Tag: ESCÁNDALO EN CAPITOLIO

Detienen a un funcionario de la Administración Trump por conexiones con el asalto al Capitolio

Un funcionario del Departamento de Estado durante la Administración de Donald Trump fue detenido el jueves en relación con el asalto al Capitolio llevado a cabo por partidarios del expresidente, según un portavoz del FBI y documentos.

Federico Klein fue arrestado por el FBI en Virginia. Sin embargo, la agencia federal no dio detalles sobre los cargos que se le imputan ni el caso en el que está involucrado. Además, los documentos judiciales relacionados con este asunto hasta el momento han resultado inaccesibles. 

La noticia fue adelantada por la organización periodística Politico. 

Registros gubernamentales muestran que Klein trabajó en la campaña de Trump en 2016 y fue contratado en el Departamento de Estado en enero de 2017, al comienzo de la Administración del magnate neoyorquino. 

Al menos hasta 2020, Klein se desempeñó como asistente especial en la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental.

Un portavoz del FBI remitió para más comentarios a la Fiscalía del Distrito de Columbia. Una solicitud de comentarios enviada a esa oficina por nuestra cadena hermana a NBC News en la noche de este jueves todavía no ha recibido una respuesta. El Departamento de Estado no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Más de 200 personas están acusadas de participar en el asalto del 6 de enero al Capitolio. Los fiscales federales atribuyen a los participantes en el motín una amplia gama de motivos y actitudes, desde la violencia extrema hasta la aparente ignorancia de que lo que estaban haciendo es ilegal.

Algunos han sido acusados ​​de agredir a policías y amenazar con atacar a legisladores, mientras que otros están acusados ​​de un delito de menor gravedad por entrar ilegalmente a un edificio protegido.

Biden: “Trump fue responsable práctica y moralmente de provocar la violencia desatada en el Capitolio”

El presidente Joe Biden emitió una declaración luego de la absolución del expresidente Donald Trump en el juicio político del Senado, afirmando que todos los estadounidenses, especialmente los líderes de la nación, tienen el deber y la responsabilidad de “defender la verdad y derrotar las mentiras”.

El presidente Biden dijo que al hacerlo, “así es como terminamos esta guerra incivil y curamos el alma misma de nuestra nación. Esa es la tarea que tenemos por delante. Y es una tarea que debemos emprender juntos”.

Biden señaló en su declaración que “la violencia y el extremismo no tienen cabida en Estados Unidos”.

Biden comenzó rindiendo homenaje al oficial de policía del Capitolio Brian Sicknick, quien murió después de ser herido durante el asalto, mientras intentaba proteger el Capitolio.

El presidente, que pasa el fin de semana en Camp David, señaló que 57 senadores, incluidos 7 republicanos, votaron a favor de declarar culpable a Trump de incitar a la insurrección del 6 de enero en el Capitolio.

Se necesitaban dos tercios del Senado, o 67 votos, para la condena.

“Si bien la votación final no condujo a una condena, la sustancia del cargo no está en disputa”, dijo Biden. “Incluso aquellos que se oponen a la condena, como el líder de la minoría del Senado McConnell, creen que Donald Trump fue culpable de un ‘descuido vergonzoso del deber’ y ‘responsable práctica y moralmente de provocar’ la violencia desatada en el Capitolio”.

El presidente agregó que está “pensando en los que valientemente hicieron guardia ese día de enero”.

“Estoy pensando en todos aquellos que perdieron la vida, todos aquellos cuyas vidas fueron amenazadas y todos aquellos que todavía hoy viven con el terror que vivieron ese día”, dijo Biden.

Al recordar la insurrección en el Capitolio de Estados Unidos y el papel de Trump en ella, Biden dijo que “este triste capítulo” en la historia de Estados Unidos es un recordatorio de que la democracia es frágil y siempre debe ser defendida. También dijo que la nación “debe estar siempre alerta”.

Una líder de la toma al Capitolio declara que obedecía instrucciones de Trump

Una líder del grupo paramilitar Oath Keepers, que planeó y participó junto a otros en el asalto al Capitolio de EE.UU., creía que obedecía instrucciones del entonces presidente Donald Trump, según unos documentos del Departamento de Justicia difundidos por medios locales.

“A medida que se acercaba la inauguración, (JessicaWatkins indicó que estaba esperando instrucciones del presidente Trump, indicaron los fiscales en un documento citado por la cadena CNN.

La organización Southern Poverty Law Center (SPLC), describe a Oath Keepers (Guardianes del Juramento) como “uno de los grupos radicales antigubernamentales más grandes de Estados Unidos en la actualidad”, integrado por “decenas de miles de funcionarios policiales y veteranos militares”.

Para la cadena estadounidense CNN, este es “el lenguaje más directo hasta ahora de los fiscales federales que vinculan los pedidos de apoyo de Trump” con la insurrección, aunque al menos otros cuatro detenidos han declarado que obedecían al expresidente.

“Su preocupación por actuar sin su respaldo quedó patente en un texto del 9 de noviembre de 2020 en el que afirmaba: ‘Me preocupa que esto sea una elaborada trampa. A menos que el propio POTUS (presidente de Estados Unidos) nos active, no es legítimo. El POTUS también tiene derecho a activar unidades. Si Trump me pide que vaya, lo haré. Si no, no puedo confiar en él”, indicó el documento.

Y agregó que Watkins “había percibido su señal deseada a finales de diciembre”.

CNN indicó que los fiscales del Departamento de Justicia abogan por mantener a Watkins, quien fue detenida hace varias semanas, en la cárcel a la espera del juicio.

La mujer es acusada de conspiración y otros cargos relacionados con el asalto violento contra el Capitolio, ocurrido el pasado 6 de enero mientras ambas cámaras del Congreso sesionaban de forma conjunta para certificar el triunfo en las elecciones de noviembre pasado del actual presidente, Joe Biden.

La sesión, que era encabezada por el entonces vicepresidente, Mike Pence, fue interrumpida abruptamente por decenas de seguidores de Trump, en hechos que causaron cinco muertos, entre ellos un policía del Capitolio, y han sido motivo para que la Cámara de Representantes haya activado un juicio político contra Trump que hoy llegó a su tercera jornada en el Senado.

Los seguidores de Trump que asaltaron el Capitolio incluyeron una mezcla de distintos grupos radicalizados, entre ellos el movimiento de ultraderecha Proud Boys y dos milicias de la misma tendencia, Oath Keepers y Three Percenters.

Dempocratas alertan que si Trump es absuelto podría volver a violencia

Los legisladores demócratas que hacen de “fiscales” en el juicio político al expresidente de Estados Unidos Donald Trump buscaron demostrar este jueves, el tercer día del proceso, que si es absuelto podría volver a causar violencia o servir de inspiración a otros funcionarios o gobernantes en el futuro.

Con este fin, los “fiscales” hicieron hincapié en la falta de remordimientos mostrada por Trump ante el asalto al Capitolio del pasado 6 de enero para solicitar su inhabilitación para ejercer cargos públicos en el futuro.

Trump “difundió mentiras para incitar al ataque violento contra el Capitolio, nuestras fuerzas de seguridad y todos nosotros, y luego mintió de nuevo a su base para decirles que estaba todo bien, que todo esto era aceptable”, dijo uno de los “fiscales”, Ted Lieu, durante su intervención en el Senado, donde se desarrolla el “impeachment”, como se denomina el juicio político en inglés.

LA “FALTA DE REMORDIMIENTOS” DE TRUMP, CLAVE EN EL “IMPEACHMENT”

“Y es por eso que el presidente Trump es tan peligroso -agregó-, porque haría que todos nosotros, todos los estadounidenses creyeran que cualquier presidente puede venir tras él y hacer exactamente lo mismo”.

Por ello, Lieu consideró que “la falta de remordimientos es un factor importante en el juicio político, porque un juicio político, una condena, una descalificación no es solo sobre el pasado, es sobre el futuro, es asegurarse de que ningún funcionario en el futuro ni ningún presidente hace exactamente lo mismo que el presidente Trump”.

Durante esta jornada los nueve “fiscales” demócratas completarán sus alegatos antes de dar paso a los argumentos de la defensa, que comenzaran mañana, viernes.

La acusación se centró el miércoles en probar, apoyándose en vídeos, que Trump renunció a su papel como comandante en jefe de EE.UU. para convertirse en “el incitador en jefe de una insurrección peligrosa”, mientras que este jueves se enfocó en su presunta ausencia de remordimientos.

Y es que, para los demócratas, dicha falta de remordimientos “muestra sin duda” que Trump ocasionará perjuicios en el futuro si se le permite, con lo que debería ser inhabilitado para ejercer de nuevo cargos públicos.

Trump afronta el cargo de haber incitado a la insurrección por el asalto al Capitolio por parte de una turba de sus seguidores, que irrumpió en su interior cuando las dos cámaras del Congreso celebraban una sesión conjunta para refrendar la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones del noviembre.

Minutos antes de ese asalto, Trump, que en aquel momento aún no había reconocido su derrota electoral, pronunció un discurso desde la Casa Blanca en el que instó a sus partidarios a marchar hacia la sede del Congreso y reiteró sus denuncias sin pruebas de que hubo un fraude en los comicios.

Guardia Nacional permanecerá en Washington hasta marzo ante “amenazas”

Miles de efectivos de la Guardia Nacional movilizados en Washington para la inauguración presidencial permanecerán en la capital federal de Estados Unidos hasta mediados de marzo debido a persistentes amenazas, dijeron el lunes funcionarios del Pentágono.

Sin embargo, no ofrecieron información específica sobre las amenazas, indicando que la información procedía del Buró Federal de Investigaciones (FBI, policía federal).

Hay preocupación en Washington por posibles nuevos actos de violencia tras la asonada del 6 de enero contra el Congreso por parte de partidarios del entonces presidente Donald Trump y antes del juicio político en su contra, que comienza la semana del 8 de febrero.

El secretario interino del Ejército, John Whitley, dijo que habían sido informados sobre los posibles riesgos de “varios” eventos en Washington durante las próximas semanas.

Funcionarios de seguridad expresaron preocupación de que eventuales protestas “sean utilizadas por actores maliciosos o que generen otros problemas”, dijo.

“Estamos posicionando nuestras fuerzas para poder responder a esas amenazas en caso de que surjan”, explicó.

El ataque contra el Capitolio, que dejó cinco muertos y fue calificado de insurrección, llevó al ejército a aumentar de unos pocos cientos a 25.000 el número de efectivos de la Guardia Nacional desplegados en Washington para la toma de posesión del presidente Joe Biden el 20 de enero.

Buena parte del centro de la ciudad fue bloqueado y se instó a los cientos de miles de personas que normalmente asisten a la toma de posesión a permanecer en casa debido al alto nivel de seguridad, además de la pandemia.

Este lunes, había un contingente de unos 13.000 en la capital.

Unos 7.000 uniformados permanecerán hasta fines de enero, y luego el número seguirá bajando lentamente hasta unos 5.000 a mediados de marzo, dijo Whitley.

Consultado sobre las amenazas específicas, Whitley remitió a los periodistas al FBI, que no respondió a los pedidos de comentarios.

Acusan a más de 150 personas por asalto al Capitolio de EEUU

Más de 150 personas fueron acusadas por crímenes federales tras el asalto al Capitolio el 6 de enero de parte de seguidores del expresidente Donald Trump, dijo el departamento de Justicia de Estados Unidos el martes.

Los investigadores abrieron pesquisas a más de 400 personas, dijo Michael Sherwin, fiscal federal interino de Washington. El asalto dejó cinco muertos.

Asistido por copioso material de video y registros en las redes sociales, al igual que gran cantidad de denuncias del público, el departamento de Justicia espera que el número de casos siga en aumento.

“Al tiempo que estamos sentados aquí, ahora, la lista sigue creciendo”, dijo Sherwin.

Aunque los cargos iniciales fueron por crímenes menores como el ingreso ilegal al Capitolio o conducta desordenada, el fiscal interino explicó que su equipo agregó ahora cargos “significativos” de delitos graves para la mayoría de los 150 acusados.

Estos incluyen ataque a agentes de policía y obstaculización de un procedimiento federal, ya que los asaltantes interrumpieron la sesión de ambas cámaras del Congreso en la que se iba a certificar el triunfo electoral del ahora presidente Joe Biden.

Dichos cargos pueden acarrear una condena de entre cinco a 20 años de prisión.

Y las autoridades federales también investigan a un grupo de personas por una posible conspiración y sedición, que puede resultar hasta en 20 años de cárcel.

Tres personas ya fueron acusadas bajo esos cargos, dijo Sherwin.

Este aspecto es significativo agregó, “porque demuestra que grupos de milicianos estuvieron involucrados en el planeamiento y posterior ingreso a la fuerza al Capitolio”.

Steven D’Antuono, el agente del FBI a cargo de la investigación, dijo que todavía buscan a la persona o personas que colocaron dos artefactos explosivos -que no estallaron- cerca del Capitolio ese día. 

El FBI ofrece una recompensa de 75.000 dólares por cualquier información.

D’Antuono dijo que el asalto del 6 de enero es uno de los casos más grandes que ha investigado el FBI, y que han recibido más de 200.000 pistas por parte del público.

“Este caso es desafiante, complejo, y es grande”, agregó.

Trump por su parte enfrentará desde el 9 de febrero un juicio político en el Senado, acusado por la Cámara de Representantes de incitación a la insurrección por presuntamente impulsar a sus seguidores a atacar la sede legislativa.

La Casa Blanca le da la espalda a los que tomaron el Capitolio

La portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, afirmó este jueves que “aquellos que asediaron violentamente” el Capitolio de EU son lo “opuesto” a todo lo que “defiende” la Administración de Donald Trump.

“Aquellos que asediaron violentamente nuestro Capitolio son lo opuesto a todo lo que esta Administración defiende”, dijo McEnany en una breve declaración a la prensa.

“La violencia que vimos ayer en el Capitolio de nuestra nación fue terrible, reprobable y contraria a la manera estadounidense. La condenamos, el presidente y esta Administración, en los términos más enérgicos posibles”, indicó McEnanny.

El miércoles cientos de seguidores del Presidente saliente de EU, Donald Trump, irrumpieron en el Capitolio durante una sesión conjunta de ambas cámaras, cuando iban a contar los votos del Colegio Electoral y ratificar la victoria del demócrata Joe Biden en los comicios presidenciales del 3 de noviembre. Estos actos violentos se cobraron la vida de cuatro personas.

Fallece la mujer herida de bala en el asalto al Capitolio de EE.UU.

 Una mujer que fue herida de bala este miércoles durante el asalto de manifestantes pro Donald Trump al Capitolio ha fallecido, según indicaron fuentes policiales a varios medios estadounidenses.

La mujer fue trasladada de emergencia con una fuerte hemorragia desde el interior de la sede legislativa durante el asalto de centenares de manifestantes por la fuerza y que se prolongó durante varias horas de tensión.

Según estas fuentes, un miembro de las fuerzas de seguridad disparó contra la mujer dentro del Capitolio durante el caos durante la toma de las instalaciones por una multitud.

El asalto se produjo poco después de que las dos cámaras convinieran para certificar los votos del Colegio Electoral que han dado como ganador de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre al demócrata Joe Biden sobre Donald Trump.

Los miembros de seguridad y policiales del Capitolio desenfundaron armas en el interior de la sede del Legislativo mientras los legisladores y el propio vicepresidente, Mike Pence, que iba a presidir las sesiones de este miércoles, eran evacuados de emergencia.

Varios miembros de las fuerzas de seguridad apuntaron con sus armas a manifestantes desde el interior del pleno de la Cámara de Representantes, una escena inédita en la historia reciente de Estados Unidos.

Finalmente, los agentes sobrepasados dejaron que los manifestantes camparan a sus anchas durante varias horas por el edificio del Capitolio, llegando a ocupar las oficinas de los legisladores o llevarse parte de los símbolos de la sede más importante del gobierno estadounidense.

Trump pidió en un video publicado en las redes sociales que los manifestantes regresaran a casa “en paz”, pero reiteró las acusaciones de fraude, sin fundamento, que han llevado a miles de personas a ocupar Washington.

Durante la mañana, el presidente arengó a sus seguidores y volvió a asegurar que le han robado la victoria electoral ilegalmente.

Trump ha animado a oponerse a la victoria electoral de Biden de todas las maneras posibles, incluso presionando al vicepresidente a rechazar el resultado, verificado por todos los estados de la Unión, para oponerse por primera vez en la historia del país a la certificación electoral.

Alcaldesa de Washington decreta toque de queda

El Capitolio de Estados Unidos es nuevamente seguro, después de que fueron expulsado del recinto todos los partidarios del presidente Donald Trump que violaron uno de los edificios más emblemáticos del país, y llevaron el caos a la capital de la nación, después que Trump instó a sus partidarios a luchar contra el recuento ceremonial de los votos electorales en el Congreso, que confirmará la victoria del presidente electo Joe Biden.

La alcaldesa de Washington DC Muriel Browser dijo en una conferencia pública sobre la seguridad de la ciudad que el toque de queda será impuesto con rigor en el Distrito de Columbia y quienes no lo respeten serán detenidos.

La capital de Estados Unidos entrará en toque de queda a las 6 p.m. (ET), anunció la alcaldesa.

Durante el toque de queda nadie estará autorizado a estar en las calles, excepto las fuerzas del orden y los representantes de medios acreditados.

La alcaldesa se refirió al asalto realizado el miércoles al Capitolio de Estados Unidos como una conducta ilegal y urgió a los residentes a estar alertas y avisar a las autoridades de cualquier acto sospechoso. Pero sobre todo, a mantener la calma.

“Como ustedes han visto en los videos trasmitidos, la conducta que hemos presenciado hoy en el edificio del Capitolio es ilegal, es peligrosa, es lamentable y antipatriótica. Pero sobre todo, es ilegal, cualquiera que realice estas actividades, no será tolerado y debe ser sujeto a la ley”, advirtió Browser.

“Hemos visto hoy un amotinamiento ilegal que no será tolerado”, advirtió en la conferencia el Jefe del Dpto. de la Policía Metropolitana Robert Contee.

Al menos 13 personas fueron arrestadas en el asalto al Capitolio por alborotadores pro-Trump, dijo el miércoles el jefe del Departamento de Policía Metropolitana, Robert Contee.

Las autoridades reportaron la muerte de una mujer que resultó herida de bala en las afueras del Capitolio.