ECONOMÍA POST PANDEMIA

EEUU: la pobreza empeoró en 2020 como consecuencia de la pandemia

Una de las principales consecuencias de la pandemia de COVID-19 a nivel mundial fue el aumento de la pobreza y de la brecha entre las clases de mayor y menor riqueza.

De acuerdo con Elena Delavega, profesora asociada de Trabajo Social de la Universidad de Memphis, Estados Unidos, la pobreza en ese país aumentó en 2020 mientras la pandemia de golpeaba la economía y el desempleo se disparaba.

“Los que se encuentran en la parte inferior de la escala económica fueron los más afectados, según confirman las nuevas cifras, que sugieren que la recesión puede haber ampliado la brecha entre ricos y pobres”, explicó la especialista.

El porcentaje de estadounidenses que viven por debajo del umbral de la pobreza –fijado en $26,695 dólares para una familia de cuatro miembros– aumentó aproximadamente un punto porcentual, hasta el 11.4 %, frente al 10.5 % del año anterior, anunció el 14 de septiembre de 2021 la Oficina del Censo de Estados Unidos.

“Siempre estamos preparados para la recuperación y la reactivación”

Christos A. Makridis

Profesor y economista del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT)

Esta métrica incluye los salarios y otras fuentes de ingresos, como los pagos de la Seguridad Social y –de forma bastante significativa en 2020– las prestaciones por desempleo. “Sin el impulso masivo de las prestaciones de desempleo que fluyeron a millones de estadounidenses sin trabajo durante más de un año, la tasa de pobreza seguramente habría subido mucho más”, afirma Delavega.

“Me preocupa la grave pérdida de ingresos que experimentaron algunos estadounidenses y los indicios de que la extrema desigualdad de ingresos del país no hizo más que empeorar en 2020”, explicó la analista en el sitio especializado The Conversation.

El impacto de los estímulos y las ayudas es mucho más evidente en la tasa de la Medida de Pobreza Suplementaria, que tiene en cuenta las fuentes de ingresos adicionales, como los créditos fiscales y otras prestaciones gubernamentales.

“Sin la serie de paquetes de alivio y estímulo aplicados entre marzo de 2020 y finales de año, la tasa de pobreza suplementaria habría alcanzado el 12.7 %, según el Censo. En cambio, se situó en solo el 9.1 %, 2.6 puntos porcentuales menos de lo que habría sido de otro modo”, añadió la analista.

Los precios de la gasolina se disparan a medida que se agrava la crisis energética mundial

La energía era muy barata en el primer trimestre de 2020, cuando las carreteras y los aeropuertos estaban casi vacíos durante el punto máximo de la pandemia de covid-19.

La demanda de energía está de regreso a medida que la economía mundial se reabre, pero la oferta simplemente no le ha seguido el ritmo. Por eso, los precios del petróleo en Estados Unidos se han disparado US$ 120 desde que se desplomaron a -US$ 40 el barril en abril de 2020. Los precios del petróleo estadounidense cerraron por encima de los US$ 80 el barril el lunes por primera vez en casi siete años.

El crudo ganó un 1,5% para terminar el día en US$ 80,52. La última vez que el petróleo cerró por encima de los US$ 80 fue el 31 de octubre de 2014.

Todo esto está provocando un impacto por los precios para muchos estadounidenses que llenan sus tanques, en una época del año en la que los precios de la gasolina suelen disminuir. El precio medio nacional de la gasolina alcanzó este lunes un nuevo máximo de siete años de US$ 3,27 el galón, con una subida de 7 céntimos solo en la última semana, según la AAA. La gasolina casi se ha duplicado desde que tocó fondo a US$ 1,77 en abril de 2020.

Los altos precios de la gasolina no harán más que exacerbar la elevada inflación, apretar los presupuestos de las familias estadounidenses y perjudicar el destino político del presidente Joe Biden.

Desgraciadamente, los precios en las gasolineras pueden subir aún más por la crisis energética mundial.

Los precios del gas natural se han disparado tanto, especialmente en Europa y Asia, que las centrales eléctricas y las fábricas podrían recurrir cada vez más a una fuente de combustible relativamente más barata para obtener electricidad: el petróleo.

“Se trata de intentar mantener las luces encendidas”, dijo Matt Smith, analista principal de petróleo de Kpler para las Américas. “Esto es esencialmente la creación de la demanda que normalmente no existe”.

¿Llegará el petróleo a los US$ 100?

El lunes, Citigroup elevó su previsión de petróleo Brent a US$ 85 el barril para el cuarto trimestre y dijo que el crudo probablemente alcanzará los US$ 90 en algunos momentos. El banco de Wall Street citó el “contagio de los precios este invierno” y la previsión de que las centrales eléctricas cambien el gas natural por el petróleo.

Citi añadió que un “invierno muy frío” podría hacer que Europa “se quedara sin gas” en febrero.

Las tiendas de comestibles en EE.UU. podrían sufrir escasez de suministro

Las tiendas de comestibles en EE.UU. podrían recibir cantidades limitadas de productos o no tener algunos sabores o artículos debido a los problemas de mano de obra, materia prima o transporte que afrontan los fabricantes de alimentos, revelaron este sábado medios locales.

Según la cadena CNN, que citó correos electrónicos a los que tuvo acceso, muchos fabricantes han advertido a las tiendas sobre la disponibilidad de ciertos productos de cara a las celebraciones de otoño e invierno.

Incluso, algunos de los proveedores han pedido a las tiendas que cancelen sus promociones de ciertos artículos durante las fiestas para que estos no desaparezcan rápidamente de los estantes.

CNN reveló correos electrónicos enviados a cuatro distribuidores que no identificó por representantes de productores como Mondelez, Unilever y McCormick en los que anticipaban que impondrán topes de compra o tendrán disponibilidad limitada de algunas de sus marcas.

Esto afectaría, entre otros, a ciertos sabores de los helados Ben & Jerry’s, a la línea de especies gourmet de McCormick, algunas de las presentaciones de los pasteles congelados de Marie Callender’s, así como a determinados cereales o desayunos congelados.

Las empresas alegaron un aumento de la demanda, escasez de mano de obra, “limitaciones en la cadena de suministro” o “desafíos logísticos”.

La cadena de noticias aseguró que algunas de las tiendas están tratando de tener inventario o han empezado a recurrir a proveedores secundarios para cuando sus principales abastecedores no puedan cumplir sus pedidos.

En la semana que concluyó el pasado 3 de octubre, cerca del 18 % de las bebidas y los productos de panadería, el 16 % de los bocadillos y el 15 % de los alimentos congelados y los dulces se agotaron en las tiendas, reveló CNN, citando datos de la firma IRI, que hace seguimiento de las existencias en las cadenas de supermercados, grandes almacenes y farmacias, entre otros.

Antes de la pandemia, apuntó la versión periodística, entre el 7 % y el 10 % de los productos solían estar agotados en las estanterías.

FMI revisará a la baja pronósticos de crecimiento global

Por medio de un discurso virtual en la Universidad Bocconi de Milán (Italia), la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, aseguró este martes (05.10.2021) que la economía mundial “aún cojea” por la crisis provocada por la pandemia, por lo que la institución revisará a la baja sus previsiones de crecimiento global.

Georgieva, que se encuentra en Washington, destacó como principales obstáculos a la reactivación económica la gran divergencia entre la vacunación en países avanzados y en desarrollo, el repunte de la inflación y la elevada carga de deuda. “Encaramos una recuperación global que aún cojea por la pandemia y su impacto. No somos capaces de caminar hacia adelante de manera apropiada, es como caminar con piedras en nuestros zapatos”, sostuvo.

Como consecuencia, adelantó que las previsiones de crecimiento global para 2021, que el FMI presentará la próxima semana en el marco de su asamblea anual junto con el Banco Mundial, serán menores del 6 por ciento calculado hace tres meses. Georgieva aseguró que EE.UU. y China continúan como “los motores vitales” de crecimiento, aunque “su impulso se está ralentizando”, y añadió que Europa y algunas economías emergentes todavía mantienen un repunte notable.

Economías avanzadas verán la luz en 2022

“Como contraste, en muchos países, el crecimiento continúa empeorando, lastrado por la falta de acceso a las vacunas y las restricciones fiscales. Y esta divergencia en las fortunas económicas se están volviendo más persistentes”, advirtió. Sobre la inflación, Georgieva reconoció el “rápido” repunte vivido en numerosos países de los últimos meses, especialmente el alza de los precios los alimentos del 30 por ciento en el último año.

“Se proyecta que la producción en las economías avanzadas regrese a las tendencias prepandémicas para el 2022. Pero la mayoría de los países emergentes y en desarrollo tardarán muchos años más en recuperarse”, alertó Georgieva. “Esta recuperación retrasada hará que sea aún más difícil evitar las cicatrices económicas a largo plazo, incluidas las pérdidas de empleo, que afectan especialmente a los jóvenes, las mujeres y los trabajadores informales”, indicó.

Por último, la economista búlgara también advirtió de cómo se ha disparado la deuda a nivel global, que está ya por encima del 100 por ciento respecto al PIB, debido a la respuesta desplegada por los gobiernos para hacer frente a la pandemia y la caída de los ingresos fiscales.

Guardia Costera reabre puertos en Puerto Rico y en las Islas Vírgenes

El capitán de la Guardia Costera del Puerto San Juan estableció el lunes la condición de puerto cuatro en Puerto Rico y las Islas Vírgenes de los Estados Unidos reabriendo los puertos marítimos del área, luego del paso de la tormenta tropical Grace cerca de las islas.

Ahora, como depresión tropical, Grace continúa su camino frente a la costa sur de la República Dominicana.

Los puertos de San Juan, Puerto Rico y los puertos de las Islas Vírgenes de los Estados Unidos fueron reabiertos el domingo por la tarde, mientras que todos los demás puertos restantes en Puerto Rico reabrieron a las 5:45 de la mañana del lunes. Durante la condición del puerto cuatro, las instalaciones portuarias están abiertas a todo el tráfico de embarcaciones comerciales y las operaciones de carga marítima dentro del puerto pueden reanudarse con normalidad.

A medida que se normalizan las condiciones del estado del mar, se recomienda a todos los navegantes que tengan cuidado debido a los escombros flotantes y que informen de cualquier anomalía a la Guardia Costera. Los navegantes recreativos deben prestar mucha atención a las actualizaciones meteorológicas y a los avisos de embarcaciones pequeñas antes de ponerse en marcha.

¿A qué sectores de la economia beneficia la crisis generada por la pandemia?

El Covid-19 no solo ha provocado millones de muertes, sino que ha supuesto un fuerte varapalo para infinidad de personas y pequeñas empresas alrededor de todo el planeta. Pero, como en toda crisis, siempre hay unos pocos que logran sacar una buena tajada…

El coronavirus ha generado una crisis sanitaria y económica sin precedentes en la historia reciente. Cientos de miles de fallecidos y millones de personas sin trabajo. Se estima que la mitad de la fuerza laboral del mundo puede haber sucumbido ante la pandemia y que más de 250 millones de personas de los países en desarrollo puedan enfrentar la pobreza crítica.

En este oscuro escenario resulta increíble pensar que la pandemia pueda haber favorecido a alguien, sin embargo, poderosos consorcios y empresas han aumentado cuantiosamente su fortuna con la llegada del Covid-19, pues todos ya eran multimillonarios antes de su llegada.

A continuación repasamos los sectores y empresas que se han beneficiado –y lo siguen haciendo– de la crisis del coronavirus

Situación mundial actual

Los gobiernos y bancos centrales de la mayoría de los países del mundo han aumentado su gasto público para hacer frente a la crisis del coronavirus, dando como resultado la caída más pronunciada del Producto Interno Bruto (PIB) mundial que se haya registrado desde que finalizó la II Guerra Mundial. Con el desafío histórico que representa el Covid-19, los paquetes de rescate y estímulos económicos frente a la deuda se presentan como una alternativa que no es bien recibida por muchos, dadas las experiencias previas.

Sin embargo, no todo es tan malo, estamos protagonizando el comienzo de una vacunación masiva a nivel mundial que trae grandes esperanzas de cambio y normalidad. Aunque se espera que la vacuna llegue a todos, en este mundo desigual, países desarrollados como Canadá ya han adquirido dosis suficientes para vacunar al menos 3 veces el total de su población, mientras que en países como Perú se plantean medidas de endeudamiento público para la compra de las dosis necesarias. 

Tenemos un gran desafío como especie para vencer esta crisis que afecta al mundo y para que se logre entender que es un problema de todos pues el Covid-19 no reconoce fronteras.

Sectores beneficiados por el coronavirus

Aunque los beneficios no son el resultado de una estrategia planificada sino más bien el producto de una situación coyuntural, lo cierto es que grandes y poderosas corporaciones del mundo se han visto favorecidas por la crisis del Covid-19 y hoy en día son más ricas que antes de que esta apareciera.

Las más evidentes son las compañías farmacéuticas, laboratorios de microbiología y fábricas de material sanitario. Otros grandes beneficiados son el sector tecnológico que actualmente concentra gran poder, algunas plataformas de formación y servicio, la industria del entretenimiento y por supuesto las ventas online.

Sector tecnológico

El sector tecnológico (poderoso ya antes de la pandemia) logró una concentración de capital que pone de manifiesto el gran peso de las actividades digitales en la vida moderna y el creciente poder de estas empresas y de sus líderes. Los principales beneficiados del sector tecnológico son:

  1. Google: Alphabet, empresa matriz de Google, registró en el tercer trimestre de 2020 una mejora del 60% frente al mismo período del año anterior. Solo entre julio y septiembre los ingresos de la compañía aumentaron un 14% en relación al mismo período en 2019.
  2. Facebook: Entre enero y septiembre 2020 obtuvo un 61% más ingresos que lo generado en el mismo período en 2019, entre otras cosas, por el aumento de la publicidad en línea (en Facebook y en Instagram). Los usuarios activos de ambas redes también crecieron en un 12% interanual. Recordemos que Facebook controla Instagram, Messenger y WhatsApp, el 70% de las redes sociales para teléfonos móviles.
  3. Apple: Otra empresa que cierra su año fiscal 2020 con un incremento del 4% de ganancias con respecto al 2019.
  4. Microsoft: Principal competidor de Apple, entre julio y septiembre 2020 obtiene un 30% más ingresos que en el mismo período del año anterior.

Sector de ventas y distribución online

La pandemia genera un cambio notable en el comportamiento del consumidor. Las compras en línea han aumentado de forma reveladora sobre todo en los países con economías emergentes. Los grandes beneficiados en este sector son:

  • Amazon: Sin lugar a dudas Amazon es el primero en la lista. Para esta empresa el 2020 ha sido uno de los años más productivos de su historia debido al Covid-19. El aumento de las compras en línea hizo que tuviera un incremento en la ganancia neta del 69% durante los primeros nueve meses del 2020 en relación al año anterior. Jeff Bezos, fundador y jefe de Amazon, ha incrementado su increíble fortuna como consecuencia del aumento del valor de las acciones de su empresa que alcanzaron un nuevo máximo debido a la pandemia. Bloomberg (un importante servicio de información financiera de Estados Unidos) le cataloga entre los hombres más ricos del mundo en la actualidad.
  • Wal-Mart: Una familia del mismo sector, los Walton, dueños del gigante minorista Wal-Mart, también aumentaron su patrimonio en un 5% en 2020 debido a la pandemia. Según Bloomberg, es una de las familias más ricas del mundo.
  • Alibaba: el gigante de China también afirma haber tenido de abril a junio de 2020 un 124% más de ganancias netas que en el año 2019. Además se sumaron 38 millones de usuarios en esos tres meses en plena pandemia.

Sector entretenimiento

En el 2020 solo en Estados Unidos dos tercios de los cines cerraron sus puertas y se redujeron en un 80% las taquillas como consecuencia del coronavirus. Mientras los cines, teatros, conciertos, festivales, giras, etc. del mundo cancelan sus compromisos o cierran sus puertas poniendo en serios aprietos la vida de artistas y empresas, las principales plataformas del entretenimiento online son beneficiadas debido al Covid-19.

  • Películas y series: Netflix (en primer lugar)Disney, HBO Go, Amazon Prime y Apple TV son las grandes ganadoras en la industria del ocio. Estas corporaciones aumentaron de forma significativa sus suscripciones y visitas como consecuencia del Covid-19.
  • Videojuegos: estos por su parte también tuvieron ganancias debido a la pandemia. Como opción de entretenimiento para mucha gente los juegos como “Call of Duty” atrajeron a decenas de millones de jugadores. Otro de Nintendo, como “Animal Crossing”, vendió más de 13 millones de unidades a solo tres semanas de sacarlo al mercado. Las consolas Switch, Xbox y PlayStation también aumentaron sus ventas de forma significativa.
  • Música: Spotify es una empresa sueca de música en línea que aumentó a 130 millones sus suscriptores en el primer trimestre de 2020, en pleno confinamiento por coronavirus. 

Formación y servicios

Con millones de personas trabajando desde casa, las reuniones virtuales registraron un récord en 2020. En diciembre 2019 Zoom contaba con 10 millones de usuarios diarios que se convirtieron en 200 millones en marzo de 2020. Su fundador, Eric Yuan, ha duplicado su fortuna en cuestión de meses. 

Sector salud

Las empresas de biotecnología y farmacéuticas que han realizado ensayos clínicos para la vacuna del Covid-19 han disparado el precio de sus acciones en los mercados bursátiles. Por ejemplo, Inovio Pharmaceuticals duplicó el valor de sus acciones de forma inmediata cuando anunció los ensayos clínicos en humanos. Igual sucedió con otras empresas del sector como Moderna, Novavax, AIM ImmunoTech, Gilead y Vir Biotechnology.

Los fabricantes de productos desinfectantes, mascarillas, guantes y toallitas higiénicas también viven el auge de la demanda, por esto el consorcio 3M ha sido otro gran beneficiado, al igual que Lim Wee Chai (Malasia), multimillonario accionista de la compañía de guantes para uso clínico Top Glove.

Las grandes corporaciones, ya poderosas antes de la aparición del coronavirus, han sido beneficiadas a causa de la nueva situación que se plantea a nivel global. Compras online, reuniones de trabajo en casa, películas sin cine y otras formas de entretenimiento se han impuesto como parte de la vida y en respuesta a la nueva realidad imperante.

El FMI propone un plan de USD 50.000 millones para poner fin a la pandemia

El FMI propuso ayer viernes un plan de 50.000 millones de dólares para poner fin a la pandemia de covid-19, con la meta de vacunar al menos al 40% de la población mundial para fines de 2021.

“Nuestra propuesta fija objetivos, estima los requisitos de financiamiento y establece una acción pragmática”, dijo Kristalina Georgieva, directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), en la Cumbre de Salud Global celebrada en Roma en el marco del Grupo de los 20 países industrializados y emergentes.

De cara a una recuperación económica mundial sostenible a largo plazo, el plan apunta a que al menos el 60% de la población mundial esté vacunada para fines de 2022.

La estimación de 50.000 millones de dólares es una combinación de al menos 35.000 millones de dólares en subsidios, más recursos de los gobiernos y otros fondos, dijo el FMI.

El monto parece muy modesto en comparación con los planes de estímulo masivo implementados por los países ricos, incluido el último en Estados Unidos por 1,9 billones de dólares aprobado a fines de marzo.

También es “bajo” dados los posibles beneficios de un final anticipado de la pandemia, que sería de “alrededor de 9 billones de dólares” para la economía mundial para 2025, estimaron los economistas del FMI Gita Gopinath y Ruchir Agarwal en una teleconferencia con periodistas. 

“Uno de los mensajes clave de nuestra propuesta es que la cantidad necesaria no es muy alta”, enfatizó Gopinath, dado que ya se realizaron las costosas inversiones para desarrollar vacunas efectivas.

Gopinath y Agarwal, autores del plan, subrayaron que ahora se acepta que no habrá un “final duradero” para la crisis económica sin un final de la crisis sanitaria. Por lo tanto, a todos los países les interesa poner definitivamente fin a esta crisis.

– “En beneficio de todos” –

“Desde hace tiempo venimos advirtiendo de una peligrosa divergencia en la situación económica”, señaló Georgieva. “Esto no hará más que empeorar a medida que se amplíe la brecha entre los países ricos que tienen acceso a las vacunas y los países pobres que no lo tienen”.

A finales de abril, menos del 2% de la población en Africa había sido inmunizada, mientras que más del 40% de la población en Estados Unidos y más del 20% en Europa habían recibido al menos una dosis de la vacuna contra el covid-19, según el FMI.

La pandemia, que está afectando especialmente a India, podría hacer descarrilar la recuperación económica mundial.

Para devolver al mundo a la senda del crecimiento, el FMI formuló una serie de propuestas, la primera de las cuales consiste en ayudar a los países en desarrollo a mejorar sus campañas de vacunación. 

La idea es “controlar significativamente la pandemia en todas partes en beneficio de todos”, dijo Georgieva.

Para cumplir los objetivos de vacunación de la población mundial, el FMI insiste en la necesidad de conceder subvenciones adicionales al mecanismo mundial de distribución de vacunas Covax, mediante donaciones de dosis excedentes y garantías del libre flujo transfronterizo de materias primas y vacunas. 

El mecanismo Covax, del cual forma parte la Organización Mundial de la Salud (OMS), se creó para tratar de evitar que los países ricos acapararan la mayor parte de las dosis de vacunas anticovid, pero hasta ahora ha resultado ineficaz.  

El FMI admite que son los países ricos los que están convocados a contribuir más al plan de 50.000 millones de dólares.

Pero, según Georgieva, también son los países ricos los que “probablemente verían el mejor retorno de la inversión pública en la historia moderna, captando el 40% de los incrementos del PIB y alrededor de un billón de dólares en ingresos fiscales adicionales”.

Cepal estima que la pandemia ha cerrado 2,7 millones de empresas en América Latina

Cálculos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal, indican que la pandemia ha ocasionado el cierre de 2,7 millones de empresas en la región, es decir el 19% del total, pero las medidas de distanciamiento social y las limitaciones a la movilidad afectan de forma desigual a todas las actividades económicas.

El turismo, la cultura, el comercio y el transporte son los sectores más golpeados, los que suponen el 24,6% del Producto Interno Bruto y el 34,2% del empleo.

Por el contrario, las actividades menos afectadas son la agricultura, la ganadería y la pesca, la producción de alimentos, los productos médicos y las telecomunicaciones.

Adicionalmente, el 92% de la producción intensiva en tecnología sufre un impacto fuerte por la crisis, una clara señal de alarma a mediano plazo, al resurgir el riesgo de quedarse al margen de las tendencias mundiales, encaminadas hacia la digitalización.

En materia laboral, apuntó la Organización Internacional del Trabajo, la Covid-19 provocó que al menos 26 millones de personas perdieran su empleo durante 2020, en tanto aseguró que el cierre de actividades económicas, la reducción del comercio, la inversión y las remesas, tienen su reflejo en el incremento de la desigualdad y la pobreza.

Previo la pandemia América Latina consiguió reducir esos índices, ahora el número de pobres aumentará en 28,7 millones de personas, hasta alcanzar la cifra de 214,4 millones de pobres, en tanto, la pobreza extrema afectará a 15,9 millones más, sumando en total 83,4 millones de personas.

Tras unos años en los que el índice de Gini bajó de 0,53 a 0,46 entre 2001 y 2019, la pandemia ocasiona enormes costos sociales muy desigualmente distribuidos.

Ante ese difícil escenario, los organismos de las Naciones Unidas coinciden en que la recuperación dependerá de la evolución de la economía mundial y del dinamismo de los flujos internacionales en comercio y finanzas hacia la región.

EEUU planteará en el G-20 imponer un impuesto a las multinacionales

La secretaria del Tesoro de EE UU, Janet Yellen, ha anunciado ayer lunes su intención de trabajar con los países del G20 para implantar un impuesto de sociedades mínimo a escala global para las multinacionales, una de las propuestas en las que lleva tiempo trabajando la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). El objetivo es que el gravamen favorezca “sistemas fiscales estables y justos” y frene la carrera a la baja que está sufriendo este tributo. Yellen ha expuesto su postura en su primera comparecencia como titular de la economía estadounidense ante el Council on Global Affairs de Chicago.

Yellen denunció esa carrera a la baja “de los últimos 30 años” en un discurso virtual. Por ello, subrayó, es importante asegurar que “los Gobiernos cuenten con sistemas impositivos estables que recauden suficientes ingresos y que todos los ciudadanos compartan de manera justa la carga financiera del Gobierno”. En el foro de Chicago, Yellen también denunció el aislacionismo del expresidente, Donald Trump, al señalar que el “América primero” ―el lema del republicano― nunca debe significar “América en solitario”.


El objetivo de esa tasa global es evitar que las grandes corporaciones se instalen en jurisdicciones con una tributación más baja y resten recaudación a las arcas públicas, más aún ante la enorme factura que dejará la crisis causada por la pandemia, que EE UU pretende mitigar con un ambicioso plan de estímulos valorado en 1.9 trillones de dólares, ya aprobado por el Congreso. Ese tipo mínimo global, incidió Yellen, se podrá emplear para que la economía “se desarrolle con más igualdad de oportunidades” y “estimule la innovación, el crecimiento y la prosperidad”.


Para la expresidenta de la FED, la credibilidad en el extranjero “empieza con la credibilidad en casa”, y por eso puso como ejemplo la proyectada subida del impuesto de sociedades en EE UU, un eventual aumento que enfrenta mucha resistencia por parte de la clase empresarial. La semana pasada, Biden presentó los detalles de su programa de infraestructuras, una de las piezas clave para reconstruir y modernizar la economía en la fase pospandemia, con una inversión de dos billones de dólares.

Parte de este plan, que tendrá que recibir luz verde en el Congreso en un proceso que se augura tormentoso pero que los demócratas esperan poder cerrar para el próximo 4 de julio, se financiará elevando el tipo del impuesto de sociedades del 21% actual ―antes de la reforma fiscal de Trump en 2017, estaba en el 35%― al 28%, y fijando en el 21% el tipo mínimo a abonar por parte de las empresas estadounidense por sus ganancias en el extranjero.

La semana pasada, en una comparecencia ante el Senado, Yellen había defendido el aumento del gravamen, debido al hecho de que el país recauda “una cantidad muy pequeña” mediante esa figura fiscal.

Biden propuso plan de infraestructura para crear “millones de empleos”

El presidente de Estados Unidos de América, Joe Biden, propuso ayer miércoles invertir 2 billones de dólares en infraestructura, con el objetivo declarado de crear “millones” de puestos de trabajo y enfrentar a China en el escenario económico mundial y luchar contra el cambio climático.

“Es grande, sí. Es audaz, sí. ¡Y podemos hacerlo!”, afirmó el mandatario demócrata, quien desde que llegó al poder hace menos de tres meses busca probar su voluntad de reforma.

“Esto creará la economía más resistente, fuerte e innovadora del mundo”, agregó, enfatizando que quiere “ganar” la competencia con China.

“Estas son inversiones que no podemos dejar de hacer”, subrayó desde Pittsburgh, Pensilvania, donde hace dos años lanzó su campaña hacia la Casa Blanca.

La primera fase de su programa “Build Back Better” (Reconstruir mejor) implica inversiones que se extenderían a lo largo de ocho años y se financiarían con un aumento del impuesto a la renta empresarial del 21 por ciento actual al 28 por ciento.

“No se trata de penalizar a nadie”, dijo Biden. “No tengo nada contra los millonarios y los multimillonarios. Yo creo en el capitalismo estadounidense”.

“Estoy abierto a otras ideas”, aseguró, siempre y cuando no impliquen aumentos de impuestos a las personas de ingresos más bajos.

Su plan incluye inyectar 620.000 millones de dólares en transporte, modernizar más de 32.00 kilómetros de carreteras y autopistas y reparar unos 10.000 puentes en Estados Unidos.

Esta nueva ofensiva legislativa llega poco después de que el Congreso aprobara un plan de recuperación para hacer frente a la pandemia de COVID-19, también estimado en cerca de unos 2 billones de dólares.

Pero este discurso de Biden es solo el comienzo de una amarga batalla en el Congreso, cuyo resultado es incierto. Con mayorías demócratas estrechas, las negociaciones prometen ser complicadas.

Ya las primeras voces disonantes provienen del ala izquierda del propio Partido Demócrata. Para la congresista de Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez, los montos son simplemente “insuficientes”.

Para el senador republicano de Wyoming John Barrasso, en cambio, este proyecto es sólo un “caballo de Troya” para permitir a los demócratas “gastar más y subir los impuestos”.

La única certeza es que los próximos meses pondrán a prueba las cualidades negociadoras de Biden, un buen conocedor del funcionamiento de Washington por su pasado como legislador y vicepresidente. 

Nuevas infraestructuras

El plan prevé amplificar “la revolución de los vehículos eléctricos” con, por ejemplo, el pasaje a la electricidad del 20 por ciento de los famosos autobuses escolares amarillos.

También buscará que las nuevas infraestructuras sean más resistentes a los cambios vinculados al calentamiento global.

Nadie duda de la necesidad de renovar infraestructuras que en muchos casos datan de la década de 1950. Pero construir un consenso político no es tarea fácil. Los dos predecesores de Biden, el republicano Donald Trump y el demócrata Barack Obama, también habían hecho grandes promesas en materia de infraestructura, que terminaron quedando en letra muerta.

El exrival de Biden en las primarias demócratas y ahora secretario de Transporte, Pete Buttigieg, sostiene que esta vez los astros conseguirán alinearse.

“Tenemos una oportunidad extraordinaria de lograr el apoyo de los dos partidos para pensar en grande y dar pruebas de audacia en infraestructuras”, dijo.

“No se precisa explicarle a los estadounidenses que debemos trabajar en infraestructura y la realidad es que no se puede separar la dimensión climática” de este desafío, afirmó.

En una agresiva declaración, Trump acusó a su sucesor de proponer una estrategia de “capitulación económica total”.

Denunciando una “monstruosidad”, estimó que el aumento del impuesto a las empresas sería “un gran regalo” para China.

“El cruel ataque de Joe Biden al sueño americano nunca debe convertirse en ley (…). ¡Nuestra economía será destruida!”, concluyó.

Biden aseguró que un aumento al 28 por ciento en el impuesto a corporaciones aún dejaría la tasa más baja de lo que fue durante casi 70 años entre la Segunda Guerra Mundial y 2017, el año en que llegó Trump al poder.

La Cámara de Comercio de Estados Unidos, que hasta ahora había acogido con beneplácito muchas de las decisiones de Biden, desde el regreso al Acuerdo de París sobre el clima hasta el plan de rescate para la economía, también expresó su claro desacuerdo con la iniciativa.

Si bien aprueba el deseo de hacer de la infraestructura una prioridad, cree que el presidente demócrata está “peligrosamente” equivocado en la forma de financiar su programa.

Aseguran que Biden subirá de impuestos, a tasas mayores de la esperada

Después de meses de rumores y semanas de debate dentro de la Casa Blanca, el presidente de EEUU, Joe Biden, está a punto de presentar el que será su segundo gran proyecto legislativo de su mandato. Este miércoles, en la zona industrial de Pittsburgh, en su Pensilvania natal, Biden presentará su plan de inversión e infraestructuras y una subida de impuestos para pagarlo. Un proyecto que ha ido aumentando de tamaño con las semanas y que quiere igualar en ambición al New Deal de Franklin Roosevelt o a la Gran Sociedad de Lyndon Johnson, los dos grandes referentes demócratas del Siglo XX con los que el actual presidente aspira a codearse en los libros de Historia.

El proyecto contaba con un presupuesto de unos 3 billones de dólares, pero ha ido aumentando con las semanas y se espera que finalmente alcance los 4 billones de coste. Este miércoles, lo que Biden pondrá sobre la mesa será la primera parte: grandes inversiones en infraestructuras, como carreteras, puentes o redes eléctricas, con un foco especial en la energía renovable. Por ejemplo, la senadora Elizabeth Warren ha propuesto inversiones de 500 millones para descarbonizar las flotas de autobuses locales del país, y la crisis eléctrica vivida en Texas el mes pasado anima a los que quieren aumentar la inversión en baterías eléctricas y redes de suministro.

Para más adelante queda la segunda parte: una reforma del sistema sanitario, cuidado infantil y otros programas de bienestar social, según explicó el secretario de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki. Esta parte es una de las más simbólicas para el partido, e incluiría hacer permanentes las ayudas a familias con hijos en riesgo de pobreza o el establecimiento de bajas remuneradas por maternidad, así como una mejora del ‘Obamacare’, la ley sanitaria aprobada en 2010 por el anterior Gobierno demócrata.

Un paquete mastodóntico que se une a los 1,9 billones que ya ha inyectado el nuevo Gobierno en la economía con el programa de estímulo aprobado hace unas semanas. Por ello, y para evitar disparar el déficit del país, que los recortes de impuestos de Donald Trump llevaron ya a cifras históricas, los consejeros de Biden han ido aumentando constantemente el otro lado del balance: los ingresos. Las subidas de impuestos también apuntan a ser históricas, con cifras que rondan los 3 billones de dólares.

El plan de Biden, que ha ido deslizando en las últimas semanas, es subir los impuestos a los ciudadanos que cobren más de 400.000 dólares anuales y a las grandes empresas, deshaciendo gran parte de los recortes aprobados en 2017 por Trump y aumentando otras cuantas tasas. Una reforma fiscal al alza que sería la mayor en cuatro décadas, y probablemente la mayor de la historia si se realiza de una sola tacada.

Biden tiene claro es que su escasa y frágil mayoría puede desaparecer algo menos de dos años, y quiere hacer todo lo que pueda ahora

Políticamente, aprobar una subida total sería brutal para cualquier partido en EEUU. Pero Biden cuenta con dos esperanzas a su favor: el hecho de que las encuestas muestran un enorme apoyo popular a la gestión del mandatario en la economía y el coronavirus, los temas que más preocupan a la población, lo que le da un mayor margen de maniobra; y la esperanza de que la sombra de Trump domine las elecciones legislativas de 2022 y polarice tanto al electorado que le ahorre el castigo que todo presidente suele sufrir a mitad de mandato.

Con información de El Economista.es