Tag: futuro

¿Qué sigue luego de las disculpas de Cuomo tras acusaciones de acoso sexual?

Lo que debes saber

  • Al menos tres demócratas en la legislatura estatal pidieron al gobernador Andrew Cuomo que renuncie tras darse a conocer nuevas acusaciones de un presunto acoso sexual. Cuomo niega las acusaciones.
  • Dos exasesoras acusan a Cuomo de una presunta conducta inapropiada. Al mismo tiempo, los fiscales federales iniciaron una investigación a la administración de Cuomo sobre el manejo que tuvo con el COVID-19 en hogares de ancianos.
  • La oficina del gobernador cambió de rumbo por segunda vez el domingo, y finalmente pidió a la fiscal general de Nueva York que sea la única responsable de seleccionar un organismo de investigación sobre las denuncias de acoso sexual. Ante esto, la fiscal general del estado, Lititia James, respondió que concedería su solicitud de remisión para investigar las acusaciones de acoso sexual.

NUEVA YORK – ¿Qué sigue? Nueva York espera el próximo movimiento del gobernador Andrew Cuomo el lunes, un día después de que reconoció por primera vez que parte de su comportamiento con las mujeres “puede haber sido insensible o demasiado personal”, y dijo que cooperaría con una investigación de acoso sexual dirigida por la fiscal general del estado.

En un comunicado emitido en medio de crecientes críticas dentro de su propio partido, el demócrata sostuvo que nunca había tocado o propuesto algo a nadie de manera inapropiada. Pero dijo que se había burlado de la gente sobre sus vidas personales en un intento de ser “lúdico“.

“Ahora entiendo que mis interacciones pueden haber sido insensibles o demasiado personales y que algunos de mis comentarios, dada mi posición, hicieron que otros se sintieran de una manera que nunca pretendí. Reconozco que algunas de las cosas que he dicho se han malinterpretado como un coqueteo no deseado. En la medida en que alguien se sintió de esa manera, realmente lo lamento“, dijo.(Lea su declaración completa aquí).

Cuomo, uno de los gobernadores más prominentes de Estados Unidos, enfrenta el desafío más serio de cargo en una década, esto debido a las acusaciones de un presunto acoso sexual al menos dos mujeres que trabajaban para él. Los demócratas en Nueva York y en todo el país cada vez lo apoyan menos.

Su admisión parcial de irregularidades se produjo después de un día de disputas sobre quién debería investigar su comportamiento en el lugar de trabajo.

Al final del día, Cuomo accedió a las demandas de que la fiscal general Letitia James tuviera control de la investigación.

La fiscal James dijo que esperaba recibir una remisión formal que le otorgaría poder de citación judicial a su oficina y le permitiría delegar en una firma de abogados externa para “una investigación rigurosa e independiente”.

“Esta no es una responsabilidad que nos tomamos a la ligera”, dijo James, una demócrata que, en ocasiones, ha sido aliada de Cuomo, pero es elegida de forma independiente y había surgido como una opción de consenso para liderar una investigación.

Los pedidos de una investigación aumentaron después de que una segunda exempleada de la administración de Cuomo hiciera públicas el sábado, en la publicación The New York Times, acusaciones de acoso.

Charlotte Bennett, una asistente de bajo nivel en la administración del gobernador hasta noviembre, dijo a The New York Times que Cuomo presuntamente hizo preguntas sobre su vida sexual, incluso si alguna vez tuvo relaciones sexuales con hombres mayores, e hizo otros comentarios que interpretó como una medida de su interés en una relación sexual.

Su acusación se produjo días después de que otra exasesora, Lindsey Boylan, exasesora de Desarrollo Económico, explicara las acusaciones del supuesto acoso que hizo por primera vez en diciembre. Boylan dijo que Cuomo la sometió a un beso no deseado e hizo comentarios sobre su apariencia.

El gobernador Cuomo, de 63 años, dijo que tenía la intención de ser un mentor de Bennett, que tiene 25. Cuomo negó las acusaciones de Boylan.

Durante varias horas el domingo, James y otros destacados funcionarios del partido rechazaron dos de las propuestas de Cuomo sobre cómo podría proceder una investigación.

Según su primer plan, una juez federal retirada elegida por Cuomo, Barbara Jones, iba a revisar su comportamiento en el lugar de trabajo. En la segunda propuesta, anunciada el domingo por la mañana en un intento de apaciguar a los líderes legislativos, Cuomo pidió a James y a la juez principal de la corte de apelaciones del estado, Janet DiFiore, que designaran conjuntamente a un abogado para investigar y emitir un informe público.

James rechazó ambos planes, exigiendo una remisión formal que le diera autoridad a su oficina para citar documentos y testimonios de testigos.

Muchos de los nombres más importantes de la política de Nueva York se alinearon detrás de James.

La líder de la mayoría en el Senado, Andrea Stewart-Cousins, y el presidente de la Asamblea, Carl Heastie, ambos demócratas, dijeron que querían que la fiscal general se encargara de la investigación. Los líderes republicanos habían pedido durante días a James que lanzara una investigación. El domingo, el líder republicano de la minoría del Senado estatal, Robert Ortt, pidió a Cuomo que renunciara.

¿Qué pasa ahora con Trump y cómo seguirá influyendo en la política de Estados Unidos?

El juicio político de Donald Trump en el Senado de Estados Unidos solo duró cinco días.

Como estaba ampliamente pronosticado, el veredicto final del pasado sábado fue que el expresidente no era culpable de incitar la insurrección en el Capitolio de Estados Unidos en enero.

En la historia de Estados Unidos, solo hubo cuatro juicios de acusación presidencial y este fue, por mucho, el más corto.

Sin embargo, lo que le faltó en duración, lo compensará en consecuencias.

Este proceso sentó un precedente: el de un expresidente a juicio.

Las reputaciones de algunos se redefinieron y se creó un escenario turbulento para futuras batallas políticas.

Aquí ofrecemos un vistazo sobre algunos de los jugadores clave y cómo quedaron parados en este momento de la historia de Estados Unidos.

Donald Trump

Nuevo juicio, mismo resultado.

Una vez más, Trump evitó la condena del Senado porque sus compañeros republicanos, en general, se mantuvieron a su lado.© EPA El Senado de Estados Unidos absolvió a Trump de su segundo juicio político el pasado sábado.

Y aunque la mayoría de los senadores votó por condenarlo (incluidos siete republicanos), la cuenta final de 57 a 43 no llegó a los dos tercios que requiere la Constitución.

Eso, en su nivel más básico, es una victoria para el expresidente. Todavía es elegible para postularse a la presidencia nuevamente en 2024, si así lo desea.

Su apoyo político, según todos los indicios, sigue en gran parte intacto, tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado.

La mayoría de los legisladores republicanos se opusieron al proceso de juicio político. Quienes rompieron filas ya enfrentan feroces críticas y, en algunos casos, reprimendas formales de sus electores republicanos.

En un comunicado de prensa, el expresidente celebró su absolución, condenó a los demócratas y dijo que su movimiento político apenas comienza.

Sin embargo, Trump y su movimiento, no salieron ilesos de este juicio político.

Una de las partes más memorables del caso de la acusación fueron los nuevos videos de los partidarios de Trump, con gorras de Make America Great Again y ondeando banderas de Trump, saqueando el Capitolio.

Esas imágenes estarán asociadas para siempre a la marca Trump.© Getty Images El expresidente celebró su absolución, pero ni él ni su movimiento salieron ilesos de este juicio político.

Cada acto de campaña que celebre a partir de ahora evocará recuerdos de esos incidentes.

Puede que no le cueste entre las bases republicanas, pero es poco probable que los votantes independientes y los moderados lo olviden.

Republicanos en el Congreso

Hace un año, solo un senador republicano, Mitt Romney de Utah, votó a favor de condenar a Trump. Esta vez, se le unieron otros.

Sin embargo no fueron suficientes. Más votos republicanos para condenarlo habrían provocado la ira de los votantes, muchos de los cuales verían este giro contra Trump como una traición.

Pero en estados tradicionalmente republicanos, un desafío de compañero conservador es una preocupación mucho más apremiante que cualquier demócrata que se enfrente a ellos en las próximas elecciones.

Tal vez el que tiene una situación más comprometida es el senador por Kentucky y líder de los republicanos, Mitch McConnellque apoyó la absolución de Trump pero no se guardó las críticas.

“No hay duda de que el presidente Trump es práctica y moralmente responsable de provocar los eventos del día”, afirmó McConnell.

Dijo que su voto de no culpable se debió a que considera que no es constitucional que los expresidentes sean sometidos a juicio político.

Los críticos de McConnell verán eso como una excusa, no como una postura de principios.

El tiempo dirá si sus compañeros republicanos están satisfechos con su voto, o con sus palabras.© Reuters Mitch McConnell apoyó la absolución de Trump pero no se guardó las críticas.

Y en definitiva mucho dependerá de lo que haga Trump a partir de ahora.

¿Se lanzará nuevamente de lleno a la política, recordando a sus partidarios -y a sus críticos- estas batallas de juicio político a medida que se acerca el próximo día de elecciones? ¿O se quedará recluido en sus clubes privados y campo de golf?

Creo que todos sabemos cuál es más probable.

Joe Biden

La estrategia del presidente actual para manejar el juicio político de su antecesor fue mantener la distancia.

No estaba siguiendo de cerca las audiencias, aseguraron desde la Casa Blanca.

Durante el juicio mantuvo una apretada agenda de eventos relacionados con la pandemia del coronavirus.

Cuando Biden hizo un comentario fue solo para referirse a los nuevos videos que se mostraron sobre la violencia del Capitolio, imágenes que se habían reproducido repetidamente en las noticias de televisión.