ran parte del país se encuentra afectado por una ola de frío que se extiende desde la costa este hasta la costa oeste a lo largo de toda la nación. En Texas, un estado acostumbrado a temperaturas cálidas, la situación provocó el colapso de la energía eléctrica. 

Este 15 de febrero, los servicios meteorológicos estadounidenses advirtieron que al menos 150 millones de personas se verían afectadas por el colapso de las temperaturas producto de vientos árticos. 

“Más de 150 millones de estadounidenses viven en un lugar donde se han implementado avisos de frío severo, avisos de lluvia helada o planes de vigilancia de tormentas de nieve”, dijo el Servicio Meteorológico Nacional (NWS).

Esta situación, caracterizada por la presencia de lluvias heladas, nevadas, fuertes vientos y frío intenso en diversos puntos del país, ha puesto a prueba el suministro de energía en el estado de Texas, acostumbrado a temperaturas más cálidas durante la presente época del año. 

De acuerdo con la agencia de noticias Reuters, las tormentas de hielo destruyeron casi la mitad de la capacidad de generación de energía eólica del estado tras la congelación de las torres de turbinas. 

También se incrementó la demanda de electricidad a niveles récord. Por ello, se han producido cortes de electricidad, no sólo en Texas sino en otras partes del país. Estas interrupciones han afectado a unos tres millones de personas. 

Las ciudades de Dallas, San Antonio, Austin, Houston, Corpus Christi y Brownsville, que cubren casi la mitad del estado de Texas, se encuentran bajo advertencia de tormentas de invierno con condiciones de viaje muy peligrosas. 

En algunas localidades como San Angelo, en Texas, las capas de nieve alcanzan los 20 centímetros, mientras en Brownsville, es la tercera vez que se reporta nieve desde 1898. 

El presidente Joe Biden declaró un estado de emergencia federal para los 254 condados de Texas tras una solicitud del gobernador, Greg Abbott. La medida autoriza a las agencias estadounidenses para coordinar ayuda en caso de desastres debido al clima. 

El temporal provoca accidentes y cancelación de vuelos

La ola de frío ha provocado el congelamiento de las principales vías de comunicación. Diversos accidentes se han presentado en Estados Unidos en los últimos días, algunos mortales, en los que al menos 11 personas han perdido la vida.

El jueves 11 de febrero, unas seis personas murieron, y decenas quedaron heridas, tras un múltiple accidente ocurrido en una de las vías de Dallas. 

Otros tres decesos se produjeron en accidentes aislados en Texas, además de la muerte de una personas en Kentucky y otra en Oklahoma el domingo.

Además de Texas, los estados de Alabama, Oregon, Oklahoma, Kansas, Kentucky y Mississippi también han emitido alertas meteorológicas. En algunas partes del país, se alcanzaron temperaturas bajo cero con máximos históricos. En zonas del estado de Minnesota, el más frío de la nación, se registraron temperaturas de hasta -45ºC. 

Las condiciones climáticas obligaron a la cancelación de más de 760 vuelos en el Aeropuerto Internacional de Dallas-Fort Worth, al tiempo que en el Dallas Love Field quedaron en tierra la mayoría de los casi 200 vuelos de Southwest Airlines, la principal compañía del aeropuerto.

México, también afectado por las bajas temperaturas 

La tormenta invernal dejó al menos 35 paisajes nevados en el norte de México. Una situación que también dejó un saldo de al menos cinco personas muertas, miles de damnificados, causó el bloqueo de las principales carreteras y un apagón que afecta a 4,7 millones de usuarios. 

En Ciudad Juárez, en el estado Chihuahua, se reportó la muerte de un motociclista a causa del congelamiento del pavimento. Adicionalmente, Protección Civil de Nuevo León registró el deceso de tres personas sin hogar y una adulta mayor en la zona metropolitana de Monterrey. 

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) informó que las temperaturas más bajas del país se registraron en el estado de Coahuila, con diez grados bajo cero en los municipios de Allende y Monclova. 

Adicionalmente, la institución había pronosticado un “ambiente gélido sobre el norte y noreste de México”, con bancos de niebla sobre las sierras de la vertiente del golfo de México y caída de aguanieve o nieve en regiones de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, los estados del noreste del país.

Con infirmación de MSN y de Reuters, EFE y AFP