Tag: DESPIDOS

La pandemia afecta económicamete a medios en EEUU

Tribune Publishing Company, propietaria de algunos de los periódicos con más historia en el periodismo estadounidense, dijo el miércoles que está cerrando las salas de redacción de cinco de ellos, incluyendo la del Daily News en Nueva York y The Capital Gazette en Annapolis, Maryland.
La compañía informó que los periódicos —también el Orlando Sentinel en Florida, The Morning Call en Allentown, Pensilvania, y el Carroll County Times, en Maryland— continuarán en circulación y los empleados seguirán trabajando desde casa como lo han hecho durante la pandemia de coronavirus.

Se les dijo a los empleados que laborarán en casa hasta por lo menos enero de 2021.

“Al ir avanzando a través de la pandemia y conforme cambien las necesidades, reconsideraremos nuestras necesidades de oficinas físicas”, dijo en un correo electrónico Max Reinsdorf, portavoz de la compañía con sede en Chicago”. “Mantendremos informados a los empleados sobre las decisiones que se tomen”.

El Daily News, alguna vez el periódico de mayor circulación en el país, enfrenta problemas financieros desde hace años, y en 2007 fue vendido a The Tribune Publishing Company en 1 dólar por el empresario de bienes raíces y magnate de medios de Nueva York, Mortimer B. Zuckerman. El nuevo propietario redujo a la mitad al personal de la sala de redacción.

Las oficinas de ese diario, ubicadas en 4 New York Plaza, en Manhattan, serán cerradas formalmente a partir del miércoles y el personal tendrá hasta el 30 de octubre para retirar sus pertenencias, dijo un ejecutivo de recursos humanos del Daily News en una carta dirigida a los empleados y obtenida por The Associated Press.

“Sin un panorama claro de una fecha para regresar a trabajar, y mientras la compañía evalúa sus necesidades de bienes raíces ante las condiciones sanitarias y económicas causadas por la pandemia, hemos adoptado la difícil decisión de cerrar la oficina de manera permanente”, dijo Reinsdorf, refiriéndose al Daily News en un comunicado sobre los cierres de las salas de redacción.
The Capital Gazette, en la capital de Maryland, se había cambiado a su actual sala de redacción aproximadamente un año después del ataque a tiros en junio de 2018 en el que un sujeto armado con un historial de acoso a reporteros de ese periódico mató a cinco empleados. Antes, el personal del periódico trabajó casi un año en una sala de redacción temporal en la oficina de Capital News Service, de la Universidad de Maryland, en Annapolis.

En un documento presentado el 8 de junio ante la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés) dijo que había retenido tres meses de pagos de alquiler de “una mayoría de sus instalaciones y solicitó a los arrendadores una disminución en la renta en varias formas”, incluidas terminaciones del arriendo, informó el jueves el Orlando Sentinel.
Tribune Publishing Company también publica el Chicago Tribune, The Baltimore Sun, el Daily Press y The Virginian-Pilot, ambos de Virginia, así como el Hartford Courant.

Air France confirma la supresión de 7.580 puestos de trabajo en tres años

La dirección del grupo aéreo Air France informó la puesta en marcha de un plan de reajuste que pretende suprimir 7.580 puestos en el país en los próximos tres años para hacer frente al «duro golpe» que ha supuesto la crisis sanitaria del coronavirus.

Las salidas afectarán a 6.560 empleados de Air France, que representa el 16 % de sus más de 40.000 empleados, y unos 1.020 de HOP!, su filial regional, como indicaban las informaciones filtradas esta semana por los interlocutores sociales.

La decisión les fue confirmada hoy durante un comité extraordinario que duró buena parte del día, mientras que cientos de empleados se concentraban ante la sede de la empresa en Nantes (oeste) y Roissy (periferia parisina) para denunciar las medidas, para las que no descartan aplicar despidos directos.

USCIS advierte a sus empleados que habrá despidos por falta de presupuesto

El Servicio de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos (USCIS) alertó a sus trabajadores de que los pondrán en licencia sin goce de sueldo a partir del 20 de julio debido a la falta de presupuesto causada según esta agencia por la pandemia del coronavirus.

A menos que el Congreso les apruebe un paquete de 1,200 millones de dólares para mantener a USCIS a flote, los empleados estarán sin trabajo el próximo mes, dijo la agencia según Fox News.

“Sin la intervención del Congreso. USCIS necesitará dar de baja administrativa (‘furlough’) a una porción de nuestros empleados más o menos el 20 de julio”, dijo un vocero de USCIS en un comunicado enviado a Fox News. “Continuamos trabajando con el Congreso para contar con los fondos necesarios para revertir esta desafortunada consecuencia”.

USCIS no dijo cuántos empleados resultarían afectados, pero funcionarios de la agencia familiarizados con la situación dijeron que la medida puede impactar a 13,000 empleados o el equivalente a dos tercios de su fuerza laboral. Unmute

Adicionalmente, USCIS ya alertó al sindicato de trabajadores federales de lo que se viene. La American Federation of Goverment Employees (AFGE) lanzó la alerta a sus miembros el miércoles.

  • USCIS empleados. La agencia de inmigración dijo que dará de baja sin sueldo (‘furlough’) a empleados si el Congreso no le aprueba fondos
  • Aunque no dijo cuantos, se supo de manera extraoficial que la medida afectaría a 13,000 trabajadores o el equivalente a dos tercios de su fuerza laboral
  • Si la medida se vuelve una realidad, afectaría los trámites de inmigración de miles de solicitantes

USCIS empleados. El Servicio de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos (USCIS) alertó a sus trabajadores de que los pondrán en licencia sin goce de sueldo a partir del 20 de julio debido a la falta de presupuesto causada según esta agencia por la pandemia del coronavirus.

A menos que el Congreso les apruebe un paquete de 1,200 millones de dólares para mantener a USCIS a flote, los empleados estarán sin trabajo el próximo mes, dijo la agencia según Fox News.

“Sin la intervención del Congreso. USCIS necesitará dar de baja administrativa (‘furlough’) a una porción de nuestros empleados más o menos el 20 de julio”, dijo un vocero de USCIS en un comunicado enviado a Fox News. “Continuamos trabajando con el Congreso para contar con los fondos necesarios para revertir esta desafortunada consecuencia”.

USCIS no dijo cuántos empleados resultarían afectados, pero funcionarios de la agencia familiarizados con la situación dijeron que la medida puede impactar a 13,000 empleados o el equivalente a dos tercios de su fuerza laboral. Unmute

Adicionalmente, USCIS ya alertó al sindicato de trabajadores federales de lo que se viene. La American Federation of Goverment Employees (AFGE) lanzó la alerta a sus miembros el miércoles.

“Cerca de 13,000 empleados del Servicio de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos (USCIS) enfrentan el cese en sus puestos de trabajo. Tenemos pocos días para ayudarlos”, dijo AFGE en un email enviado a Fox News. “Hemos recibido la noticia de que el Departamento de Seguridad Nacional planea el ‘furlough’ del 70% de los trabajadores de USCIS debido a la falta de presupuesto relacionado en parte a la pandemia del coronavirus”.

INSÓLITO| Hospitales de EEUU despiden personal debido a la pandemia

Casi un millón y medio de personas han perdido sus empleos en el sector de la salud en Estados Unidos desde marzo, entre ellas 135.000 que trabajaban en hospitales, cuyos ingresos se han reducido por la caída en el número de pacientes con afecciones distintas de la COVID-19.

Desde marzo, las operaciones y los exámenes no urgentes se han cancelado en la mayoría de los hospitales de todo el país. El confinamiento ha disminuido el número de accidentes, y muchos pacientes con enfermedades crónicas evitan acudir a estos centros de atención de salud por temor a contagiarse con el nuevo coronavirus.Nuestra cobertura sobre el Coronavirus.
Haz clic para ver las últimas noticias y consejos para evitarlo.

Personal sanitario de todas las especialidades se alistó al batallón que le ha hecho frente a la pandemia en Nueva York, el principal foco en Estados Unidos. Incluso llegaron médicos desde otros lugares del país.  

Pero en otras regiones menos afectadas por el virus, los hospitales terminaron con camas vacías. 

En Miami, las salas de emergencia del hospital infantil reciben solo un centenar de personas cada 24 horas, la mitad de los que atendía antes. 

A principios de abril se redujeron las vacantes para enfermeras que laboran a destajo, como Dayna James, de 40 años, que solía trabajar en la sala de emergencias dos días a la semana. 

“En el sur de Florida no hay suficientes pacientes, el hospital no puede pagar a todo el personal que no tiene nada que hacer”, cuenta James a la AFP. “Es triste, es mi vocación, ha sido mi carrera durante 17 años”. 

Ella permanece “de guardia”: el hospital la llamó el domingo, cuando se celebraba el Día de la Madre. “Nadie quería trabajar, pero yo estaba desesperada, por supuesto que fui”. 

En Washington, en marzo las operaciones de cadera o rodilla, las extracciones de apéndice y de vesícula no urgentes y exámenes de imagen médica como tomografías y resonancias magnéticas se pospusieron indefinidamente. Pero no hubo un pico de COVID-19 que ameritara una movilización general del personal.

“La covid ha hecho obsoleto mi trabajo”, dice una enfermera de 34 años que prefiere permanecer en el anonimato y que se ocupaba de cuidados pre y postoperatorios. “No hemos hecho cirugías no urgentes durante dos meses, que eran la principal fuente de ingresos para nuestro servicio”. 

En el sistema estadounidense, muchas enfermeras trabajan por cuenta propia y cobran “por día”, lo que permite al hospital reducir los costos de personal de un día a otro. La enfermera de Washington solo trabaja nueve horas por semana, en comparación con las 36 horas anteriores a la pandemia. 

– La COVID no es rentable – 

“El sistema de salud estadounidense se financia proporcionando exámenes y operaciones no urgentes que son muy costosos, y construyendo hospitales gigantes basados en este modelo económico”, dice a AFP el profesor Howard Markel, director del Centro de Historia de la Medicina de la Universidad de Michigan. Él mismo tuvo que decidir que no pagaría los aportes jubilatorios de sus empleados para el próximo año debido a la caída de ingresos de su centro médico.