Tag: HILLARY CLINTON

Hillary Clinton pide a Kamala Harris que se prepare para desaires de los republicanos

La exsecretaria de Estado Hillary Clinton, que fue la candidata presidencial demócrata en las elecciones de 2016 en Estados Unidos, recomendó este jueves a la aspirante del partido a la Vicepresidencia, Kamala Harris, que esté preparada para los “desaires” y los esfuerzos para subestimarla en el debate con el vicepresidente Mike Pence la próxima semana.

“Deberías estar preparada para los desaires, los esfuerzos para subestimarte personalmente a ti, como mujer que estás a punto de ser nuestra próxima vicepresidenta”, afirmó Clinton, que perdió en los comicios de 2016 frente al actual presidente, Donald Trump, para su podcast “You and Me Both”.

“Así que creo que habrá muchas maniobras en el otro lado para tratar de ponerte en una caja”, agregó Clinton.

Durante la conversación, reseñada por medios locales este jueves, ambas demócratas se refirieron a otros debates en los que ha participado Harris, que se postuló a la nominación demócrata para la Presidencia del país, pero que acabó retirándose por falta de fondos en diciembre pasado, tras participar en varios cara a cara con otros candidatos progresistas, entre ellos Joe Biden, ahora candidato a la Presidencia.

“Entonces se trataba sobre todo de hablar de mi postura sobre varios temas en comparación con mis colegas en el escenario”, afirmó Harris.

Esta vez, sin embargo, se requerirá que tenga “cierto nivel de conocimiento y de dominio” no solo del historial de Biden, sino también de Pence y de Trump, además de defender el suyo.

Harris y Pence participarán en su primer cara a cara el próximo miércoles 7 de octubre, en Salt Lake City (Utah), en un encuentro que estará salpicado por la polémica tras el primer debate el martes pasado entre Trump y Biden.

El encuentro entre los dos candidatos a la Presidencia, celebrado en Cleveland (Ohio), estuvo caracterizado por el caos y las constantes interrupciones por parte de Trump al aspirante demócrata, que por su parte llegó a perder los papeles en algún momento e insultó al mandatario, lo que ha creado controversia por el formato.

El choque ha sido tan controvertido que la Comisión de Debates Presidenciales anunció el miércoles que cambiará el formato para favorecer una “discusión ordenada”, algo a lo que se opuso este jueves Trump, quien presumió en Twitter que ganó “a lo grande”, al citar encuestas que no identificó.

Los Clinton acusan a los republicanos de guiarse por sus ansias de poder ante el Supremo

El expresidente de EE.UU. Bill Clinton (1993-2001) y su esposa, la ex secretaria de Estado Hillary Clinton (2009-2013), acusaron este domingo al mandatario Donald Trump y al líder la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, de guiarse por sus ansias de poder a la hora de cubrir la vacante en el Tribunal Supremo.

“Creo que para ambos, tanto para el senador McConnell como para el presidente Trump, su primer valor es el poder, y están intentando llenar la corte con todos los jueces ideológicos que puedan”, dijo Bill Clinton en una entrevista con la cadena de televisión CNN.

El viernes la jueza progresista del Tribunal Supremo Ruth Bader Ginsburg falleció a los 87 años dejando una vacante en esa corte, y Trump ya adelantó este sábado su intención de nombrar a su sustituto la próxima semana y que sería posiblemente una mujer, después de que McConnell prometiera que sometería a voto en el hemiciclo al nominado del mandatario.

Con Ginsburg, el Supremo tenía cinco jueces conservadores y cuatro progresistas, con lo que si Trump logra la confirmación de su nominado apuntalaría aún más el predominio conservador, que podría durar décadas y adoptar decisiones de calado en asuntos como el aborto o la inmigración, fundamentales para su base de votantes.

Bill Clinton afirmó que la decisión de McConnell es “hipócrita” porque bloqueó la nominación para el Supremo del expresidente Barack Obama (2009-2017) cuando quedaban diez meses para las elecciones de 2016, en las que Trump se proclamó vencedor a la entonces candidata demócrata, Hillary Clinton.

“Por supuesto que es someramente hipócrita ¿No? Mitch McConnell no concedió al nominado por el presidente Obama, Merrick Garland, una audiencia (de confirmación en el Senado) diez meses antes de las elecciones presidenciales, y eso significó que estuvimos durante largo tiempo con ocho jueces en la corte”, lamentó Bill Clinton, que nominó a Ginsburg para que se convirtiera en jueza del Supremo en 1993.

Y siguió con su críticas a McConnell: “No sé qué pasó para que dejara de confiar en el pueblo estadounidense, pero aparentemente cuando le conviene, la gente no tiene derecho a opinar”, indicó el exmandatario, en alusión al pretexto presentado por el republicano en 2016 de que debían ser los votantes quienes decidieran al nominado al Supremo.

En otra entrevista en el canal ABC, Bill Clinton aseguró que la postura del Partido Republicano es “hacer lo que sea para maximizar su poder”, aunque no sea coherente con lo que ha hecho antes.

Por su parte, Hillary Clinton señaló a la cadena NBC que los esfuerzos de los republicanos para cubrir la vacante en el Supremo son otro “golpe” a las instituciones del país.

“Lo que está ocurriendo en nuestro país es increíblemente peligroso”, advirtió la exsecretaria de Estado.

“Nuestras instituciones -agregó- están básicamente siendo socavadas por las ansias de poder; poder para el beneficio personal en el caso del presidente o poder para el beneficio institucional en el caso de Mitch McConnell, a expensas de que nuestras instituciones resistan cualesquiera que sean los vientos que soplen”.

En su opinión, la decisión republicana de bloquear la confirmación de Garland en 2016 debería aplicarse “claramente” a día de hoy.

“Dicen ‘bueno, sabe, tenía otros estándares antes’. Bueno, crearon un nuevo precedente, y ese nuevo precedente, que todos ellos defendían increíblemente de forma apasionada, fue esperar al siguiente presidente para la nominación”, indicó.

“Pero, como han oído claramente, eso no es lo que pretenden” hacer ahora, subrayó Hillary Clinton.

Hillary Clinton recuerda a demócratas que se puede ganar el voto popular y perder las elecciones: “Se los digo yo”

En su discurso durante la Convención Nacional Demócrata, Hillary Clinton, recordó que ganar el voto popular no basta para llegar a la Casa Blanca y animó a votar de manera masiva para que la diferencia entre Donald Trump y Joe Biden.

Se los digo yo“, dijo enfáticamente la única persona del partido demócrata que se ha enfrentado a Trump en unas elecciones. La sorprendente victoria de Trump en las elecciones de 2016 llegó a pesar de que Clinton había ganado el voto popular.

“Recuerden: Joe y Kamala pueden sacar 3 millones de votos más y aun así perder […]. Necesitamos cifras abrumadoras para que Trump no pueda inventar o robarse la victoria”, agregó la que fuera secretaria de Estado.

El presidente Donald Trump ha sugerido que podría no aceptar una hipotética victoria de su rival demócrata, un miedo que se ha extendido entre los demócratas.

Además, el mandatario también ha dicho sin pruebas que el voto por correo es un sistema fraudulento y ha dado a entender que podría estar dilatando la aprobación de un nuevo paquete económico para no enviar financiación extra para que el Servicio Postal (USPS).

¿Es Joe Biden mejor candidato que Hillary Clinton?

Joe Biden es viejo. Tiene un expediente que se remonta a medio siglo. Él es, en su propia admisión, una “gaffe machine” (una máquina de metedura de pata) que regularmente tropieza con su propias declaraciones.

Sin embargo, no disgusta tanto y tan visceralmente como la última nominada demócrata, Hillary Clinton, y eso complica el esfuerzo de reelección del presidente Trump.

El ahora titular es profundamente impopular y, si la historia es una guía, tiene pocas posibilidades de cambiar drásticamente esos sentimientos para el día de las elecciones.

Su mejor, y posiblemente la única, oportunidad de ganar un segundo mandato es hacer que Biden parezca el más desagradable de los dos; convirtiendo las elecciones, en la taquigrafía política, en una elección entre candidatos en lugar de un referéndum sobre la personalidad y el desempeño de Trump.

La estrategia funcionó hace cuatro años contra Clinton. Después de un cuarto de siglo en el escenario nacional, y una contundente primaria demócrata, la ex primera dama y secretaria de Estado fue vista por muchos republicanos como una figura de villanía casi singular y por un número significativo de independientes, a quienes no les gustaba tampoco – como el mayor de dos males.

Esta vez parece diferente.

“La gente no le tiene miedo a Biden”, dijo Ed Rogers, ex alto funcionario de George H.W. en la Casa Blanca de Bush y un antiguo agente republicano. “No es lo suficientemente malo” como para ser el punto focal de una campaña negativa.

Las encuestas de opinión parecen confirmarlo.

Las encuestas agregadas por RealClearPolitics encontraron que el 45% de los encuestados tenía una opinión favorable de Biden y el 46% tenía una opinión desfavorable. Por el contrario, Clinton ya era una figura mucho más polémica en esta etapa de la campaña de 2016, vista favorablemente en un 40% y desfavorable en un 55%.

(Por su parte, el presidente es visto favorablemente en las últimas encuestas por el 43% de los encuestados y de manera desfavorable por el 55%).

Por supuesto, hay muchas personas, incluidos algunos demócratas, a quienes no les importa mucho Biden. Algunos en la izquierda lo consideran demasiado centrista y bastante dispuesto a comprometerse con los republicanos. Algunos de la derecha lo juzgan como una reliquia del gobierno de Obama y una farsa de entrega alegre.

Pero incluso los estrategas de Trump admiten en privado que el afable Biden no es tan impopular o fácil de demonizar como Clinton.

Una razón son los votantes como el republicano Chuck Zeman.

El planificador financiero retirado de 77 años de Sun City, una comunidad de personas de la tercera edad fuera de Phoenix, respalda a Trump para un segundo mandato, citando la postura dura del presidente sobre la inmigración y la forma en que la economía era un éxito antes de que el COVID-19 forzara a las empresas a entrar en un coma inducido.

Sin embargo, a pesar de su inclinación partidista, Zeman no se siente hostil hacia Biden, que tiene la misma edad. “Me gusta el chico personalmente”, dijo Zeman. “Creo que es un buen tipo”.

Los partidarios del presidente, que acaba de cumplir 74 años, insisten en que sólo con la buena voluntad no se llega tan lejos.

Incluso después de sus muchas décadas en política, Biden sigue siendo un misterio para varios votantes, comentaron. De hecho, una encuesta reciente de NBC-Wall Street Journal que mostró a Trump filtrarse con 7 puntos porcentuales a nivel nacional encontró que casi una cuarta parte de los encuestados expresó una opinión neutral del ex vicepresidente, lo que sugiere que estaban abiertos a la persuasión en los próximos meses.

Kelly Sadler, la portavoz de un comité de acción política pro-Trump, dijo que la longevidad política de Biden lo convierte en un objetivo excepcionalmente vulnerable.

“Joe Biden ha estado en el servicio público durante 47 años”, señaló Sadler, directora de comunicaciones de America First Action, que ha cabildeado mucho en nombre de Trump. “Ahora está haciendo campaña prometiendo solucionar los problemas que ayudó a crear cuando estaba en el cargo”.

Por ahora, el presidente y sus aliados han centrado su publicidad televisiva en temas como el comercio, diciendo que Biden apoyó acuerdos que castigaban al Medio Oeste industrial, un campo de batalla político clave, y que ha mostrado ser demasiado acogedor con China, que Trump culpa por la pandemia del COVID-19.

Los anuncios, al menos hasta ahora, se han alejado del tipo de ataques mordaces que Trump dirigió contra Clinton que, según algunos dentro de la campaña, han sido probados y demostrado ser menos efectivos contra Biden.

Parte de la razón puede ser que Clinton ya había sido un objetivo republicano durante décadas, comenzando con la campaña presidencial de 1992 de su esposo y continuando durante sus años como primera dama, una senadora estadounidense de Nueva York y secretaria de Estado de Obama, para cuando se convirtió en la candidata demócrata.

window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag(‘js’, new Date()); gtag(‘config’, ‘UA-80000477-2’);