Para los republicanos en el Congreso de Estados Unidos, el paquete de estímulo económico aprobado por la delegación demócrata en la Cámara de Representantes, conocido como “Heroes Act”, es una iniciativa de corte socialista que incentiva la figura del “Estado de bienestar” y no promueve la reinserción de estadounidenses al mercado laboral.

Esta es parte de la lógica que se mueve entre los miembros de dicho partido, e incluso, de algunos en el bando demócrata.

Han sido varios los senadores que anticiparon la muerte de la medida una vez llegue a dicho cuerpo legislativo de mayoría republicana.

El líder de los republicanos en ese organismo, Mitch McConnell, fue uno de los primeros en dar su veredicto sobre la convaleciente legislación por entender que es una medida de aspiraciones (políticas).

“Lo que estamos viendo en la Cámara de Nancy (Pelosi) no es algo desarrollado para lidiar con la realidad, pero designado para lidiar con aspiraciones. Este no es tiempo para legislación de aspiración, esto es un tiempo para respuestas prácticas a la pandemia del coronavirus”, dijo el funcionario a principios de esta semana

Pero McConnell no ha sido el único vocero en contra. La lista de los republicanos opositores se ha ido incrementando con los días con legisladores manifestándose sobre la muerte anunciada del proyecto “Health and Economic Recovery Omnibus Emergency Solutions Act” aprobado este viernes en la Cámara.

“Es más como una tarjeta de Navidad liberal con una lista de deseos”, dijo el representante por Oklahoma, Tom Cole, durante un debate sobre la medida ayer. “Esta medida no va para ningún lado, y a ningún sitio rápido”.

Para representantes como el de Indiana, Jim Banks, el plan aprobado en la Cámara se enfoca en rescatar a los “estados azules” o demócratas.

“Los contribuyentes de Indiana no deberían estar en el gancho para rescatar años de mala administración y de despilfarro de gastos en estados como Illinois, nuestro vecino de al lado”, sostuvo el político según citado por News 22.

Otro asunto que incentiva la negativa de los republicanos en darle paso a la legislación son las implicaciones fiscales a largo plazo.

Algunos republicanos como Bill Johnson, de Ohio, consideran que hace falta más tiempo para medir la efectividad de la Ley CARES, aprobada en marzo, antes de embarcarse en otra medida de estímulo.

“Nosotro necesitamos ver cuán efectivo va a hacer eso antes de hacer algo más”, sostuvo Johnson.

Cabe señalar que no solo los republicanos tienen sus reservas con el paquete presentado por sus opositores congresionales.