Tag: INMUNIDAD

Fauci dice que se requeriría vacunar a casi 90% de población EEUU para lograr inmunidad de rebaño

 La inmunidad colectiva contra el nuevo coronavirus podría requerir tasas de vacunación cercanas al 90%, dijo el Dr. Anthony Fauci, el experto en enfermedades infecciosas más destacado de Estados Unidos en una entrevista publicada el jueves.

Más de 1 millón de estadounidenses han recibido una primera dosis de una vacuna desde el 14 de diciembre, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, alrededor del 0,3% de la población.

Fauci, quien está asesorando al mandatario Donald Trump y al presidente electo Joe Biden sobre la pandemia, reconoció que había aumentado gradualmente sus estimaciones desde principios de año, cuando solía decir que solo del 60% al 70% necesitarían vacunas para alcanzar una inmunidad de rebaño.

“Necesitamos tener algo de humildad aquí”, dijo Fauci al New York Times. “Realmente no sabemos cuál es el número real. Creo que el rango real está entre el 70 y el 90%. Pero no voy a decir el 90%”.

Sus comentarios se dan en momentos en que el país marca nuevos y sombríos hitos diarios mientras lidia con el brote más letal del mundo: el miércoles informó más de 3.000 decesos por segundo día consecutivo. El número de muertos llegó a 326.333 a la medianoche del miércoles, según datos de Reuters.

Ese mismo día se registró el mayor número de estadounidenses que volaron desde que surgió la pandemia en marzo, con 1.191.123 pasajeros pasando por los puntos de control del aeropuerto, de acuerdo a cifras oficiales.

Los datos sugirieron que muchos ignoran los consejos de los expertos en salud pública de evitar viajar para celebrar el día de Navidad el viernes. Fauci y otros especialistas dicen que el distanciamiento social será necesario hasta el 2021 mientras las vacunas se vayan implementando lentamente.

Los trabajadores de la salud, los residentes de hogares de ancianos, los funcionarios electos y los bomberos se encuentran entre los primeros que reciben las vacunas.

A la mayoría de los estadounidenses se les ha dicho que podrían pasar seis meses o más antes de que sean elegibles para la inoculación.

¿Por qué después de ponerte la vacuna contra el Coronavirus deberás seguir usando mascarilla?

Una de las vacunas que ya ha demostrado eficacia contra el covid-19, la de Pfizer/BioNTech, se distribuye en Reino Unido desde el lunes pasado. Se espera que se aplique desde diciembre en México, y en los meses posteriores en otros países de América Latina.

¿Qué sería lo primero que harías después de recibir la vacuna?

Si crees que podrías abandonar la mascarilla de inmediato, viajar, y ver a todos los que no viste en casi un año de pandemia, médicos e infectólogos advierten que de hecho, la vida no volverá a la normalidad tan pronto.

“Después de ponerte la vacuna, es necesario regresar a casa, mantener el aislamiento social, esperar la segunda dosis y luego esperar al menos 15 días para que la vacuna alcance el nivel de efectividad esperado”, explica la bióloga Natalia Pasternak, presidenta del Instituto Questão de Ciência, de Brasil.

“Incluso después, es necesario esperar a que una buena parte de la población ya esté inmunizada para que la vida vuelva a la normalidad”, añade.

Hay tres razones para mantener las precauciones.

Tiempo para que el cuerpo reaccione

El mecanismo general de funcionamiento de una vacuna es siempre el mismo: introduce una partícula en el cuerpo llamada antígeno.

Este antígeno puede ser un virus desactivado (muerto), un virus debilitado (que no puede enfermar a nadie), una parte del virus, alguna proteína que se parezca al virus o incluso un ácido nucleico (como la vacuna de ARN).

El antígeno provoca una respuesta inmune, es decir, prepara al organismo para enfrentar un intento de contaminación, para ser capaz de reconocer un virus y producir anticuerpos para combatirlo, explica el médico de enfermedades infecciosas Jorge Kalil, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sao Paulo (FMUSP).

La próxima vez que entre en contacto con ese virus, el cuerpo recordará cómo combatirlo y podrá enfrentar la amenaza de manera rápida y eficiente.

Esta respuesta se denomina respuesta inmune adaptativa y es específica para cada virus. “Es una respuesta que tarda al menos dos semanas”, explica Natália Pasternak.

La primera respuesta inmune del cuerpo después de la vacunación es la producción de anticuerpos, que se adhieren al virus y evitan que ingrese a las células del cuerpo y las use para producir más virus, explica Pasternak.

Es decir, en una persona inmunizada, desde el momento en que el patógeno ingresa al organismo, se liberan anticuerpos que evitan la contaminación de las células.

Pero existe un segundo tipo de respuesta inmune, llamada respuesta celular. “Son células, llamadas células T, que no se unen al virus, pero reconocen cuándo una célula está contaminada con el virus y la destruyen”, explica Pasternak.

Es decir, si un virus logra escapar de los anticuerpos y contaminar cualquier célula del cuerpo, las células T funcionan como “cazadoras” y destruyen las “células zombi”, evitando que se produzcan más virus.

La respuesta celular tarda un poco más que la respuesta de los anticuerpos, otra razón por la que la inmunización solo se completa unas semanas después de recibir la vacuna, explica Jorge Kalil.

Es decir, después de recibir una vacuna, solo estás realmente protegido al cabo de unas pocas semanas, explican los científicos. Es como si el cuerpo necesitara tiempo para “procesar” la información y reaccionar de manera apropiada.

Dos dosis contra el coronavirus

En el caso específico del coronavirus, otra cuestión obliga a mantener las medidas de protección durante algún tiempo después de la vacunación: la mayoría de las vacunas que se están desarrollando contra la enfermedad requieren dos dosis para lograr la eficacia esperada.

Se necesitarán dos dosis para las cuatro vacunas que ya han demostrado su eficacia: las de Pfizer, Moderna, Oxford/AstraZeneca y la Sputnik V. Esto también es válido para la Coronavac, que está siendo desarrollada por el Instituto Butantan en colaboración con la farmacéutica Sinovac.

“Probablemente la indicación será recibir la primera dosis, esperar un mes, tomar la segunda dosis y mantener todos los cuidados pandémicos, como el aislamiento social y el uso de mascarillas, durante al menos 15 días. Solo así estarás protegido, según la efectividad de cada vacuna”, explica Jorge Kalil.

La primera dosis, explica Natália Pasternak, es lo que los científicos llaman el refuerzo principal. “Es como si (…) le diera un ‘impulso inicial’ al sistema inmunológico. La segunda dosis genera una mejor respuesta inmunológica”, explica.

Combinando el tiempo necesario entre una dosis y otra y el tiempo que el cuerpo necesita para producir una respuesta inmunitaria, se necesitará al menos un mes y medio para que alguien que haya sido vacunado sea considerado inmunizado.

Pero, incluso después de eso, tomará tiempo para que la vida vuelva a la normalidad, y hasta que la mayoría de la población esté vacunada, la recomendación es que incluso las personas inmunizadas mantengan las medidas de prevención.

¿Es cierto que la vacuna puede no prevenir la contaminación por coronavirus?

No, explican los científicos, porque si hay una buena cobertura de vacunación, una vacuna puede reducir en gran medida la circulación del virus a través de la llamada inmunidad colectiva.

Es cierto que individualmente ninguna vacuna es 100% efectiva, y esto también es cierto para el covid-19. La vacuna de Pfizer, por ejemplo, tiene un 95% de efectividad, según los resultados de la tercera fase de prueba.

Esto significa que existe un 5% de probabilidad de que esa vacuna específica no produzca una respuesta inmune en el cuerpo de la persona vacunada.

La inmunidad al COVID-19 podría perderse en tan solo tres meses

Los anticuerpos al Sars-CoV-2 se pueden detectar en la mayoría de las personas infectadas entre 10 a 15 días después del inicio de los síntomas de Covid-19.

Sin embargo, debido a la reciente aparición de este virus en la población humana, aún no se sabe cuánto tiempo se mantendrán estas respuestas o si proporcionarán protección contra la reinfección.

Sin embargo, cada vez hay más evidencia científica que esta inmunidad duraría muy poca.

Un estudio, publicado el pasado 18 de junio en la revista Nature Medicine y dirigido por científicos chinos, ya establecía que los anticuerpos contra el coronavirus pueden durar un máximo de tres meses después de que una persona se infecta con Covid-19.

La conclusión es coincidente con una investigación realizada por el King’s College de Londres (Reino Unido), que establece que personas que se han recuperado de Covid-19 podrían perder su inmunidad a la enfermedad en unos meses.

La corta inmunidad al coronavirus

La investigación analizó la respuesta inmune de más de 90 pacientes y trabajadores de la salud, descubriendo que los niveles de anticuerpos que pueden destruir el virus alcanzaron su punto máximo aproximadamente tres semanas después del inicio de los síntomas, para luego disminuir rápidamente.

Una mujer caminando con su perro en Londres. Foto: Reuters

© Dominic Lipinski Una mujer caminando con su perro en Londres. Foto: Reuters

A través de análisis de sangre, los científicos comprobaron que mientras el 60 % de las personas obtuvieron una respuesta de anticuerpos “potente” en el punto más alto de su batalla contra el virus, solo el 17 % mantuvo la misma potencia tres meses después.

Los niveles de anticuerpos cayeron hasta 23 veces después de iniciados los síntomas y, en algunos casos, se volvieron indetectables.

Katie Doores, autora principal de la investigación, señaló que las personas “están produciendo una respuesta de anticuerpos razonable contra el virus”, pero ésta “disminuye en un corto período de tiempo”, de tal forma que de “lo alto que sea su peak” dependerá “cuánto tiempo permanecen los anticuerpos”.

De hecho, el estudio concluyó que los niveles de anticuerpos aumentaron más y duraron más en casos graves, lo que, probablemente, se debe a que tienen más virus y producen más anticuerpos para combatir la infección.

Como los resfríos, escasa inmunidad

Cinthya Urquidi, directora del Magíster en Epidemiología de la Universidad de los Andes, dice el cuerpo tiene un mecanismo de defensa que es la inmunidad y tiene memoria para ello. Pero en este virus, “aún se está estudiando si esa inmunidad es a corto o largo plazo”.

Añade que no generamos inmunidad para todos los virus de manera permanente. Para los virus que producen el resfrío, la influenza no generamos inmunidad, “por eso nos enfermamos y resfriamos todos los años”.