La inflación tomó fuerza de nuevo en Venezuela en medio de la segunda ola de la pandemia del Covid-19, con un dólar que sigue su tendencia alcista en el mercado paralelo y rompió la barrera de los 2.500.000 bolívares por unidad, para dejar en 0,71 centavos de dólar el salario mínimo mensual de los venezolanos. El aumento irrefrenable del precio de la divisa norteamericana, que cerró el lunes en 2.455.059,74 bolívares, se produjo en medio del colapso económico que registra el país, y marcó el inicio de la nueva semana de cuarentena “radical” que cumple toda la nación ante la creciente ola de contagios y fallecidos por coronavirus.

El país registra hasta ahora casi 185 mil casos de contagios y 1925 muertes.

Para Carlos Salazar, coordinador de la Coalición Sindical, el nuevo valor del dólar no oficial ratifica las denuncias que se hacen desde hace tiempo de que en “Venezuela no existe el salario porque el gobierno de Nicolás Maduro acabó con las prestaciones y bonificó el ingreso de los trabajadores”.

Venezuela politiza la vacunación

“Según la ONU, los países con extrema pobreza tienen un salario de 1,98 dólares diarios, y aquí en Venezuela con esta alza del dólar es de 0,71 mensual. No estamos ni siquiera en los estándares de extrema pobreza, en Venezuela se sobrevive a la pobreza y a la vida, porque aquí el venezolano tiene un alto índice de perder la vida por hambre y por salud”, afirmó Salazar.

Venezuela registra una inflación interanual de 3.867%, según datos del Observatorio de Finanzas, una instancia del Parlamento del 2015, pero el Fondo Monetario Internacional (FMI) proyecta que, al cierre de este año, el país tendrá una hiperinflación de 5.500%, ubicándose en primer lugar en la lista de países con mayor inflación del mundo.

El sindicalista destacó que el “gobierno colapsó, no hay sistema de salud, no hay educación, no hay servicios públicos y realmente los venezolanos lo que estamos es sobreviviendo, con alimentos y medicinas que no se pueden comprar y con un salario que no existe”.

“Mientras no exista un gobierno que realmente genere confianza para que haya transacciones financieras y se reactive la economía, Venezuela va a estar siendo atacada por la hiperinflación y los venezolanos no vamos a poder vivir y nos estamos muriendo de hambre”, advirtió.

Además, destacó que como consecuencia de las políticas económicas fracasadas del gobierno no existe el dinero en efectivo, “no tenemos ni cómo ir a trabajar, y el trabajo es ficticio en el sector público”.