Tag: JOE BIDEN

Biden anunciará nominados al gabinete esta semana

Los primeros nombramientos del gabinete del presidente proyectado Joe Biden se conocerán el martes y se están planeando cambios a la ceremonia de juramentación en enero debido a la pandemia, a medida que el equipo del demócrata avanza a pesar de los obstáculos de la administración de Donald Trump.

Ron Klain, jefe de despacho de Biden, no ofreció detalles sobre qué secretarios anunciará Biden. The Associated Press ha informado que el demócrata podría nombrar a su candidato para secretario de Estado o del Tesoro la próxima semana.

Biden se ha comprometido a construir el gobierno más diverso de la historia moderna, y él y su equipo a menudo hablan sobre su deseo de que su administración refleje a Estados Unidos. Está por verse si hará historia al nominar a la primera mujer para dirigir los departamentos de Defensa, Tesoro o el de Asuntos de Veteranos, o el primer afroestadounidense encabezando los departamentos de Defensa, Interior o Tesoro.

Biden dijo la semana pasada que ya tenía su elección para el Departamento del Tesoro.

Klain dijo que la negativa de la administración Trump a despejar el camino para que el equipo de Biden tenga acceso a información clave sobre agencias y recursos federales para la transición está afectando la planificación, incluido el proceso de selección del gabinete. La actual Administración de Servicios Generales aún tiene que reconocer que Biden ganó las elecciones, una determinación que eliminaría esos obstáculos.

“No estamos en condiciones de verificar antecedentes de los nominados al gabinete. Y, por lo mismo, hay impactos definidos. Esos impactos aumentan todos los días”, dijo Klain al programa “This Week” de ABC.

Incluso algunos republicanos se han desmarcado de con Trump en los últimos días y le han pedido que acepte los resultados de las elecciones.

Hoy, el exgobernador republicano de Nueva Jersey, Chris Christie, partidario de Trump desde hace mucho tiempo, dijo en ABC que era hora de que el presidente dejara de cuestionar el resultado. Christie dijo que el equipo legal de Trump era una “vergüenza nacional”.

Recuento manual de votos confirma victoria de Biden en Georgia

El estado Georgia completó el recuento manual de todos los votos emitidos allí en las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre, y los resultados confirman la victoria de Joe Biden a nivel estatal, anunció el jueves el secretario de estado local Brad Raffensperger.

“La auditoría confirmó que el recuento a máquina original retrató con precisión al ganador de las elecciones”, indicó una declaración publicada en el sitio web del secretario de estado de Georgia.

La confirmación convierte a Biden en el primer candidato presidencial demócrata que gana el estado sureño de EE.UU. en casi tres décadas, a pesar de las acusaciones de fraude de su rival Donald Trump.

La victoria de Biden en Georgia, que no ha votado a los demócratas durante 28 años, es una dura derrota para Trump que busca anular los resultados de las elecciones en los Estados Unidos, al aumentar las impugnaciones legales infructuosas y extenderse en reclamos infundados de fraude electoral generalizado. 

Con cerca de cinco millones de votos emitidos en Georgia, Biden ganó por poco.  Unos 14.000 votos, según los resultados de la elección original. Ahora el demócrata está liderando la votación por 12.284 votos según los recuentos.

En tanto, el mandatario saliente ha intensificado su intento de voltear los resultados de las elecciones, mediante presiones a sus aliados en estados clave como Michigan, una una maniobra que Biden calificó este jueves de “irresponsable” y “dañina”.

Trump busca maniobra de reversión en Michigan

A pocos días de que se cierren los plazos de cada estado para certificar al ganador de los comicios, y ante la falta de resultados de su estrategia legal, Trump y su equipo han llevado a nuevos extremos su campaña para tratar de amoldar la realidad a su denuncia sin pruebas de que las elecciones fueron fraudulentas.

Este jueves, Trump invitó a los líderes republicanos del Congreso estatal de Michigan, controlado por su partido, a reunirse con él en la Casa Blanca este viernes, en un aparente intento de pedir su cooperación para subvertir el resultado en ese estado clave, que Biden ganó por un amplio margen de unos 157.000 votos.

Régimen de Irán acelera el programa nuclear pero ofrece señales de acuerdo a Biden

Días después de que el presidente Donald Trump pidiera opciones para tomar acción militar contra el principal sitio nuclear de Irán, el gobierno de Teherán ha enviado señales contradictorias, dando un gran paso para acelerar su producción de combustible nuclear y ofreciendo al presidente electo Joe Biden una forma de desactivar una confrontación.

El miércoles, el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica dijo que los ingenieros iraníes habían comenzado, por primera vez, a poner uranio en centrífugas de nueva generación que pueden enriquecer el combustible más rápidamente que antes.

Ese movimiento está explícitamente prohibido en el acuerdo nuclear de 2015, que Trump abandonó hace 2 años y medio.

Cuando la agencia emitió un informe la semana pasada señalando que las centrífugas de alta velocidad habían sido trasladadas a la planta de producción de Natanz, “no habían comenzado las operaciones”, dijo Rafael Grossi, el jefe de la agencia de inspección.

“Está sucediendo ahora”.

El movimiento es algo parecido a agitar una bandera roja en las caras de Trump y los israelíes.

Pero la provocación coincidió con el ministro de relaciones exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, que parecía ofrecer a Biden un camino para volver a ambos lados a donde estaban cuando Biden dejó la vicepresidencia en enero de 2017.

En una entrevista en video con un periódico iraní transmitida el martes, Zarif describió una forma de que Estados Unidos se comprometiera nuevamente con las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre Irán, a cambio de un retorno iraní a los límites impuestos por el acuerdo nuclear de 2015.

“Esto no necesita negociaciones y no necesita condiciones”, dijo Zarif, pero ofreció algunos otros detalles.

Zarif parecía estar ofreciendo retroceder los avances que Irán ha hecho durante el último año, durante el cual ha superado doce veces los límites de producción del acuerdo de 2015.

Biden, a cambio, tendría que emitir una orden para poner fin a todas las sanciones relacionadas con la energía nuclear impuestas por Trump, todas las cuales violaban los compromisos estadounidenses en virtud del acuerdo.

¿Quién decide realmente el ganador de las elecciones en Estados Unidos?

Las elecciones presidenciales de Estados Unidos todavía no tienen un ganador oficial, aunque a Joe Biden le dicen ya ampliamente presidente electo de ese país.

Así es desde que el pasado sábado 7 de noviembre, según las proyecciones de resultados, el aspirante demócrata sobrepasó la cifra de 270 votos del Colegio Electoral (de 538) necesarios para llegar a la presidencia.

Y Biden pronunció ese mismo día su discurso de victoria, precedido por la vicepresidenta electa Kamala Harris, y desde entonces ha comparecido públicamente en distintas ocasiones para hablar de sus planes de gobierno.

Sin embargo, esas proyecciones sobre quien es el “presidente electo” que hacen los grandes medios con el trabajo de expertos han venido acompañadas tradicionalmente del reconocimiento por parte de quien ha perdido.

Pero este año, el presidente Donald Trump no ha reconocido la derrota y su equipo de campaña ha presentado una serie de demandas legales en varios estados clave para disputar los resultados.

En una de sus múltiples reacciones en redes sociales, el mandatario afirmó que ni los medios ni las encuestadoras tienen la potestad de declarar quién es el presidente.

¿Cómo se decide entonces?

Un sistema complejo

A diferencia de muchos otros países, Estados Unidos no tiene un órgano electoral central que dirima y certifique los resultados de los comicios nacionales.

Y los medios hacen sus proyecciones cuando su equipo de expertos está muy seguro de que se trata de algo irreversible. Tanto es así que ese anuncio suele ser suficiente para hablar de un ganador de las elecciones, aunque no haya sido oficialmente confirmado.

Un ejemplo de esto es la reacción de Ivanka Trump, hija del presidente, cuando la agencia Associated Press proyectó el miércoles la victoria de su padre en Alaska:

En 2020, sin embargo, estamos ante una situación anómala por varias razones.

Por un lado, la pandemia de coronavirus y las consecuentes precauciones fomentaron que el voto por correo aumentara enormemente, lo que ha hecho que el recuento en algunos lugares sea más lento.

Por otro, hay un presidente que no está dispuesto a asumir las proyecciones de los estados que pueden terminar por darle la victoria a Biden, rompiendo con una tradición en la que el perdedor reconoce la derrota y ofrece su colaboración al presidente electo.

En lugar de eso, la campaña de Trump y su equipo legal han presentado demandas en algunos estados clave para bloquear el proceso por el que sus autoridades electorales certifican los resultados.

¿A qué nos referimos?

En qué consiste la certificación

La certificación de resultados es un paso que los estados adoptan para que el ganador de las elecciones en ese territorio pueda ser oficialmente confirmado.

Los resultados que se dan en la noche electoral se consideran no oficiales y las autoridades de cada estado se toman un tiempo después de los comicios para terminar de contar las boletas.

Para verificar los resultados, los funcionarios vuelven a comprobar los totales de los votos y confirman que el manejo de las papeletas fue el adecuado.

El acto de la certificación lo hace típicamente el jefe del órgano electoral estatal, el gobernador o una junta de miembros de las campañas.

Cada estado tiene procesos diferentes para verificar el conteo final de votos antes de que las autoridades certifiquen formalmente los resultados.© Reuters El Congreso puede jugar un papel de árbitro en la designación del presidente.

El proceso dura unas semanas, en las que cada condado certifica los resultados de su región y los presenta ante las autoridades electorales estatales dentro de un plazo que varía de un lugar a otro.

Muchos de los estados han cumplido ya ese trámite, pero en varios de los territorios clave el plazo de certificación sigue abierto:

  • En Nevada, la fecha límite es el 16 de noviembre.
  • En Wisconsin, los condados deben suministrar los resultados certificados a la comisión electoral del estado antes del 17 de noviembre.
  • En Georgia, donde hasta este jueves no se había proyectado ganador y Biden aventajaba a Trump por unos 15.000 votos, el plazo concluye el 20 de noviembre.
  • En Michigan y Pensilvania, los condados deben certificar los resultados para el 23 de noviembre.
  • En Arizona, que hasta este jueves tampoco tenía ganador, la fecha límite es el 30 de noviembre.

En dos de esos estados, Wisconsin y Georgia, se ha anunciado que habrá recuento de votos, una acción que solo puede comenzar una vez hecha la certificación.

Por qué es importante

Las autoridades electorales de cada estado se toman su tiempo en verificar los resultados para asegurar la precisión del cómputo final y detectar posibles problemas técnicos, errores humanos o fraude; esto último, según datos históricos, es muy poco común en EE.UU.

Estos pasos de verificación y el acto de certificación no suelen producir drásticos cambios respecto a las proyecciones.

Ofrecen a Trump US$ 100 millones para que deje la presidencia de EEUU

El presidente Donald Trump no tiene todo perdido. De hecho podría echarse al bolsillo millones de dólares si sale de la Casa Blanca.

“Trump está siendo bombardeado con ofertas de libros y televisión que podrían valer la asombrosa suma de $100 millones de dólares”, dijo una fuente a Page Six.

Según el reporte, con base en una fuente que conoce de las negociaciones, el mandatario republicano también estaba siendo cortejado por los canales de televisión de extrema derecha.

“Los acuerdos de libros y televisión son un plan B si no gana la guerra de los votos”, dijo la fuente.

La intención de quienes ponen la oferta frente al presidente Trump es que más de 70 millones de votos significan un alto número de posibles lectores o espectadores.

“Todos los libros anti-Trump han hecho mucho dinero, así que este de Donald es un éxito seguro”, indicó la fuente.

De lograrse un contrato de ese nivel superaría el acuerdo de $65 millones de dólares que Barack y Michelle Obama lograron para sus respectivas memorias. La del presidente saldrá al mercado el 17 de noviembre.

La página de trascendidos señaló que algunos editores consideraron excesivo un contrato de ese nivel para el presidente Trump, pero no descartaron la importancia de publicar sus memorias, considerando el interés público.

Sin apoyo del Congreso, Biden no podrá hacer grandes cambios en el sistema migratorio

Las posibilidades de un cambio sustancial en el sistema de inmigración en Estados Unidos son escasas y, encarado con un Congreso dividido no puede esperarse que el presidente electo, Joe Biden, dé al asunto la prioridad que le ha dado Donald Trump, advirtieron este lunes expertos.

El gobierno del presidente Donald Trump ha restringido el otorgamiento de asilo, ha separado a miles de menores de edad de sus familias migrantes indocumentadas, y ha decretado la posible negación de visas de residente legal a extranjeros que, a criterio de los funcionarios de inmigración, puedan recurrir a programas de asistencia pública.

Algunas de estas medidas que se aplican bajo decretos, explicó Sarah Pierce, analista del Instituto de Política Migratoria (MPI), pueden darse por terminadas por decreto, como las vedas de viajes ordenadas por Trump en 2017 para residentes de ciertos países o modificaciones en la Acción Diferida (DACA) que abrirían es amparo migratorio a otros 400,000 extranjeros.

Una primera decisión de Biden podría dar por terminado el llamado Protocolo de Protección de Migrantes (MPP), por el cual EE.UU. ha enviado a México y América Central unas 60,000 personas que llegaron a la frontera pidiendo asilo y ahora aguardan el trámite de sus pedidos, dijo Doris Meissner, exdirectora del entonces llamado Servicio de Inmigración y Naturalización.

“Pero no se puede abrir las puertas de par en par”, agregó. “Esto debería hacerse de una manera ordenada. Hay problemas logísticos y debe considerarse qué ocurrirá después”.

“La orden de emergencia por la cual, desde marzo, las autoridades en la frontera pueden usar los criterios del Centro para Control y Prevención de Enfermedades (CDC), para rechazar de forma expedita a los migrantes que puedan tener síntomas de covid-19, es otro caso de una medida por decreto”, dijo Meissner.

“El futuro gobierno de Biden no ha indicado qué hará con este decreto”, agregó. “Y debe haber cautela. Será enero, las condiciones de la pandemia continuarán y es posible que haya que mantener la orden de CDC por un tiempo”.

Musaffar Chishti, otro analista de MPI, reseñó las numerosas oportunidades a lo largo de las últimas tres décadas cuando hubo expectativas de una reforma integral del sistema de inmigración de EE.UU. y que, tanto con presidentes demócratas como republicanos, fallaron por la división partidista en el Congreso.

“Con un Congreso, otra vez, dividido y polarizado las perspectivas de algo sustancial son muy pocas“, añadió.

“Biden ha prometido dar por terminadas muchas políticas de Trump”, recordó Jessica Bolter, otra analista de MPI. “Un ejemplo es la construcción del muro en la frontera, para la cual Trump ha pedido 15,000 millones de dólares. Después que el Congreso no le asignó ese dinero uno de los aspectos más controvertidos fue la declaración, por parte de Trump, de una emergencia y la transferencia de fondos del Departamento de Defensa, en 2019, para la obra”.

“Una de las acciones más fáciles (para Biden), sería el poner fin a la declaración de emergencia, pero entonces queda por decidir qué se hará con los fondos que ya se transfirieron pero no se han usado todavía”, dijo.

Con información de la agencia EFE

Líder republicano del Senado respalda que Trump no reconozca victoria de Biden

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, hizo público este lunes su respaldo a la decisión del presidente Donald Trump de emprender acciones legales contra los resultados electorales que dieron la victoria al presidente electo Joe Biden.

McConnell, que consiguió conservar su escaño en la Cámara Alta, considera que el magnate está “cien por cien en su derecho” de solicitar un nuevo conteo y de impugnar las elecciones. Sin embargo, Trump no ha aportado evidencia de fraude electoral.

En su intervención ante el Senado, el republicano repitió el mantra de “los votos legales” en el que Trump ha insistido en los últimos días, a pesar de que tampoco tienen argumentos para justificar que unos sufragios sean legales y otros no.

El senador demócrata Chuck Schumer rebatió a McConnell recordándole que “las demandas deben estar fundamentadas en hechos y evidencias. Y no se equivoque, no ha habido evidencia de ningún fraude electoral significativo o generalizado. Joe Biden ganó esta elección [de manera] justa y honesta. Los márgenes de su victoria crecen día a día”.

Joe Biden: “Ahora es el momento curar el alma de América”

El presidente electo Joe Biden abrió su discurso en Wilmington, Delaware, ayer sábado en la noche diciendo que el pueblo estadounidense había dejado en claro su elección.

“El pueblo de esta nación ha dicho que nos ha entregado una victoria clara, una victoria convincente, una victoria para nosotros, el pueblo”, dijo.

“Hemos ganado con la mayor cantidad de votos emitidos en una candidatura presidencial en la historia de la nación”, agregó. “74 millones”.

Biden dijo que estaba sorprendido por la celebración en las calles de todo el país, calificándola de “un torrente de alegría, de esperanza, fe renovada en el mañana para traer otro día. Me siento honrado por la confianza que han depositado en mí”, agregó.

El presidente electo prometió este sábado que buscará ser un mandatario que “una” al país, en vez de “dividirlo”, y que trabajará para ganarse la confianza de todos los estadounidenses, incluso de los que no le votaron.

“Ahora, para todos los que votaron por el presidente Trump, entiendo su decepción esta noche. He perdido un par de veces, pero ahora démosnos una oportunidad”, dijo Biden.

El exvicepresidente dijo que era hora de que ambas partes “se vuelvan a escuchar”.

“Es hora de dejar de lado la retórica dura, bajar la temperatura, volver a vernos, escucharnos de nuevo, y para avanzar, tenemos que dejar de tratar a nuestros oponentes como nuestros enemigos. Ellos no son nuestros enemigos. Son estadounidenses”, dijo Biden.

Biden terminó su discurso a la nación diciendo: “Con corazones llenos y manos firmes, con fe en Estados Unidos y en los demás, con amor a la patria y sed de justicia, seamos el país que sabemos que podemos ser”.

Biden va ganando en Georgia y Pennsylvania y está a las puertas de la presidencia de EEUU

Tras una sorprendente remontada, el ex vicepresidente Joe Biden tiene una ligera ventaja en Georgia y Pennsylvania, lo que lo coloca a las puertas de alcanzar los 270 votos electorales y convertirse en el próximo presidente de Estados Unidos.

Según un reporte de Norah Gámez, de el nuevo Herald, señala que durante el día, los republicanos vieron con preocupación cómo se esfumaba la ventaja de Trump en Georgia. Cerca de las 10 p.m. del jueves Trump llevaba la delantera por solo 1,900 votos. En la mañana del viernes Biden tenía 1,500 más que el presidente gracias al conteo de boletas de la zona de Atlanta.

Ningún demócrata ha ganado Georgia desde que Bill Clinton ganara en 1992.

Durante todo el jueves, Biden también fue acortando la distancia en Pennsylvania, de cientos de miles de votos a solo 18,000 en la mañana del viernes. Mientras continuaba el conteo de boletas, provenientes mayoritariamente de Philadelphia, Trump vio desaparecer su ventaja y Biden lidera en la tarde por más de 20,500 votos.

Biden tiene varias opciones para llegar a los 270 votos requeridos pero Trump, que tiene 213 votos del colegio electoral, necesita ganar en Pennsylvania y Georgia para mantenerse en la pelea.

Boletín Noticias

Las noticias más importantes del sur de la Florida, Estados Unidos y América Latina. INSCRÍBASE

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de Privacidad y Términos de Servicio de Google.

En Nevada, Biden aumentó ligeramente su ventaja de cerca de 7,600 votos a un poco más de 11,000. Joe Gloria, un funcionario de elecciones de Clark County, dijo que quedan pendientes cerca de 63,000 boletas por tabular y que los resultados no estarían listos hasta el fin de semana. Gloria agregó que el viernes en la mañana podría conocerse el resultado del conteo de alrededor de 51,000 votos.

Biden todavía va delante en Arizona pero su ventaja se ha reducido a 43,500 votos cuando quedan cerca de 200,000 boletas por tabular. AP y Fox News ya declararon ganador a Biden en Arizona, a diferencia de otros canales de televisión y periódicos nacionales. Según las proyecciones de AP y Fox, Trump ya tendría 264 votos electorales por lo que si suma los 16 de Georgia, sería ya el ganador con 280 votos.

En cualquier de los dos escenarios, si Biden gana Pennsylvania, la carrera presidencial se termina.

North Carolina no ha terminado el conteo pero Trump lleva una cómoda ventaja.

En una breve comparecencia en la tarde del jueves, Biden pidió calma a los estadounidenses frustrados por la incertidumbre alrededor de los resultados.

“No tenemos ninguna duda de que cuando termine el conteo, la Senadora Harris y yo seremos declarados los ganadores. Les pido a todas las personas que mantengan la calma, el proceso está funcionando, el conteo se está completando y lo sabremos muy pronto”.

En un mensaje a la nación el miércoles, Biden aseguró que gobernaría como “un presidente americano”, no como un presidente partidista.

“Estoy seguro de que saldremos victoriosos, pero será una victoria para el pueblo estadounidense. No habrá estados azules y estados rojos; solo habrá Estados Unidos de América”, dijo, en un intento de calmar los ánimos.

Viendo su ventaja esfumarse, Trump repitió en la noche falsas acusaciones de fraude por parte de los demócratas y continuó quejándose del conteo establecido del voto por correo.

“Si cuentan los votos legales, yo gano fácilmente. Si cuentan el voto ilegal, pueden intentar robarnos las elecciones”, dijo.

El presidente volvió a insinuar que el conteo de las boletas por correo, consideradas válidas si son enviadas hasta una fecha que fija cada estado, forma parte de un intento de corromper las elecciones para arrebatarle la victoria, y no del proceso normal de los comicios en Estados Unidos.

El día de las elecciones “estábamos ganando ampliamente” en varios estados “y nuestros números comenzaron a reducirse en secreto”, dijo en una conferencia de prensa en la Casa Blanca en la noche del jueves. “Están tratando de robar una elección, manipular una elección y no lo permitiremos”.

Trump prometió que montaría un esfuerzo legal “tremendo” para imputar los resultados, citando supuestas irregularidades en el proceso.

En la medida en que sus opciones de ganar se han ido reduciendo, su campaña ha presentado demandas en cuatro estados (Georgia, Pennsylvania, Michigan y Wisconsin) ya sea para parar el conteo, pedir un recuento o cuestionar el manejo de las boletas. Jueces en Georgia y Michigan desestimaron las respectivas demandas.

“PAREN EL CONTEO” de los votos, escribió Trump en Twitter el jueves.

Desde mucho antes de las elecciones, el presidente Trump dejó claro que no aceptaría fácilmente una derrota. En la madrugada del miércoles, acusó sin pruebas a los demócratas de cometer fraude y cuestionó el conteo de las boletas más allá del día de las elecciones.

Para mayor conmoción, el presidente también se declaró ganador sin esperar al cierre de los resultados no oficiales.

“Esto es un fraude al pueblo americano”, dijo desde la Casa Blanca. “Francamente, nosotros ganamos estas elecciones”.

Estas acusaciones han provocado criticas inusuales dentro del partido republicano, entre ellas del senador de la Florida Marco Rubio.

“El resultado de la carrera presidencial se conocerá después de que se hayan contado todos los votos emitidos legalmente,” escribió en Twitter. “Tomarse días para contar los votos emitidos legalmente NO es un fraude”.

Trump logró una victoria rotunda en Texas y Florida, con el apoyo decisivo de los hispanos, y de los cubanoamericanos en el condado Miami-Dade. Pero perdió en estados del llamado “muro azul” como Michigan y Wisconsin, que logró arrebatar a Hillary Clinton en el 2016.

La tensión en el país ha provocado ya algunas protestas a favor o en contra de continuar el conteo de los votos..

Prolongada tensión post electoral ya deja más de 50 detenidos en NYC en medio de protestas

El clima de tensión post electoral en la Gran Manzana sigue inyectando más combustible que podría ser explosivo, mientras continúa el largo duelo cerrado en varios estados clave por la Casa Blanca y a la par que el presidente Donald Trump reitera mensajes que exigen que se “detenga el conteo de los votos”.

Un trabajo de Fernando Martinez publicado en www.eldiariony.com señaló que tras el avivamiento de la coalición nacional ‘Cuenten cada voto’ y los primeros movimientos en la ciudad de Nueva York que lo respaldan,  ya este jueves el Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD) salió al paso de las denuncias que  señalan a sus oficiales de haber tratado de evitar las primeras manifestaciones que recorrieron este miércoles en la noche varios puntos de Manhattan.

En un comunicado que divulgaron en medio de una lluvia de cuestionamientos sobre su supuesta agresividad en el momento de las detenciones, la Uniformada precisó que “apreciamos y valoramos la importancia de la libertad de expresión. Nuestra máxima prioridad es y siempre será la seguridad”.

Activistas que marchaban hacia Washington Square Park después de que el aspirante a la reelección republicano anunció que presentará demandas en Michigan y Pensilvania para detener el conteo de votos en curso, relataron que el número de arrestados ascendía a 50. Además, denuncian la obstrucción de componentes policiales a la protesta pacífica. El cuerpo policial confirmó las detenciones.

“Hemos arrestado a quienes intentaron infiltrase en una protesta pacífica encendiendo fuego, arrojando basura, atacando policías y lanzando huevos en Manhattan” especificó la comunicación del NYPD.

Más combustible a las protestas

Pero a medida que aumenta la incertidumbre por el escrutinio electoral en varios estados y el presidente Trump envía mensajes sobre nuevos recursos legales para detener el conteo de los sufragios, también se dispara la posibilidad de nuevas agitaciones. La Ciudad teme que se puedan salir de control.

Por lo menos, nueve manifestaciones con lemas como “Rechaza el fascismo” o “No dejemos que Trump robe las elecciones” se habían registrado en Brooklyn, Manhattan y Queens en las últimas horas.

En localidades como Union Square, en Manhattan, un tradicional centro de concentraciones de activistas por los derechos civiles de la ciudad, el sector comercial seguía protegiendo sus fachadas y gran parte decidió no abrir sus puertas.

El colombo americano Roberto Urquía, de 21 años, un joven estudiante que decidió unirse al movimiento ‘Cuenten cada voto’ predice que si no se respeta “la voluntad de las mayorías las calles no estarán tranquilas”.

Fue muy malo el estreno de las nuevas unidades de NYPD para controlar estas primeras marchas. No había necesidad de tanta violencia. Nosotros sabemos que estamos aquí luchando por la democracia y en contra del fascismo, pero también contra la brutalidad policial. Son dos objetivos”, explicó Roberto.

Jueces rechazan demandas de Trump en los estados de Georgia y Michigan

Jueces de Georgia y Michigan desestimaron rápidamente ayer jueves las demandas interpuestas por la campaña del presidente Donald Trump, socavando una estrategia legal para atacar la integridad del proceso electoral en estados donde el resultado podría significar la derrota del mandatario.

Mientras tanto, el candidato demócrata Joe Biden se acercaba a los 270 votos electorales que necesita para ganar los comicios presidenciales.

En Pensilvania, la campaña de Trump ganó un fallo de apelación para enviar a más observadores del partido y la campaña a los sitios donde los funcionarios electorales están procesando los sufragios en Filadelfia.

Pero la orden no afectó el recuento de votos que se está llevando a cabo en Pensilvania.

El abogado de la campaña de Biden, Bob Bauer, dijo que las acciones jurídicas de los republicanos eran infundadas.

“Quiero subrayar que, para sus propósitos, estas demandas no tienen que tener mérito. Ese no es el propósito… Es crear una oportunidad para que ellos envíen un mensaje falso sobre lo que está ocurriendo en el proceso electoral”, dijo el jueves Bauer, acusando a la campaña de Trump de “alegar continuamente irregularidades, fallas en el sistema y fraude sin ningún fundamento”.

Biden dijo el miércoles que el conteo debía continuar en todos los estados y que “nadie nos va a arrebatar la democracia, ni ahora ni nunca”.

Pero los funcionarios de campaña de Trump acusaron a los demócratas de tratar de robar las elecciones, pese a que no hay pruebas de que algo así esté ocurriendo.

Trump insiste en que hay “votos ilegales que no deben contarse”

El presidente Donald Trump aseguró esta noche, sin ofrecer evidencia, que hay un esfuerzo concertado para robarle la elección presidencial.”Si cuentan los votos legales, gano fácilmente, si cuentan los votos ilegales, pueden tratar de robarnos las elecciones”, dijo Trump esta noche desde la sala de prensa de la Casa Blanca.
Trump alegó que tiene los votos para prevalecer en la contienda presidencial.

Mientras tanto, jueces de Georgia y Michigan desestimaron rápidamente el jueves las demandas interpuestas por la campaña de Trump, socavando una estrategia legal para atacar la integridad del proceso electoral en estados donde el resultado podría significar la derrota del mandatario.