Tag: IRAK

Sepa lo que dejó la visita del papa Francisco a Irak

El papa Francisco se despidió hoy de Irak, después de tres días de visita, con una misa multitudinaria ante 10.000 personas en Erbil, la capital del Kurdistán, tras la cual pidió unidad “para un futuro de paz” en el país. El papa celebró la misa en el segundo estadio más grande del país, el “Franso Hariri” de Erbil, con capacidad para 30.000 personas, aunque por la pandemia se decidió que sólo asistiría un tercio del aforo.

¿Qué dice la prensa local? El encuentro “muestra la importancia de la cooperación entre adeptos de diferentes religiones”, escribe el diario reformista Sharq. “Victoria para el chiismo y el cristianimo”, titula el diario Irán, la publicación del gobierno, recordando que la visita del papa muestra que el “cristianismo está vivo en Irak” pese al sufrimiento infligido a los cristianos por el grupo Estado Islámico.

“Irak permanecerá siempre conmigo, en mi corazón. Les pido a todos ustedes, queridos hermanos y hermanas, que trabajen juntos en unidad por un futuro de paz y prosperidad que no discrimine ni deje atrás a nadie”, dijo en su mensaje final, que fue interrumpido en varias ocasiones por los aplausos de los asistentes. Así fue el viaje del papa Francisco en Irak.

El Papa Francisco cumple su segundo día de visita en Irak

Segundo día de visita del papa Francisco a Irak. Hoy ha visitado la región de Ur, se cree que nació Abraham, considerado el padre de las tres principales religiones monoteístas del mundo, y es el hogar actual de una minoría cristiana que está al borde de la extinción debido, entre otras razones, a la persecución de grupos radicales como el autodenominado Estado Islámico.
En lo que ha sido el punto crítico de la visita, que durará 3 días, el papa Francisco se reunió este sábado con el principal líder religioso chiita, el ayatolá Ali Al Sistani.
Este encuentro ha sido calificado como histórico entre las dos religiones.
Para ello Francisco viajó a la ciudad sagrada de Najaf, a unos 160 kilómetros al sur de Bagdad, principal centro religioso de este rama del islam y centro de peregrinación de chiitas de todo el mundo.
El ayatolá es una de las figuras más poderosas del islam y sus fatuas (edictos religiosos) hicieron que muchos musulmanes se movilizasen en 2014 contra el Estado Islámico, con al creación de la Multitud Popular.
Durante el encuentro, el papa agradeció al gran ayatolá “que levantase la voz en defensa de los más débiles y perseguidos, afirmando que lo sagrado es la importancia de la unidad del pueblo iraquí”.
También subrayó “la importancia de la colaboración y amistad entre las comunidades religiosas para que, cultivando con respeto recíproco el diálogo, se pueda contribuir al bien de Irak, de la región y de la entera comunidad”.
El viaje pastoral, que comenzó este viernes, es el primero después de 15 meses debido a la pandemia.
La visita ha sido calificada no solo de alto riesgo por cuestiones de seguridad (se estima que al menos 10,000 personas estarán encargadas de la seguridad del sumo pontífice), sino también por cuestiones sanitarias: desde enero, los casos de covid-19 se han triplicado en el país.
El propio papa emérito Benedicto XVI señaló los riesgos del viaje: “Creo que es un viaje muy importante… Lamentablemente ocurre en un momento muy difícil, lo que también lo convierte en un viaje peligroso por razones de seguridad y por covid. Y luego está la situación inestable en Irak. Acompañaré a Francisco con mis oraciones”, le dijo al diario italiano Il Corriere della Sera.
A esta incertidumbre se suma el ataque con diez cohetes ocurrido este miércoles contra bases militares iraquíes que alojaban tropas estadounidenses.

EEUU retirará más tropas de Irak y Afganistán en enero

Estados Unidos reducirá el número de tropas desplegadas en Irak y Afganistán para mediados de enero, dijo ayer martes el secretario de Defensa interino, Christopher Miller, quien añadió que la decisión cumple con la promesa del presidente Donald Trump de traer a los efectivos de regreso a casa, incluso aunque los republicanos y los aliados de Estados Unidos pidieron que no se llevara a cabo una retirada precipitada.

El plan acelerará el retiro de soldados de Irak y Afganistán en los últimos días de Trump en el cargo, pese a que altos funcionarios militares propugnan por un retiro más lento y metódico. Trump se ha rehusado a reconocer su derrota en las elecciones presidenciales ante el demócrata Joe Biden, quien asumirá la presidencia el 20 de enero, sólo cinco días después de la fecha prevista para terminar con la retirada de las tropas.

Miller, quien se negó a responder preguntas de los reporteros, dijo que el plan reducirá el número de soldados en Afganistán de más de 4,500 a 2,500, y en Irak de unos 3,000 a unos 2,500. Miller añadió que Estados Unidos sigue preparado para responder si las condiciones se deterioran.

“Si las fuerzas del terrorismo, la inestabilidad, la división y el odio empiezan con una campaña deliberada para trastornar nuestros esfuerzos, estamos listos para demostrar nuestras competencias necesarias para frustrarlas”, dijo en una declaración de aproximadamente ocho minutos ante los reporteros en el Pentágono.

El plan no cumple por completo con la promesa de Trump sobre poner fin a las añejas guerras de Estados Unidos. También va en contra de sus instrucciones de que el retiro de soldados se base en las condiciones en el terreno, y no en una fecha en el calendario.

En Afganistán, específicamente, los líderes militares y de defensa han dicho en repetidas ocasiones que el Talibán aún no cumple con los requerimientos de reducir los ataques violentos contra las fuerzas del gobierno afgano. Los soldados estadounidenses han permanecido en la nación desde que la invadieron en octubre de 2001.

Anticipan orden de Trump para nueva salida de tropas de Afganistán e Irak

Comandantes militares anticipan que el presidente de EE.UU., Donald Trump, anunciará esta semana una nueva retirada de tropas de Afganistán e Irak, que tendría lugar antes de que el gobernante deje la Casa Blanca, el próximo 20 de enero, informaron este lunes medios locales.

Según la cadena CNN, que citó dos fuentes estadounidenses familiarizadas con el asunto, el Pentágono difundió un aviso denominado “orden de advertencia” para empezar a planificar la reducción de su pie de fuerza a 2.500 soldados, tanto en Afganistán como en Irak.

Actualmente, añadió la versión, Estados Unidos mantiene cerca de 4.500 militares en Afganistán y 3.000 en Irak.

La cadena ABC News señaló, por su parte, que la reducción de las tropas en esos países está en línea con lo que el asesor de seguridad nacional, Robert O’Brien, anunció a mediados de octubre pasado.

Ese mes, Trump dio a conocer la retirada de la totalidad de las tropas estadounidenses desplegadas en Afganistán para Navidad.

“¡Para Navidad, deberíamos tener en casa al pequeño número de Hombres y Mujeres Valientes que quedan en Afganistán!”, dijo el mandatario en Twitter, sin ofrecer más detalles.

Ya a comienzos de septiembre, Trump había señalado que se reduciría en “un corto periodo de tiempo” hasta 4.000 la cifra de soldados desplegados en Afganistán.

Las versiones sobre la nueva salida de tropas se conoció después de que el mandatario estadounidense anunció el pasado 9 de noviembre el cese fulminante del jefe del Pentágono, Mark Esper, una decisión esperada después de que el jefe militar se opuso este verano al plan de Trump de desplegar militares en la represión de las protestas contra la violencia policial que sacudieron el país.

Trump, quien se ha negado a reconocer el triunfo del candidato demócrata, Joe Biden, en los comicios del pasado 3 de noviembre, anunció por Twitter al hasta entonces director de Contraterrorismo, Christopher C. Miller, como sustituto de Esper.

En un mensaje que dio a conocer el viernes pasado, Miller ratificó el compromiso de EE.UU. de “terminar la guerra que Al Qaeda trajo” a las costas estadounidense en 2001, en alusión a los atentados del 11 de septiembre de ese año contra las torres gemelas en Nueva York y contra el Pentágono.

“Esta guerra no ha terminado. Estamos a punto de derrotar a Al Qaeda y sus asociados, pero debemos evitar nuestro error estratégico pasado de no poder ver la pelea hasta el final”, apuntó Miller, aunque admitió que “muchos están cansados de la guerra”, entre ellos -confesó- él mismo, pero animó a continuar en esta “fase crítica” de transición de un “papel de liderazgo a uno de apoyo”.

A finales de febrero, los talibanes y EE.UU. firmaron un histórico acuerdo en Doha por el que los estadounidenses anunciaban la retirada de sus tropas en un periodo de 14 meses, al tiempo que los insurgentes se comprometían a evitar que el territorio afgano pudiera prestar apoyo alguno a actividades terroristas en el futuro.

Además, los talibanes se comprometieron a liberar a un millar de miembros de las fuerzas de seguridad afganas y Kabul debería hacer lo propio con otros 5.000 insurgentes, un proceso que tras sucesivos desacuerdos se completó en septiembre, lo que dio inicio ese mismo mes a las ansiadas conversaciones intraafganas en Doha.