Tag: fontera

México y EEUU acuerdan “ordenar” la migración ante las crecientes presiones

México y Estados Unidos acordaron ayer martes buscar una “migración ordenada, segura y regular” en medio de un creciente flujo de centroamericanos, presiones políticas en Washington y el reclamo mexicano por la vacuna de la covid-19.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, y Roberta Jacobson, coordinadora de la Frontera Sur de la Casa Blanca, encabezaron una reunión privada en Ciudad de México para abordar el tránsito migratorio desde Centroamérica, en particular de menores de edad no acompañados.

La delegación especial de Estados Unidos incluyó al encargado de Latinoamérica y el Caribe del Consejo de Seguridad Nacional (NSC, en inglés), Juan Gonzalez, y al enviado especial para el Triángulo Norte de Centroamérica, Ricardo Zuñiga.

Del lado mexicano también participaron Roberto Velasco, director general para América del Norte de la cancillería, y Laura Elena Carrillo, directora ejecutiva de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Amexcid).

También estuvo de forma virtual la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la mexicana Alicia Bárcena.

“Los participantes de ambos Gobiernos y de la Cepal coincidieron en fortalecer la cooperación para estimular la economía regional de una manera más equitativa y, así, disminuir los flujos migratorios desde América Central”, aseguró la cancillería mexicana.

En un vídeo posterior, el canciller Ebrard reconoció que no se ha llegado a “un punto definitivo”, pero que el objetivo era “intercambiar puntos” de vista y que Estados Unidos se integre al plan de desarrollo para Centroamérica para combatir las causas de la migración irregular.

“En esencia es cómo podemos ponernos de acuerdo para que en algo que coincidimos los dos países podamos emprender acciones efectivas en el corto plazo y en el mediano plazo”, sintetizó.

OLA MIGRATORIA

Aunque el pronunciamiento público de México no mencionó detenciones, el Instituto Nacional de Migración (INM) anunció el martes “un frente común” en la frontera sur del país, que incluye a las Fuerzas Armadas y a la Guardia Nacional.

El INM reportó la detención de 31.492 “personas irregulares” en lo que va del año, un aumento de cerca del 18 % comparado con el mismo periodo de 2020.

En Estados Unidos la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) detuvo a 100.441 indocumentados en febrero, frente a 78.442 de enero, una tendencia al alza aunque aún no alcanza a mayo de 2019, cuando la CBP aprehendió a 132.856 personas y el entonces presidente de EE.UU., Donald Trump, amenazó a México con la imposición de aranceles.

“Estamos aplicando la ley de una migración controlada, segura y de contención, porque adultos están usando a los niños como pasaporte de migrantes para transitar en nuestro país hacia los Estados Unidos”, aseguró Francisco Garduño, titular del INM.

Las Fuerzas Armadas de México han señalado el despliegue de 8.715 miembros y 340 puntos de revisión en los que se “rescataron” a 12.905 migrantes entre febrero y marzo, una cifra menor a los cerca de 25.500 agentes desplegados tras las presiones de Trump en 2019.

“Lo que nosotros debemos atacar son a esas redes que convocan caravanas”, expuso Garduño.

ENTRE PRESIONES Y VACUNAS

La visita de Jacobson, quien fue embajadora de Estados Unidos en México de 2016 a 2018, ocurre mientras el presidente Joe Biden afronta presiones políticas por la situación en la frontera.

Tras la reunión bilateral del 1 de marzo con el mandatario de México, Andrés Manuel López Obrador, trascendió que Biden pidió ayuda para controlar el flujo migratorio, mientras que el presidente mexicano solicitó acceso a las vacunas producidas en Estados Unidos.

En su conferencia matutina, López Obrador descartó este martes que México incremente el control migratorio a cambio del préstamo de 2,7 millones de vacunas de AstraZeneca que recibirá de Estados Unidos esta semana.

“No aceptamos nosotros visitas de supervisión. No somos colonia, no somos protectorado, México es un país independiente, soberano, libre”, respondió.

El Gobierno de México también ha levantado sospechas por cerrar por primera vez en toda la pandemia la frontera sur desde la semana pasada con el argumento de evitar contagios.

El canciller Ebrard justificó el cierre al señalar que Campeche y Chiapas, estados fronterizos del sureste, están en color verde del semáforo de riesgo epidémico, por lo que deben contener la pandemia para que regresen a clases presenciales.

Aun así, admitió que plantearía a Jacobson la necesidad de un plan compartido de vacunación en la frontera norte de México.

“Es uno de los temas que queremos tratar. No solo ese, sino cuál va a ser la evolución en los próximos meses, porque ya llevamos un año de restricciones en el caso de la frontera norte, cuál va a ser la estrategia que se piensa seguir”, reconoció.

La delegación especial de Estados Unidos incluyó al encargado de Latinoamérica y el Caribe del Consejo de Seguridad Nacional (NSC, en inglés), Juan Gonzalez, y al enviado especial para el Triángulo Norte de Centroamérica, Ricardo Zuñiga.

Del lado mexicano también participaron Roberto Velasco, director general para América del Norte de la cancillería, y Laura Elena Carrillo, directora ejecutiva de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Amexcid).

También estuvo de forma virtual la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la mexicana Alicia Bárcena.

“Los participantes de ambos Gobiernos y de la Cepal coincidieron en fortalecer la cooperación para estimular la economía regional de una manera más equitativa y, así, disminuir los flujos migratorios desde América Central”, aseguró la cancillería mexicana.

En un vídeo posterior, el canciller Ebrard reconoció que no se ha llegado a “un punto definitivo”, pero que el objetivo era “intercambiar puntos” de vista y que Estados Unidos se integre al plan de desarrollo para Centroamérica para combatir las causas de la migración irregular.

“En esencia es cómo podemos ponernos de acuerdo para que en algo que coincidimos los dos países podamos emprender acciones efectivas en el corto plazo y en el mediano plazo”, sintetizó.

Administración Biden advierte a inmigrantes: “La frontera está cerrada”

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, volvió a enviar el mensaje claro a los inmigrantes que intentan llegar a los Estados Unidos: “La frontera está cerrada”.

Expresó que los adultos y las familias completas son deportadas, pero no los niños no acompañados, a quienes procesará para protección del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS).

“No expulsaremos al desierto mexicano, por ejemplo, a tres niños huérfanos”, dijo Mayorkas en NBC News. “Estamos procesando de manera segura a los niños que llegan a nuestra frontera”.

Luego pidió a los inmgirantes no viajar en este momento a la frontera, en medio de las restricciones por COVID-19 y la inseguridad en el recorrido.

“Instamos encarecidamente, y el mensaje es claro, a que no lo hagan ahora. No puedo exagerar los peligros del viaje que emprenden”, expresó.

Mayorkas relacionó algunos de los problemas actuales con las políticas de la administración del expresidente Donald Trump.

“Desmanteló la forma ordenada, humana y eficiente de permitir que los niños hagan sus reclamos bajo la ley de los Estados Unidos en su propio país”, indicó. “Estamos reconstruyendo esos sistemas ordenados tanto en México, en estrecha colaboración con el Gobierno mexicano, como en los países de Guatemala, Honduras y El Salvador”.

El funcionario, quien es el primer latino e inmigrante en ocupar esa posición, defendió los esfuerzos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) y HHS y el Departamento de Salud y Servicios Humanos, que construyen nuevas instalaciones temporales para los menores, dijo en otra entrevista a CNN.

“Establecimos tres nuevas instalaciones la semana pasada… Estamos trabajando las 24 horas del día, los 7 días de la semana”, afirmó al insistir que ha habido situaciones similares en la frontera. “Hemos lidiado con los aumentos repentinos en el pasado y los hombres y mujeres del Departamento de Seguridad Nacional tendrán éxito”.

Mayorkas, sin embargo, no quiso proporcionar una fecha tentativa de cuando las nuevas instalaciones para niños.

Mark Weber, un portavoz del HHS confirmó a CBS News que esa dependencia tiene alojados a casi 10,500 menores no acompañados en instalaciones de vivienda de emergencia y refugios autorizados por los estados.

Biden no visitará por lo pronto la frontera con México

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, descartó ayer martes visitar “por ahora” la frontera con México, a pesar del aumento de llegadas de menores y familias indocumentadas en las últimas semanas.

No por ahora“, respondió Biden a la pregunta de un periodista de si planea visitar próximamente la frontera con México, en un breve intercambio antes de subir al helicóptero presidencial para viajar a Pensilvania.

Menores indocumentados hacinados en la frontera sur

La Casa Blanca afronta una creciente presión para responder a la situación de los miles de menores indocumentados que se encuentran en centros de detención de las autoridades fronterizas o en albergues del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, en inglés). La Administración Biden ya abrió su primer centro de emergencia para alejar a estos niños y adolescentes.

Según la cadena CBS News, más de 4,200 niños inmigrantes no acompañados permanecían hasta el domingo en instalaciones de detención de corto plazo de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), entre ellas algunas no aptas para albergar menores. Aunque la información oficial apunta a que se trata de 3,000.

Ante esa situación, Biden envió a comienzos de este mes a una amplia delegación de sus asesores a visitar la frontera en el estado de Texas y ha tomado varias medidas, como la de movilizar durante 90 días a la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) para atender a los menores.

“Crisis” o “desafío” en la frontera con México

Sin embargo, la Casa Blanca se ha resistido a describir la situación en la frontera con la palabra “crisis”, que sí utiliza en cambio la oposición republicana, e insiste en cambio en que se trata de un “desafío” y un “gran problema”.

Preguntada este lunes sobre por qué Biden no había anunciado planes de visitar la frontera, su portavoz, Jen Psaki, replicó que el presidente está centrado en “desarrollar soluciones” a la situación migratoria que no necesariamente pasan por desplazarse allí en persona.

Esa postura le ha generado algunas críticas de la oposición, que señala el hecho de que el mandatario sí esté viajando para promocionar el plan de rescate económico recién aprobado, con una visita este martes a Pensilvania y el viernes a Georgia.

El Gobierno de Biden ha insistido en que su predecesor, el expresidente Donald Trump, “desmanteló” el sistema de asilo y que le llevará un tiempo reconstituirlo, mientras intenta lidiar de la mejor forma posible con el número creciente de inmigrantes. Durante el primer mes de mandato del nuevo presidente lo que sí disminuyó drásticamente fue la cifra de migrantes en centros de detención de ICE.

Estados Unidos sí puede revisar los antecedentes de los indocumentados en la frontera

l senador Tom Cotton, republicano por Arkansas, manifestó su oposición a la agenda de inmigración del presidente, Joe Biden, y afirmó que no existe un proceso de selección para los inmigrantes que ingresan a Estados Unidos.

Mientras millones de estadounidenses están sin trabajo, dijo Cotton en una entrevista de Fox News el 1 de febrero, Biden quiere dar “amnistía a 15 millones” de personas que viven ilegalmente en el país, traer a más trabajadores temporales y dar a la gente “con afirmaciones falsas de asilo” una oportunidad de venir a trabajar.

“Y estamos en una pandemia ¡buen trabajo!”, respondió con sarcasmo el presentador de Fox & Friends, Brian Kilmeade.

Cotton también dijo que: “muchos de estos inmigrantes que vienen, no tenemos forma de evaluar sus antecedentes, por razones de salud o de seguridad”. El senador elogió la política de “Permanecer en México” del expresidente Donald Trump para mantener a los solicitantes de asilo en México, “en lugar de ser liberados en nuestro país” en espera de una audiencia.

Durante su campaña presidencial, Biden prometió un camino hacia la ciudadanía para los aproximadamente 11 millones de personas indocumentadas que viven en el país, y se pronunció en contra del programa ‘Quédate en México’, diciendo que permitiría que las personas que buscan asilo permanezcan en los EE. UU. mientras se revisan sus casos. La Administración de Biden dejó de inscribir a personas en el programa, pero no lo revocó.

Le pedimos a la oficina de prensa de Cotton más información sobre su afirmación de que “no hay forma de seleccionar” a los inmigrantes.

“Confiar en el sistema de honor para las verificaciones de antecedentes de seguridad y salud no es un filtro suficiente”, dijo Caroline Tabler, portavoz de Cotton.

Pero los funcionarios estadounidenses no tienen que depender de un “sistema de honor”. La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de EE. UU. tiene herramientas y procesos para evaluar a los inmigrantes detenidos en la frontera por problemas de salud y seguridad, incluso si las personas no son completamente sinceras o no tienen registros médicos o documentación a mano que demuestren que no tienen antecedentes limpios.

Exámenes de salud realizados por funcionarios fronterizos

La CBP le dijo a PolitiFact que realiza inspecciones iniciales para detectar síntomas o factores de riesgo asociados con el COVID-19, y “de conformidad con protocolos de enfermedades infecciosas de larga data”, y refiere a los inmigrantes que podrían tener una enfermedad infecciosa a clínicas u hospitales locales “para una evaluación médica apropiada, diagnóstico, y tratamiento”.

Los procedimientos para el COVID-19 han estado vigentes desde el comienzo de la pandemia, dijo Matthew Dyman, portavoz de la CBP.

A finales de abril, el CBP informó que un hombre indio de 31 años fue la primera persona bajo su custodia en dar positivo por COVID-19.

La oficina de supervisión dentro del Departamento de Seguridad Nacional encuestó al personal de CBP entre el 22 de abril y el 1 de mayo. El 90% de las estaciones de la Patrulla Fronteriza y las oficinas de los puertos de entrada que respondieron a la encuesta dijeron que realizaron evaluaciones de riesgo para determinar si las personas bajo custodia de CBP estaban expuestas al COVID-19.