al Congrreso paquete de estímulo alternativo

Un grupo bipartidista de 50 miembros de la Cámara de Representantes dieron a conocer un paquete de estímulo alternativo contra la crisis de coronavirus de $1.5 billones de dólares, en el cual destaca ayuda directa a familias, incluidas a parejas de indocumentados y sus hijos estadounidenses.

Se trata del tercer plan sobre la mesa discusión entre el Congreso y el Gobierno del presidente Donald Trump, pero podría tener poco futuro, al no ser respaldado públicamente por los líderes de ambas cámaras. Así lo reportó el diario La Opinión.

La propuesta del llamado Caucus de Solucionadores de Problemas –que integra a 25 demócratas y 25 republicanos– ofrece ayuda por $500,000 millones de dólares a los gobiernos estatales y locales; $450 dólares de bono al seguro de desempleo durante ocho semanas, y los $1,200 dólares de ayuda a familias y $500 dólares por niño o dependiente.

El proyecto contempla fondos para pruebas de Covid-19, ayuda a escuelas, cuidado de niños y respaldo a pequeñas empresas.

El grupo dio conferencia de prensa sobre su propuesta “Camino hacia un terreno común”, liderada por los copresidentes del grupo, el republicano Tom Reed (Nueva York) y el demócrata Josh Gottheimer (Nueva Jersey).

“Nuestro marco refleja meses de creación de consenso bipartidista sobre las acciones que el Gobierno federal puede tomar para ayudar a las familias trabajadoras y las comunidades locales en todo el país mientras navegan por los impactos del COVID-19″, dijo Reed.

Otra de las ayudas del plan es la asignación de $25,000 millones de dólares para asistencia hipotecaria y de alquiler y $15,000 millones para Servicio Postal (USPS) y para programas de asistencia alimentaria.

“Lo que nos une, 25 demócratas y 25 republicanos, es nuestro objetivo compartido de encontrar una solución pragmática, un camino bipartidista hacia adelante, para ayudar a que los negociadores vuelvan a la mesa”, dijo Gottheimer.

Según un reporte de The Hill, la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi (California), afirmó que los miembros de ese recinto se mantendrán en sesión permanente hasta que no se apruebe un nuevo plan de estímulo, pero no mencionó el impulso del proyecto presentado este martes por 25 miembros de su bancada en colaboración con los republicanos.

Celebran ayuda a parejas mixtas

La Coalición Americana de Empresas Pro-Inmigración (ABIC, por sus siglas en inglés) celebró el plan, sobre todo la ayuda a familias de estatus migratorio mixto, debido a que la Ley CARES —e incluso el nuevo plan republicano— no contemplan a las parejas estadounidenses de indocumentados.

El grupo empresarial destaca los dichos de la representante Abigail Spanberger (Virginia), quien habló de los grupos excluidos en otras propuestas.

“Apoyamos cheques de estímulo directo adicionales para el pueblo estadouniden

se, $1,200 (dólares) nuevamente para adultos, $500 (dólares) para niños dependientes y adultos. Con una solución para aquellos que anteriormente se quedaron fuera, incluidas las familias con estatus mixto de ciudadano estadounidense y no ciudadano”, indicó.

ABIC destaca que el nuevo plan congresista ocurre el mismo día que un grupo de organizaciones, incluido el Centro Nacional de Leyes de Inmigrantes, CHIRLA, SEIU, FIRM y otros, lanzaron un video llamando a los líderes del Senado para que respalden un paquete de ayuda federal integral que incluya a todas las familias.

Demócratas bloquean plan republicano de estímulo económico que no incluía pago de $1,200

Los demócratas del Senado, liderados por Charles Schumer (Nueva York), lograron bloquear el paquete de estímulo de $500,000 millones de dólares impuslado por republicanos, al considerar que no integra apoyos urgentes para las familias para enfrentar las consecuencias del coronavirus.

La propuesta requería al menos 60 votos, pero logró solamente 47 y 52 en contra. Todos los demócratas se opusieron, así como el republicano Rand Paul (Kentucky), informó el periodista Jesús García en un reporte para La Opinión.com

Se preveía una complicada batalla para los republicanos, debido al estancamiento de las negociaciones para un paquete más amplio con el Gobierno del presidente Donald Trump, ya que los demócratas defienden su plan de al menos $2.2 billones de dólares, mientras el mandatario impulsa $1.3 billones como máximo.

El plan republicano abanderado por el líder de la mayoría, Mitch McConnell (Kentucky), integraba ayuda empresas, escuelas y un bono de $300 dólares para el seguro de desempleo, pero no incluía importantes ayudas, como los $300,000 millones de dólares directo a familias.

Al presentar el proyecto, McConnell reconoció que no contenía la mayoría de las ideas de sus correligionarios y de los opositores demócratas, pero creía que era mejor “avanzar” que “no hacer nada”.

El senador Schumer había adelantado que esa propuesta “demacrada” no pasaría la prueba en el Senado y calificó de “píldoras venenosas” el austero plan de rescate.

Trump acusa a los demócratas de fraude tras obtener la nominación republicana

Investido oficialmente ayer lunes como candidato del Partido Republicano para las elecciones, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acusó a los demócratas de querer “amañar” las elecciones.

Trump — que está por detrás de su rival demócrata, Joe Biden, en los sondeos nacionales y rezagado en varios estados clave — se mostró confiado en lograr una victoria sorpresiva, como en 2016.

Para atizar a su base electoral, apareció por sorpresa en la convención republicana de Charlotte, Carolina del Norte, justo después de que los delegados lo confirmaran como candidato y agitó una acusación que defiende desde hace semanas de que el voto por correo puede albergar fraude.

“Van a usar la COVID para robar la elección”, afirmó. “La única forma en la que pueden privarnos de la victoria es mediante una elección amañada”, afirmó ante los delegados del partido.

Los republicanos abrieron el lunes la convención en Charlotte, Carolina del Norte, con la votación de cerca de 300 delegados que representan a los 50 estados del país, que, como estaba previsto, confirmaron la candidatura del mandatario para las presidenciales de noviembre.

“Hicimos esto por respeto a Carolina del Norte y creo que van a recordar esto el 3 de noviembre”, afirmó Trump.

Adicto a la provocación, mientras los presentes gritaban la consigna “cuatro años más”, el mandatario replicó: “Si quieren volverlos locos, digan ’12 años más'”.

Hasta los republicanos rechazan la propuesta de Trump: “Vamos a las elecciones el 3 de noviembre y no después”

La sugerencia de Donald Trump ha tenido muy mala recepción. La idea de posponer las elecciones presidenciales en Estados Unidos ha sido rotundamente rechazada.

Incluso los miembros del Partido Republicano descartaron este jueves 30 de julio de 2020 apoyar una eventual iniciativa para postergar los comicios presidenciales.

«Nunca en la historia del país, a través de guerras, depresiones, y la Guerra Civil, hemos tenido una elección programada federalmente a tiempo, y encontraremos una manera de hacerlo de nuevo este 3 de noviembre. Vamos a hacer frente a cualquier situación y tener las elecciones el 3 de noviembre como ya está programado«, expresó el líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell.

En esa línea también se pronunció Kevin McCarthy, líder republicano de la cámara de Representantes, donde los republicanos son minoría. El legislador por California adelantó que seguirán adelante con la elección tal como está prevista.

El senador por Florida, Marco Rubio, uno de los funcionarios de mayor peso del partido señaló que el presidente «puede sugerir lo que quiera», pero lo que prevalecerá es la ley: «Tendremos una elección legítima, será creíble, será lo mismo que siempre hemos hecho».

“Por supuesto que vamos a tener una elección a tiempo. Es impensable que no sea así”, aseveró a su vez el senador Mitt Romney (Utah).

El ex precandidato presidencial y senador por Texas, Ted Cruz, aseguró que «el fraude electoral (que Trump citó como causa para su sugerencia) es un problema serio«, que debe ser «combatido», pero remarcó que «las elecciones no deben retrasarse».

«No importa lo que diga un individuo en este país, seguimos siendo un país basado en el imperio de la ley, debemos seguir la ley hasta que se cambie la Constitución o hasta que se cambie la ley», apuntó el senador por Iowa Chuck Grassley.

Por su parte, los congresistas recordaron que es el Congreso el que debe tomar esa decisión, y no el presidente. En concreto, la Constitución estadounidense otorga al Congreso la potestad de fijar la fecha de las elecciones. En 1845, una ley estableció que «las elecciones del Presidente y el vicepresidente debe ser realizadas, en cada estado, en el martes siguiente al primer lunes de noviembre, cada cuatro años sucesivamente después de cada elección».

Una posible suspensión de las elecciones tendría que ser aprobada por ambas cámaras del Congreso, una de las cuales -la de Representantes- está bajo control de la oposición. Además, la Constitución también indica que el presidente debe dejar su cargo en enero, por lo que no significaría que Trump pase más tiempo en el poder.