EMERGENCIA EN FLORIDA

Florida intenta evitar ruptura “catastrófica” de estanque de aguas residuales

Equipos de emergencia de Florida trabajan para evitar la ruptura de un gran estanque de aguas residuales en la zona de Tampa Bay, evacuando el área con el fin de prevenir una “inundación catastrófica”, informó el gobernador del estado, Ron DeSantis, el domingo.

Funcionarios del condado Manatee señalaron que los modelos más recientes muestran que una ruptura de la represa de la vieja planta de fosfato podría verter 1.280 millones de litros (340 millones de galones) de agua en cuestión de minutos, lo que generaría una pared de agua de 6,1 metros (20 pies) de altura.

“Lo que estamos examinando en este momento es cómo prevenir, y responder, de ser necesario, a una situación de inundaciones verdaderamente catastróficas”, dijo DeSantis en una conferencia de prensa luego de sobrevolar la vieja mina de fosfato de Piney Point.

Las autoridades han cerrado tramos de la autopista federal 41 y ordenaron la evacuación de 316 residencias. Algunas familias fueron reubicadas en hoteles locales.

Policías del condado Manatee comenzaron a evacuar a unos 345 presos de una cárcel local ubicada a unos 1,6 kilómetros (1 milla) de distancia del estanque de 31 hectáreas (77 acres), reportó el periódico Tampa Bay Times. El administrador del condado, Scott Hopes, señaló que los modelos indican que la zona podría verse cubierta por entre 30 centímetros (1 pie) y 1,5 metros (5 pies) de agua, y el segundo piso de la cárcel se ubica 3 metros (10 pies) encima del suelo.

En un principio las autoridades anunciaron que moverían a los reos y al personal al segundo piso y colocarían sacos de arena en la planta baja, pero el jefe de policía Rick Wells señaló posteriormente que mover a los reclusos al segundo piso significaba un riesgo de seguridad.

Funcionarios del condado señalaron que el agua de pozos no ha sido afectada y que el Lago Manatee no está amenazado. Dicho cuerpo de agua es la principal fuente de agua potable de la zona.

El Departamento de Protección Ambiental de Florida señaló que el estanque tiene agua salada mezclada con aguas residuales y pluviales. Sus niveles de fósforo y nitrógeno son elevados y es ácida, aunque no se prevé que sea tóxica, aseguró la agencia.

Los cuerpos de emergencia han estado vaciando el agua desde que el estanque presentó una fuga en marzo. El viernes se detectó una pérdida significativa y ante ello se incrementaron las medidas de emergencia, se ordenaron las primeras evacuaciones y se declaró un estado de emergencia el sábado. Una porción del muro de contención de la represa se desplazó, ante lo cual las autoridades llegaron a pensar que podría romperse en cualquier momento.

Hopes, el administrador del condado, dijo el domingo que, con nuevos recursos estatales, las cuadrillas de emergencia casi estarán duplicando la cantidad de agua que está siendo bombeada fuera del estanque y trasladada a Port Manatee. Actualmente se están extrayendo unos 100.000 litros (22.000) galones por minuto, y Hopes dijo prever que el riesgo de una ruptura disminuya para el martes.

Florida suma 100,000 casos del virus en dos semanas hasta alcanzar los 200,000

La cifra de casos confirmados de COVID-19 en Florida superó los 200,000 luego de haberse duplicado durante las pasadas dos semanas, de acuerdo con el periódico The Miami Herald.

Si bien es cierto que en el estado se han incrementado la cantidad de pruebas que se han llevado a cabo, igual ha habido un aumento en la tasa de pruebas positivas.

Por ejemplo, la tasa de pruebas positivas diarias durante la semana del 21 al 27 de junio fue de 9.94%. La semana siguiente la tasa se disparó a 14.47%, según el periódico.

Este domingo cerca de 10,059 nuevos casos fueron confirmados en el estado de acuerdo con el listado del Departamento de Salud de Florida, lo que lo convierte en el tercer día con mayor cantidad de casos en 24 horas.

El epicentro del estado es Miami-Dade, en donde se han registrado 47,011 casos y 1,043 muertes.

La Universidad de Johns Hopkins advirtió que el disparo en casos que se ha registrado en Miami-Dade lo coloca como el séptimo condado en Estados Unidos con mayor cantidad de casos.

Las ciudadanas en reiteradas ocasiones mencionaron que la ordenanza no les aplicaba porque solo repartían bolsas de basura

Pese a que el estado no ha comenzado a contabilizar a través de sus instrumentalidades gubernamentales la cifra de personas hospitalizadas, Miami-Dade ha registrado un total de 1,538 – un incremento de 600 en 21 días, consigna el periódico.

Este sábado el estado topó los 11,458 casos confirmados de COVID-19, por lo que rozó por unas pocas decenas la mayor cantidad de casos positivos registrada en un día que fue de 11,571 en Nueva York en abril pasado.

Frente a la inacción tanto del gobernador Ron DeSantis, como del presidente de Estados Unidos, Donald J. Trump, la congresista, Debbie Mucarsell-Powell exigió a los dos que pararan de desmotivar el uso de mascarillas y ofrecer mensajes contradictorios a los ciudadanos. Igual pidió DeSantis que el uso de mascarillas fuese obligatorio.

La congresista puntualizó en su cuenta de Twitter que “Florida ha roto todos los récords”. “El gobernador ha fallado en proteger la vida de los floridanos”.