La candidata a la presidencia de Perú Keiko Fujimori asumió este lunes su derrota en las elecciones del pasado 6 de junio frente a su rival, Pedro Castillo.

“Voy a reconocer los resultados, porque es lo que manda la ley y la Constitución que he jurado defender”, dijo Fujimori, que, no obstante, insistió en que Castillo había ganado de forma “ilegítima” y anunció movilizaciones “en defensa de la democracia”.

El anuncio de Fujimori se produjo horas después de que el Jurado Nacional Electoral confirmara que había rechazado las últimas impugnaciones al recuento presentadas por Fuerza Popular, el partido de Fujimori, y se disponía a proclamar un resultado definitivo, abriendo la puerta así, tras semanas de demora, a la investidura de Castillo como presidente. De acuerdo con el recuento de votos, Castillo, un profesor rural de 51 años, obtuvo el 50,12% de los sufragios en el balotaje del6 de junio frente al 49,88% de Fujimori.

La diferencia fue de unos 44 mil votos, según el escrutinio oficial. La autoridad electoral peruana confirmó que hubo 1 millón de votos nulos en el pol´emico y cuestionado proceso electoral.

“Perú Libre (el partido de Castillo) nos ha robado miles de votos el día de la elección”, insistió Fujimori.