Tag: ELECCIONES EEUU 2020

Comienza el voto anticipado en Florida, donde Biden y Trump corren cabeza a cabeza

El voto anticipado comenzó ayer lunes en Florida, el más poblado de los estados clave de la elección estadounidense y donde Donald Trump y Joe Biden corren cabeza a cabeza en los sondeos, lo que genera escalofríos en caso de que la elección sea muy pareja.

A quince días de los comicios del 3 de noviembre, el presidente republicano visita Arizona, otro estado muy codiciado, en el marco de la maratónica serie de actos que inició una semana después de asegurar que se “curó” del covid-19.

Su rival demócrata no tiene ninguna cita en su agenda y, según la prensa, dedica la jornada a prepararse para el debate del jueves con Trump, que será el último.

En cambio es Kamala Harris, compañera de fórmula de Biden, quien se encuentra en Florida. Harris volvió a hacer actos de campaña cuatro días después de haberlos suspendido cuando uno de sus allegados se contagió del coronavirus.

La candidata a vicepresidenta es esperada en Orlando y Jacksonville para instar a votar en forma anticipada y personal, mientras que su marido estará en Miami y Palm Beach.

Ya en la mañana, numerosos electores con mascarilla hacían fila ante la alcaldía de Miami Beach.

“Llevo cuatro años esperando para votar”, dijo Jackeline Maurice, una mujer en sus 40 años que se tomaba selfis frente a la alcaldía con la calcomanía que decía “yo voté”.

En tanto, en Hialeah, una localidad mayoritariamente cubana en el oeste de Miami, Ulysses Liriano hacía cola para votar por Trump, como muchos otros en una larga fila que rodeaba el edificio. 

“Trump ha hecho mucho cambio para nosotros en nuestro país. Ha ayudado mucho con la economía”, dijo el hombre de 51 años, que llevaba una gorra con la bandera estadounidense.

Refiriéndose a la pandemia, añadió: “Fue una inconveniencia lo que pasó ahora con corona y quieren usar eso contra él. ¿Qué más quieren que haga? (…) Ha habido más de 200.000 personas muertas. Pero, y si hubiera habido más?”.

Más de 2,5 millones de floridanos, de un electorado de 15 millones, votaron ya por correo, la gran mayoría registrados como demócratas.

Por esto el voto anticipado será vigilado muy de cerca, puesto que se espera que es el momento en que empezarán a votar los republicanos, quienes desconfían de la oficina de correos.

Además, aún a pesar de la pandemia, el voto anticipado bate récords en los estados donde ya comenzó.

Más de 28 millones de estadounidenses de todo el país ya sufragaron por correo o personalmente. Esa cantidad podría representar casi un quinto de la participación total, según la organización independiente Elections Project.

Son los demócratas quienes instan a votar masivamente antes del 3 de noviembre como medida de precaución por la pandemia.

En contrapartida, el campo de Trump denuncia, sin mostrar pruebas, que los demócratas buscan “amañar” los resultados y promete que sus votantes irán en masa a las urnas el día de la elección para así desmentir las encuestas que dan por derrotado a su candidato.

El presidente está rezagado en las encuestas a nivel nacional y en la mayoría de los estados que son decisivos para la victoria.

– Florida, crucial –

Consciente de que no puede perder Florida, donde ganó ajustadamente en 2016, Trump multiplicó allí sus actos y acortó la ventaja de Biden en dos encuestas realizadas por institutos considerados más favorables a los republicanos. Biden no avanzó más que 1,4 puntos en promedio contra 4,5 de hace dos semanas.

Pero Biden, quien por la pandemia optó por una campaña a ritmo moderado y sin grandes actos, también visitó tres veces Florida para cortejar especialmente a los jubilados; un electorado clave que en 2016 apoyó a Trump pero ahora parece tender a cambiar de posición. 

Debido a lo reñido de la contienda, la noche de la votación gran parte de la atención seguramente se concentrará en Florida. Quien gane aquí obtendrá 29 votos del Colegio Electoral, considerados cruciales para lograr los 270 necesarios para llegar a la Casa Blanca, según el sistema de elección indirecta estadounidense.

En las presidenciales de 2000, la batalla por Florida entre el demócrata Al Gore y el republicano George W. Bush se definió en favor de éste por apenas 537 votos y tras una batalla judicial y varios recuentos.

Pelosi apremia al Gobierno a aprobar ayuda por el Coronavirus

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, dijo el domingo que un acuerdo con la administración Trump sobre un nuevo paquete de ayuda para el coronavirus debería alcanzarse en las próximas 48 horas o no se logrará antes de las elecciones presidenciales nacionales del 3 de noviembre.

Pelosi lleva semanas de conversaciones con el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en representación del presidente Donald Trump, pero los dos funcionarios no han podido llegar a un acuerdo incluso cuando el número de casos de coronavirus está aumentando nuevamente en los Estados Unidos y la recuperación económica se ha desacelerado.

Pelosi y Mnuchin están negociando un paquete que podría costar entre $ 1.8 billones y $ 2.2 billones, pero no han acordado términos específicos de un plan de prueba estratégico nacional, entre otras cuestiones. Incluso si llegan a un acuerdo, algunos senadores republicanos dicen que se oponen a gastar esa suma además de los $ 3 billones aprobados hace meses por el Congreso para el alivio del coronavirus.

Pelosi y Mnuchin sobre paquete de ayuda económica por coronavirusPelosi dice que posiblemente hablará el domingo con Mnuchin sobre paquete ayuda coronavirus

Pelosi, en el programa “This Week” de ABC, dijo que si llega a un acuerdo con Mnuchin el martes “depende del Gobierno [de Trump]” y de los compromisos que asuma.

“Les estamos diciendo que tenemos que [decidir] sobre algunas de estas cosas (en la legislación). Vamos con eso o no, y cuál es el idioma ”, indicó.

Mnuchin dijo la semana pasada que aceptaría las demandas de Pelosi de un plan de prueba estratégico nacional, sujeto a modificaciones menores.

Pero Pelosi afirmó el domingo que consideraba que las ediciones de Mnuchin eran significativas, incluido el cambio de “deberá” a “puede”, “requisitos” a “recomendaciones” y “un plan” a “una estrategia, no un plan estratégico”.

Pelosi dijo que los cambios de palabras le darían a la Casa Blanca demasiada flexibilidad para supervisar el alivio del coronavirus. Mnuchin ha dicho que no cree que los legisladores demócratas quieran darle a Trump una victoria legislativa dos semanas antes de las elecciones.

Aparte del lenguaje legislativo, Pelosi y Mnuchin aún tienen que ponerse de acuerdo sobre el financiamiento para ciudades y estados, cuidado infantil, créditos fiscales para estadounidenses de bajos ingresos, protecciones de responsabilidad solicitadas por los republicanos y otros temas. Ambas partes quieren enviar una nueva ronda de cheques de estímulo por $ 1,200 a la mayoría de los estadounidenses y restaurar algún nivel de beneficios federales para los trabajadores desempleados.

Pagos federales de desempleo por un total de $ 600 a la semana además de los beneficios estatales menos generosos expiraron a fines de julio.

¿Por qué las elecciones de EE.UU. son tan importantes para el futuro del planeta?

Les preocupa que otros cuatro años de Trump “garanticen” el uso de combustibles fósiles durante las próximas décadas, al asegurar y mejorar la infraestructura para la producción de petróleo y gas en lugar de eliminarlos gradualmente como quieren los ambientalistas.

El plan climático de Joe Biden, argumentan los científicos, le daría al mundo una oportunidad de luchar contra el cambio climático.

Además de retirarse del Acuerdo de París, el pacto internacional diseñado para evitar el calentamiento peligroso de la Tierra, el equipo de Trump ha trabajado arduamente para eliminar lo que ven como obstáculos para la producción eficiente de energía.

Durante los últimos tres años, investigadores de la Universidad de Columbia en Nueva York han rastreado más de 160 retrocesos significativos en las regulaciones ambientales.

Estos retrocesos cubren todo, desde los estándares de combustible de los automóviles hasta las emisiones de metano y las bombillas de luz.

Estos trámites han ocurrido al mismo tiempo que EE.UU. se recupera de severos incendios forestales en los estados del oeste. Muchos científicos han relacionado estos incendios con el cambio climático.

Entonces, ¿dónde estamos después de cuatro años de mandato de Donald Trump y hacia dónde es probable que vayan las cosas después de las elecciones del 3 de noviembre?

¿Cuál es la posición de Trump sobre el cambio climático?

“Trump cree que las regulaciones son costos y no beneficios”, dice el profesor Michael Gerrard, de la Universidad de Columbia, en Nueva York.

“Él niega que realmente exista el cambio climático antropogénico, o al menos que sea malo. Cree que si se recortan las regulaciones de todo tipo, no solo ambientales, sino también ocupacionales y laborales, creará más puestos de trabajo”, opina Gerrard.

Los críticos dicen que los retrocesos en las regulaciones ambientales son parte de una agenda para eliminar cualquier referencia al cambio climático en todo el gobierno federal.

“El gobierno de Trump ha hecho todo lo posible para negar la ciencia y denigrar a los científicos”, dice Gina McCarthy, exdirectora de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) y ahora presidenta del Consejo de Defensa de Recursos Nacionales.

“Realmente han hecho todo lo humanamente posible para tratar de convencer a la gente de que lo que ven, sienten y saborean simplemente no está sucediendo frente a ellos”, añade.

¿Qué efecto han tenido los retrocesos?

Los partidarios del presidente Trump dirán que su firme apoyo a los combustibles fósiles ha sido un éxito.

Gracias al fracking, EE.UU. se convirtió brevemente en el mayor exportador de petróleo del mundo a fines de 2019.

El fracking —o fracturación hidráulica— es un conjunto de técnicas para recuperar petróleo y gas de la roca de esquisto.

Pero cuando se trata de carbón, la historia es diferente. A pesar de los esfuerzos del gobierno para deshacer las regulaciones, los empleos relacionados con la minería de carbón han seguido disminuyendo.

Ahora hay alrededor de 5,000 puestos de trabajo menos relacionados con el carbón que cuando Trump fue elegido.

EEUU: Coronavirus aumenta en estados claves antes de elecciones

Cuando faltan poco más de dos semanas para la elección presidencial en Estados Unidos, preocupa el aumento de casos de coronavirus en estados cruciales. Funcionarios electorales y votantes temen caos o exposición al virus en las casillas, pese a meses de planificación.

La perspectiva de que trabajadores en las urnas se retiren a última hora porque están infectados, en cuarentena o asustados tiene a las autoridades electorales de estados como Iowa y Wisconsin abriendo más localidades para votaciones tempranas, reclutando trabajadores de reserva y alentando a los votantes a planear para colas largas y otros inconvenientes.

Los casos confirmados del virus y las muertes por COVID-19 están aumentando en estados decisivos como Iowa, Michigan, Minnesota, Pensilvania, Ohio y Wisconsin.

Wisconsin rompió esta semana récords de casos nuevos, muertes y hospitalizaciones, lo que llevó a la apertura de un hospital de campaña para lidiar con el exceso de pacientes. El gobernador Tony Evers dijo que planea activar la Guardia Nacional en el estado para cubrir cualquier vacante en los sitios de votación.

Aunque realizar elecciones presidenciales durante una pandemia es un “asunto complicado”, dijo el gobernador, “la gente está lista para tener esta elección y pienso que será una elección exitosa con muy pocos problemas”.

En Iowa, la auditora del condado Scott Roxanna Moritz abrió sitios adicionales para votaciones adelantadas en Davenport, la tercera mayor ciudad del estado y sus alrededores, para tratar de reducir el número de personas depositando boletas el Día de la Elección y prevenir que el virus se disemine en precintos grandes.

“Tenemos que recordar que hay algo llamado COVID”, dijo Moritz. “Nuestros números no están mejorando. Mientras más personas voten temprano, mejor”.

La reciente trayectoria de la pandemia en el estado ha llevado a algunos residentes que siempre han votado en persona el Día de la Elección a reconsiderar esa tradición.

El jubilado Ray Lohse, de 68 años, votó el jueves en una biblioteca en Davenport que las autoridades electorales abrieron para votaciones tempranas. Dijo que le preocupaban la posibilidad de largas colas y la exposición al coronavirus el 3 de noviembre y que consideró votar por correo, pero en lugar de ello decidió aprovechar la extensión de la opción en persona.

“Me gusta la idea de aun así ir a votar”, dijo Lohse.

En algunos estados, votar temprano aún conlleva riesgos de salud. Los votantes en Georgia, Texas y otras partes encontraron colas de horas y centenares de personas, En Georgia, casi una cuarta parte de los trabajadores de un almacén donde se mantienen suministros electorales y equipo de votación dieron positivo del coronavirus.

Más de 23 millones ya votaron a 18 días de las elecciones en Estados Unidos

Más de 23 millones de ciudadanos en Estados Unidos han votado en 40 estados y el Distrito de Columbia cuando faltan 18 días para el día de las elecciones nacionales, indicó este viernes la plataforma U.S. Election Project (USEP).

La pandemia de la COVID-19 llevó este año a que una mayoría de los estados del país abriera la opción del voto anticipado, para la concurrencia personal del votante a los puestos electorales.

Otras dos opciones, que requieren que el votante solicite una boleta oficial de sufragio en la oficina electoral de su distrito, son el depósito del voto en urnas especiales y el envío del voto por correo.

El presidente Donald Trump repudia el voto por correo y ha señalado, sin pruebas, que es vulnerable al fraude.

En los 15 estados donde las boletas devueltas por correo identifican el partido, los datos de USEP muestran que 55.3 % de los sufragios provinieron de votantes registrados como demócratas, 23.8% de votantes registrados como republicanos y 20,3 % de votantes sin filiación partidista.

“Con tantos demócratas que votan por correo mientras que los simpatizantes de Trump le escuchan denigrando el voto postal, no me sorprendería si el voto anticipado en persona resulta inusitadamente fuerte para el presidente”, comentó Michael McDonald, profesor de la Universidad de Florida y director de USEP.

“El Día de la Elección podría ser un brillante día ‘rojo’ (el color de los republicanos) y veremos para qué lado se inclina la balanza cuando esto termine”, añadió.

Por su parte el Instituto de Liderazgo Hispano de Estados Unidos (USHLI) señaló en un comunicado que “millones de estadounidenses han salido a votar con anticipación, y eso aun cuando el voto anticipado no se ha iniciado en todos los estados”.

“Y ello a pesar de que los secretarios de Estado en Florida, Georgia y Texas están haciendo todo lo posible por frenar el proceso al no estar preparados adecuadamente a fin de desalentar a que la gente vote debido a las largas esperas”, añadió USHLI, con sede en Chicago (Illinois).

“No les funciona. La gente ha esperado cuatro años para votar en esta elección y la espera ha terminado”, señaló este grupo.

Los estados con mayor concurrencia de votantes anticipados hasta hoy, según USEP, son Texas con 2.44 millones, California con 2.38 millones, y Florida con 2.27 millones.

A nivel nacional la cifra de votos anticipados equivale a casi 16 % de los votos contados en la elección general de 2016, en la cual la candidata presidencial demócrata Hillary Clinton obtuvo 3.2 millones de votos más que el republicano Donald Trump, quien ganó la Presidencia por mayoría en el Colegio Electoral.

Según los datos de USEP, los votos anticipados que ya se recibieron en Vermont equivalen al 38.8 % de los votos emitidos hace cuatro años, y en Nueva Jersey el voto anticipado de este año y hasta hoy equivale al 32.7 % de los sufragios en 2016.

De acuerdo con este proyecto, este año habrá casi 240 millones de personas habilitadas para votar, pero no todas ellas están registradas para hacerlo, y muchas no participan en las votaciones.

En la anterior elección presidencial, hace cuatro años, hubo 138.8 millones de votos, aproximadamente 60 % del contingente de votantes habilitados.

Los analistas estiman que este año habrá unos 150 millones de votos, lo cual indicaría la concurrencia de votantes más alta en casi un siglo.

Millones de ciudadanos votan de manera anticipada en EE.UU.

A sólo pocas semanas de las elecciones presidenciales, millones de estadounidenses ya han ejercido su derecho al sufragio. Lo han hecho aprovechando las modalidades de voto anticipado y voto por correo. Se espera que debido a la pandemia, unos 75 millones de personas emitan sus boletas antes del día de los comicios.

“Para mí en particular, para muchos mexicanos como yo, al llegar aquí y hacerse ciudadano y obtener la ciudadanía y poder votar es algo, increíble, algo que quizás soñábamos solo en nuestros sueños más lejanos”, dijo a la Voz de América el estudiante de medicina Leonardo Angulo, residente de Texas.

Angulo votará temprano en el condado de Harris, Texas. Será la primera vez que vota en elecciones presidenciales, tras convertirse en ciudadano hace un año y medio. Mientras, en Georgia, Claudia Gómez, de 19 años, estudiante de Biología, quien nació en Estados Unidos, estará votando también en persona, en los próximos días.  

“Es importante que los jóvenes y todos voten temprano, porque su voto puede, se puede perder, en el correo. También porque uno puede asegurar su voto de esa manera”, dijo Gómez.  

A pesar de que los comicios son el 3 de noviembre, votantes demócratas y republicanos han salido masivamente a votar, indicó a la VOA Michael McDonald, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de la Florida. 

“Estoy proyectando que alrededor de 150 millones de personas votarán y aproximadamente la mitad de esas personas votarán antes del día de las elecciones, por lo que estamos viendo alrededor de 75 millones de personas que podrían votar antes del día de las elecciones”, explicó McDonald.  

Según la organización US Election Project, unos dos millones de estadounidenses ya votaron en Florida. Son apenas una parte de los 14 millones que lo hicieron a nivel nacional.  

“Mi papá fue precisamente a votar hoy en la mañana, su primera vez, early voting, también dice que el proceso fue muy fácil, muchas protecciones de covid”, afirmó Leonardo Angulo, un votante hispano en Texas.

Anuncian que Obama estará en actos de campaña de Biden

El expresidente Barack Obama reforzará la campaña de Joe Biden en los próximos días.

De acuerdo con CNN, Obama hará parte de varios actos de campaña en territorios que son considerados “campos de batalla” por analistas políticos. El refuerzo de Obama llega cuando Biden lidera la mayoría de las encuestas.

Aunque no fue revelado el calendario de sus apariciones públicas, se cree que Obama hará proselitismo por Biden en Florida, North Carolina, Wisconsin, Michigan, Pennsylvania y Ohio.

“Hace lo suficiente por nuestra campaña”, dijo Biden el miércoles antes de salir de Delaware.

Con Obama en campaña se espera seducir al electorado compuesto por hombres negros, la comunidad latina y a los votantes más jóvenes.

Los eventos con el expresidente no serán masivos como los de Trump. Serán reuniones con distanciamiento social y se garantizará que sean accesible para un gran número de medios de comunicación. Obama estaría junto a Biden en los últimos días de la campaña.

Obama ha hecho campaña por Biden pero de manera virtual. También ha estado en anuncios de TV. En la Convención Demócrata viajó a Philadelphia para un discurso especial en donde se dedicó a atacar a Donald Trump.

Más que la inmigración, la economía y la asistencia médica serán claves para el voto latino

Temas como la economía, la asistencia médica, la pandemia del coronavirus y la desigualdad racial y étnica son los que más preocupan a los probables votantes latinos de las elecciones de noviembre, según una encuesta nacional del Centro de Investigaciones Pew.

Así lo comentó el periodista Joel Carzola en el diario La Opinión.

Para tratar de explicar esto, la Iniciativa de Medidas y Políticas Latinas de la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA) hizo un estudio en los cuatro estados clave en los que es probable que el voto latino pueda decidir los comicios presidenciales -Arizona, Florida, Nevada y Texas-. El informe revela un denominador común en todos ellos: bajos salarios y mayor probabilidad de no tener seguro médico y de contraer el coronavirus.

Los hallazgos de ambos estudios muestran que vincular el voto latino únicamente a las propuestas migratorias es una estrategia errónea para dirigirse a una comunidad tan diversa. Y ofrecen información sobre los asuntos con los que se deben dirigir a los latinos los candidatos a cargos locales, estatales o federales que quieran conquistar su voto.

El informe de UCLA indica que en los cuatro mencionados estados clave, los latinos representan una mayor proporción de trabajadores que cualquier otro grupo demográfico que gana menos de $15 dólares la hora.

Estos trabajadores tienen un salario significativamente menor que sus compañeros blancos que desempeñan funciones similares. En Arizona, los latinos ganan un 2% menos; un 4.8% menos en Florida, un 1.6% menos en Nevada y un 5.3% menos en Texas que los empleados blancos que tienen el mismo nivel de formación.

Muchos latinos han tenido que seguir acudiendo a su puesto de trabajado durante la pandemia debido a que desempeñan funciones esenciales, algo que también los deja más expuestos a contraer COVID-19. Además, en los cuatro estados hay más posibilidades que un latino no tenga seguro médico que una persona de otro grupo étnico.

“Los votantes latinos se preocupan por otros temas que no tienen que ver con la reforma migratoria“, dice Rodrigo Dominguez-Villegas, director de investigación del citado instituto de UCLA y coautor del informe. “Los latinos son trabajadores esenciales y votantes esenciales, aunque los lideres de nuestra nación los pasan por alto en las conversaciones sobre la atención médica y la economía”, añadió Dominguez-Villegas.

Trump y Biden se disputan estados claves a 21 días de las elecciones presidenciales

Donald Trump dijo ayer martes ante una multitud en Pensilvania que está combatiendo “marxistas” y “lunáticos”, mientras que su rival en las elecciones presidenciales de noviembre, el demócrata Joe Biden, lo acusó en Florida, otro estado clave, de haber tratado a los estadounidenses como “prescindibles” durante la pandemia de COVID-19.

A sólo 21 días de los comicios, el 3 de noviembre, y mal posicionado en las encuestas, Trump disparó todas las estridencias exageradas de su arsenal contra los demócratas e insultó a Biden sobre su estado mental.

Dijo que el exvicepresidente estaba “asustado como un perro” durante el debate televisado entre ambos, lo calificó como “disparatado” mentalmente y afirmó que el líder demócrata era peón de comunistas.

“Le está entregando el control a socialistas y marxistas y a los extremistas del ala izquierda”, dijo Trump a una escandalosa multitud en Johnstown. “No puede enfrentarse a los lunáticos que dirigen su partido”. 

Trump, de 74 años, fue más allá en su manida narrativa que Biden, tres años mayor, es muy frágil para ser presidente, al tuitear una foto falsa que muestra al candidato demócrata en una silla de ruedas, rodeado de personas ancianas en sillas de rueda en una habitación.

“Biden para presidente”, dice la leyenda, pero con la “p” tachada para que se lea “residente”. La burla a los ancianos enfermos contrasta con las dificultades aparentes, según algunas encuestas, del presidente para retener la lealtad de los adultos mayores, un importante electorado.

En Johnstown, el magnate retomó la imagen de ‘outsider’ que mantuvo antes de su sorpresiva victoria en 2016, afirmando que estaba combatiendo a una “clase política corrupta y egoísta” en Washington.

Pero incluso mientras deleitaba a la masa con sus mejores éxitos retóricos, Trump demostró de nuevo que a pesar de marchar detrás en las encuestas, no tiene intención de cortejar a los electores demócratas en una nación profundamente dividida.

“Si ellos llegan, esto terminará siendo una versión de Venezuela a gran escala”, dijo, pintando una visión antinmigrante de un país donde los demócratas den servicio de salud gratuito para “extranjeros ilegales”, mientras “diezman el Medicare (el sistema estatal de salud para la tercera edad) y destruyen tu Seguridad Social”. 

Encuestas favorecen a Biden

El coronavirus, que ha costado casi 215.000 vidas en Estados Unidos, fue apenas mencionado, a pesar de que Trump estuvo tres noches hospitalizado después de dar positivo al virus principios de octubre.

“Vamos a aplastar al virus muy pronto. Está pasando ya”, dijo el presidente, pese a que una franja de estados en el país presenta un incremento en las infecciones. “Muy pronto va a ser perfecto”, añadió.

Unas horas antes, Biden en Florida mantuvo un evento mucho más reducido en concordancia con la campaña de bajo perfil que mantiene, enfocándola en el manejo que Trump da a la pandemia.

Igualmente o incluso más importante en los comicios que Pensilvania, Florida es un estado considerado “campo de batalla”. Ahí triunfó Trump en 2016, pero esta vez las encuestas favorecen a Biden.

El candidato demócrata cortejó a los adultos mayores, diciéndoles durante una pequeña reunión en un centro comunitario de pensionados en Pembroke Pines, al norte de Miami, que Trump “nunca ha estado enfocado en ustedes”. “Su manejo de esta pandemia ha sido errático, igual que su presidencia”, dijo.

Biden recordó que Trump dijo que el virus, que golpea duramente a los adultos mayores, “no infecta prácticamente a nadie”. “Eres prescindible, eres olvidable, no eres virtualmente nadie. Así es como él ve esto”, dijo Biden, que a diferencia de Trump llevaba mascarilla facial.

Trump también estuvo en Florida el lunes, en su primer mitin desde que fue hospitalizado por COVID-19. Esta semana irá a Iowa y Carolina del Norte y luego volverá Florida y Georgia. 

El candidato presidencial demócrata, Joe Biden.

Iowa y Georgia son uno de los estados en los que Trump ganó cómodamente en 2016, pero los sondeos muestran ahora diferencias ajustadas en ambos.

Un sondeo de probables votantes de Florida publicado el martes por la Florida Atlantic University (FAU) ubicó a Biden con 51 por ciento y con 47 por ciento al presidente.

Houston: ciudadanos salieron a votar por adelantado en grandes cantidades

 Los votantes en el área de Houston salieron a las urnas de una manera histórica.

Este martes en lo que fue el primer día de elecciones anticipadas la participación dejó claro que se van a establecer récords de participación en el Condado Harris.

Las autoridades electorales reportaron que para eso de las 4:30 pm, más de 100,000 personas habían depositado su voto en persona en los 122 centros de votación dispuestos para ello.

Desde muy temprano, las largas filas se vieron no solo en los centros donde los residentes del área metropolitana de Houston acudieron a votar en persona, sino en los centros destinados para hacerlo desde los automóviles.

El anterior récord de participación en el primer día de elecciones anticipadas se logró el año 2016 con 67,471 votos.

En Harris se encuentran disponibles 122 centros de votación para las próximas tres semanas, algunos de estos sitios son megacentros y lugares donde los votantes pueden ejercer su derecho desde la comodidad y seguridad de su carro.

Durante el día se reportaron problemas técnicos en la zona del Condado de Fort Bend, pero se logró recuperar el centro y las cosas regresaron a la normalidad.

Sepa como defenderse ante la intimidación el día de las elecciones

Si planeas votar en persona el día de las elecciones generales de 2020 , es posible que te preocupe que las personas cuestionen tu derecho a votar o te acosen sobre el candidato por el que estás votando. Eso tiene nombre: se llama intimidación de votantes y va en contra de la ley federal. Si lo ves, repórtalo.

La intimidación de votantes es algo que ha ocurrido por décadas, e históricamente se ha dirigido a las comunidades negras y latinas, en un esfuerzo por impedirles ejercer su derecho constitucional de votar.

El delito de intimidación de votantes se ha convertido recientemente en un tema de discusión. El 29 de septiembre, durante el primer debate presidencial, el presidente Donald Trump dijo a sus seguidores que “vayan a las urnas y observen con mucha atención”, una declaración que causó preocupación entre los defensores de los derechos civiles y del derecho al voto. También en septiembre, Trump también instó a sus seguidores a que votaran dos veces, algo que va en contra de la ley. El doble voto también es un delito que se castiga con encarcelamiento y/o multas.

Existe una diferencia notable entre un observador electoral legítimo y alguien que infringe las leyes que protegen a los votantes del acoso, incluido el derecho a votar en privado. A continuación, te explicaremos exactamente qué es —y qué no es— la intimidación de votantes, y qué hacer si eres testigo de ello.

¿Qué es la intimidación de votantes?

La intimidación del votante es cuando alguien intenta influir en la elección de un votante o evitar que vote creando un entorno verbal o físico hostil. Por ejemplo, cuestionar tus derechos de votante haciendo preguntas personales sobre tus antecedentes penales o si tu ciudadanía es ilegal.

Difundir información falsa sobre los requisitos de los votantes, como la capacidad de hablar inglés, también se considera intimidación del votante, según la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (PDF). Puedes recibir una boleta y otros materiales de voto en tu idioma nativo, según la Comisión de Asistencia al Voto de Estados Unidos.

¿Cuáles leyes protegen contra la intimidación de votantes?

Junto con el fraude electoral como el doble voto y el delito de financiamiento de campañas, la intimidación de los votantes es un delito federal. Se aplica a cualquier persona que “intimide, amenace, coaccione o intente intimidar, amenazar o coaccionar a cualquier otra persona con el propósito de interferir con el derecho de voto de esa otra persona”. Si se viola la ley, el perpetrador podría ser declarado culpable y sentenciado hasta un año de prisión y pagar una multa de hasta US$1,000 o ambas cosas.

Las leyes National Voter Registration Act of 1993 y la Voting Rights Act of 1965 también prohíben la intimidación de votantes.

¿Cómo reporto un caso de intimidación?

Si tú u otra persona que conoces estás siendo acosado o amenazado en las urnas, avísale a un trabajador electoral. Luego llama y repórtalo a la Línea Directa de Protección Electoral (1-866-OUR-VOTE) o la línea directa de derechos de voto del Departamento de Justicia (1-800-253-3931). También debes comunicarte con tu consejo estatal de elecciones. En algunos casos, un trabajador electoral puede llamar a las autoridades locales para sacar a la persona en cuestión.

¿La observación de encuestas es considerada intimidación?

La observación de encuestas, también llamada cuestionamiento de encuestas (poll challenging en inglés), es legal. Un observador electoral es un individuo cuyo propósito es observar un lugar de votación para asegurarse de que su partido tenga una oportunidad justa, según la National Conference of State Legislatures

Por ejemplo, un observador electoral puede monitorear de cerca la administración electoral y realizar un seguimiento de la participación de votantes de sus partidos. Sin embargo, no deberían intentar persuadir a alguien para que vote de una forma u otra.

Hay calificaciones necesarias para convertirse en un observador electoral, pero varían según cada estado. Los observadores electorales legítimos no son individuos que simplemente deciden presentarse en un lugar de votación. Algunos estados pueden requerir que los observadores electorales sean votantes registrados o ciudadanos estadounidenses.

Biden visitará este lunes a latinos y haitianos en Miami

El candidato presidencial demócrata Joe Biden visitará Miami este lunes donde tiene programada una visita al Centro Cultural de el Pequeño Haití y luego pronunciará un discurso en la Pequeña Habana, sobre la construcción de una mejor economía para los hispanos.

Los haitianos estadounidenses pidieron públicamente que Biden visitara la comunidad en persona después de quedar fuera de una mesa redonda de líderes afroamericanos el mes pasado en Miami Gardens con la compañera de fórmula de Biden, Kamala Harris.

La campaña de Biden informó el domingo que el candidato, quien viaja con su esposa Jill Biden, participará también en una asamblea pública de NBC News en la noche del lunes en el Peréz Art Museum Miami.

El evento será televisado por NBC que ha dicho que anteriormente extendió una invitación similar al presidente Donald Trump, quien el domingo permanecía hospitalizado con COVID-19.

Esta será la primera visita del ex vicepresidente a Miami desde septiembre de 2019 y la realizará durante el último día de registro para votar en las elecciones del próximo 3 de noviembre.