Tag: ECONOMÍA POST PANDEMIA

La prevención contra el Coronavirus transforma los hábitos de compra de la gente

Radiografía del Consumidor, el estudio más abarcador de la industria de alimentos comisionado por la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA), reveló que los cambios de comportamiento que ha traído el encierro provocado por el Covid-19 ha transformado la compra de alimentos en el hogar.

Según se desprende del estudio, el gasto mensual incrementó en 18%, de $422 a $500, en comparación con 2019, cifra superior al año en que pasó el huracán María por la Isla, cuando el gasto se situó en los $458, la cifra más elevada hasta ahora.

Contrario a lo que solía ser la modalidad —acorde con los estudios pasados—, este año es el esposo quien en un 33% efectúa la compra de alimentos, seguido por la esposa, con el 31%. De igual manera, un 51% de los entrevistados también está haciendo las compras para los padres o suegros.

Como en años anteriores, los supermercados siguen siendo el canal de compras más patrocinado, experimentando, —en el pico de la pandemia— un alza de 8%. Asimismo, las tiendas de conveniencias reflejaron un crecimiento de 18%. Además, el 24% de los encuestados aseguró haber utilizado alguna plataforma digital para la compra de alimentos. Este sector tuvo un aumento de 60% comparado con 2019.

Ante la prolongación del tiempo de encierro, Radiografía del Consumidor identifica el alza en la frecuencia de las visitas a los supermercados, registrando ocho visitas promedio al mes, comparado con seis el pasado año, para un incremento de 33%. La cantidad de visitas mensuales a las tiendas de conveniencia y farmacias aumentó también de 1.4 a 4.3 y de 1 a 6, respectivamente.

El estudio adjudicó esta tendencia alcista a que las personas están desayunando nuevamente en sus hogares, las necesidades del consumidor que trabaja remoto, los cambios en los patrones de consumo y la necesidad de opciones para la merienda de los estudiantes en el hogar. A ello sumó el que ahora las familias están cenando en sus casas en ocasiones especiales y fines de semana, a la vez que todavía hay muchos restaurantes operando de manera limitada.

República Dominicana presenta plan de turismo ante el COVID-19

El Ministerio de Turismo de República Dominicana (Mitur) destacó que el país tiene uno de los planes “más completos y efectivos del mundo” para garantizar la seguridad de los visitantes y facilitar la entrada a República Dominicana en medio de la pandemia por el Covid-19.

Al respecto, subrayó que Dominicana es el único país que cuenta con un plan de asistencia médica al turista cubierto 100% por el gobierno dominicano.

Como parte de las medidas y protocolos de seguridad para cuidar la salud tanto de visitantes como de los empleados de hoteles, Mitur valida la operación de todos los hoteles, aeropuertos y negocios turísticos con certificaciones internacionales como Safe Travels y Bureau Veritas.

De igual manera, los visitantes cuentan con acceso rápido y sin restricciones al país, y los aeropuertos y hoteles han implementado protocolos para la recepción segura de turistas, contando con áreas designadas al cuidado de pacientes con Covid-19 dentro de los hoteles.

El plan de asistencia al turista que se activa al hacer check-in en el hotel hasta el 31 de diciembre del presente año brinda atención completa al visitante con cobertura de emergencias médicas en caso de Covid-19.

Incluye visitas ambulatorias, hospitalizaciones y medicinas, estadías prolongadas debido a emergencias médicas; atención de especialistas, medicinas en caso de hospitalizaciones, una amplia variedad de centros de salud en todo el país, transporte en caso de emergencia, gastos de hospital y costo de penalidades por cambios de vuelos.

EEUU: ayuda federal por desempleo está en sus ultimas semanas

El sistema de ayuda por desempleo en Estados Unidos se está viendo cada vez más frágil, ya que el pago de 300 dólares semanales adicionales aprobado por el gobierno federal se agotará pocas semanas después de haber comenzado y millones de desempleados están llegando al fin del periodo en el que pueden recibir la prestación estatal.

La mayoría de los estadounidenses que agotan sus prestaciones estatales por desempleo — usualmente luego de seis meses — pasarán a un programa federal de emergencia que provee 13 semanas adicionales de ayuda. Pero enfrentan un plazo inminente: Para el final de año expirarán casi todas las ayudas federales por desempleo. A menos que el Congreso extienda esos programas, millones de estadounidenses desempleados pudieran verse sin nada.

Sus tribulaciones ocurren con el trasfondo de un mercado laboral sacudido por 13 millones de desempleados y con un ritmo de despidos aún elevado seis meses después que la pandemia de coronavirus frenó la economía. Las solicitudes de pagos por desempleo subieron inicialmente en la semana del 21 de marzo, cuando sumaron 3,3 millones, y entonces crecieron a más del doble la semana siguiente para un récord de 6,9 millones. Eso significa que cualquier persona que comenzó a recibir prestaciones del estado por desempleo tendrá que pasar a un programa federal de emergencia en las próximas semanas.

Un portavoz de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, que administra el pago adicional de 300 dólares semanales, dijo el jueves que la agencia está proveyendo fondos para cubrir seis semanas, desde el inicio de agosto hasta el final de esta semana, sin que se vislumbre una extensión.

Casi todos los estados han solicitado participar en el programa federal de 300 dólares. Pero solamente 17 han conseguido actualizar sus sistemas de computadoras para distribuir los pagos. Como resultado, aunque muchos estados casi seguramente emitirán cheques por varias semanas, el dinero será retroactivo a inicios de agosto y solamente cubrirá hasta mediados de septiembre.

El programa de 300 dólares semanales de ayuda por desempleo fue creado por una orden ejecutiva el mes pasado luego de que expiró una versión más generosa adoptada por el Congreso y Trump y de que los legisladores no consiguieron un acuerdo sobre un nuevo paquete de ayuda.

Hasta el final de julio, las personas que quedaron desempleadas en la pandemia estaban recibiendo 600 dólares semanales, aparte de las prestaciones de sus estados. Para muchos, el cheque federal de 600 dólares excedía los pagos de sus estados y los mantuvo a flote mientras se derrumbaba la economía. Pero los republicanos en el Congreso se oponían al pago de 600 dólares, diciendo que era tan elevado que desalentaba a las personas a buscar empleo.

El jueves, los senadores demócratas bloquearon una propuesta que habría extendido el pago adicional de 300 dólares y habría proveído más dinero para las escuelas. Los demócratas preferían una restauración del pago de 600 dólares semanales, además de más dinero para estados, localidades y negocios pequeños.

También el jueves, el Departamento de Trabajo reportó que las solicitudes de ayuda por desempleo se mantuvieron sin cambios la semana pasada, en 884.000, y el número de trabajadores desempleados que solicitaron ayuda bajo un programa separado para autoempleados y trabajadores por contrato aumentó. Las cifras indicaron que las compañías siguen eliminando un número inusualmente grande de empleos.

Otra evidencia reciente indica que la mejora del mercado laboral pudiera estarse debilitando tras fuertes ganancias en la primavera y la mayor parte del verano. El número de personas que solicitan ayuda por desempleo cada semana supera ampliamente el número de las que lo hicieron en cualquier semana antes de este año.

Estados Unidos suspenderá chequeo de salud para algunos viajeros

Las autoridades estadounidenses planean suspender el incrementado chequeo sanitario a pasajeros provenientes de ciertos países a partir de la semana próxima y tales viajeros ya no serán obligados a ingresar por alguno de 15 grandes aeropuertos de Estados Unidos.

Tales requisitos fueron establecidos en febrero para contener la propagación del Covid-19. Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) informaron que el gobierno anulará esos edictos a partir del lunes.

Los CDC señalaron que el chequeo actual, que incluye la revisión de temperatura y las declaraciones de los viajeros sobre su estado de salud, “es de eficacia limitada” dado a que algunas personas contagiadas no presentan síntomas. La agencia de salud agregó que en su lugar se centrará en otras medidas, entre ellas una respuesta más enérgica a los informes de enfermedad en los aeropuertos, el registro electrónico de los pasajeros para evitar las largas filas y “posibles pruebas para reducir el riesgo de transmisión relacionado con los viajes”.

Los controles adicionales se aplican a personas que arriban de China, Irán, la mayoría de los países de Europa continental, Reino Unido, Irlanda y Brasil. A la mayoría de las personas que arriban de esos países y no son ciudadanos estadounidenses se le ha prohibido la entrada.

El Departamento de Seguridad Nacional no ha respondido de momento a una petición de comentarios al respecto.

Crisis del virus chino continúa eliminando empleos en Estados Unidos

El número de personas que pidieron asistencia pública por desempleo en Estados Unidos aumentó a 1,1 millones pese a que la cifra había disminuido las dos semanas previas, indicio de que la crisis del coronavirus sigue eliminando empleos en el país.

Las cifras más recientes apuntan a que, cinco meses después del estallido de la pandemia, la economía estadounidense continúa sufriendo a pesar de la reapertura de algunos negocios y el repunte de algunos sectores, como vivienda y manufactura. Muchas de las personas que han perdido sus empleos opinan que ello es permanente.

El número total de personas que están recibiendo prestaciones por desempleo bajó la semana pasada, de 15,5 millones a 14,8 millones, informó el jueves el gobierno estadounidense, pero la ayuda que están recibiendo es mucho menor que antes debido a que caducó la entrega excepcional de 600 dólares semanales adicionales, por lo que los desempleados tienen que subsistir con base en los montos suministrados por su gobierno estatal, que son mucho menores. Para muchas personas la pérdida del subsidio federal ha agravado las penurias, e incluso les ha aumentado el riesgo de ser expulsados de sus viviendas por falta de pago.

El presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva que otorga 300 dólares semanales por la vía federal, provenientes de un fondo para desastres. Veinticinco estados han indicado que solicitarán esa asistencia, aunque para ello tendrán que renovar sus sistemas computarizados. Otros estados todavía lo están sopesando y dos de ellos ya han dicho que no lo pedirán.

Algunos estados son renuentes a reestructurar sus sistemas computarizados porque esperan que el Congreso aprobará un nuevo paquete de ayuda con un mayor monto para los desocupados.

En los estados que han aceptado los 300 dólares, el gobierno estima que en promedio tardará tres semanas hasta que el dinero llegue a los desempleados. Además, al menos inicialmente, ese beneficio estará vigente sólo por tres semanas. Incluso si se otorga más dinero, según analistas el monto bastará apenas para cubrir cinco o seis semanas.

La masiva eliminación de empleos ocurre en medio de una modesta recuperación en medio de la recesión y los graves efectos económicos de la pandemia. Se han recuperado la construcción y la venta de viviendas, así como la venta de vehículos, pero los gastos en viajes, entretenimiento y otros servicios siguen anémicos y los pequeños negocios tienen problemas fuertes para sobrevivir. La tasa nacional de desempleo sigue elevada, en un 10,2%.

Panamá empieza a reabrir tras cinco meses de confinamiento

Panamá está reactivando gradualmente la reapertura de negocios y lugares de culto tras cinco meses de confinamiento causados por la pandemia del coronavirus.

Un feligrés de avanzada edad en la Iglesia del Carmen, en Ciudad de Panamá, le dijo a la agencia French News Press que estaba feliz de poder asistir a misa en persona por primera vez en cinco meses.

El lunes, iglesias, salones de belleza, tiendas minoristas y autolotes también abrieron nuevamente sus puertas.

Los salones de belleza y las barberías operarán con cita previa solamente y a un 50% de su capacidad, mientras el país intenta dinamizar una economía adormecida.

El gobierno también ha permitido la reactivación de proyectos públicos y privados y autorizó a organizaciones no gubernamentales reanuden sus operaciones.

Panamá ha confirmado más de 82.000 casos de Coronavirus y más de 1.700 muertes.

Coronavirus: cumbre de la UE dividida por fondo de recuperación económica

Los 27 jefes de Estado y de Gobierno de la UE se reunen en el centro de conferencias “Space Egg” de Bruselas, por primera vez en persona desde el comienzo de la pandemia.

Casi todo es diferente ahora. El edificio parece estar vacío. No se permite la entrada a los periodistas. A los jefes sólo se les permite traer a unos pocos asistentes. El personal del Consejo Europeo, los funcionarios, los técnicos, las fuerzas de seguridad, están reducidos al mínimo.

La gran sala de conferencias en el segundo piso del edificio del consejo tiene capacidad para 300 personas. Pero solo unas 50 pueden entrar en la sala para esta cumbre extraordinaria especial, dedicada exclusivamente al presupuesto y a un paquete de estímulo económico, que suman un total de casi 1,8 billones de euros.

Casi todos los jefes de Estado y de Gobierno usan una máscara cuando caminan sobre la alfombra roja en la sala de entrada, pero el presidente permanente del Consejo, Charles Michel, no la usa. La actual presidenta del Consejo de la UE, la Canciller Angela Merkel, lleva una mascarilla y se detiene un momento. Recién cuando el lugar frente a la cámara de televisión es desocupado por otro jefe de gobierno, ella da un paso adelante para hacer su declaración. El distanciamiento tiene máxima prioridad también aquí.

Merkel con sentimientos mixtos

Queda por ver si también será posible mantener la distancia en las largas noches de negociaciones que ahora seguirán. Después de todo, la reunión “física” ha sido programada para que se puedan forjar acuerdos en pequeñas sesiones o en diálogos intensivos. “No se puede realmente discutir en las videoconferencias”, dice un diplomático de la UE que estuvo ocupado con la preparación de la cumbre.

Muchas sillas quedan vacías por el coronavirus.

Angela Merkel, sobre la que pesan enormes expectativas como presidenta en turno del Consejo de la UE y representante del mayor país del club, se muestra cautelosa. “Las diferencias son todavía muy grandes y no puedo decir si llegaremos a un resultado esta vez. Sería deseable”, indicó.

Merkel habló de “negociaciones muy, muy difíciles” para los días siguientes. La cumbre especial está programada para dos días. Pero podría extenderse hasta el lunes, dicen los diplomáticos de la UE. Si fracasa este intento, habrá otra cumbre especial.

El presidente francés, Emmanuel Macron, que junto con Merkel propuso un “fondo de reconstrucción” para la economía post-Corona por un monto de 500.000 millones de euros, se muestra más optimista. “Tenemos que encontrar un acuerdo y estoy seguro de que lo lograremos”, dijo Macron a su llegada a Bruselas. Este es “el momento de la verdad para nuestras ambiciones europeas”, dijo el presidente francés.

Presupuesto para siete años

Sobre la mesa se encuentra la primera propuesta para un acuerdo. El volumen del presupuesto común de la UE para los próximos siete años sería de 1,1 billones de euros. A eso se sumaría un fondo de recuperación de 750.000 Millones de euros, que se financiaría inicialmente a través de créditos. Dos tercios de esa suma se pagarían entre 2021 y 2023 como subsidio a los estados miembros sacudidos por el coronavirus. De momento no queda claro quién recibiría cuánto dinero y según qué criterios.

Angela Merkel en Bruselas: “Simplemente tenemos que trabajar duro”.

Se han formado varias alianzas entre los 27 estados miembros, que luchan por sus intereses. Para la mediadora, Angela Merkel, el reto es ahora desentrañar la extremadamente compleja red de intereses. Los llamados “cuatro ahorrativos”, los Países Bajos, Suecia, Dinamarca y Austria, cuestionan tanto la cantidad como el plan de un fondo de recuperación. Los “amigos de la cohesión”, es decir, los estados que reciben mucho dinero de los fondos agrícolas y estructurales, quieren evitar recortes a favor de los estados del sur que sufren particularmente por la pandemia. Los países que más sufren, por otro lado, piden altos subsidios sin mayores controles.

Budapest amenaza  

Al final debe haber un arreglo. Esto les queda claro a todos los participantes, porque el presupuesto y el fondo de recuperación deben ser aprobados por unanimidad. Después, el Parlamento Europeo también debe dar su aprobación. Debido a que es la primera vez que la Comisión de la UE toma dinero prestado, también es necesaria la ratificación en los 27 parlamentos de los estados miembros.

Así que no es una gran ayuda que un parlamento nacional, el parlamento húngaro, amenace ya con un veto. Si la UE no detiene el procedimiento contra Hungría por no garantizar el Estado de derecho, el presupuesto será bloqueado, amenaza el parlamento. Otros estados miembros también han definido sus “líneas rojas”. “Simplemente tenemos que trabajar duro”, dijo la canciller Angela Merkel en la apertura de la primera reunión.

Señalan que segunda ronda de cierres a la economía de EEUU no será efectiva

En varios estados en el país se están produciendo nuevos brotes de infecciones de coronavirusLas entidades en donde han repuntado las infecciones de COVID-19  destacan Arizona, Canarolina del Norte, Carolina del Sur, Texas, Utah, Arkansas, Florida y Tennessee, todos ellos han comenzado a relajar las restricciones de movimiento y negocios.

Un reporte de MSN señala que con el amuleto en las infecciones los especialistas en salud prevén más muertes y dificultades financieras para las personas que están sufriendo de manera intensa la pandemia.

En caso de que continúen aumentando las infecciones amenazarían el sistema de salud, lo que podría originar una nueva ronda de cierres que obligarían a los negocios que han vuelto abrir a cerrar, se prohibirían las reuniones públicas y la orden de permanecer en casa volverían a entrar en vigor.

Algunos funcionarios locales están hablando de aplicar esta posibilidad, especialmente en ciudades como Houston, Texas y en algunas regiones del estado de Arizona donde los casos están aumentando.

Varios estudios han señalado que las medidas están dado certeza a los gobiernos al reducir de manera drástica el número de casos y que están salvando vidas. Sin embargo, los cierres de la economía también provocaron un aumento masivo del desempleo y causaron tensiones sociales.

La semana pasada el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas, dijo en una entrevista en Science Friday que todo depende de lo bien que se desplieguen otras estrategias de salud pública. “Que esas infecciones se conviertan en un resurgimiento o rebrote dependerá de la eficacia con la que podamos identificar, aislar y rastrear el contacto del virus”.

Otros expertos en salud pública están debatiendo sobre la viabilidad de realizar cierres adicionales pero señalan que podría ser más difícil para los líderes políticos y será menos probable que los ciudadanos cumplan con las medidas.

Los especialistas mencionan que se requiere mayor inversión, voluntad política y que los mensajes sean claros para la población y superar la “peor pesadilla”, dijo el Dr. Fauci.

Perú reabre su economía aun cuando no ha dominado al virus chino

Con tres meses de confinamiento social y la economía peruana al mínimo, el Gobierno de Martín Vizcarra está en la urgencia de abrir los grandes centros comerciales e impulsar la recuperación del empleo a pesar del escepticismo que genera reactivar la economía con la COVID-19 aún en alza.

“Entiendo que hay que plantearse una reactivación de la economía, lo que pasa es que tiene que ser con condiciones muy distintas y nuevas”, resumió a Efe el economista Pedro Francke.

En opinión del catedrático, la noticia que Vizcarra dio el lunes de que se reabrirán esta semana los conglomerados y centros comerciales “es un anuncio que pareciera que no responde a la situación de la epidemia que vivimos, en el sentido que la famosa meseta no llegó, o estamos todavía en ella siendo muy optimistas”.

DOS MILLONES SIN EMPLEO

Mientras que el número de personas contagiadas por el coronavirus superó los 230.000 en Perú y sigue a un ritmo de 3.000 diarias, el confinamiento ha provocado la pérdida de 2,3 millones de empleos en Lima, entre marzo y mayo, y elevó la tasa de desempleo a 13 % en ese trimestre, según la Encuesta Permanente de Empleo.

Asimismo, la producción nacional bajó 40 % en abril por el estado de emergencia decretado a raíz de la pandemia, con una caída acumulada de enero a abril del 13 %, de acuerdo al reporte del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

Vizcarra fue uno de los primeros gobernantes de la región en aplicar una inmovilización obligatoria, para dar tiempo a implementar una mejor respuesta sanitaria en el país, pero las medidas económicas adoptadas resultaron insuficientes para un mercado laboral que es informal en un 70 %.

FALTARON MÁS BONOS

“Entiendo que las familias no tienen ingresos pero, a mi juicio, el gran problema es el bono”, indicó Francke sobre el monto de 380 soles (algo más de 100 dólares) que el Gobierno destinó inicialmente a 5 millones de familias vulnerables.

El analista explicó que “la alternativa debía ser una entrega mucho más expeditiva y una segunda entrega del bono, antes que una reactivación rápida, que parece que puede tener costos en términos de salud pública bastante delicados”.

Después de haber destinado el 12 % del PIB a responder a la pandemia, con líneas de crédito baratas, subsidios y bonos, el Ejecutivo reabrió algunas industrias y el comercio online, mientras que las calles se fueron llenando de vendedores ambulantes.

Este lunes, Vizcarra anunció igualmente el programa “Arranca Perú” para crear un millón de puestos de trabajo en obras de transporte, vivienda, agricultura e infraestructura con una inversión de 6.436 millones de soles.

Casa Blanca: Economía de Estados Unidos en “Etapa de recuperación”

El asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, dijo el domingo que la economía de EE.UU., la más grande del mundo, está “ahora en una etapa de recuperación” de los efectos debilitantes de la pandemia de coronavirus que cerró a miles de empresas, incluso cuando los pronosticadores dicen que las cifras de desempleo seguirán siendo altas durante meses.

Kudlow le dijo a CNN: “Creo que estamos de regreso. 2021 va a ser un año sólido, sólido”.

Indicó que el suplemento de compensación por desempleo de $ 600 por semana que el gobierno federal ha estado pagando a más de 40 millones de trabajadores desempleados, además de los beneficios estatales por desempleo, probablemente terminará según lo programado a fines de julio.

“Estamos pagando a la gente para que no trabaje”, dijo. “Es mejor que sus salarios” en algunos casos. Dijo que tal impulso para los trabajadores desempleados podría haber tenido sentido en las primeras etapas de los cierres de negocios causados por el coronavirus, pero no a medida que la economía se recupera.

Sin embargo, dijo que la administración Trump prevé “algún tipo de bono para volver al trabajo” para aquellos que han sido despedidos, aunque no tanto como los suplementos semanales de compensación federal por desempleo que se han pagado durante 2 meses y medio. Algunos legisladores han sugerido que se pague un estipendio único de $ 1,200 a los trabajadores que regresan.

“Queremos que la gente vuelva a trabajar”, dijo Kudlow. “Creo que la gente quiere volver a trabajar. No queremos interferir con eso”.

Dijo que los beneficios estatales de compensación por desempleo no terminarían. Sin embargo, por lo general solo representan algo menos de la mitad de lo que se les paga a los trabajadores y varían ampliamente entre los 50 estados de EE.UU.

A pesar de la evaluación optimista de Kudlow sobre la economía de Estados Unidos, dijo que el número continuo de infecciones y muertes por coronavirus en el país “es una preocupación” para la inminente recuperación económica.

Estados Unidos, de lejos, lidera a los países del mundo en el número de infecciones, más de 2 millones, y el número de muertes, más de 115,000, y se anticipa que decenas de miles de personas más mueran en los próximos meses.

Kudlow dijo: “Las personas deben observar las pautas de seguridad (del coronavirus)” manteniendo el distanciamiento social de al menos dos metros de otras personas y usando máscaras faciales “en lugares clave”.

La tasa oficial de desempleo de EE.UU. fue del 13.3% en mayo, aunque las autoridades dicen que reevaluada tras descubrirse un error de encuesta, la tasa debería haber totalizado el 16.4%.

La Reserva Federal, el banco central de EE.UU., predijo el miércoles que el desempleo en el país caerá a 9.3% a fines de este año y a 6.5% a fines de 2021, un avance más prometedor de lo que pronostican algunos economistas.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, reconoció las continuas dificultades laborales para millones de estadounidenses.

“El desempleo sigue siendo históricamente alto”, dijo en una conferencia de prensa. “La recesión no ha sido igual para todos los estadounidenses. El aumento del desempleo ha sido especialmente severo para los trabajadores con salarios más bajos, mujeres, afroamericanos e hispanos”.

La Fed, al final de una reunión de política monetaria de dos días, dijo: “La crisis de salud pública en curso tendrá un gran peso en la actividad económica, el empleo y la inflación en el corto plazo, y plantea riesgos considerables para las perspectivas económicas a mediano plazo”.

Estados Unidos no cerrará su economía si hay segunda ola de Coronavirus

Estados Unidos no cerrará su economía nuevamente en caso de una segunda ola de coronavirus, dijo el jueves el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, luego de que varios estados del país registraran un aumento en el número de casos.

“No podemos cerrar la economía de nuevo. Creo que hemos aprendido que si uno cierra la economía está creando más daños”, dijo Mnuchin a la cadena CNBC.Nuestra cobertura sobre el Coronavirus.
Haz clic para ver las últimas noticias y consejos para evitarlo.

Las medidas de contención dispuestas por el gobierno federal y por los estados para detener la propagación del virus afectaron gravemente a la economía más grande del mundo, generando decenas de millones de despidos desde mediados de marzo y una tasa de desempleo del 13,3% en mayo, una cifra que recuerda a la Gran Depresión de hace 90 años.

Mnuchin mencionó el “daño económico” de los cierres de negocios y comercios en todo el país, así como las dificultades en el plano médico, “y todo lo demás”.

Sin embargo, defendió a posteriori las medidas de contención tomadas y alabó la respuesta a la crisis del presidente Donald Trump.

El país más afectado del mundo por número de contagios y decesos, Estados Unidos, que registró su primera muerte vinculada al virus a principios de febrero, suma ya casi 113.000 fallecidos y enfrenta ahora un aumento en el número de casos reportados en varios estados.

En Texas y Carolina del Norte actualmente hay más pacientes con covid-19 hospitalizados que hace un mes.

Los 50 estados del país están tratando de ver cómo avanzan en la flexibilización de las medidas de contención.

Algunos, como Texas o Georgia, iniciaron la reapertura en abril, como reclamaba Trump, generando acalorados debates con los partidarios de la prudencia, que temían el impacto más grave de una segunda ola.

“La buena noticia es que se tiene una gran capacidad de pruebas (diagnósticas) y una gran capacidad hospitalaria”, señaló el secretario del Tesoro.

“Eso era el gran problema y la razón por la cual el presidente tuvo que cerrar partes de la economía”, dijo.

Además, Mnuchin consideró que es normal que la reapertura de las empresas vaya acompañada de un aumento en los casos, pero se mostró confiado sobre la respuesta que pueda dar el país.

“La tecnología (para el seguimiento de los contactos de los contagiados) está mejorando mucho, por lo que creo que manejaremos esto adecuadamente”, dijo.

Patronos deben considerar retos psicológicos de sus empleados tras cuarentena

La reapertura de los negocios tras la cuarentena por el COVID-19 requerirá que los patronos estén conscientes de los retos psicológicos y circunstancias personales de sus empleados al retornar a labores.

“Uno de los retos que muchos no han contemplado en sus planes y protocolos es el impacto psicológico de la pandemia y sus repercusiones en el entorno laboral. Puede haber ansiedad en sus empleados por miedo al contagio o por no tener aún claro cómo será el cuido de sus niños. Tal vez no están conscientes de situaciones de depresión o alguna otra condición de salud mental que puedan enfrentar los empleados que trabajan remoto. Es un nuevo ambiente laboral que tendrán que supervisar más allá de las medidas del distanciamiento social y las mascarillas”, expresó Sandra I. Román, experta en consultoría de recursos humanos de Retention Strategies.