Tag: GANADOR

El demócrata Ossoff declara victoria en la segunda vuelta de Georgia

En comentarios virtuales el miércoles, Jon Ossoff declaró la victoria en su carrera contra el actual senador republicano David Perdue.

CNN aún no ha proyectado de forma independiente la carrera.

“Es con humildad que agradezco al pueblo de Georgia, por elegirme para servirle en el Senado de Estados Unidos, gracias por la confianza que han depositado en mí”, dijo Ossoff. “Trabajaré en el Senado para apoyar una sólida respuesta de salud pública para que podamos derrotar este virus… y para apresurar el alivio económico directo a las personas que necesitan ayuda, ahora mismo”, dijo.

Ossoff también agradeció a los voluntarios de la campaña y a su familia.

Biden consigue gana en Georgia y Arizona y sigue sumando colegios electorales

El resultado final de las elecciones presidenciales de Estados Unidos celebradas el pasado 3 de noviembre es de 306 votos electorales para el demócrata Joe Biden y 232 para el presidente republicano Donald Trump. Las últimas proyecciones de los grandes medios llegaron entre el jueves por la noche y este viernes a mediodía (hora estadounidense) en los tres Estados que quedaban por adjudicar, donde las diferencias han sido mínimas. Trump es el décimo presidente en la historia en perder la reelección y el primero en este siglo.

Nueve días después de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, este jueves por la noche todos los grandes medios estaban por fin en condiciones de proyectar matemáticamente la victoria de Joe Biden en el Estado de Arizona. El margen es mínimo, un 0,36%, que se traducía en apenas 11.000 votos de diferencia de un total de 3,3 millones. Sin embargo, los modelos matemáticos de NBC, CNN y The New York Times consideraron que la tendencia hace imposible que Donald Trump pueda darle la vuelta al resultado. Associated Press, The Wall Street Journal y Fox News dieron Arizona a Biden la misma noche de las elecciones, pero el estrechísimo margen de votos había evitado el consenso hasta ahora.

El viernes a mediodía, los mismos modelos de proyección daban finalmente la victoria a Biden en Georgia por apenas el 0,3% de los votos y a Trump en Carolina del Norte con un 1,3% de ventaja. Los Estados ya están certificando estos días sus elecciones y acabarán de hacerlo el próximo día 10 de diciembre. La victoria final de Biden deja un mapa en el que los demócratas han dado la vuelta nada menos que a cinco Estados ganados por Trump en 2016: Michigan, Wisconsin, Pensilvania, Georgia y Arizona. Además, Biden ha sacado más de cinco millones de votos más que Trump.

Las aspiraciones de Trump de llevar el resultado a los tribunales, o de convencer a los estadounidenses de que ha sido una elección ajustada que ha caído del lado demócrata debido a malas artes, se alejaron casi definitivamente este viernes ante la vista del mapa definitivo. Biden no solo ha recuperado la llamada muralla azul de los Estados industriales del Medio Oeste, cuya base sindical había sido leal a los demócratas hasta que llegó Trump. Además ha dado la vuelta, aunque sea por la mínima, a dos Estados tradicionalmente republicanos, una victoria que envían señales preocupantes sobre el futuro del partido de Trump.

Joe Biden es el primer demócrata que gana en Arizona desde 1996. Aquel año, Bill Clinton se adjudicó el Estado tradicionalmente republicano, hogar de Barry Goldwater, pero fue porque un tercer candidato dividió el voto republicano. Antes de Clinton, Arizona no votaba por un demócrata desde Harry Truman en 1948. En el caso de Georgia, ese Estado sureño no votaba demócrata desde Clinton en 1992, y básicamente por el mismo fenómeno de división del voto conservador. Antes de eso, Georgia había votado al demócrata Jimmy Carter (1976 y 1980), porque era senador por ese Estado. El sur de Estados Unidos dejó de votar demócrata a partir de los años 60.

La victoria de Biden en Arizona tiene un especial significado. Se trata de un objetivo de los demócratas desde hace una década, cuando a través de organizaciones de inmigrantes y sindicatos comenzaron a registrar y movilizar masivamente a una población mexicoamericana que hasta entonces había vivido marginada de la política. Hoy, el electorado latino alcanza los casi 1,2 millones, el 23% del censo electoral de Arizona, un porcentaje superior a Nevada o Colorado.

Aparte del voto mexicoamericano, Biden ha contado con la ayuda, aún por cuantificar, de un sector republicano que rompió con Trump por sus insultos al senador John McCain, verdadero mito político en Arizona. Desde el verano, se podían ver en Phoenix carteles de “republicanos por Biden”, un fenómeno de rechazo al presidente que no se ha dado tan abiertamente en otros Estados. La propia viuda del senador, Cindy McCain, la matriarca del Partido Republicano de Arizona, apoyó públicamente a Biden, ha hecho campaña por él y es miembro de su equipo de transición. Biden y McCain eran amigos en el Senado.

Arizona era, además, la última joya republicana del Oeste, donde todos los Estados con cierto peso de población han ido cayendo del lado demócrata en una tendencia consistente desde hace 25 años. La población latina, joven y urbana hizo demócrata California en el cambio de siglo, y después el fenómeno se fue repitiendo en Nevada y Colorado. Con Arizona, que no había votado demócrata en este siglo, cae una de las piezas más preciadas de los republicanos en el Oeste. Ni Nevada, ni Colorado, ni California han vuelto atrás después de votar demócrata.

En Georgia, Biden ha conseguido una victoria histórica gracias a años de movilización del voto afroamericano. La principal responsable de organizar a esa comunidad ha sido Stacey Abrams. Tras su intento fallido por ser gobernadora en 2018, Abrams inició el movimiento que ha cimentado una victoria demócrata de la que ambos partidos van a sacar lecciones.

A la victoria de Biden en Arizona se suma además la del astronauta Mark Kelly, que se presentaba al Senado como demócrata y que ganó su escaño por un margen mayor que Biden. Arizona no tenía dos senadores demócratas a la vez desde los años 50. Kelly tomará posesión a finales de noviembre, pues sustituye a la republicana Martha McSally, que no fue electa, sino que fue designada por el gobernador para ocupar el escaño de John McCain. Ahora, lo ocupará un demócrata.

En Georgia, la movilización demócrata ha permitido aspirar a los dos escaños del Senado por ese Estado. Los candidatos demócratas no han ganado, pero han conseguido forzar segundas vueltas que se celebrarán el próximo 5 de enero. Gracias a eso, y a las victorias en Arizona y Colorado, el control republicano del Senado está en el aire.

¿Quién ganó el tenso último debate presidencial?

Fue un debate más civilizado pero no por ello exento de duros ataques.

El aspirante a la reelección presidencial en Estados Unidos, Donald Trump, y su rival por el Partido Demócrata, Joe Biden, vivieron la noche de este jueves un intenso cara a cara en el cual, respetando todas las formalidades, intercambiaron fuertes acusaciones personales.

El encuentro, realizado en la localidad de Nashville (Tennessee), estuvo marcado por las duras acusaciones de Trump contra la familia de Biden por supuesta corrupción y por las de Biden contra el mandatario, al que tachó de racista.

Trump intentó dibujar a Biden como el “típico político”, con constantes referencias a su larga carrera y, en especial, a sus dos periodos como vicepresidente de Barack Obama.

“¿Por qué no lo hiciste en los 8 años? (…) Es todo habladuría, ninguna acción”, le espetó el aspirante republicano en varias ocasiones a Biden, cuando este hablaba de sus propuestas de gobierno.

El político demócrata, por su parte, buscó mostrar a Trump como un mandatario que ha llevado al país a una profunda crisis, pero que no asume sus responsabilidades, que divide a los estadounidenses y que está desconectado de la vida de los ciudadanos comunes.

“Esto no se trata de su familia o de la mía, sino de tu familia”, dijo Biden mirando a la cámara y hablándole directamente a los electores de clase media, con cuyas dificultades intentaba mostrar empatía.

“Yo seré presidente de todos los estados, no de azules o rojos”, subrayó.

Como es usual en él, durante sus intervenciones Trump utilizó numerosas frases con pegada tanto para hablar de sus propuestas pero sin ofrecer detalles.

Así, por ejemplo, dijo que habrá una vacuna contra el coronavirus en pocas semanas pero, al ser repreguntado por la presentadora Kristen Welker, de la cadena NBC, no pudo dar detalles.

También presumió de ser “el presidente que más ha hecho por los afroestadounidenses desde Abraham Lincoln” (el mandatario que abolió la esclavitud) y de ser “la persona menos racista en esta habitación”.

“Este Abraham Lincoln de acá es uno de los presidentes más racistas que hemos tenido en la historia moderna. Le echa gasolina a cada uno de los fuegos racistas”, le respondió sarcásticamente Biden, quien recordó que Trump inició su primera campaña presidencial diciendo que iba a librar a Estados Unidos de los “violadores mexicanos” y que luego, como mandatario, “prohibió (la entrada al país de) los musulmanes porque son musulmanes”.

El encuentro entre ambos candidatos había generado mucha expectativa tras un duro primer cara a cara el 29 de septiembre y de la cancelación del segundo debate, previsto para el pasado 15 de octubre, luego de que Trump fuera diagnosticado de covid-19 y de que los equipos de campaña no lograran ponerse de acuerdo sobre las reglas del mismo.

A 12 días de las elecciones, y en un momento en el que ya millones de estadounidenses han comenzado a ejercer su derecho al voto por correo o de forma anticipada, este debate representaba una oportunidad crucial para que ambos candidatos intentaran no solo hacer llegar su mensaje a la mayor cantidad de votantes potenciales sino marcar una diferencia ante su adversario.

“Creo que el debate fue una estrecha victoria por puntos para el presidente Trump. Él tuvo algunas buenas líneas de ataque y se benefició por las bajas expectativas existentes tras su primer debate”, señaló Paul Danahar, editor en jefe de la BBC en Estados Unidos.

“Pero Trump necesitaba arrasar para detener la campaña de Biden y no lo consiguió”, concluyó.

Encuesta: mayoría de estadounidenses cree que no habrá ganador el día de las elecciones

Un gran porcentaje de estadounidenses cree que el ganador de las elecciones presidenciales no será conocido el próximo 3 de noviembre.

Un sondo de POLITICO/Morning Consult pollencontró que un 66% de los encuestados cree que el ganador no será conocido la noche de los comicios. El estudio es citado por el periodista Juan Meza, de La Opinión.

Los datos indican que los votantes son conscientes de lo disputadas que serán las elecciones en que debe elegir entre el presidente Donald Trump y el demócrata Joe Biden. Los problemas con el conteo de los votos por correo y otras circunstancias relacionadas con la pandemia del coronavirus.

La encuesta dice que un 19% de los encuestados cree que el ganador se conocerá al día siguiente, como ocurrió en 2004, cuando George W. Bush fue reelegido al vencer a John Kerry. Un 26% cree que el vencedor se conocerá entre dos y siete días después de las elecciones. Otro 21% cree que la incertidumbre sobre el ganador será de más de una semana.

El temor de que los resultados tarden en conocerse se debe a que algunos estados no permiten que las papeletas enviadas por correo sean contadas antes del día de elecciones. En tres de esos estados –Pennsylvania, Michigan y Wisconsin– se espera una batalla cerrada entre Trump y Biden. Se espera que más votantes demócratas voten por correo que sus pares republicanos.

Una elección disputada podría terminar con demandas, la cuales llegarían al Tribunal Supremo. Es por eso que los demócratas quieren retrasar la confirmación de Amy Coney Barrett, nominada de Donald Trump, en la principal corte del país. El objetivo es evitar que una corte con mayoría conservadora decida el futuro del ejecutivo.

El sondeó también registró que un 53% está preocupado con el presidente declarando una victoria prematura. La encuesta se hizp entre el 25 y 27 de septiembre con 1,986 personas.

PRIMARIAS EN PUERTO RICO| Pedro Pierluisi será el candidato del PNP

El ex comisionado residente Pedro Pierluisi se proclamó esta noche como el vencedor en las primarias por la candidatura a la gobernación por el Partido Nuevo Progresista (PNP) luego de superar a la gobernadora Wanda Vázquez con el 74% de los votos contabilizados por la Comisión Estatal de Elecciones (CEE).

“Gracias por la voluntad expresada en el día de hoy”, arrancó Pierluisi en una conferencia de prensa desde su comité de campaña en Miramar.

De acuerdo con cifras del organismo electoral, Pierluisi se mantiene en la delantera con el 57.9% de los votos. Mientras que su contrincante, Vázquez, obtuvo un 42.08% de los votos del electorado del PNP.

Durante su alocución, Pierluisi invitó a Vázquez y a sus seguidores a que se unan a su campaña de cara a las elecciones generales el 3 de noviembre. [La gobernadora] va a poder contar conmigo y con todo el pueblo por el resto del término de este cuatrienio”, dijo Pierluisi. “A todos los que por cualquier razón no me dieron su apoyo, sepan que todos y todas tienen mi respeto total y que lo único que les pido es que hagan lo mismo que hice yo; lo único que les pido es que se unan por nuestras causas”, continuó en alusión a los seguidores de la campaña de la primera ejecutiva.

Pierluisi, por su parte, minimizó una baja en la participación electoral del PNP en las primarias —a diferencia del evento electoral primarista de 2016— y aseguró que la merma podría responder a la imperante emergencia salubrista por el COVID-19 y a la reducción poblacional en la isla por los pasados años. En 2016, alrededor de 467 mil electores del PNP acudieron a las primarias, mientras que en 2020 se espera que los números alcancen los 250 mil electores.

Asimismo, no precisó cuándo podría estar reuniéndose con Thomas Rivera Schatz, a quien le tocaría entregarle la presidencia del PNP luego de su victoria primarista.

Sostuvo que, tan pronto lo certifiquen como ganador, estará convocando a dichas reuniones para conocer las finanzas de la colectividad.

Anticipa victoria sobre el Partido Popular Democrático en noviembre

Pierluisi, a su vez, reaccionó al resultado de la contienda primarista del Partido Popular Democrático (PPD) y catalogó como “peligroso y nefasto” una victoria de estos en los próximo comicios.

“Vamos a hacer una campaña efectiva de altura, que sepan que hay una gran diferencia en la manera en que vemos el futuro de Puerto Rico”, dijo Pierluisi.