Ansioso por iniciar la recuperación económica sin arriesgar vidas, el presidente Donald Trump insistió ayer domingo que se “pueden satisfacer ambas”, al levantar algunos estados las restricciones de confinamiento gradualmente mientras protegen a las personas de la pandemia del coronavirus que ha dejado más de 60,000 muertos en Estados Unidos.

El presidente, respondiendo a preguntas de los estadounidenses en un foro virtual desde el Monumento a Lincoln, reconoció los temores válidos en las dos facetas del problema. A algunos les preocupa enfermarse, mientras que otros sufren desempleo.

Pero a pesar de que Trump incrementó su pronóstico de fallecimientos en el país a un total de 80.000 o 90.000 —unos 20.000 más de lo que había dicho hace unas semanas_, dejó entrever la urgencia de reactivar la economía estadounidense, declarando “debemos reabrir nuestro país”.

“Debemos abrirlo nuevamente de manera segura, pero lo más rápido posible”, señaló el mandatario.

Después de más de un mes de estar encerrado en la Casa Blanca, Trump volvió de un fin de semana en la residencia de descanso presidencial de Camp David, en Maryland, para el foro virtual organizado por Fox News Channel.

Del escenario en el que se llevó a cabo, el presidente dijo: “Nunca habíamos tenido un set más hermoso que este”.

Mientras se acumulan las inquietudes sobre su campaña de reelección, Trump mantuvo su incesante optimismo sobre la capacidad del país para recuperarse pronto.

“Todo está saliendo bien”, afirmó. “Es horrible pasar por esto, pero está saliendo bien”.

Muchos expertos de salud pública creen que el país no puede ser abierto en su totalidad de manera segura hasta que se haya desarrollado una vacuna. Trump declaró el domingo que podría haber una hacia finales del año.