DESEMPLEO

Pedidos semanales ayuda desempleo EEUU caen por debajo de 400.000; empleo privado aumenta

El número de estadounidenses que presentó nuevas solicitudes de beneficios por desempleo cayó por debajo de un año, lo que apunta al fortalecimiento de las condiciones del mercado laboral.

Eso fue resaltado por otros datos del jueves que mostraron que las nóminas privadas aumentaron al máximo en 11 meses en mayo, impulsadas por una fuerte demanda en medio de una rápida reapertura de la economía.

Los datos respaldaron las expectativas de que el crecimiento del empleo se hubiese acelerado en mayo, aunque la escasez de trabajadores y materias primas sigue amenazando la recuperación del mercado laboral.

“La reapertura económica continúa y debería ser positiva para el crecimiento del empleo”, dijo Rubeela Farooqi, economista en jefe para Estados Unidos de High Frequency Economics en White Plains, Nueva York. “Pero los desequilibrios de oferta y demanda están creando fricciones en el mercado laboral que podrían ser un obstáculo en el corto plazo”.

Los pedidos iniciales de beneficios estatales por desempleo cayeron en 20.000 a un nivel desestacionalizado de 385.000 para la semana al 29 de mayo. Fue la lectura más baja desde mediados de marzo de 2020, cuando se impusieron cierres obligatorios de negocios no esenciales para frenar la primera ola de infecciones por coronavirus.

Economistas consultados por Reuters estimaban 390.000 solicitudes para la última semana. La quinta disminución semanal consecutiva fue liderada por Texas y Florida.

Las solicitudes han caído desde un récord de 6,149 millones a inicios de abril de 2020. Sin embargo, se mantienen muy por sobre el rango de 200.000 a 250.000 que se considera compatible con las condiciones saludables del mercado laboral.

Podrían disminuir aún más ya que los gobernadores republicanos en al menos 24 estados, incluidos Florida y Texas, están finalizando los programas de desempleo financiados por el gobierno federal para los residentes a partir del próximo sábado.

La pandemia de COVID-19 está cediendo debido a la vacunación, lo que permite a las autoridades levantar las restricciones a las empresas y acelerar la reapertura de la economía. Eso ha llevado a un aumento en la demanda que está presionando contra las limitaciones de la oferta.

Pero la contratación parece haber mejorado en mayo, con el Informe Nacional de Empleo de ADP mostrando que las nóminas privadas se incrementaron en 978.000, la mayor alza desde junio del año pasado, tras aumentar 654.000 en abril. Economistas estimaban un crecimiento de 650.000 puestos de trabajo en mayo.

Los pronósticos para el dato de nóminas no agrícolas que se conocerá el viernes fueron atenuados por datos del martes que mostraron una moderación en la contratación en las fábricas, con los manufactureros quejándose de que el ausentismo laboral y los cierres a corto plazo debido a la escasez de piezas y trabajadores estaban limitando el potencial del sector.

Los trabajadores son escasos pese a que casi 10 millones de estadounidenses están oficialmente desempleados. Se ha culpado a los generosos beneficios de desempleo financiados por el gobierno, los problemas con el cuidado de los niños y los temores de contraer el virus, así como las jubilaciones relacionadas con la pandemia.

Congresistas republicanos quieren culminar crisis del desempleo

Una medida congresional llamada “Ley para Regresar los Estadounidenses al Trabajo”, fue sometida esta semana ante el Senado federal y busca poner fin al beneficio adicional de $300 semanales por desempleo.

14 senadores republicanos, entre ellos Rick Scott y Marco Rubio de la Florida, aparecen como co-auspiciadores del proyecto.

Este propone reducir el incentivo a $150 semanal hasta el 31 de mayo, antes de revocarlo completamente en o antes del 30 de junio.

Según reportó Bay News 9, Scott dijo en comunicación escrita que dicha medida es necesaria para terminar la llamada “crisis de empleo” que alegan se está viviendo en varios estados por los beneficios federales.

“Lo que he escuchado es que incontables negocios en la Florida y en toda la nación no pueden competir cuando el gobierno federal está pagando por quedarse en casa en lugar de regresar al trabajo”, apuntó.

Estos $300 son un pago adicional al que los estados proveen de desempleo y beneficiarios lo recibirían hasta el 6 de septiembre, según fue aprobado en el Plan de Rescate de Estados Unidos.

Gobernadores en al menos seis estados como Arkansas, Alabama, Mississippi, Montana, Carolina del Sur y Dakota del Norte, ya ordenaron detener la ayuda adicional y dejar de participar en el programa federal.

Aseguran que el IRS comienza a enviar este mes el reembolso por desempleo

El reembolso por los beneficios de desempleo debe comenzar a llegar a partir de mayo y los envíos podrán continuar hasta el verano. El IRS devolverá dinero a las personas que pagaron impuestos por beneficios de desempleo el año pasado y que, al cambiar la ley después de la aprobación del American Rescue Plan, pueden beneficiarse de exenciones tributarias.

El tercer paquete de estímulo económico incluyó entre las ayudas a los desempleados la ventaja de que quienes ganan menos de $150,000 al año no tienen que pagar impuestos por los primeros $10,200 en beneficios de desempleo.

Las personas que están casadas y presentan una declaración de impuestos en conjunto pueden excluir hasta $20,400 — $10,200 por cada cónyuge que recibió compensación por desempleo.

La ayuda que se recibe por unemployment siempre ha estado sujeta a pagar impuestos y por ello muchas personas optaron por que le descontaran la cantidad que le debían al IRS en cada cheque. Otras hicieron su declaración de impuestos antes que el presidente Biden firmara el American Rescue Plan el 11 de marzo. Ellos son los que deben esperar una devolución de dinero.

EEUU: desempleo alcanza su nivel más bajo en más de un año

Según lo informó ayer jueves el Departamento de Trabajo, se redujeron las reclamaciones de compensación por desempleo de EE. UU. nuevamente la semana pasada a su nivel más bajo en más de un año, i, ya que la economía más grande del mundo continúa mostrando signos de que se está recuperando de la pandemia de coronavirus. 

El gobierno dijo que 547.000 trabajadores solicitaron beneficios la semana pasada, 39.000 menos que la cifra revisada de la semana anterior. Fue el total semanal más bajo desde mediados de marzo del año pasado, y solo la tercera vez en los últimos 13 meses que el total semanal de nuevas solicitudes de beneficios por desempleo cayó por debajo de 700.000. 

Hasta la pandemia, el total de reclamaciones semanales más alto en Estados Unidos que se remonta a la década de 1960 era de 695.000, tras alcanzar un máximo de 6,9 ​​millones de reclamaciones hace 13 meses. En comparación, las reclamaciones de compensación por desempleo en 2019, antes de que comenzara la pandemia, promediaban 218,000 por semana. 

Hay una razón para las continuas perspectivas favorables. 

Con un tercio de los adultos estadounidenses ahora completamente vacunados, algunas personas están gastando nuevamente en membresías en gimnasios, cenas en restaurantes y viajes de vacaciones. todo de lo cual han prescindido durante el último año, lo que podría llevar a una mayor contratación para acomodar a los clientes. Ha habido un aumento en las ventas minoristas y las ofertas de trabajo. 

Algunos gobernadores estatales están revocando las órdenes para que las personas usen máscaras faciales y permitiendo que las empresas vuelvan a abrir por completo o establezcan fechas en las próximas semanas cuando dicen que las empresas pueden aumentar su nivel de operación.

Nueva alza de solicitudes de beneficios por desempleo en EE.UU.

Nuevamente el número de estadounidenses que solicitaron subsidios por desempleo aumentó inesperadamente por segunda semana consecutiva, informó ayer jueves el Departamento del Trabajo.

Las solicitudes iniciales de beneficios por desempleo subieron en 16.000 a 744.000 en la semana que terminó el 3 de abril. En la semana anterior el alza fue de 61.000.

Las cifras contrastan con el reporte del viernes de que en marzo se crearon 916.000 puestos de trabajo en Estados Unidos, el mayor total en siete meses.

Los economistas opinaron que es probable que el alza no refleje del todo la mejoría en las condiciones del mercado laboral en muchas partes de la economía, a medida que hacen efecto los estímulos fiscales del gobierno.

Sin embargo, los números indican que se siguen perdiendo puestos de trabajo en algunos sectores y que la economía no ha tomado un cauce regular. Los expertos confían en que habrá otra alza de empleos creados en el informe de abril.

Otro indicador que mejoró en marzo fue la tasa general de desempleo, que cayó a 6% desde 6,2%.

Las solicitudes de beneficios por desempleo han bajado aceleradamente desde el récord de 6,149 millones a principios de la pandemia en abril de 2020, pero aún están demasiado altas frente a las cifras anteriores.

En un mercado laboral saludable, los pedidos semanales de subsidios por desempleo normalmente fluctúan entre 200.000 y 250.000.

Reportan caída del gasto del consumidor de los Estados Unidos

El gasto del consumidor en los Estados Unidos se desplomó en marzo 1% cuando las graves tormentas invernales arrasaron partes de Estados Unidos y los ingresos personales también cayeron drásticamente en febrero.
La caída en el gasto sucedió después de un gran aumento del 3.4% en febrero, informó el viernes el Departamento de Comercio. El gasto del consumidor es observado de cerca porque representa dos terceras partes de la actividad económica.
Los ingresos personales, que pueden alentar el gasto en el futuro, se desplomaron en 7.1% el mes pasado después de un aumento del 10.1% en enero, cuando Estados Unidos envió 600 dólares en pagos individuales para ayudar a los estadounidenses durante la pandemia. Se anticipa que los ingresos se recuperen en marzo, cuando se distribuyan millones de 1,400 dólares de pagos individuales.

Los economistas habían anticipado descensos en febrero debido al clima que impactó grandes franjas del país y dejó a millones de personas en Texas sin electricidad durante días. Ya que gran parte del mal desempeño se debió al clima, los economistas creen que la actividad económica permanecerá sólida durante el primer trimestre del año.
La expectativa es que la economía reciba un impulso de una ley de gastos de 1.9 billones de dólares aprobada el 11 de marzo por el presidente Joe Biden. Ofrece pagos directos de 1,4700 millones de dólares a los gobiernos estatales y locales para evitar despidos de trabajadores esenciales.

Peticiones de desempleo

En otro orden de ideas, se informó que un úmero de personas solicitando prestaciones por desempleo en Estados Unidos cayó considerablemente la semana pasada a 684,000, el menor total desde el estallido de la pandemia hace un año y un indicio de que la economía está mejorando.


El reporte el jueves del Departamento de Trabajo indicó que las solicitudes cayeron de 781,000 la semana previa. Es la primera vez que las solicitudes de pagos por desempleo han caído por debajo de 700,000 desde mediados de marzo del año pasado. Antes de que la pandemia vapulease la economía, las solicitudes nunca habían llegado a ese nivel.

Aun así, un total de 18.9 millones de personas continúan recibiendo ayuda por desempleo, comparado con 18.2 millones la semana previa. Alrededor de una tercera parte de esas personas están en programas federales extendidos, lo que significa que han estado desempleadas por al menos seis meses.

Su prolongado desempleo pudiera convertirse en un impedimento a largo plazo. Usualmente, muchas personas que han estado desempleadas por largo tiempo pasan trabajo para encontrar nuevos empleos incluso cuando la economía se recupera.
La economía ha estado mostrando indicios de estar emergiendo de la crisis con renovado vigor, al aumentar los gastos, fortalecerse la actividad manufacturera y con las compañías añadiendo trabajadores. Las contrataciones subieron en febrero, con 379,000 empleos añadidos — más del doble del total de enero.

Datos de tarjetas de crédito proveídos por JPMorgan Chase mostraron que los gastos del consumidor subieron la semana pasada al comenzar la entrega de los cheques de 1,400 dólares como parte del paquete de ayuda de emergencia del gobierno. El Tesoro ha distribuido hasta ahora 127 millones de pagos por un total de 325,000 millones de dólares.

Más de 13 millones de mujeres perdieron sus empleos en Latinoamérica debido a la pandemia

La crisis económica causada por la pandemia de coronavirus llevó a 13,1 millones de mujeres a perder sus empleos en Latinoamérica y el Caribe en 2020, destacó la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en su informe Panaroma Laboral este viernes (05.03.2021).

Pandemia “ha exacerbado las brechas de género en los mercados de trabajo”

En detalle, la tasa de desempleo regional femenino saltó de 10,3% a 12,1 %, lo que se ubicó por encima del promedio de desocupación general, que subió a 10,6%. Esto indica que unos 1,1 millones de mujeres se quedaron sin trabajo.

“Esta crisis sin precedentes ha exacerbado las brechas de género en los mercados de trabajo de la región, sacando de la fuerza de trabajo a millones de mujeres y anulando avances anteriores”, advirtió el director de la OIT para América Latina y el Caribe, Vinícius Pinheiro.

Tasa de desempleo femenino más baja en 15 años

“Hemos retrocedido más de una década en un año y ahora necesitamos recuperar esos empleos y pisar en el acelerador de la igualdad de género”, agregó.

De acuerdo con los datos del Panorama Laboral, “hace más de 15 años que no se registraba una tasa tan baja de participación de las mujeres”.

En la actualidad, unas 25 millones de mujeres no tienen empleo o se encuentran fuera de la fuerza de trabajo, precisó la OIT.

EEUU: bajan solicitudes de beneficios por desempleo

Las solicitudes de beneficios por desempleo disminuyeron de nuevo en EE.UU., pero muy poco para señalar que podría estar en marcha una recuperación económica en medio de un descenso de los casos de coronavirus.

El informe de este jueves del Departamento del Trabajo reflejó que las solicitudes por desempleo en la semana que terminó el 6 de febrero fueron de un total ajustado estacionalmente de 793.000, menos de las 812.000 registradas en la semana anterior.

Los economistas, que esperaban que la cifra estuviera en alrededor de 760.000, consideran que el total sigue mostrando un estancamiento de la recuperación del mercado laboral.

A casi un año del inicio de la pandemia, el total de solicitudes de beneficios de desempleo no ha logrado descender a los 665.000, que fue el máximo alcanzado durante la Gran Recesión de 2007-2009, aunque está muy por debajo del récord de 6,867 millones reportado en marzo pasado.

No obstante, es un adelanto con respecto a la etapa entre diciembre y enero, cuando nuevos confinamientos por un resurgimiento de los casos de coronavirus obligaron a cerrar comercios clave, como los restaurantes y otros relacionados con los consumidores.

El optimismo es que las nuevas infecciones de COVID-19 se han reducido en todo el país y con los planes de vacunación las empresas puedan comenzar a reabrir.

También se espera que el paquete de alivio de 1,9 billones de dólares del presidente Joe Biden inyecte fondos que puedan impulsar el consumo y por ende al mercado laboral.

La Oficina de Presupuesto del Congreso ha calculado que el mercado laboral no regresará a su nivel de antes de la pandemia hasta 2024.

Gobernador Pedro Pierluisi anuncia nueva ayuda por desempleo a los boricuas

El gobernador Pedro Pierluisi, y el Secretario del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos, Carlos J. Rivera Santiago, anunciaron la firma de un nuevo acuerdo entre el Departamento del Trabajo Federal y la isla.

Se trata del nuevo Programa por Compensación por Desempleo Mixto (MEUC, por sus siglas en inglés) que estará proporcionando una compensación adicional de $100 por semana dirigido a ciudadanos que están recibiendo beneficios de desempleo por ser asalariados, pero a su vez generaron ingresos que ascienden al menos a $ 5,000 en trabajo por cuenta propia durante el año contributivo 2019. Dichos individuos son aquellos que no cualifican para recibir PUA, al ser elegibles al desempleo.

“Reitero que mi gobierno aprovechará todos los recursos disponibles y necesarios para que las familias puertorriqueñas tengan un alivio económico dentro de la pérdida de ingresos que ha provocado los efectos del Covid-19. Parte de nuestra agenda es identificar y dar curso a todas aquellas ayudas que mejoren la situación financiera de nuestras familias y, que a su vez permitan estimular la economía en la isla”, mencionó el gobernador Pierluisi en declaraciones escritas.

Por su parte, el Secretario del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos, Carlos J. Rivera Santiago explicó que este programa va dirigido principalmente a aquellos ciudadanos, que tienen un empleo principal y el patrono le paga el Seguro por Desempleo, a su vez mantenían un segundo empleo por cuenta propia e informaron ingresos equivalentes a $5,000 o más durante el año contributivo 2019.

“Hemos identificado que alrededor de unas 60 mil personas podrían cualificar con los requisitos, lo que representaría un impacto económico de alrededor de $65 millones. Agradezco al Gobernador con la diligencia con la que firmo tan importante iniciativa”, puntualizó el Titular del Trabajo.

En las próximas semanas se publicarán los requisitos y las instrucciones sobre cómo participar del Programa.

El Senado aprueba paquete económico con cheque de estímulo y ayudas al desempleo

El Senado aprobó en la noche de este lunes un paquete económico de emergencia para hacer frente a los estragos del coronavirus. El plan incluye también financiación para el Gobierno federal y recorte de impuestos. Es uno de los mayores paquetes legislativos que el Congreso ha aprobado en su historia. Ahora el presidente Donald Trump tendrá que firmarlo para convertirlo en ley.

El plan de recuperación de $900,000 millones de dólares enviará, tras meses de estancamiento, ayuda a los negocios y un pago de hasta $600 dólares a la mayoría de los estadounidenses. También contempla recursos para distribuir la vacuna en todo el país en medio de un preocupante aumento de nuevos casos, hospitalizaciones y muertes.

El proyecto de ley tiene 5,593 páginas y en él también se recoge la financiación al Gobierno federal y otros asuntos que legisladores de ambos partidos agregaron al final de las negociaciones y antes de que el Capitolio cerrara los libros del año. Ahora la pelota está en el tejado del actual presidente Donald Trump, que se espera que lo firme en los próximos días, según Associated Press.

El lunes por la tarde se conocieron detalles del paquete de estímulo y en pocas horas recibió el respaldo bipartidista de ambas cámaras. El Senado lo aprobó con 92 votos a favor y seis en contra. Respecto a la Cámara Baja, 359 representantes votaron sí frente a 53 que se opusieron.

Este respaldo masivo ha llegado después de meses de falta de acuerdo, a pesar de la urgencia con la que muchos estadounidenses necesitaban los pagos directos y muchos pequeños comercios que pedían se extendieran los préstamos para para las nóminas de sus trabajadores.

En el camino se quedaron la financiación para estados y gobiernos locales y la protección para empresas contra demandas relacionadas con el coronavirus. La negociación también supuso sacrificar la mitad del monto de las ayudas individuales, que pasaron de los $1,200 dólares de marzo a los $600 dólares de esta segunda ronda. Las prestaciones federales al desempleo serán de $300 dólares semanales y no de $600 dólares a la semana como las que se aprobaron en marzo.

Lo que debes saber sobre el cheque de desempleo por $300 del nuevo paquete de estímulo

El proyecto de ley de ayuda bipartidista para atender la pandemia de la Covid-19, que se consolidó ayer por la noche, incluye un cheque de seguro de desempleo semanal por $300 dólares. La propuesta planteaba originalmente que serían 16 semanas de ayuda de seguro de desempleo. Sin embargo, no será así, pues el último acuerdo entre los congresistas estipula que los solicitantes podrían recibir cobertura durante 11 semanas.

La confirmación del cheque de desempleo durante 11 semanas no se producirá hasta la aprobación de la ley en el Congreso. Se espera que la votación sea hoy. Con base en los acuerdos logrados, el cheque por desempleo será vigente a partir de este mes hasta la mitad de marzo del próximo año.

Las nuevas solicitudes para obtener el cheque de desempleo llegaron a 885 mil en la semana del 12 de diciembre, 23 mil más que en semanas anteriores, informó el Departamento de Trabajo el 17 de diciembre.

Para millones de trabajadores desempleados, el 26 de diciembre es el último cheque que recibirán en este año, ya que los beneficios creados por la Ley Cares en marzo expirarán el 31 de diciembre. Sin embargo, con la nueva ley se ampliará este beneficio en 2021.

Cómo recibir los cheques

El envío de los cheques dependerá de la rapidez con que los estados puedan mandar el dinero. El 27 de diciembre es, tentativamente, la fecha señalada, pero ese lapso de respuesta podría diferir entre un estado y otro.

El gobierno federal está financiando estos pagos, pero son los estados los que procesan los fondos. El tiempo variará si se considera que los estados aprobados para la Asistencia por Pérdida de salario semanal en agosto tardaron semanas o meses en procesar los pagos.

Todos los solicitantes que aspiren a recibir el cheque, deben tener claro que los criterios de elegibilidad varían de un estado a otro, pero la regla general es que se debe presentar una solicitud.

El monto del beneficio semanal depende de los ingresos brutos del solicitante cuando se encontraba empleado, por lo anterior, podría haber una variación de entre $300 y $600 dólares, con algunas excepciones. Todo esto, depende de cada estado, incluyendo la temporalidad de la emisión del cheque para el beneficiario.

Por lo anterior, es fundamental que los solicitantes acudan a La Oficina de Trabajo de cada estado, la cual proporciona información sobre sus beneficios de desempleo particulares y aclarará toda duda al respecto.

Disminuyen pedidos de ayuda por desempleo en Estados Unidos

El número de estadounidenses que pidieron asistencia pública por desempleo disminuyó la semana pasada cuando se celebraba el feriado del Día de Acción de Gracias, pero sigue siendo alto al situarse en 712.000.

El reporte emitido el jueves por el Departamento del Trabajo dice que las solicitudes de ayuda por desempleo disminuyeron con respecto de las 787 mil de la semana anterior. Antes del estallido de la pandemia en marzo, la cantidad de gente que pedía asistencia por desempleo a nivel semanal rondaba por los 225.000. El alto número de pedidos revela que casi nueve meses después, muchas empresas siguen eliminando empleos.

Más aun, la disminución registrada la semana pasada se debe más a que fue un feriado nacional que a cualquier otro factor, estimó Ian Shepherdson, economista de Pantheon Macroeconomics.

“Lo más probable es que la semana entrante haya un repunte”, acotó Shepherdson en un boletín informativo.

El número total de personas que están recibiendo asistencia por desempleo a nivel estatal disminuyó de 6,1 millones a 5,5 millones, una baja considerable con respecto a su máximo de casi 23 millones en mayo. Ello implica que algunos están encontrando trabajo y ya no están recibiendo los subsidios públicos, pero también indica que muchos de los desempleados han dejado de recibir las prestaciones ya que éstas valen por un máximo de seis meses.

Ante el alto número de despidos y el aumento de casos de coronavirus, la tenue recuperación que había mostrado la economía estadounidense parece estar tambaleándose. Varios estados y ciudades están obligando a sus habitantes a vestir la mascarilla, están limitando el tamaño de las concentraciones sociales, restringiendo la asistencia a restaurantes y cerrando o limitando el funcionamiento de gimnasios, bares, tiendas y otros negocios.

La mayoría de los expertos vaticinan que no habrá una plena recuperación económica hasta que el virus sea controlado con una vacuna.

Muchos desempleados en Estados Unidos están recibiendo cheques bajo dos programas públicos iniciados este año para aliviar el sufrimiento infligido por la pandemia. Pero tales programas expiran el día después de Navidad. Ese día, unas 9,1 millones de personas dejarán de recibir subsidios del todo.