Tag: DESEMPLEO

Sepa porqué bajaron peticiones de ayudas al desempleo

El coronavirus continúa causando estragos en la Unión Americana, y es que, aunado a los más de once millones de contagios y 246 mil fallecidos, el brote trajo consigo una gran crisis laboral y económica para el país de las barras y las estrellas.

De acuerdo a cifras del Departamento del Trabajo, durante el pico de la pandemia, alrededor de 33 millones de estadounidenses presentaron solicitudes para obtener la ayuda al desempleo, mismas que hoy en día han disminuido considerablemente a comparación de las cifras presentadas en el verano.

Para finales del mes de Octubre, eran 21 millones de solicitudes las que se encontraban activas a través de programas estatales y federales, es decir, más de 10 millones menos. Sin embargo, esto no significa que las solicitudes hayan disminuido precisamente porque los ciudadanos hayan encontrado empleo.

Ayudas al desempleo: Las razones por las que las peticiones han disminuido

No hay beneficios

Y es que, aunque gran parte de la disminución de estas sí se debe a la reapertura de la economía, de acuerdo a Susan Houseman, directora de investigación del W. E. Upjohn Institute for Employment Research, el descenso de las solicitudes también se ha dado porque muchos estadounidenses simplemente se han quedado sin beneficios por falta de recursos en los estados, o bien, se estancaron o fallaron en el proceso para pasar a diferentes programas.

Puntos Ciegos

Aunado a ello, expertos en el tema también afirman que existe una alta probabilidad de que la tasa de desempleo sea artificialmente baja, debido a que las estadísticas oficiales pueden estar omitiendo a millones de trabajadores desempleados que no han solicitado la ayuda federal.

Fallas en el Sistema

Además de los puntos ciegos, otra razón de la disminución de solicitudes se debe a las “grietas” o “fallas” en el sistema. “Hay [también] toneladas de oportunidades para que la gente pierda los beneficios”, señaló Michele Evermore, analista senior de políticas del Proyecto Nacional de Ley de Empleo.

Fuente: As.com

Solicitudes iniciales de ayuda por desempleo mantienen tendencia a la baja

El Departamento de Trabajo dio a conocer que la semana que finalizó el 7 de noviembre, 709,000 estadounidenses solicitaron por primera vez ayuda por desempleoSon 42 mil menos que la semana previa.

La cifra es casi cuatro veces el nivel anterior a la crisis, pero ya está muy por debajo del pico de casi 7 millones alcanzado a fines de marzo, cuando los estados implementaron por primera vez medidas de confinamiento para frenar la propagación de COVID-19. Los economistas encuestados por Refinitiv esperaban 735,000 nuevas solicitudes esta semana.

Las solicitudes de desempleo no han sido tan bajas desde la semana que terminó el 14 de marzo, cuando 282,000 estadounidenses solicitaron ayuda, poco antes de que la crisis provocada por el virus desencadenara una avalancha de despidos.

Más de 66 millones de estadounidenses, aproximadamente el 40% de la fuerza laboral del país, han solicitado ayuda desde que comenzaron los bloqueos por coronavirus a mediados de marzo.

El número de personas que aún reciben prestaciones por desempleo se redujo a 6.78 millones, una disminución de alrededor de 436,000 trabajadores con respecto a la semana anterior. La disminución sugiere que los empleadores están llamando a sus trabajadores de vuelta.

Aún así, parte de la caída en los llamados reclamos continuos puede representar a trabajadores que han agotado la cantidad máxima de pagos disponibles a través de los programas estatales de desempleo (alrededor de seis meses) y ahora reciben beneficios a través de un programa federal separado que extiende la ayuda por 13 semanas. El Congreso creó los beneficios federales adicionales a principios de este año con la aprobación de la Ley CARES.

Aún hay aproximadamente más de 10.1 millones de estadounidenses sin trabajo que en febrero, antes de que se decretara la pandemia.

EEUU: las solicitudes semanales de desempleo caen a su nivel más bajo desde marzo

El número de estadounidenses que perdieron su trabajo y solicitaron beneficios de desempleo a mediados de octubre se redujo a un nuevo mínimo durante la pandemia de coronavirus como una buena señal para la economía, pero la disminución se debió en parte a que hubo menos solicitudes de reclamo en California después de una congelación temporal de las mismas.

La explicación

Las solicitudes iniciales de desempleo presentadas a través de programas estatales cayeron en 55,000 de 787,000 en los siete días que terminaron el 17 de octubre, marcando la primera vez que han caído por debajo de las 800,000 solicitudes desde que comenzó la epidemia del coronavirus en marzo.

Los nuevos reclamos de la semana anterior también se redujeron a 842,000 de 898,000, informó este jueves el Departamento de Trabajo.

Lo que hace el último informe más difícil de descifrar es la inclusión de nuevas demandas de desempleo de California después de una pausa de quince días ya que el estado dejó de aceptar solicitudes de desempleo de manera temporal con una gran carga de trabajo al actualizar sus sistemas informáticos e instalar nuevas medidas de detección de fraudes.

California representa casi el 20% de todas las nuevas solicitudes de desempleo en el país, pero se ha acercado al 30 por ciento durante la pandemia del coronavirus.

¿Qué pasó?

California dijo que las nuevas solicitudes de desempleo sumaron 158,877 sin realizar un ajuste en la última semana, por debajo de las 176,083 de hace dos semanas.

Las cifras del estado se habían congelado en 226,179 solicitudes de acuerdo al resumen nacional del Departamento de Trabajo de Estados Unidos mientras la entidad trabaja para mejorar su sistema de compensación por desempleo.

Las últimas cifras semanales del estado lo acercan a su tendencia habitual en relación con el resto de la nación, pero no está claro si la pausa tuvo algún efecto en las nuevas solicitudes.

Las continuas demandas de desempleo presentadas a través de programas estatales se redujeron en 1.02 millones de 8.37 millones durante la semana que terminó el 10 de octubre. Este es otro dato mínimo que es registrado durante la pandemia.

El descenso no es tan bueno como parece

Un gran número de personas que ya no reciben beneficios estatales han sido trasladadas a un programa federal que ofrece una compensación extendida. Los reclamos federales se han casi triplicado desde agosto a 3.3 millones.

La pandemia sigue afectando el desempeño de la economía de los Estados Unidos

Según lo informó el departamento del trabajo de los Estados Unidos, el número de estadounidenses que solicitaron beneficios por desempleo volvió a ascender, con un total de 898.000 en la semana que terminó el 10 de octubre.
A casi ocho meses del inicio de la pandemia en ese país, la cifra de personas que solicitan por primera vez beneficios de desempleo se mantiene los 800.000 por mes, una señal de que la pandemia del COVID- 19 sigue afectando a la economía americana.
La agencia de noticias Reuters señaló que la cifra divulgada por la entidad pública este jueves superó en 50.000 puestos de trabajo a la reportada la semana anterior, de 845.000 solicitudes.
Citó datos del departamento del trabajo que señalaban que la economía de los Estados Unidos solo recuperó 10,7 millones de los 22 millones de empleos que se perdieron durante los primeros meses del confinamiento de la economía americana.
El reporte oficial señaló que cientos de miles de puestos de empleos de las líneas aéreas y del sector turismo son los más comprometidos, en tanto que los gobiernos estatales agotaron sus presupuestos destinados al apoyo a los desempleados. Una recuperación de la ocupación laboral dependerá de la ayuda del gobierno federal.
El choque entre el gobierno de Trump y el Congreso ha impedido que se acuerde la aprobación de un nuevo paquete de estímulo a desempleados y a empresas. Esto hace que analistas de mercado independientes y líderes sindicales estadounidenses no sean optimistas en cuanto a la masiva generación de puestos de trabajo en la unión americana.
Destacó el departamento del Tesoro de los Estados Unidos que la mayor cantidad histórica de solicitudes de beneficios por desempleo antes de la pandemia del COVID-19 fue de 665.000 durante la recesión de los años 2007, 2008 y 2009.

EEUU: ayuda federal por desempleo está en sus ultimas semanas

El sistema de ayuda por desempleo en Estados Unidos se está viendo cada vez más frágil, ya que el pago de 300 dólares semanales adicionales aprobado por el gobierno federal se agotará pocas semanas después de haber comenzado y millones de desempleados están llegando al fin del periodo en el que pueden recibir la prestación estatal.

La mayoría de los estadounidenses que agotan sus prestaciones estatales por desempleo — usualmente luego de seis meses — pasarán a un programa federal de emergencia que provee 13 semanas adicionales de ayuda. Pero enfrentan un plazo inminente: Para el final de año expirarán casi todas las ayudas federales por desempleo. A menos que el Congreso extienda esos programas, millones de estadounidenses desempleados pudieran verse sin nada.

Sus tribulaciones ocurren con el trasfondo de un mercado laboral sacudido por 13 millones de desempleados y con un ritmo de despidos aún elevado seis meses después que la pandemia de coronavirus frenó la economía. Las solicitudes de pagos por desempleo subieron inicialmente en la semana del 21 de marzo, cuando sumaron 3,3 millones, y entonces crecieron a más del doble la semana siguiente para un récord de 6,9 millones. Eso significa que cualquier persona que comenzó a recibir prestaciones del estado por desempleo tendrá que pasar a un programa federal de emergencia en las próximas semanas.

Un portavoz de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, que administra el pago adicional de 300 dólares semanales, dijo el jueves que la agencia está proveyendo fondos para cubrir seis semanas, desde el inicio de agosto hasta el final de esta semana, sin que se vislumbre una extensión.

Casi todos los estados han solicitado participar en el programa federal de 300 dólares. Pero solamente 17 han conseguido actualizar sus sistemas de computadoras para distribuir los pagos. Como resultado, aunque muchos estados casi seguramente emitirán cheques por varias semanas, el dinero será retroactivo a inicios de agosto y solamente cubrirá hasta mediados de septiembre.

El programa de 300 dólares semanales de ayuda por desempleo fue creado por una orden ejecutiva el mes pasado luego de que expiró una versión más generosa adoptada por el Congreso y Trump y de que los legisladores no consiguieron un acuerdo sobre un nuevo paquete de ayuda.

Hasta el final de julio, las personas que quedaron desempleadas en la pandemia estaban recibiendo 600 dólares semanales, aparte de las prestaciones de sus estados. Para muchos, el cheque federal de 600 dólares excedía los pagos de sus estados y los mantuvo a flote mientras se derrumbaba la economía. Pero los republicanos en el Congreso se oponían al pago de 600 dólares, diciendo que era tan elevado que desalentaba a las personas a buscar empleo.

El jueves, los senadores demócratas bloquearon una propuesta que habría extendido el pago adicional de 300 dólares y habría proveído más dinero para las escuelas. Los demócratas preferían una restauración del pago de 600 dólares semanales, además de más dinero para estados, localidades y negocios pequeños.

También el jueves, el Departamento de Trabajo reportó que las solicitudes de ayuda por desempleo se mantuvieron sin cambios la semana pasada, en 884.000, y el número de trabajadores desempleados que solicitaron ayuda bajo un programa separado para autoempleados y trabajadores por contrato aumentó. Las cifras indicaron que las compañías siguen eliminando un número inusualmente grande de empleos.

Otra evidencia reciente indica que la mejora del mercado laboral pudiera estarse debilitando tras fuertes ganancias en la primavera y la mayor parte del verano. El número de personas que solicitan ayuda por desempleo cada semana supera ampliamente el número de las que lo hicieron en cualquier semana antes de este año.

La pandemia sigue destruyendo empleos en Estados Unidos

Un total de 881.000 personas se inscribieron a los subsidios de desempleo la semana pasada en Estados Unidos, una cifra en descenso pero que muestra que la pandemia de coronavirus sigue provocando una gran cantidad de despidos en la mayor economía mundial.

En marzo 6,6 millones de personas pidieron este subsidio cuando el coronavirus golpeó de lleno. Las cifras de la semana pasada muestran una evolución, son mejores a lo esperado por los analistas, pero siguen altas, en especial si se comparan con las cifras de comienzos de año.

Uno de los principales activos del presidente republicano Donald Trump para tratar de seguir en la Casa Blanca era su gestión de la economía, que llevó el empleo a un nivel históricamente bajo de 3,5% en febrero. 

Pero en el curso de la emergencia sanitaria esta cifra llegó a 14,7% en abril, para luego ir bajando gradualmente hasta 10,2% en julio.

El viernes el Departamento de Trabajo publicará las cifras de agosto que serán claves en la campaña por las presidenciales de noviembre y para el Congreso, donde las negociaciones sobre un nuevo plan de ayuda están estancadas. 

Los demócratas reaccionaron afirmando que la “incompetencia de Donald Trump” ha desbaratado la economía.

“La devastación económica continúa. 29 millones de estadounidenses están recibiendo algún tipo de ayuda por desempleo, cuatro veces más que hace un año”, dijo Tom Perez, presidente del Comité Nacional Demócrata y exsecretario de Trabajo. 

– Esquivo plan de estímulo –

El informe del Departamento de Trabajo sobre las nuevas solicitudes de subsidio por desempleo en la semana que terminó el 29 de agosto fue mejor a lo esperado por los analistas, que pronosticaban 915.000 nuevas demandas.

La cifra representa una caída de 130.000 solicitudes con respecto a los 1,011 millones de pedidos de la semana anterior, y es la segunda vez que este indicador cae por debajo de la cota de un millón desde el inicio de la pandemia. 

Gregory Daco, de la consultora Oxford Economics, indicó que el empleo repuntó aprovechando las contrataciones en las pequeñas empresas, pero la tendencia se mantiene casi sin cambios en las últimas dos semanas. 

“La fortaleza del sector de los restaurantes y un gasto ligeramente mayor en tarjetas de crédito fue compensado por la debilidad de las ventas minoristas, el ocio y la demanda hotelera”, explicó el economista.

Decenas de millones de personas han perdido su trabajo desde el inicio de los confinamientos para frenar la pandemia en el país que tiene más muertos de todo el mundo (185.752). 

Esta semana Estados Unidos alcanzó los 6 millones de casos confirmados de covid-19 y pese a que en las últimas semanas la cantidad de infectados disminuyó, la situación sigue sin controlarse antes de que se inicie el año escolar y el otoño boreal.  

¿Qué debes hacer si un usurpador está recibiendo los beneficios de desempleo en tu nombre?

Durante la pandemia del coronavirus una estafa estalló a gran escala, los ladrones están presentando solicitudes de beneficios de desempleo utilizando nombres y la información de personas que no han presentado solicitudes.

Las personas se enteran del fraude en el momento en que reciben un aviso de la oficina de beneficios de su estado o de parte de su empleador sobre una supuesta solicitud de beneficios. Si esto te sucede, es posible que alguien está haciendo uso indebido de tu información personal incluyendo tu número de Seguro Social y tu fecha de nacimiento.

Para denunciar este fraude debes de actuar de inmediato. Aquí te damos algunos pasos que pueden ayudarte a proteger tu identidad de los estafadores.

Reporta el fraude a tu empleador. Deberás llevar un registro de las personas con quien has hablado y la fecha en que lo hiciste.

Reporta el fraude a la agencia estatal de beneficios de desempleo. Para localizar tu agencia dependiendo el estado en donde vivas puedes consultar la lista en la página web de careronestop.org.

  • De preferencia presenta un informe en línea sobre el fraude ya que te permitirá ahorrar tiempo y será más fácil que la agencia procese la denuncia.
  • Guarda cualquier confirmación o número telefónico en caso de tenerlo y mantén un registro de las personas con las que has hablado y compartiste información y datos personales.

También deberás visitar el sitio web de IdentityTheft.gov para reportar el fraude a la FTC y obtener ayuda. Es importante seguir los pasos de recuperación. Deberás colocar la alerta de fraude durante un año en tu crédito, obtener tus informes crediticios y solicitar el cierre de cualquier cuenta que pudiera ser fraudulenta que haya sido abierta en tu nombre. IdentityTheft.gov también te ayudará a agregar una alerta de fraude o congelar el crédito a tu informe crediticio de manera gratuita. Esto hará más difícil que un ladrón de identidad pueda abrir nuevas cuentas en tu nombre.

Relacionado: IRS alerta sobre la “Docena Sucia”, las estafas tributarias más comunes dirigidas a los contribuyentes.

Es importante que revises tus informes de crédito a menudo. El próximo año podrás hacerlo cada semana de manera gratuita a través del portal AnnualCreditReport.com que podrá ayudarte a detectar de manera rápida cualquier fraude nuevo.

La mayoría de los pagos de desempleo suelen ser depositados en cuentas que los impostores controlan y tienen bajo su poder. En ocasiones los pagos son enviados a la cuenta real del defraudado. Si este es tu caso, debes tener cuidado ya que los defraudadores pueden llamarte o enviar un mensaje de texto o correo electrónico para intentar que les envíes parte o todo el dinero. Los estafadores fingen que son parte de la agencia estatal de desempleo y aseguran que el dinero fue enviado a tu cuenta por error. Se trata de las llamadas estafas de “mulas de dinero” y participar en una podría causarte más problemas.

En caso de recibir los beneficios de desempleo sí nunca realizaste una solicitud, es importante informarlo a la agencia estatal de empleo y solicitar instrucciones.

Recuerda no responder a ninguna llamada, correo electrónico o mensaje de texto que diga que debes enviar o transferir dinero en efectivo o depositar dinero a una cuenta o tarjeta de regalo. Las agencias de empleo nunca te pedirán que les devuelvas el dinero de esa manera, si alguien lo hace lo más probable es que se trate de un fraude.

Trump prepara orden ejecutiva para seguro de desempleo, desalojos y pago a nómina

El presidente Donald Trump afirmó que su equipo en la Casa Blanca prepara la orden ejecutiva que firmará para la extensión del bono seguro de desempleo, evitar desalojos, recorte de impuestos al pago de nómina y préstamos estudiantiles.

Su afirmación es por la falta de acuerdo entre su Administración y los demócratas sobre el nuevo paquete de estímulo, aunque los republicanos también están divididos sobre la ayuda de $1,200 dólares directo a familias, reportó The Hill.

“Al salir de la Oficina Oval hacia Ohio he notificado a mi personal que continúe trabajando en una orden ejecutiva con respecto a la reducción de impuestos de nómina, protecciones de desalojo, extensiones de desempleo y opciones de pago de préstamos estudiantiles”, afirmó el mandatario.

Su tuit no menciona el apoyo directo a personas de $1,200 dólares ni los $500 para niños o dependientes, uno de los principales temas en discusión y sobre el cual los demócratas y su Administración habrían logrado un acuerdo.

Ante el fracaso del Congreso, Trump extenderá beneficios por desempleo hasta fin de año

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acusó ayer viernes a la oposición bloquear un nuevo paquete de ayuda para hacer frente a las consecuencias económicas de la pandamia y anunció que planea actuar por decreto antes del final de la próxima semana en caso de que demócratas y republicanos no alcancen un acuerdo.

“Así que llega un virus y tienes a gente en el Congreso que no quiere ayudar a nuestra gente”, dijo el Trump durante una rueda de prensa convocada a última hora en Bedminster Nueva Jersey, donde el mandatario planea pasar el fin de semana.

El mandatario adelantó que, en caso de que no se alcance un acuerdo pronto, actuará bajo su “autoridad como presidente” y decretará una serie de medidas “para conseguirle a los estadounidense el alivio que necesitan”.

Entre ellas, Trump mencionó una rebaja de los impuestos sobre la renta, hasta final de año y de manera retroactiva desde mayo, la renovación de ayudas adicionales por desempleo hasta diciembre, la suspensión de pagos de préstamos académicos y extender la moratoria contra desahucios, que venció hace días.

Trump aseguró que la financiación no sería un problema, puesto que el Gobierno cuenta con “mucho dinero” y adelantó que el equipo legal de la Casa Blanca ya está trabajando en el texto de los decretos, que podría firmar antes de que concluya la próxima semana.

Las negociaciones entre republicanos y demócratas en el Congreso se encuentran estancadas desde hace días. Mientras que los demócratas quieren aprobar un paquete de estímulo de unos tres billones de dólares, los republicanos se han enrocado en su propuesta de de un billón de dólares.

Sin embargo, el presidente coincide con la oposición en una serie de medidas a las que se opone tajantemente su partido, entre ellas el renovar la ayuda adicional de 600 dólares a desempleados -que expiró la semana pasada- y enviar un nuevo cheque a los ciudadanos, algo a lo que se opone su partido.

Trump y Biden se enfrentan por cuenta de DiosEl mandatario republicano acusó a su probable adversario en las elecciones del 3 de noviembre de oponerse a Dios. El exvicepresidente demócrata calificó esta acusación de “vergonzosa” y aseguró que Trump empleó gases lacrimógenos contra un grupo de manifestantes con el único propósito de hacerse una foto frente a una iglesia.

Horas antes de la comparecencia de Trump, miembros del Ejecutivo adelantaron que el presidente estaba sopesando firmar una serie de decretos para avanzar a pesar de la falta de acuerdo.

“No digas a mí manera o no hay manera, de esa manera podemos muchísimas cosas (…). La otra opción es firmar decretos que, según han reconocido ellos mismos, no es ni de lejos tan bueno”, lamentó el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer. 

La pandemia en EE.UU.

Respecto al avance de la pandemia, Trump aseguró que su Administración lo está haciendo “muy bien”, a pesar de que aún lidera el ránking de países más afectados con casi cinco millones de casos confirmados y más de 160.000 muertes, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

Al ser cuestionado sobre el porqué los huéspedes del club de golf en el que se celebró el evento que se personaron en la rueda de prensa no respetaban las reglas estatales sobre mantener la distancias y el uso de mascarillas, Trump aseguró con sorna que las normas no aplicaban en ese caso por tratarse de “protestantes pacíficos” que habían acudido a “un acto político”.

“Yo lo llamo una protesta pacífica porque oyeron que veníais y saben de los medios falaces, lo entienden mejor que nadie (…). Si la prensa en este país fuera honesta, si no fuera corrupta, si no fuera falsa, nuestro país sería mucho más avanzado”, zanjo el presidente al dar por concluida su comparecencia.

Millones de personas pierden el beneficio por desempleo tras el fracaso de negociaciones en el Senado

Aproximadamente 30 millones de estadounidenses perdieron su beneficio de desempleo semanal de 600 dólares. Demócratas y republicanos fracasaron el jueves en sus negociaciones para aprobar una extensión de estos pagos. La pérdida de este ingreso es dramática debido a la fuerte recesión que vive el país provocada por la pandemia de coronavirus y que ya ha llevado a la mayor caída en la producción económica de Estados Unidos.

El Senado no llegó a un acuerdo para aprobar un nuevo proyecto de ley de ayuda para paliar la crisis, lo que significa que la mayoría de los estadounidenses sin trabajo pasarán a recibir 330 dólares semanales a medida que expiren los beneficios de emergencia por desempleo.

La inacción del Senado se produce cuando las nuevas solicitudes de desempleo han vuelto a aumentar, numerosos negocios echan el cierre y casi 30 millones de estadounidenses revelaron en una encuesta que no tuvieron sufiente comida la semana pasada. El jueves fue el cuarto día consecutivo que Estados Unidos reportó más de 1,000 muertes por coronavirus y casi 70,000 contagios.

Mientras tanto, la Casa Blanca y algunos de sus aliados republicanos en el Senado señalaron el jueves que quieren extender, al menos de manera temporal, un subsidio adicional por desempleo de 600 dólares a la semana que ha mantenido a las familias y a la economía a flote durante la pandemia. La propuesta parece llegar demasiado tarde. Los republicanos han tratado de reducir el subsidio adicional por desempleo en el próximo paquete de ayuda por la pandemia, pero el presidente, Donald Trump, y algunos senadores republicanos sugirieron que podrían aceptar mantener el beneficio en 600 dólares por ahora. Se tienen previstas negociaciones nocturnas en el Capitolio. “Queremos una prórroga temporal del subsidios por desempleo mejorado”, dijo Trump en la Casa Blanca.

“Esto brindará un remedio crucial para los estadounidenses que perdieron sus empleos a causa de la pandemia, no por su culpa”. “Tiene que ser substancial”, añadió. Sin embargo, los demócratas han rechazado un enfoque por partes, señalando que la próxima propuesta de ayuda necesita ser un paquete completo. Antes de que Trump hablara, el principal republicano en el Senado, Mitch McConnell, levantó la sesión en la Cámara por el fin de semana, al tiempo que tomó una medida procesal que podría permitir una votación sobre un posible acuerdo la próxima semana.

Hasta ahora, las negociaciones han logrado pocos avances. “No soy muy optimista sobre que tendremos cualquier clase de acuerdo en un proyecto integral en el futuro cercano”, dijo Mark Meadows, jefe de despacho de la Casa Blanca. Señaló que incluso dudaba de que se pudiera alcanzar un acuerdo la próxima semana. Las negociaciones sobre el paquete de ayuda están estancadas con pocas razones para tener optimismo pese a un amplio acuerdo entre los principales maniobreros de que el Congreso debe aprobar más ayuda en los próximos días y semanas.

EEUU: 1.4 millones de personas solicitaron seguro de desempleo en una semana

El número de personas que han solicitado seguros de desempleo por primera vez aumentó por segunda semana consecutiva, de acuerdo con CNN.

Cerca de 1.4 millones de personas presentaron solicitudes de desempleo la semana pasada, que son 12,000 más que el nivel de la semana anterior.

Estos datos llegaron el mismo día en que un informe mostró que la economía de los EE.UU. se contrajo a una tasa anual de 32.9% de abril a junio, la cual es su peor caída registrada.

El dato también llega en un momento en que el Congreso aún está debatiendo si debe proporcionar más apoyos económicos al país, incluyendo beneficios de desempleo y otra ronda de cheques estímulo para las personas elegibles.

Entre los beneficios extras de desempleo, se encuentra la entrega semanal de $600 dólares que se comenzaron a dar en el mes de marzo para proteger a los ciudadanos que tuvieron que abandonar sus trabajos a causa de los cierres de negocios provocados por la epidemia.

Este apoyo de $600 dólares expira oficialmente mañana, viernes 31 de julio, pero la mayoría de los desempleados ya dejaron de recibirlos desde la semana pasada.

COVID-19 quiebras, desempleo y recesión: claves de la economía que viene

Para 2021 se prevé un repunte del crecimiento mundial, pero las cifras esconden otra realidad, la de los despidos, las quiebras y la incertidumbre generalizada. A continuación, una visión general de la economía mundial para el próximo año, después del choque del coronavirus.

A primera vista, algunas cifras hacían entrever un rápido retorno a la normalidad: el Fondo Monetario Internacional​ pronostica un crecimiento mundial del 5,4% en 2021, después de una caída del 4,9% este año.

¿El año 2020 será un mal momento que olvidaremos rápidamente? No, advierten cada vez más y más economistas, alarmados por la fuerza del choque en el primer semestre. Todos prevén una recuperación lenta, siempre y cuando no se produzca un segundo brote del virus.

Algunos sectores se verán afectados durante mucho tiempo, especialmente en los servicios. Un ejemplo es el turismo ya que no hay cómo recuperar las pérdidas por las habitaciones vacías o los aviones que se quedaron en tierra. Por ejemplo, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) no espera una vuelta a la normalidad antes de 2023.

En la industria hay que lidiar con las restricciones sanitarias y los agricultores de todo el mundo se enfrentan a una escasez de mano de obra extranjera.

Así está surgiendo un escenario en forma de “U”, con varios meses de recesión antes de que la economía se recupere, o uno en “W” con caídas y recuperaciones alternadas. O, peor aún, una “L” con la actividad deprimida durante mucho tiempo.

La crisis provocará una cascada de quiebras. En Estados Unidos el desempleo se disparó al 13,3% de la población activa en mayo frente al 3,5% en febrero.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), uno de cada seis jóvenes está desempleado en el mundo, lo que puede suponer una “generación perdida” que tendrá dificultades o ninguna posibilidad de ponerse al día.

window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag(‘js’, new Date()); gtag(‘config’, ‘UA-80000477-2’);