Tag: EL SALVADOR

ONU pide respetar separación de poderes en El Salvador tras destitución de jueces

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidió este lunes a El Salvador respetar la separación de poderes tras la destitución de cinco jueces de la Corte Suprema y del fiscal general por parte del presidente Nayib Bukele.

El nuevo Congreso, dominado por aliados de Bukele, destituyó el sábado a los magistrados constitucionalistas de la Corte Suprema de Justicia por decisiones “arbitrarias” y al fiscal general Raúl Melara por considerarlo cercano a la oposición.

La oposición salvadoreña ve en esta medida un intento de Bukele de acaparar poder.

Estados Unidos y la OEA expresaron su preocupación sobre la situación de la democracia en el país.

Pero las medidas también han sido respaldadas por muchos en El Salvador donde Bukele cuenta con un amplio respaldo popular.

EEUU preocupado por destitución magistrados y fiscal general de El Salvador

Estados Unidos está preocupado por la destitución del fiscal general y los cinco magistrados del máximo tribunal de justicia de El Salvador, dijo el domingo el secretario de Estado, Antony Blinken, al presidente salvadoreño Nayib Bukele.

El cese de los funcionarios, tras una votación sin precedentes del congreso el sábado por la noche, ha sido duramente criticada por opositores y críticos internacionales que ven en él un intento del mandatario de tomar el control de los órganos del Estado.

Blinken expresó la “grave preocupación del gobierno de Estados Unidos por el voto de la asamblea legislativa para destituir a los magistrados”, así como la destitución del fiscal general, Raúl Melara, “quien está luchando contra la corrupción y la impunidad y es un socio eficaz en los esfuerzos para combatir el crimen tanto en Estados Unidos y El Salvador”, dijo el portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Ned Price, en un comunicado.

Los propios magistrados declararon inconstitucional el acto y divulgaron su fallo en las redes sociales para hacerlo oficial.

La destitución de los jueces fue promovida con el argumento de que con sus resoluciones obstaculizaron los planes del Gobierno para contener la epidemia de COVID-19. Bukele celebró la decisión, escribiendo en Twitter: “¡DESTITUIDOS!”.

La remoción se produjo el primer día de funciones de la asamblea legislativa, después de que las elecciones intermedias de febrero le dieran al partido del presidente una mayoría de más de dos tercios en la legislatura unicameral.

Los legisladores eligieron a los nuevos cinco magistrados de la Sala de lo Constitucional y al nuevo fiscal, quienes custodiados por agentes policiales ingresaron a las instalaciones de la Corte Suprema de Justicia y al edificio del ministerio público, respectivamente.

La Organización de los Estados Americanos también cuestionó la decisión haciendo énfasis en la importancia de la separación e independencia de los poderes. “Cuando las mayorías imponen una visión única y uniformizada para el resto del sistema político, están socavando estos principios”, dijo.

El Salvador: destitución de jueces enciende alarmas por autoritarismo

El nuevo Congreso de El Salvador, dominado por los aliados del presidente Nayib Bukele, tomó posesión el sábado y destituyó a jueces enfrentados con el gobernante y al fiscal general, en una decisión considerada por la comunidad internacional como un intento de concentrar el poder.

El Parlamento retiró del cargo a los cinco miembros de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema y a los suplentes. De inmediato se nombró a sus reemplazantes, que escoltados por la policía llegaron al Palacio de Justicia para asumir funciones.

La mayoría parlamentaria acusa a los magistrados salientes de haber emitido sentencias “arbitrarias”. Sin embargo, los miembros de esta sala, encargada de velar por el cumplimiento de la Carta Magna, declararon “la inconstitucionalidad del decreto de destitución” y denunciaron la intención de suprimir el control de los otros poderes del Estado. Enfrentados con el presidente

“Y el pueblo salvadoreño, a través de sus representantes, dijo: íDESTITUIDOS!”, enfatizó
Bukele al ser aprobada la destitución.

Bukele había librado una batalla contra la Sala de lo Constitucional que le bloqueó al menos 15 normas relacionadas con el manejo de la pandemia a mediados del 2020, la mayoría sobre regímenes de excepción.

El tribunal consideró que vulneraba derechos fundamentales de la ciudadanía. En ese momento, el mandatario aseguró que la sala le había impedido cuidar de la vida de sus compatriotas.

La Sala de lo Constitucional es una de las cuatro que componen la Corte Suprema, y resuelve demandas de inconstitucionalidad, ‘habeas corpus’ y controversias entre los poderes del Estado.

Sus actuales miembros habían sido designados por el Parlamento saliente, controlado por la oposición a Bukele. La Constitución también permite al Parlamento destituirlos “por causas específicas, previamente establecidas por la ley”.

“Los miembros de este tribunal no están a la altura de las necesidades de El Salvador, que necesita a funcionarios más conscientes, más apegados a la protección de la vida de las personas. Sin la vida no existen demás derechos constitucionales”, consideró la legisladora Suecy Callejas, del gobernante Nuevas Ideas.

Nayib Bukele alcanza contundente respaldo en legislativas en El Salvador

El partido Nuevas Ideas (NI), que el presidente de El Salvador, Nayib Bukele ayudó a formar y que disputaba una elección por primera vez, junto a la Gran Alianza Nacional (Gana), que lo llevó al poder en 2019, obtenían juntos mucho más de la mitad de los sufragios para el Parlamento, según un escrutinio preliminar del 89,43% de los votos, difundido el lunes (01.03.2021) por el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

De la mano de la imagen de Bukele, uno de los presidentes más populares de Latinoamérica y que gobierna a golpe de mensajes en Twitter, el partido Nuevas Ideas (NI) concretó su ascensión meteórica en la política salvadoreña.

De acuerdo con el conteo del TSE, la Alianza Republicana Nacionalista (Arena, derecha) y el exguerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda), que ya han sido gobierno y mandaban en el Congreso, serán minoría.

Con base a los resultados preliminares, el Parlamento salvadoreño para el período 2021 – 2024 estaría conformado por 52 diputados de Nuevas Ideas, cinco de GANA y siete de la alianza Nuevas Ideas –Gana, según un balance provisional del portal de noticias El Salvador.com.   Esos “datos muestran que los partidos aliados al Gobierno suman 64 curules, es decir, más de la mayoría calificada”, agregó la publicación.https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?dnt=false&embedId=twitter-widget-0&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1366526408395218944&lang=en&origin=https%3A%2F%2Fwww.dw.com%2Fes%2Fnayib-bukele-alcanza-contundente-respaldo-en-legislativas%2Fa-56741632&siteScreenName=dw_espanol&theme=light&widgetsVersion=889aa01%3A1612811843556&width=550px

Los grandes perdedores

Los grandes perdedores son la derechista Arena, que pasará de 37 diputaciones a tan solo 7 escaños, y el FMLN, que verá reducida su presencia parlamentaria de 23 asientos a tan solo 5. Los partidos restantes tendrían un legislador cada uno.

El conteo preliminar permite al TSE marcar la cantidad de votos que recibe cada organización política, pero será el martes que el conteo oficial distribuirá los 84 escaños del Congreso Unicameral.

Con una mayoría absoluta, Bukele podrá incidir en los nombramientos en la Corte Suprema de Justicia, la Contraloría y la Fiscalía, con las cuales ha tenido disputas.

Y si alcanza la mayoría calificada (56 escaños), podrá emprender además reformas de calado, como las constitucionales.

De la mano de la imagen de Bukele, uno de los presidentes más populares de Latinoamérica y que gobierna a golpe de mensajes en Twitter, el partido Nuevas Ideas (NI) concretó su ascensión meteórica en la política salvadoreña.

De acuerdo con el conteo del TSE, la Alianza Republicana Nacionalista (Arena, derecha) y el exguerrillero Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda), que ya han sido gobierno y mandaban en el Congreso, serán minoría.

Con base a los resultados preliminares, el Parlamento salvadoreño para el período 2021 – 2024 estaría conformado por 52 diputados de Nuevas Ideas, cinco de GANA y siete de la alianza Nuevas Ideas –Gana, según un balance provisional del portal de noticias El Salvador.com.   Esos “datos muestran que los partidos aliados al Gobierno suman 64 curules, es decir, más de la mayoría calificada”, agregó la publicación.https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?dnt=false&embedId=twitter-widget-0&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1366526408395218944&lang=en&origin=https%3A%2F%2Fwww.dw.com%2Fes%2Fnayib-bukele-alcanza-contundente-respaldo-en-legislativas%2Fa-56741632&siteScreenName=dw_espanol&theme=light&widgetsVersion=889aa01%3A1612811843556&width=550px

Los grandes perdedores

Los grandes perdedores son la derechista Arena, que pasará de 37 diputaciones a tan solo 7 escaños, y el FMLN, que verá reducida su presencia parlamentaria de 23 asientos a tan solo 5. Los partidos restantes tendrían un legislador cada uno.

El conteo preliminar permite al TSE marcar la cantidad de votos que recibe cada organización política, pero será el martes que el conteo oficial distribuirá los 84 escaños del Congreso Unicameral.

Con una mayoría absoluta, Bukele podrá incidir en los nombramientos en la Corte Suprema de Justicia, la Contraloría y la Fiscalía, con las cuales ha tenido disputas.

Y si alcanza la mayoría calificada (56 escaños), podrá emprender además reformas de calado, como las constitucionales.

Seún la agencia AP, Biden rechazó reunión con presidente salvadoreño Bukele

El gobierno del presidente Joe Biden rechazó una solicitud de reunión con el mandatario salvadoreño Nayib Bukele durante un viaje no anunciado a Washington la semana pasada, dijeron el lunes al medio AP tres personas al tanto de la decisión.

Bukele realizó el viaje, el cual no había sido reportado previamente, después de que un alto funcionario de la Casa Blanca advirtió en una entrevista con un medio noticioso salvadoreño que el gobierno de Biden preveía tener “diferencias” con el mandatario centroamericano.

Bukele no tardó en acoger las duras políticas migratorias del expresidente Donald Trump que restringían las solicitudes de asilo, lo que le valió un enorme respaldo en Estados Unidos por su estilo de gobierno en El Salvador, donde goza de popularidad. Pero al igual que otros dignatarios que tuvieron una estrecha relación con Trump, enfrenta dificultades para ajustarse al gobierno de Biden, el cual pretende revertir muchas de esas medidas y ha indicado que su relación con El Salvador está bajo revisión.

El sorpresivo viaje del presidente en medio de la pandemia representó un dilema para funcionarios estadounidenses. Se les avisó con poco tiempo de anticipación y están evitando en buena medida las reuniones presenciales debido al coronavirus y a que muchos altos cargos siguen vacantes, señalaron las tres personas, quienes se encuentran en Washington y hablaron bajo condición de anonimato a cambio de revelar tomas de decisiones internas.

Al rechazar la solicitud de Bukele, los funcionarios de Biden querían asegurarse de que Bukele no utilizara ningún encuentro como una muestra de respaldo antes de las elecciones legislativas de finales de este mes, en las que busca extender su autoridad, indicaron las fuentes. Sin embargo, hicieron una excepción con el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, quien se reunió con altos funcionarios de Biden en Washington 11 días antes de los comicios presidenciales de la nación andina.

Bukele insistió en que el viaje fue privado y que no solicitó ninguna reunión con funcionarios de Biden.

Corte de Apelaciones permite a gobierno de EEUU eliminar el TPS para El Salvador, Nicaragua, Haití y Sudán

Con una decisión de 2 a 1, la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito avaló al Gobierno del presidente Donald Trump terminar el Estatus de Protección Termporal (TPS) para El Salvador, Nicaragua, Haití y Sudán, que afectará a unos 300,000 inmigrantes y sus familias.

“El panel anuló una orden judicial preliminar que prohibía implementación de decisiones de rescisión de designaciones del Estatus de Protección Temporal (TPS) de Sudán, Nicaragua, Haití y El Salvador, y en prisión preventiva”, indica la opinión de la jueza Consuelo Callahan.

El panel de jueces encontró que un juez federal de California que decidió mantener el programa tomó una decisión extrema para bloquear la terminación de este programa que otorga perdón de deportación y Autorización de Empleo.

“El Tribunal de Distrito abusó de su discreción para concluir que los Demandantes presentaron al menos serias dudas sobre los méritos de su protección”, indica la opinión sobre la demanda Ramos v. Wolf.

Durante casi 20 años, las administraciones anteriores –republicanas o demócratas– han renovado el estatus de TPS, pero el presidente Trump terminó el programa en noviembre de 2017, aunque los tribunales han bloqueado temporalmente sus esfuerzos.

En medio de la batalla legal, en noviembre de 2019, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) extendió al 4 enero del 2021 el TPS para los cuatro países mencionados.

En la decisión de este lunes, la jueza Morgan Christen votó en contra citando los esfuerzos de la Administración Trump por terminar con el programa que protege a familias de desastres naturales, el crimen organizado y otros problemas en sus países de origen.

En su explicación, la jueza Christen apunta las comunicaciones internas entre distintas agencias del DHS, incluido Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), entonces dirigida por Francis Cissna, sobre los esfuerzos de terminar con la protección de inmigrantes sin tomar en cuenta las afectaciones a las familias.

Vale recordar que en 2017 se dieron a conocer decenas de memorandos internos del Departamento de Estado y comunicaciones diplomáticas que demuestran que altos funcionarios advirtieron repetidamente al exsecretario de Estado, Rex Tillerson, que eliminar el TPS desestabilizaría gravemente a sus países de origen, además de acarrear problemas de seguridad nacional para EE.UU.

Los TPS fueron creados en 1990 por el Congreso, que le dio facultades al DHS de otorgar protecciones migratorias y permisos laborales a originarios de naciones devastadas por desastres naturales o movimientos sociales.

La jueza Christen también citó los comentarios del presidente Trump cuando llamó “países de mierda” a naciones con TPS, como Haití.