Tag: GASOLINA

Estiman que subirá en 30% el impuesto a la gasolina en Nueva Jersey para compensar pérdidas por la pandemia

Los conductores pagarán 30% más por el impuesto estatal a la gasolina en Nueva Jersey desde el 1 de octubre, mientras el estado intenta generar suficiente dinero para financiar el Fondo Fiduciario de Transporte.

El impuesto a la gasolina aumentará de 30.9 centavos a 40.2 centavos de dólar por galón; y de 34.9 centavos a 44.2 centavos para el combustible diesel.

Combinado con el impuesto estatal separado, la tasa impositiva total de la gasolina aumentará a 50.7 centavos por galón, y la del diesel subirá a 57.7 centavos por galón.

“Como hemos señalado antes, cualquier cambio en la tasa de impuestos a la gasolina está dictado por varios factores que están fuera del control de la administración”, dijo la Tesorera del Estado, Elizabeth Maher Muoio.

Se requiere que el Fondo Fiduciario de Transporte proporcione $16 mil millones de dólares durante ocho años para respaldar las mejoras de infraestructura en las carreteras y puentes del estado.

La administración del gobernador(D) Phil Murphy resalta que las personas no están conduciendo tanto debido a la recesión económica y el confinamiento causados por la pandemia de COVID-19.

El Departamento del Tesoro de Nueva Jersey señaló que el consumo de gasolina en el estado disminuyó casi 40% y el de diesel más del 16%, de marzo a mayo, reseñó Fox News.

Tras subir precio de la gasolina, régimen venezolano expropia a expendedores privados

La estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) ordenó la entrega en 72 horas de estaciones de servicio en algunas ciudades del país operadas por privados, una medida unilateral que llegó luego que el gobierno autorizó subir el precio de la gasolina y venderla en ciertos sitios en divisas.

La notificación que PDVSA envió por escrito y fue vista por Reuters el sábado, tomó por sorpresa a operadores de las gasolineras que mantuvieron la concesión de estos negocios por décadas, dijeron dos fuentes conocedoras de este proceso.

“En Caracas son una decena (las que han recibido la carta de PDVSA)”, dijo una de las fuentes. El desalojo de las estaciones de servicio, añadió, se produce sin recibir ninguna indemnización.

PDVSA no respondió de inmediato a una solicitud de más información. El documento de notificación indica que la petrolera “podrá rescindir el contrato en forma unilateral y en cualquier momento”.

El cambio de control de las estaciones surge una vez que el gobierno abandonó este mes los fuertes subsidios a la gasolina que por años la hicieron la más barata del mundo, a la par que recibía por primera vez unos 1,53 millones de barriles de combustible iraní como medida para enfrentar las sanciones de Estados Unidos que dificultan sus operaciones en el extranjero.

Fenegas, la asociación que agrupa a las empresarios de las gasolineras, estaría solicitando reuniones con PDVSA y el ministerio de Petróleo para comprender el alcance de las medidas, agregaron las fuentes.

En los últimos días la petrolera estatal también tomó control de otras 17 estaciones de servicio en el central estado Carabobo y notificó de un cambio similar a cuatro operadores de gasolineras en el oriental estado Sucre.

En el país funcionan unas 1.680 estaciones de servicio, la mayoría propiedad de privados y PDVSA es dueña de unas 200 de ellas, que hasta ahora han venido operando compañías privadas con permisos especiales.

No está claro si PDVSA delegará en otros operadores o asumirá control de la venta de gasolina en las estaciones de servicio que reciben la notificación.

Desde inicios de junio los conductores pueden adquirir 120 litros al mes a un precio subsidiado y el resto deben pagarlo a un precio de 0,5 dólares por litro. El Banco Central había ordenado a los bancos vender las divisas que recibieran de esas ventas en las estaciones de servicio en el mercado cambiario. 

window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag(‘js’, new Date()); gtag(‘config’, ‘UA-80000477-2’);

EEUU sanciona a cinco capitanes iraníes que entregaron gasolina a Venezuela

Estados Unidos sancionó ayer miércoles a los capitanes de los cinco barcos que Irán usó recientemente para entregar gasolina a Venezuela, en una nueva medida de presión contra el gobierno de Nicolás Maduro, que Washington considera ilegítimo.

El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, dijo que los capitanes de los petroleros con bandera iraní, que en las últimas semanas entregaron 1,5 millones de barriles de gasolina y componentes petroleros a Venezuela, fueron incluidos en la lista negra OFAC del Tesoro, con lo cual todos sus activos bajo jurisdicción estadounidense quedan bloqueados.

“Los marineros que hacen negocios con Irán y Venezuela enfrentarán las consecuencias de parte de Estados Unidos”, expresó Pompeo, advirtiendo que sus “carreras y perspectivas laborales” se verán perjudicadas.

Los sancionados son los capitanes de los buques Clavel, Ali Danaei Kenarsari; Petunia, Mohsen Gohardehi; Fortune, Alireza Rahnavard; Forest, Reza Vaziri; y Faxon, Hamidreza Yahya Zadeh, dijo el Tesoro en un comunicado.

“Otra prueba del odio de los halcones de (Donald) Trump contra todos los venezolanos”, reaccionó en Twitter el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, asegurando que ese tipo de sanciones afectan a la población en general, “más allá de sus posiciones políticas”.

Las medidas punitivas a los capitanes se inscriben en las sanciones estadounidenses impuestas a los sectores petroleros de Irán y Venezuela, dos países en los que Washington promueve un cambio de régimen.

Teherán envió combustible y derivados a Caracas luego de racionar y aumentar 50% el precio de la gasolina en noviembre pasado, dijo el Tesoro, señalando que la decisión generó una ola de protestas en Irán “brutalmente” reprimidas y que dejaron unos 1.500 muertos, “incluidos mujeres y niños”.

Pompeo atribuyó a negligencia del gobierno de Maduro que Venezuela, el país con las mayores reservas probadas de crudo del mundo, deba importar ahora gasolina iraní.

“Los regímenes deshonestos en Caracas y Teherán están unidos en la represión a su gente, la corrupción, el autoenriquecimiento y la mala gestión de la riqueza de sus pueblos”, señaló, subrayando que “la única solución a los problemas de Venezuela es una transición democrática”.

El gobierno de Trump lidera una campaña internacional para propiciar la salida del poder de Maduro, cuya reelección en 2018 no reconoce por considerarla fraudulenta y a quien acusa de corrupción y graves abusos de los derechos humanos, así como de la debacle económica de la otrora potencia petrolera. 

window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag(‘js’, new Date()); gtag(‘config’, ‘UA-80000477-2’);

¿Qué esconde el envío de gasolina de Irán a Venezuela?

Se espera que la llegada a Venezuela de cinco petroleros iraníes alivie la crisis de gasolina de la nación sudamericana, al tiempo que desafía las sanciones de Estados Unidos contra ambos países.

Los petroleros iraníes comenzaron a llegar a Venezuela la semana pasada bajo la protección de las fuerzas militares venezolanas, y de acuerdo con los informes, el quinto cargamento llegó el domingo 31 de mayo. Según Irán, el envío de combustible es de aproximadamente 1,53 millones de barriles de gasolina y componentes petroquímicos.

El sector petrolero de Venezuela se ha visto gravemente dañado por años de inestabilidad política y económica. Las sanciones estadounidenses impuestas a la compañía petrolera estatal venezolana PDVSA también han paralizado la capacidad de Venezuela de importar ciertos tipos de combustible desde el extranjero, pero el gobierno del presidente Nicolás Maduro ha recurrido a Irán para abastecerse de componentes petroquímicos y combustible.

El sábado, funcionarios venezolanos anunciaron que la gasolina iraní llegó a cientos de estaciones de servicio en todo el país.

“Venezuela tiene derecho a comprar en el mundo lo que quiera comprar”, dijo Maduro en un discurso reciente. “Afortunadamente, Venezuela tiene más amigos de lo que la gente puede imaginar”.

Nuevo esquema de cobro de gasolina en Venezuela no eliminará colas ni el contrabando

Y se pasó la página. Quedó atrás la gasolina sin precio en la antigua potencia energética del continente. Ahora, en Venezuela se debe pagar el combustible y si es en dólares mucho mejor. Lo que costaba unos centavos tiene que equipararse progresivamente a precios internacionales porque el subsidio no puede ser eterno. Así lo entendió la clase política dominante desde hace 20 años y que no supo o no quiso preservar un sistema refinador de primer orden y que en sus mejores momentos, en la década de 1990 producía 600 mil barriles de gasolina por día. 

Las cifras de producción de gasolina en Venezuela 2020 son inciertas. La más optimista señala que son 40 mil los barriles que salen desde el Complejo Refinador Paraguaná (CRP) en el norteño estado Falcón y desde la refinería de El Palito en Carabobo (centro) apenas 20 mil. En ningún caso se cubre la demanda de unos 130 mil barriles que necesita el mercado interno del país en la actualidad.

En la noche del sábado 30 de mayo, Nicolás Maduro anunció los planes de la “nueva normalidad” del país en pleno proceso de desescalamiento de la cuarentena obligatoria. Insistió en que hay que importar y pagar el combustible y propuso un esquema de pagos y cupos de obligatorio cumplimiento. 

Como elemento adicional, se incorpora al esquema el denominado carnet de la patria, mecanismo de control y de monitoreo de las políticas públicas que activa la administración de Maduro.

Los subsidios son nocivos

Analistas de mercado y conocedores del negocio petróleo expresaron sus dudas en relación con el esquema que se inicia este lunes 1° de junio. El economista Víctor Álvarez consideró que el nuevo régimen “es pan para hoy y hambre para mañana”, según lo opinó en su plataforma virtual “Pedagogía económica” a la que El Diario tuvo acceso.

Explicó el economista que el plan de Maduro salta de extremo a extremo: “vender gasolina a 5.000 Bs/Litro equivale a 0,025 $/Litro en un mercado que llegó a pagar 3 $/Litro. Ni tan calvo ni con dos pelucas. Ese precio es pan para hoy y hambre para mañana. Se mantiene el incentivo perverso al contrabando y a la especulación”.

Expresó que “para erradicar contrabando de combustible y garantizar abastecimiento del mercado interno, el precio de la gasolina debe ser el precio de referencia en la frontera equivalente a 0,70 $/Litro. Eso es lo que cuesta en Colombia, Brasil, Trinidad y demás islas del Caribe. A 0,025 $/L se mantendrán largas colas para llenar una o dos veces el tanque hasta que se acabe la gasolina que vino de Irán”.

Advirtió que al no sincerar el precio tampoco se generarán ingresos para repotenciar refinerías, por lo que es cuestión de días para que combustibles vuelvan a escasear.

A 0,70 $/L en todas las estaciones de servicios se recuperan costos (0,45 $/L) y quedan 0,25$/L para recuperar refinerías y para financiar modernización y ampliación del transporte público en los 335 municipios del país.

Álvarez está en desacuerdo con los precios subsidiados y con los cupos a los transportistas. Considera que “lo que hay que subsidiar es transporte público y de carga a través de transferencias monetarias que se cubrirán con ingresos que genere el ajuste, más no seguir subsidiando combustibles a precios viles de 0,025 $/L porque se mantendrá contrabando. En la frontera pagan 0,70 $/L”.

Plantea que si la gasolina se vende a 0,025 $/L, el Estado pierde 0,425 $/L. “Semejante subsidio es insostenible y resta recursos para repotenciar las refinerías y modernizar el transporte público. Para evitar corrupción, los combustibles deben ser importados y comercializados directamente por privados. Al costo de 0,45 $/L se suma un impuesto indirecto de 0,25 $/L con el que se financiará recuperación de las refinerías, la modernización del transporte y los subsidios”.

¿Y qué de las sanciones?

En su alocución del sábado, Maduro reconoció que el monopolio de la importación de la gasolina ya no lo tendrá el Estado, al tiempo que informó que empresas privadas podrán traer y distribuir combustible “Yo espero que el gobierno de Estados Unidos no persiga a estos empresarios”, dijo el dirigente socialista.

Y precisamente el tema sanciones de los Estados Unidos a la administración Maduro es un factor que atenta contra la nueva normalidad propuesta. 

El ingeniero de petróleo y analista de mercado José Miguel Farías comentó en exclusiva para El Diario que “las sanciones lucen como una piedra en el zapato sin lugar a duda. De hecho, el viernes Elliott Abrams que actualmente trabaja para el Consejo en Relaciones Exteriores de Estados Unidos, le exigió a gobiernos y a empresas que no ayuden a Irán a enviar combustible a Venezuela porque sería una transacción muy peligrosa. Incluso los puertos, compañías navieras y aseguradoras que participen en esto, podrían enfrentar severas sanciones”.

Dijo que el mismo nivel de restricciones a nivel de sanciones pueden ser aplicadas a todos aquellos que se involucren en esto. Pero que se debe esperar para ver cómo se desarrollará este aspecto.

Considera el analista que el de las sanciones no es el mayor de los problemas que enfrenta el nuevo esquema de cobro de la gasolina.

“Con un diferencial de al menos 1.900% entre los precios subsidiados y precios internacionales, los incentivos para el arbitraje (tomar ventaja de una diferencia de precio entre dos o más mercados) son muy significativos. Con esta medida se está creando un gran mercado negro de combustibles. Los incentivos están dados para que eso ocurra”, dijo.

Venezuela deja sin combustible a sus ciudadanos en plena crisis del Coronavirus

Por Elizabeth Ostos

Venezuela, la antigua potencia energética del sur de América, con reservas probadas de 303.805.745 millones de barriles del petróleo y 200.325.484 millones de pies cúbicos de gas en su subsuelo, afronta la crisis de suministro de combustible más severa de su historia.

La disminución de las inversiones en el negocio medular de la economía nacional afectó las operaciones en la empresa estatal Petróleos de Venezuela-Pdvsa- , la expulsión de personal y talento por motivos políticos, la corrupción y una gerencia deficiente, son factores que contribuyeron a la merma de la industria energética local.

Así lo han denunciado analistas de mercado independientes quienes señalaron que las sanciones del gobierno de los Estados Unidos al de Maduro han complicado más el trabajo de Pdvsa. Hay poco flujo de caja en la empresa y sus antiguos socios comerciales se han ido.

Esto ha permeado hacia el mercado interno, el cual no cuenta con productos para atender las necesidades de la población. En estos momentos de pandemia e incertidumbre, el gobierno de Maduro ha arreciado el racionamiento de gasolina y gas propano (almacenado en cilindros metálicos) en todo el país.

Por órdenes del líder bolivariano solo hay surtido de gasolina a personal médico, militar y policial. Excepcionalmente hay recarga a particulares en la capital, Caracas. Todo está siendo supervisado y administrado por funcionarios de las Regiones Estratégicas de Defensa Integral (REDI) y las Zonas Operativas de Defensa Integral (ZODI).

Empresarios como Armando Chacín, presidente de la Federación de Ganaderos de Venezuela- Fedenaga- denuncian que si no hay gasolina para los enclaves productores de alimentos “no podremos distribuir mercancía a todo el país. Hay municipios y estados sin una gota de combustible, lo cual agravará el desabastecimiento que ya es crónico en este país”.

Así lo declaró a Infobae vía telefónica desde el fronterizo estado Zulia, un tradicional productor de carnes y lácteos. Denunció que en Apure, Zulia, Táchira y Mérida nadie entra o nadie sale sin permiso de los militares que manejan los Redi y Zodis.

“La excusa es que se está contribuyendo con el aislamiento social para atacar la expansión del Corona virus en el país, al restringir la gasolina. El tema es cómo se puede administrar este racionamiento”, dijo.

Según la encuesta nacional de impacto  Covid-19 que diariamente distribuyen asesores del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, 78,67% del país no recibe gasolina o gas oil (para transporte pesado), 17,26% recibe poco o intermitente el producto y solo el 0.96% tiene suministro.

Otro empresario agroproductor del estado Mérida, Justo Tavares, explicó a Infobae que “para nadie es un secreto que el litro de gasolina que se vende en Venezuela es el más barato y contrabandeado del mundo. Un tanque de 60 litros se llena con menos de un dólar”.

Denuncio que “en este momento, hay una feria de reventa de gasolina y hemos sido testigos que funcionarios militares cobran dos dólares por litro. Hay quien lo paga porque el gobierno le emite el salvoconducto para mover la mercancía pero no garantiza la carga de combustible. No se pierde la comida y lo que cuesta se traslada al precio final de los alimentos. Aquí estamos en plan de supervivencia y es lo que estamos haciendo para poder surtir de lo que producimos a nuestros clientes más fieles”, explicó a este medio digital.

Sin gas propanao

Y no solamente es el combustible líquido. La ausencia de gas propano es notable en el país. Además de las largas filas que se hacen en torno a las estaciones de servicio que suministran gasolina, ya es usual ver en las calles de ciudades y pueblos aglomeraciones de personas en los puntos de distribución de gas.

Para el diputado Elías Matta, “en apenas 15 días de control de la pandemia en el país. Hemos notado que el régimen dejó de surtir gas a las comunidades, no hay excusa para que esto suceda”.

En declaraciones a medios locales, Matta, del partido opositor Un Nuevo Tiempo, aseguró que la crisis energética es estructural “Venezuela tiene las octavas reservas de gas más grandes del mundo y aquí nadie tiene el recurso por negligencia del régimen”.

Dijo que una investigación que lidera detectó que desde principios de 2020 el suministro de materia prima para el llenado de bombonas (cilindros) de gas se redujo en 50%. “Esto es producto de la mala gestión y planificación en la industria. La demanda interna de gas de bombona llegó a niveles de 47 mil barriles diarios para 2017 y la de gas directo fue de 2.444 millones de pies cúbicos, esta cifra está muy por debajo en este 2020, no hay quien trabaje e invierta en Pdvsa”, denunció el parlamentario.

Es momento de privatizar

Un experto en temas energéticos, Antero Alvarado, explicó a Infobae el porqué de este déficit de combustible en Venezuela.

“En el segmento gasolina hay una combinación de factores. Acá se produce algo del producto y lo demás se importa, no hay números fijos de lo que se trae, el gobierno lo evalúa constantemente”, advierte.

En entrevista con Infobae, Alvarado explicó que “Venezuela viene con una disminución muy grande del mercado interno de gasolina en el que se producían 320 mil barriles para el 2012 y años más tras eran 700 mil. Ahora, lo que se necesita no pasa de 160 mil barriles diarios. Las importaciones que ha hecho el gobierno han sido variables, hay meses que se traen 220 mil barriles, otro mes 70 mil. Uno sube, otro baja”.

Sobre el trabajo en las procesadoras locales de combustible, el también director de Gas Energy Latin America, informó que “las refinerías hasta hoy pueden producir un 20% de la demanda nacional y el resto es importada, es un juego que realizan ellos (el gobierno de Maduro), si pueden meter más gasolina nacional lo hacen, pero si necesitan crudo liviano buscaran otras opciones y garantizar que las refinerías estén funcionando”.

En cuanto al costo del producto, Alvarado señaló “la gasolina nacional no tiene precio, (seis bolívares por litro, equivalente a 0,000075 centavos de dólar) eso hace que el consumo sea infinito, y que no exista una cierta moderación por parte de las personas”.

El analista plantea que se privatice el sector productor y distribuidor, “incluso las estaciones de servicio que hoy están abandonadas pueden pasar de manos estatales a empresas que las recuperen y las hagan rentables. Este es el momento de privatizar”.

El gas como recurso

-¿Qué estados de la República reciben menos gas?

– Los estados fronterizos son los que más sufren la ausencia de gas por el tema del contrabando. El gas no tiene precio acá es demasiado barato (0,375 centavos de dólar una bombona de 10 kilos). En Maracaibo, muy cerca de Colombia, se puede tener el mismo volumen de consumo que en Caracas, pero allá hacen cola para obtener el producto y en la capital no. El país requiere 20 mil barriles de propano por día y esto no se está produciendo.

Estimó Alvarado que el 89% de la población cocina con gas propano (bombona) en tanto que 7% tiene gas metano, el cual se mueve por tuberías llega directamente a las casas. “En este momento hay déficit de llenado de bombonas y esto se evidencia en indicadores sociales. En 2019 registraron alrededor de 70 protestas al mes en todo el país por falta de gas”.

-¿Qué medidas puede tomar el gobierno para cubrir el déficit?

-Privatizar para que haya competencia. Pero las empresas deben trabajar en un marco jurídico en donde existan reglas claras y un esquema de precios que permita la operatividad. El costo del producto es un tema por considerar. ¿Quién va a importar para vender a 30.000 bolívares la bombona?

-¿Cuánto debería costar una bombona de gas propano en este momento en Venezuela?

Cerca de ocho dólares, este costo puede aumentar si se van a hacer mejoras en la producción y distribución. El esquema de subsidios e incentivos a los consumidores puede funcionar como se hace en otros países. Hemos sabido que en los andes venezolanos (sur occidente) una bombona de 10 kilos se vende hasta en 15 dólares.

Antero Alvarado señala que “en el oriente del país hay gas metano que se utiliza para surtir a empresas, a un grupo reducido de sectores residenciales y para la generación eléctrica. En Venezuela hay gas, el tema es cómo transportarlo. La solución pasa por masificar el metano, es más económico. Este producto se  puede trasladar vía gasoductos a las regiones del país y empresas privadas podrían hacerlo. Se podría construir una línea directa hacia los estados andinos, por ejemplo”.

Fuente: Infobae.com