Tag: HISPANOS

COVID-19: hispanos podrían estar entre los primeros en recibir la vacuna

En estos momentos, hay cerca de 160 ensayos clínicos que buscan lo que el mundo necesita más que nunca: una vacuna que prevenga la infección por el nuevo coronavirus.

De estas pruebas médicas de una vacuna contra COVID-19, tres se encuentran en la etapa conocida como fase 3, que es cuando la vacuna se prueba en una cantidad grande de personas, para ver qué inmunidad ofrece, y si es segura y no produce efectos secundarios de cuidado.

¿Cuánto tiempo falta para una vacuna contra COVID?

La ciencia avanza y los expertos, como el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los Estados Unidos, aseguran que habrá una vacuna disponible seguramente en los próximos 12 meses.

Ante lo que será una de las grandes noticias del siglo, surgen dos preguntas: ¿habrá dosis suficientes? y, ¿quiénes recibirán la vacuna primero?

Las respuestas a ambas preguntas ya las están debatiendo oficiales de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Según un plan preliminar de la agencia federal, las vacunas aprobadas se ofrecerían primero a profesionales de salud y personal de seguridad nacional vitales. Luego a otros trabajadores esenciales y a aquéllos grupos considerados de alto riesgo: los asultos mayores y las personas con condiciones médicas preexistentes como diabetes o enfermedad cardíaca.

COVID-19: por qué los hombres tienen más riesgo de muerte

Pero los funcionarios también están considerando una opción controversial: poner a las personas de raza negra y a los latinos (de todas las razas) arriba en la lista, ya que han sido desproporcionadamente afectados por la pandemia de COVID-19.

Sin embargo, algunos expertos en salud pública aseguran que priorizar a una raza o grupo étnico por sobre otro perjudicaría la percepción pública sobre la vacuna, y generaría malestar más que beneficios.

Según declaró Claire Hannan, directora ejecutiva de la Association of Immunization Managers, entidad que forma parte del comité que estudia el tema con los CDC, poner la raza y etnia en esta decisión lograría un efecto negativo: que las personas confíen menos en la vacuna.

La presión médica es enorme y la política ha entrado de manera desproporcionada en este debate.

El Departamento de Salud y Servicios Sociales (HHS) creó una alianza de organismos federales llamada Operation Warp Speed (OWS), cuya meta es entregar 300 millones de dosis de una vacuna segura y efectiva para COVID-19 para enero de 2021. El Congreso ya ha destinado $10,000 millones para alcanzar esta meta.

Para acelerar la distribución cuando la vacuna sea una realidad, algunas de las que ya estén avanzadas y hayan demostrado eficacia suficiente entrarán en el mercado incluso antes que la Administración de Drogas y Medicamentos (FDA) haya finalizado el proceso de aprobación.

Sin embargo, ¿quién tiene la decisión final sobre quién recibe la vacuna primero? Un modelo posible es una suerte de lotería explicada en un artículo publicado en JAMA Networks, en el cual los departamentos locales de salud junto con los hospitales, son los que determinan cuáles residentes del estado necesitan un medicamento o una vacuna primero.

Esa estrategia ya se utilizó para los primeros pacientes que recibieron remdesivir, la primera droga que demostró ser efectiva contra COVID-19.

Para asignar este medicamento, médicos de Pittsburgh, en Pennsylvania, decidieron que la lotería daría preferencia a los trabajadores de salud y a los médicos de emergencia. Los médicos también buscaron favorecer a las personas de áreas económicamente desfavorecidas, que tienden a ser mayormente de comunidades de raza negra e hispanas (de todas las razas).

El 21 de julio, la Academia Nacional de Medicina anunció la creación de un panel para determinar un sistema para definir quiénes serían vacunados primero.

Nadie duda que los trabajadores de salud que atienden a pacientes con COVID deben ser los primeros en estar inmunizados. El debate crítico es quiénes siguen en la fila de vacunación.

La controversia alcanza niveles éticos. Expertos en bioética a nivel global dicen que el concepto de equidad debe aplicarse a nivel mundial. 

Porque países como Estados Unidos, Alemania o Francia, tienen dinero para comprar y distribuir la vacuna. Pero la realidad es distinta en los países en desarrollo.

COVID-19: algunos pacientes generan poderosos anticuerpos

Por eso, expertos en salud pública han criticado la decisión de la administración Trump de retirar los fondos que el país otorga a la Orgnización Mundial de la Salud (OMS), porque la OMS es la entidad que justamente negocia que los nuevos medicamentos o vacunas lleguen a todas las esquinas del planeta y a las sociedades más desplazadas y vulnerables.

La OMS ha declarado que se necesitarán 4 mil millones de dosis para vacunar a las poblaciones prioritarias.

Robert Redfield, director de los CDC, dijo que la distribución debe ser equitativa, justa y transparente.

El desarrollo y distribución de una vacuna contra COVID-19 es la llave que abrirá la puerta a la normalidad. Pero el proceso, que involucra compras, negociaciones, entre otros complejos pasos, no será ni rápido ni fácil.

El nuevo coronavirus ha llegado a todos los rincones del planeta, la vacuna debe seguir el mismo recorrido.

Trump hace un guiño a los hispanos en EEUU y firma decreto para fomentar la prosperidad de empresas latinas

 El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó ayer jueves un decreto que busca fomentar la prosperidad de los latinos mediante la ampliación de las opciones con las que cuentan los estudiantes de esta comunidad.

“Con este emocionante nuevo esfuerzo, otorgaremos un futuro de mayores promesas, oportunidades y libertad”, declaró Trump durante una comparecencia en los jardines de la Casa Blanca, que tuvo lugar tras una mesa redonda con líderes de la comunidad hispana.

La Iniciativa para la Prosperidad Hispana de la Casa Blanca amplia el apoyo a la elección de escuelas, a nuevas opciones de carreras -incluyendo aprendizajes e iniciativas de formación profesional- y a la creación de oportunidades económicas para pequeños negocios pertenecientes a minorías, detalla el documento.

“En el corazón de nuestra estrategia para crear un futuro próspero para todos los hispanoestadounidenses, así como para todos los estadounidenses, está la educación”, sostuvo el mandatario, quien opinó que la comunidad latina “es un tesoro”.

El presidente sostuvo que “ningún estudiante estadounidense” debería verse “atrapado” en el “fallido” sistema educativo público, algo que, según dijo, “ha pasado tantas veces, durante tantos años”

Durante la mesa redonda previa a la ceremonia de la firma, el mandatario se refirió al programa DACA, que protege a más de medio millón de migrantes que llegaron al país siendo niños, un  programa con el que ha querido acabar la administración Trump en varias ocasiones, sin éxito.

“Teníamos un acuerdo sobre DACA y los demócratas lo rompieron”, sostuvo el Trump, obviando el hecho de que fue la propia Casa Blanca la que, en febrero de 2018, rechazó un acuerdo alcanzado por los republicanos y demócratas que hubiera regularizado la situación de los aproximadamente 650.000 soñadores.

Asimismo, el mandatario se distanció de uno de los principales mensajes de su campaña electoral de 2016, cuando se refería a los migrantes latinos como “bad hombres”.

“Los hispanoestadounidenses son patriotas que trabajan duro, que ayudan a la policía a proteger nuestras comunidades y creen firmemente en el Estado de derecho”, afirmó Trump, instantes antes de estampar su firma en la Iniciativa para la Prosperidad Hispana de la Casa Blanca.

La firma del documento se produce apenas un día después de que Trump recibiera en la Casa Blanca al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ante quien encomió al pueblo mexicano, al que calificó como “gente trabajadora, gente increíble”.

Trump, que ha retomado los actos de campaña de cara a las elecciones presidenciales del próximo mes de noviembre, expresó con estas palabras el miércoles un giro con respecto a la comunidad latina, a la que en el pasado acusó de estar detrás de las altas tasas de criminalidad que registra el país.

De acuerdo con una reciente encuesta de NPR/PBS, un 59% de votantes latinos apoya al probable oponente de Trump en los comicios, el demócrata Joe Biden.

Era hispano el Empleado de Walmart que murió en tiroteo en California

Autoridades en California confirmaron que el trabajador que falleció durante un tiroteo en un centro de distribución de Walmart era de ascendencia hispana.

Martín Haro-Lozano, de 45 años, falleció en un tiroteo ocurrido este sábado por la tarde cuando un exempleado abrió fuego antes de ser abatido por agentes de policía.

Además de Haro-Lozano y el sospechoso, el tiroteo se saldó con al menos otros cuatro heridos, indicaron las autoridades locales.

El hispano,  natural de Orland, en California, era empleado de Walmart, dijo la Policía, que indicó que los fallecidos y los heridos fueron trasladados a un hospital cercano.

El incidente se produjo después de que el sospechoso entrase a su antiguo centro de trabajo en la tarde del sábado y comenzase a disparar contra los presentes.

Alertados de los sucedido, agentes de la policía local acudieron de inmediato al lugar e intercambiaron disparos con el sospechoso en el estacionamiento del centro de distribución y lo abatieron, dijo la Oficina del Alguacil del condado de Tehama, situado al norte de California, a unas 120 millas de Sacramento.

La investigación apunta a que el sospechoso embistió su vehículo contra el edificio de Walmart antes de comenzar a disparar con un arma larga semiautomática.

Citados por medios locales, las autoridades indican que el sospechoso era un hombre de 31 años que trabajaba en el centro hace más de un año y que por el momento se desconoce si el sospechoso y las víctimas tenían algún tipo de relación entre ellos.

window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag(‘js’, new Date()); gtag(‘config’, ‘UA-80000477-2’);

IRS: Hay dos millones de hispanos quienes podrían perder ayuda federal

La Oficina de Recaudación de Impuestos (IRS) busca la forma de llegar a 12 millones de personas que podrían perder su cheque de estímulo bajo la Ley CARES, sino lo solicitan antes del 15 de octubre.

Un reporte del diario La Opinion señala que hay un estimado del Centro de Presupuestos y Prioridades de Política (CBPP) que indica que el 27 por ciento –más de tres millones– de ese grupo son afroamericanos y el 12 por ciento hispanos, es decir, alrededor de dos millones de personas.

La organización agrega que las cifras pueden ser más altas. Se trata de personas que con ingresos menores a los $12,000 dólares anuales o $24,000 dólares anuales por pareja y, no tener que reportar impuestos, el IRS no tiene su información actualizada-

“Este grupo de no declarantes elegibles para pagos son personas de color desproporcionadamente,  porque tienen más probabilidades de tener ingresos más bajos, debido al racismo histórico y el sesgo y la discriminación”, reconoce el análisis de CBPP.

El IRS pide a esas personas utilizar el sistema en línea para proporcionar: sus nombres; fechas de nacimiento; números de Seguro Social y direcciones o números de cuentas bancarias.

Estudio: los hispanos en EEUU los más afectados por el Coronavirus

La comunidad hispana de Estados Unidos es quizá la más afectada por la pandemia del coronavirus, así lo informó el diario La Opinión, en un trabajo del periodista Juan Mesa.

Cifras de contagios y muertos prueban un impacto desproporcionado en esta comunidad. En California, por ejemplo, los latinos representan son un 49.4% de los casos positivos del virus.

Cifras de contagios y muertos prueban un impacto desproporcionado en esta comunidad. En California, por ejemplo, los latinos representan son un 49.4% de los casos positivos del virus.

“El COVID-19 ha demostrado brutalmente las profundidades de la desigualdad y las consecuencias en las comunidades de color”, escribió en The Hill el congresista por Texas Vicente González. “Esas comunidades, con acceso limitado a una atención médica adecuada y asequible, están luchando ahora más que nunca”.

Antes de la pandemia, 7.7 millones de inmigrantes no tenían seguro médico, según un informe del Instituto de Política Migratoria (MPI). Pero la falta de acceso a los servicios de salud es uno de los tantos problemas que enfrentan los trabajadores hispanos en el país.

Población vulnerable

La crisis del coronavirus deja en evidencia el dilema migratorio y económico de Estados Unidos. Un gran porcentaje de hispanos laboran en empleos mal remunerados, que otros grupos étnicos dejaron de  ejercer hace varias décadas. Sin embargo, se trata de trabajos esenciales como la recolección de frutas y verduras o el procesamiento de carnes. Los hispanos también están al frente de servicios de construcción de pequeña y mediana escala. Miles de mujeres hispanas trabajan en servicios domésticos como limpieza de casas y cuidados de niños.

Para muchos de estos trabajadores nunca fue opción quedarse en casa a medida que avanzaba la pandemia en el país. Algunos de ellos viven en condiciones de hacinamiento debido al nivel de sus ingresos o por las condiciones de sus empleos.

“Los miembros de la comunidad hispana enfrentan otros obstáculos a una tasa más alta como un suministro inadecuado de recursos de comunicación, barreras de idioma o educativas, y la falta de servicios de teléfono o Internet de alta velocidad para que que las personas aprendan las mejores maneras de mantenerse seguros durante la pandemia”, dijo el congresista González.

Y llegó el desempleo

Miles de hispanos comenzaron a experimentar desempleo antes de que los gobiernos estatales y locales ordenaran cierres de negocios y el confinamiento en casa. Según el MPI, entre febrero y marzo el número de inmigrantes desempleados creció un 30% comparado con un 17% entre los trabajadores nacidos en el país.

En tanto, una encuesta de Washington Post-Ipsos encontró que un 20% de los trabajadores hispanos han sido despedidos o puestos en licencia sin pago durante la pandemia. En el caso de los afroamericanos la cifra es 16% y en blancos es de 11%. La comunidad hispana no es solo la más golpeada por el COVID-19,  también es la más afectada por la crisis económica. 

Todo esto sucede mientras el gobierno de Donald Trump sigue su campaña antiinmigración no sin antes ordenar que plantas procesadores de carne deben permanecer abiertas así tengan brotes masivos de coronavirus. En este momento los supermercados han racionado la venta de carnes por falta de abastecimiento.

Algunos expertos consideran que la lucha contra el coronavirus es una guerra. Si ese es el caso, los hispanos han sido la carne de cañón.  ¿Seguirá Estados Unidos tratando a esta como comunidad como platos desechables o premiara su heroísmo y trabajo con acceso a mejores condiciones de vida?