Tag: FRACASO COMUNISMO

“Alza la voz por Venezuela”: una actividad en rechazo a las cuestionadas elecciones del 6D

Desde que el Consejo Nacional Electoral (CNE), designado por el Tribunal Supremo de Justicia afín al régimen de Nicolás Maduro, convocó las elecciones parlamentarias para este domingo 6 de diciembre, más de 25 partidos políticos opositores en Venezuela se negaron a participar al considerar dichos comicios como fraudulentos.

Como respuesta a las parlamentarias, la Asamblea Nacional (AN) que encabeza el presidente interino, Juan Guaidó, convocó a la Consulta Popular para que los venezolanos expresen su voluntad.

La ONG Un Mundo Sin Mordaza también se pronunció contra las parlamentarias de este domingo. El organismo insta a los venezolanos a participar en la consulta que se llevará a cabo entre el 7 y 12 de diciembre. Además, promueve una campaña denominada “Alza la voz por Venezuela”.

¿Por qué las parlamentarias son consideradas como ilegítimas? 

Durante una rueda de prensa, Diamanti precisó que las parlamentarias de este domingo son ilegítimas porque el órgano que las convocó, el Consejo Nacional Electoral (CNE), fue designado por el TSJ que, según dijo, carece de validez jurídica.

“El CNE, usurpando funciones de la AN y del TSJ, ha allanado el camino para darle una fachada legal a una votación fraudulenta por medio de la desaplicación de la Ley Orgánica de Procesos Electorales y de la creación de una normativa para los nuevos comicios electorales con el que pretenden robar el voto a más de 15.000.000 venezolanos que se expresaron de manera democrática en la parlamentarias de finales de 2015”, expresó Diamanti.

Añadió que estos comicios, además, modificaron los mecanismos de selección de los representantes indígenas, quitándole el derecho de elegir de manera directa y universal a esa comunidad. Tal y como lo establece la Constitución de Venezuela.

“Usaron el TSJ ilegítimo para escoger los partidos de la oposición que van a participar. Persiguieron a los representantes legales de los mismos y les impusieron unas directivas escogidas”, puntualizó.

Diamanti mencionó que el CNE afín a Maduro diseñó un nuevo sistema de votación que no ha cumplido con los procesos de verificación reglamentarios. A su juicio las elecciones de este domingo no cuentan con la observación internacional independiente. Recordó que las Naciones Unidas y la Unión Europea (UE) rechazaron la invitación hecha por el régimen de Maduro para asistir como observadores internacionales.

Rechazamos este fraude electoral del 6 de diciembre y reiteramos que sus resultados no pueden ser reconocidos. Consideramos que la Asamblea Nacional eegida en 2015 seguirá siendo vigente hasta que se cuente con las debidas condiciones electorales para celebrar unas elecciones libres, justas y verificables que realmente represente la voluntad de todos los venezolanos”, sentenció.

Diamanti detalló que con la campaña “Alza la voz por Venezuela”, activistas en más de 20 ciudades del país, junto con 20 integrantes de otros países, se han pronunciado. No solo para protestar contra las cuestionadas elecciones parlamentarias, sino también para pedirle a los venezolanos que sigan luchando a pesar de la adversidad. 

Señaló que desde el 7 al 12 de diciembre se realizará la Consulta Popular en la que todos deben participar. Reiteró que se debe aprovechar cada oportunidad que se presente para plasmar el rechazo en contra del régimen de Maduro. También para seguir pidiendo apoyo para que un día los venezolanos “puedan recuperar la libertad”. 

Pronunciamiento de venezolanos en el exterior

Betzabeth Jaramillo, politóloga venezolana y responsable de asuntos migratorios de la Fundación Haciendo Panas en Ecuador, mencionó que la preocupación de los venezolanos dentro y fuera del país es qué ocurrirá luego de las elecciones de este domingo. Esto debido a que muchos tienen la expectativa de volver a casa y tener el país que un día tuvieron.

“Los que estamos fuera de Venezuela mantenemos comunicación con nuestros familiares. Sabemos que cada día la situación de la calidad de vida, los servicios y el acceso a garantías mínimas se siguen deteriorando”, indicó.

Señaló que por eso se debe alzar la voz por Venezuela. En ese sentido, detalló que desde Ecuador han realizado diferentes actividades en la ciudades de Quito, Guayaquil e Ibarra. Todas haciendo un llamado a los connacionales a que alcen la voz.

Elecciones parlamentarias en Venezuela: abstención entre 70 y 80%

La presidenta del Colegio Nacional Electoral (CNE) de Venezuela, Indira Alfonzo, ofreció el primer balance de resultados de las parlamentarias y aseguró que el 31% del padrón electoral participó.

Desde la sede del Poder Electoral, Alfonzo señaló que hasta la 1:41 de la mañana del 7 de diciembre, se han transmitido el 82,35% de las actas de votación. La cantidad de votos fue de 5.264.105 a nivel nacional. 

Por su parte, la oposición venezolana consideró que en el proceso electoral convocado por el madurismo carece de legitimidad y que la abstención fue del 82% .

De acuerdo con el economista Francisco Rodríguez, solo uno de cada 5 electores inscritos votó por los candidatos del gobierno, lo que significa que el chavismo redujo en 2 millones de sufragios su resultado en comparación con las cuestionadas presidenciales de 2018.

De manera anticipada los gobiernos de Estados Unidos y Colombia indicaron que no reconocen estos resultados, mientras que el expresidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, quien fungió de observador en el proceso comicial indicó que espera un cambio de posición en la Unión Europea.

La situación internacional del chavismo no parece cambiar demasiado, aunque refuerza su control institucional en el país.

Este es el salario mínimo en Venezuela: 0.92 dólares al mes

Un dólar estadounidense se cotiza actualmente, en el mercado formal venezolano, a 436.140 bolívares. El problema de esto es que el salario mínimo venezolano es de 400.000 bólivares, lo que significa que pensionados y trabajadores que reciben esos ingresos deben vivir todo un mes con 0,92 centavos de dólar. Con el bono de alimentación, que es de otros 400.000 bolívares, el total llega a 1,84 dólares. No alcanza siquiera para un cartón de huevos, que cuesta 2 dólares.

La devaluación de la moneda venezolana alcanza niveles escandalosos, un fenómeno que se suma a la escasez de gasolina en uno de los países con las mayores reservas de petróleo del planeta. Desde que el Gobierno de Nicolás Marudo puso fin a las subvenciones que recibía el combustible, con el salario mínimo ahora alcanza para comprar tres litros de gasolina. Si hubiera gasolina, porque en varias ciudades del país las filas para cargar los automóviles son eternas.

Por eso, este jueves (01.10.2020), el gobierno anunció que, a partir del lunes, la venta de combustible se realizará por número de placa. El ministro de Petróleo, Tareck El Aissami, dijo que se trata de “un método ya conocido por todas y todos los venezolanos”, cuyo propósito es “ordenar el flujo vehicular en las estaciones de servicio”. El próximo lunes podrán repostar los vehículos cuyas patentes finalicen en los números 1 y 2, mientras que el martes lo harán los poseedores de matrículas terminadas en 3 y 4; miércoles 5 y 6, jueves lo harán las terminadas en 7 y 8, y el viernes, en 9 y 0.

Cifras escalofriantes

Las cifras señalan que unos 8 millones de venezolanos, 4 millones de ellos pensionados, reciben el salario mínimo. Esa cifra sube a 10 millones si hablamos de las personas que reciben los bonos que, cada tanto, otorga el Gobierno. Se trata de desembolsos que llegan cada dos meses, aproximadamente, y nunca superan los 5 dólares. Otro grupo de trabajadores, los del Estado y los que se desempeñan en el sector privado, recibe mensualmente salarios que bordean los 30 dólares. Todavía insuficiente para vivir.

De acuerdo con el Centro de Documentación y Análisis Social (Cendas), una familia de cinco personas necesita, solo para comer, 300 salarios mínimos. El Gobierno asegura que los venezolanos están bien alimentados gracias al sistema de entrega de alimentos subsidiados conocido como CLAP (Comité Local de Abastecimiento y Producción), pero este funciona de manera irregular, no cubre a toda la población, solo alcanza para alimentar a una familia durante unos cinco días y no incluye proteínas.

Desde marzo, el bolívar se ha devaluado casi un 83 por ciento frente al dólar, mientras que la inflación de los primeros ocho meses del año llega al 1.097 por ciento, según datos del Parlamento. Se estima que casi la mitad de la población del que fuera un próspero país hoy vive en la pobreza, que el 10 por ciento de los niños sufre desnutrición y que cinco millones de venezolanos han dejado su patria para buscar mejor suerte en otros lugares de la región, o en Europa. Además, la economía está cada vez más dolarizada debido a la devaluación del bolívar.

La devaluación de la moneda venezolana alcanza niveles escandalosos, un fenómeno que se suma a la escasez de gasolina en uno de los países con las mayores reservas de petróleo del planeta. Desde que el Gobierno de Nicolás Marudo puso fin a las subvenciones que recibía el combustible, con el salario mínimo ahora alcanza para comprar tres litros de gasolina. Si hubiera gasolina, porque en varias ciudades del país las filas para cargar los automóviles son eternas.

Por eso, este jueves (01.10.2020), el gobierno anunció que, a partir del lunes, la venta de combustible se realizará por número de placa. El ministro de Petróleo, Tareck El Aissami, dijo que se trata de “un método ya conocido por todas y todos los venezolanos”, cuyo propósito es “ordenar el flujo vehicular en las estaciones de servicio”. El próximo lunes podrán repostar los vehículos cuyas patentes finalicen en los números 1 y 2, mientras que el martes lo harán los poseedores de matrículas terminadas en 3 y 4; miércoles 5 y 6, jueves lo harán las terminadas en 7 y 8, y el viernes, en 9 y 0.

Cifras escalofriantes

Las cifras señalan que unos 8 millones de venezolanos, 4 millones de ellos pensionados, reciben el salario mínimo. Esa cifra sube a 10 millones si hablamos de las personas que reciben los bonos que, cada tanto, otorga el Gobierno. Se trata de desembolsos que llegan cada dos meses, aproximadamente, y nunca superan los 5 dólares. Otro grupo de trabajadores, los del Estado y los que se desempeñan en el sector privado, recibe mensualmente salarios que bordean los 30 dólares. Todavía insuficiente para vivir.

De acuerdo con el Centro de Documentación y Análisis Social (Cendas), una familia de cinco personas necesita, solo para comer, 300 salarios mínimos. El Gobierno asegura que los venezolanos están bien alimentados gracias al sistema de entrega de alimentos subsidiados conocido como CLAP (Comité Local de Abastecimiento y Producción), pero este funciona de manera irregular, no cubre a toda la población, solo alcanza para alimentar a una familia durante unos cinco días y no incluye proteínas.

Desde marzo, el bolívar se ha devaluado casi un 83 por ciento frente al dólar, mientras que la inflación de los primeros ocho meses del año llega al 1.097 por ciento, según datos del Parlamento. Se estima que casi la mitad de la población del que fuera un próspero país hoy vive en la pobreza, que el 10 por ciento de los niños sufre desnutrición y que cinco millones de venezolanos han dejado su patria para buscar mejor suerte en otros lugares de la región, o en Europa. Además, la economía está cada vez más dolarizada debido a la devaluación del bolívar.

Fuentes:  (EFE, AFP, La Nación