FAMILIA BIDEN

Murió Champ, uno de los perros del presidente Joe Biden

Ayer sábado, el presidente Joe Biden anunció la muerte de Champ, perro de la familia, luego de 13 años con la familia.

“Nuestros corazones están apesadumbrados hoy porque les dejamos saber que nuestro amado pastor alemán, Champ, falleció pacíficamente en casa. Fue nuestro compañero constante y querido durante los últimos 13 años y fue adorado por toda la familia Biden”, manifestó en un comunicado el mandatario.

Biden manifestó que “incluso cuando la fuerza de Champ disminuyó en sus últimos meses, cuando entramos en una habitación, inmediatamente se levantaba, su cola siempre meneaba, y nos acariciaba con la nariz para rascar su oreja o darle un masaje en la barriga. Dondequiera que estuviéramos, él quería estar, y todo mejoró instantáneamente cuando estaba a nuestro lado”.

El presidente Biden y la primera dama Jill tienen otro pastor alemán, Major, el cual llegó a la familia en el año 2018.

“En nuestros momentos más alegres y en nuestros días más afligidos, él estaba allí con nosotros, sensible a cada uno de nuestros sentimientos y emociones no expresados. Amamos a nuestro dulce y buen chico y siempre lo extrañaremos”, cerró el comunicado del mandatario.

Hijo de Biden dice estar “seguro” que será absuelto en investigación sobre fraude fiscal

Hunter Biden, el hijo del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, aseguró estar cooperando y que se siente “100 por ciento seguro” de que será absuelto en una investigación por temas fiscales que abrió en su contra la oficina del fiscal federal del estado de Delaware.

“Estoy cooperando completamente y estoy absolutamente seguro, 100 por ciento seguro, de que al final de la investigación, se me absolverá de cualquier delito”, afirmó el segundo de los hijos del gobernante estadounidense en una entrevista transmitida este domingo por la cadena CBS News.

Aunque se abstuvo de revelar más detalles, Hunter insistió en que está seguro de su absolución. “Y lo único que puedo hacer es cooperar, y confiar en el proceso”, agregó.

El pasado 9 de diciembre, Hunter Biden, quien es un abogado graduado de la universidad de Yale, reveló en un comunicado que un día antes había sido informado de que la oficina del fiscal federal de Delaware estaba investigando sus asuntos fiscales.

La cadena CNN indicó entonces que la investigación empezó en 2018 y que tiene que ver con los negocios del hijo de Biden en China.

Durante la entrevista de este domingo, difundida dos días antes de que se publique su biografía, titulada “Beautiful Things” (“Cosas preciosas”), Hunter volvió a hablar de su lucha con las drogas y el alcohol, especialmente después de que su hermano mayor, Beau, muriera de cáncer cerebral en 2015. 

“Pasé más tiempo de manos y rodillas buscando en las alfombras, fumando cualquier cosa que se pareciera remotamente al crack. Probablemente fumé más queso parmesano que nadie que conozcas, estoy seguro”, confesó Hunter, quien admitió que una vez estuvo “13 días sin dormir, y fumando crack y bebiendo vodka exclusivamente durante todo ese tiempo”.

En ese entonces, recordó, intervino su padre. “Vino a mi apartamento una vez”, relató Hunter, al apuntar que para entonces Joe Biden “estaba en el cargo de vicepresidente” de Barack Obama (2009-2017).

“Se deshizo de su Servicio Secreto, se las ingenió para llegar a la casa. Y yo le dije: ‘¿Qué haces aquí?’ Él dijo: ‘Cariño, ¿qué haces?’. Le dije: “Papá, estoy bien”. Me dijo: ‘No estás bien'”.

El hijo de Biden, quien fue uno de los blancos políticos favoritos del expresidente Donald Trump y su entorno en los últimos años, indicó que habla con su padre todas las noches.

“Hablamos al menos cada noche”, sostuvo y destacó que el actual gobernante no sólo se comunica con él sino con cada una de sus nietas y su hija todos los días

“Él siempre ha hecho eso. Quiero decir siempre. Ha hablado con cada uno de nosotros. Pero te diré por qué: porque ha perdido. Porque él, como yo, sabe lo que es no poder coger el teléfono y hablar con tu hijo”, sostuvo.

Los negocios de Hunter Biden pueden complicar la aspiración del aspirante demócrata

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no se anda con vueltas: para el mandatario republicano, rezagado en las encuestas a dos semanas de las elecciones, la familia de su rival demócrata Joe Biden «es una empresa criminal».

Estas acusaciones, que Biden ignora sin querer hacerse eco, se han convertido en el nuevo grito de guerra de los partidarios de Trump.

«¡Enciérralo!», corearon el domingo durante un mitin en alusión al hijo de Biden, Hunter, recordando el «¡Enciérrenla!» que clamaban en 2016 contra la aspirante demócrata a la Casa Blanca Hillary Clinton.

El «caso Hunter Biden» probablemente aparezca en el debate entre los dos contendientes por la Casa Blanca el jueves.

– El corazón de la trama –

El presidente republicano busca llamar la atención sobre los negocios de Hunter Biden en Ucrania y China, cuando su padre, Joe, era vicepresidente de Barack Obama (2009-2017). Según Trump, Joe Biden hizo destituir a un fiscal ucraniano para evitar que la empresa ucraniana de gas Burisma fuera procesada por corrupción, porque su hijo Hunter formaba parte de la junta directiva del grupo.

El candidato demócrata ha asegurado en repetidas ocasiones que no habló de sus actividades en Ucrania con su hijo. En cuanto al fiscal despedido, Biden había pedido su salida, pero el FMI y la Unión Europea también por sus malos resultados contra la corrupción.

– Episodios anteriores –

Hace un año, los esfuerzos de Trump para poner el foco en Hunter Biden se volvieron en su contra cuando un informante dio a conocer una llamada telefónica en la que el presidente estadounidense parecía pedirle a su homólogo ucraniano que abriera una investigación sobre el hijo de Joe Biden a cambio de la entrega de significativa ayuda militar.

Los demócratas acusaron a Trump de abuso de poder y lo sometieron a un juicio político en una votación histórica en el Congreso. Los senadores republicanos absolvieron rápidamente al mandatario, y el proceso enterró el «caso Hunter Biden» durante varios meses.

En septiembre, senadores republicanos volvieron a la carga. Según su reporte, Joe Biden no hizo nada para impedir que su hijo aprovechara su nombre, pero no hay indicios de que haya influido en la política exterior de Estados Unidos para ayudar a su hijo.

– El rebote –

El miércoles pasado, el periódico conservador New York Post publicó un artículo en el que afirma haber obtenido una copia del disco duro de una computadora que Hunter Biden supuestamente dejó en una tienda de reparación en Delaware y nunca fue a buscar. Según los informes, el propietario de la tienda entregó la computadora al FBI en diciembre de 2019 después de copiar su contenido.

Sus mensajes y fotos llegaron al periódico a través del abogado personal del presidente, Rudy Giuliani. Uno de los correos electrónicos recuperados, fechado en abril de 2015, es atribuido a Vadim Pojarskii, miembro de la directiva del grupo Burisma. «Estimado Hunter, gracias por su invitación a Washington y la oportunidad de conocer a su padre», decía el mensaje, según se reveló.

– La respuesta demócrata –

Un portavoz de Joe Biden aseguró de inmediato que los archivos de su agenda oficial no contenían registro de una reunión con Pojarskii.

El candidato demócrata no quiso ir más lejos. «Es sólo otra campaña de desprestigio», se limitó a decir.

– La polémica en torno a las redes sociales –

Facebook y Twitter bloquearon la difusión del artículo del New York Post el miércoles, en parte porque su contenido fue obtenido por piratería.

Acusado de «censura», el jefe de Twitter, Jack Dorsey, admitió que la comunicación de la red social en relación con ese artículo «no fue muy buena».

A pesar de este mea culpa, los senadores republicanos anunciaron que citarán a Dorsey a una audiencia para que dé explicaciones sobre el tema.

– ¿Interferencia de Rusia? –

El equipo de Joe Biden ha insinuado que puede ser objeto de una campaña de desinformación rusa.

El lunes por la mañana, el director de inteligencia nacional de Estados Unidos, John Ratcliffe, cercano a Trump, rechazó las acusaciones.

«La comunidad de inteligencia no lo cree porque no hay nada que apoye» ninguna interferencia rusa en la campaña, dijo en Fox News.

– ¿Y el FBI?  – 

Legisladores republicanos exigen saber si el FBI tenía la computadora mencionada en el artículo del New York Post cuando tuvo lugar el juicio político del presidente.

«¿Tenemos dos sistemas de justicia, uno para los demócratas y otro para los republicanos?», se preguntó el senador Ron Johnson, reiterando la usual afirmación del presidente que, desde su elección, es víctima de persecución política.