Tag: JOE BIDEN

Biden y la relación con Europa: “Estados Unidos está de vuelta”

En su primera participación en la Conferencia de Seguridad de Múnich, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, aseguró este viernes (19.02.2021) que la “alianza transatlántica” entre su país y Europa “ha vuelto” tras cuatro años de tensiones. Asimismo, recalcó que Washington buscará recuperar la confianza europea, trizada tras el período de Donald Trump en la Casa Blanca.

Biden sostuvo que trabajará de cerca con sus “socios europeos y capitales a lo largo del continente, desde Roma a Riga”. El líder demócrata profundizó el concepto: “Estoy enviando un mensaje claro al mundo. Estados Unidos está de vuelta. La alianza transatlántica está de vuelta”.

Para ser aún más preciso, en su intervención virtual en el encuentro que se realiza cada año en el sur de Alemania, sostuvo que el compromiso de Washington con la OTAN es absoluto. “Doy la bienvenida a las inversiones europeas en capacidad militar que hacen posibles nuestras defensas compartidas”, expresó. “Un ataque a uno de nosotros en un ataque a todos. Ese es nuestra posición inquebrantable”, agregó.

En el encuentro participaron también de forma remota la canciller de Alemania, Angela Merkel, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

China, Rusia e Irán

Asimismo, llamó a Europa a prepararse, junto a Estados Unidos, para una “competencia estratégica a largo plazo con China”, que será “dura”. A juicio del presidente de la principal potencia del planeta, “podemos hacer frente a los abusos económicos del gobierno de China y a la coerción que socava los fundamentos del sistema económico internacional”, pero debe ser un trabajo mancomunado.

Solo de esa forma, tanto Estados Unidos, Europa y también Asia, “podrán asegurar la paz y defender nuestros valores comunes y el avance de la prosperidad por todo el Pacífico”. Por otro lado, Biden aseguró que “afrontar la temeridad de Rusia y su pirateo de redes informáticas en EE.UU., en Europa y el mundo se ha vuelto crucial para proteger los retos de seguridad colectivos”.

Biden también tuvo palabras para la crisis climática, señalando que los acuerdos de mínimos ya no son suficientes, y que el mundo debe aspirar a planes más ambiciosos para frenar el cambio climático. También dijo que Washington está dispuesto a “negociar” con Irán y el resto de los países que firmaron el Acuerdo Nuclear de 2015, pero explicó que, a cambio, es necesario enfrentar las “actividades desestabilizadoras” de Teherán en Medio Oriente.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, valoró y elogió la “nueva disposición” de Estados Unidos, pero advirtió que “a las palabras hay que aportar resultados”.

Biden asegura que en julio habrá suficientes dosis de vacunas para inocular a todos los estadounidenses

El presidente Joe Biden aseguró este jueves que Estados Unidos ha obtenido otras 200 millones de dosis de la vacuna del coronavirus y da cumplimiento así al compromiso que hizo el mes pasado.

En una intervención desde los Institutos Nacionales de Salud (NIH), el mandatario dijo que las compras aumentarán el suministro en un 50%, hasta llegar a 600 millones de dosis.

Biden dijo también que las compañías están intensificando los plazos de entrega, por lo que los 100 millones de dosis que se prometieron para finales de junio ahora se entregarán a finales de mayo.

La Administración ha obtenido dosis suficientes tanto de Moderna como Pfizer-BioNTech para inocular a todos los estadounidenses antes de que acabe julio, tal y como afirmó el presidente.

De acuerdo con el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés), Estados Unidos pagó aproximadamente $2,000 millones de dólares a Pfizer por las nuevas dosis y $1,650 millones de dólares a Moderna.

El país ha conseguido ya comprar con antelación suficientes dosis de vacunas para inocular a su población dos veces. Sin embargo, las dosis extra no estarán disponibles inmediatamente y es probable que la actual falta de suministro continúe, al menos en el corto plazo.

Esas 200 millones de dosis adicionales jugarán un papel fundamental cuando se agoten los suministros iniciales.

Las órdenes de inmigración de Biden tendrán que esperar

El presidente, Joe Biden, postergó hasta la próxima semana la firma de una serie de órdenes ejecutivas sobre inmigración con las que abordará temas decisivos como la separación de familias, el proceso de asilo y la admisión de un mayor número de refugiados.

Para este viernes se esperaba los anuncios sobre inmigración, pero, consultada al respecto, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, indicó durante su rueda de prensa diaria que “será la próxima semana“.

Medios locales habían anticipado el retraso, sin que dieran a conocer una razón específica.

“Tendremos más que decir la próxima semana”, afirmó la funcionaria, quien apuntó que “a veces las cosas cambian” y defendió que los anuncios de la Casa Blanca se han dado según el calendario previsto.

El pasado 20 de enero, cuando el líder demócrata asumió el poder, medios locales señalaron que Biden tenía sobre la mesa 53 medidas ejecutivas de todo tipo que iría revelando hasta finales de enero, poniendo el foco cada día en un tema específico.

Este viernes, 29 de enero, estaba previsto que el mandatario lo dedicara a la inmigración, según esas versiones.

Pero este jueves Psaki aclaró que el programa que incluía las órdenes en materia de inmigración era un borrador.

Biden ha prometido desmontar muchas de las decisiones de su antecesor, Donald Trump, relacionadas especialmente con el proceso de asilo y el cupo de refugiados que Estados Unidos recibe anualmente.

Trump puso en marcha diversas decisiones que prácticamente estrangularon el proceso de asilo, una de ellas la política de los Protocolos de Protección a Migrantes (MPP, en inglés), también conocida como “Permanezca en México”.

Esa política ha permitido devolver a cerca de 60,000 solicitantes de asilo que ahora esperan en el país vecino por sus citas antes jueces de migración estadounidenses.

La Administración de Trump también suscribió Acuerdos de Cooperación de Asilo (ACA) con Guatemala, El Salvador y Honduras, países que conforman el llamado Triángulo norte de Centroamérica y de donde procede la mayor cantidad de migrantes que buscan llegar a Estados Unidos atravesando la frontera con México.

Amparado en esos acuerdos, Estados Unidos puede retornar a esos países a los solicitantes de asilo que en su paso hacia territorio estadounidense no hubiesen pedido esa protección en la primera nación a la que arribaran.

El primer discurso de Joe Biden como presidente de EEUU, en diez frases clave

Hoy ha prevalecido la democracia“. Joe Biden, de la mano de la primera vicepresidenta afroamericana, Kamala Harris, ha jurado el cargo como 46.º presidente de Estados Unidos, dejando atrás los cuatro años de mandato de Donald Trump, cargados de polémicas. Desde la tradicional escalinata del Capitolio, el ya oficialmente nuevo mandatario de país ha pronunciado el que ha sido su primer discurso oficial, cargado de las mismas intenciones que ya venía adelantando desde que fue elegido el pasado 3 de noviembre: la unidad. Su mensaje, además del sentido de la unión entre todos los estadounidenses, también se ha enfocado en la necesidad de “sanar heridas” que quedan por curar en el país, y en todo lo que queda por hacer, como derrotar al coronavirus o acabar con los extremismos que se han venido instalando en los últimos años en la sociedad estadounidense, profundamente dividida. Estas son algunas de las frases más destacadas de su discurso:

  • Hoy prevalece la democracia (…). Somos una nación indivisible y desde hace más de 200 años hemos hecho una transición pacífica del poder, al estilo estadounidense, atrevido, optimista, con la visión de la nación que podemos llegar a ser y que debemos ser.
  • Este virus se ha llevado más vidas en un año que las que se perdieron en toda la Segunda Guerra Mundial, pero también se ha llevado miles de empleos, ha visto miles de negocios cerrados.
  • Tenemos que hacer frente a los supremacistas blancos, a los terroristas nacionales… Los tenemos que enfrentar y los venceremos. A base de unidad, porque la unidad es lo más importante en la democracia.
  • Quiero reconstruir la clase media, garantizar la sanidad a todos… y podemos hacerlo. Al hablar de unidad les puede parecer una tonta fantasía, porque las fuerzas que nos dividen son profundas y reales… pero no son nuevas. En nuestra historia ha habido una lucha constante entre nuestros ideales y la dura realidad.

Tenemos que tratarnos con dignidad… con respeto. Tenemos que vernos no como adversarios sino como vecinos, y caldear los ánimos en aras de la unidad, porque si no no va a haber progreso. Esto trata de agotar esta rabia. Ninguna nación puede avanzar en el caos. Este es un momento histórico y la unidad, el camino hacia adelante.

Vamos a empezar a escucharnos, a mostrarnos respeto. La política no tiene que ser un infierno, destruyendo todo en su camino. Si no estamos de acuerdo no tenemos que ir a la guerra; tenemos que rechazar una cultura en la que los hechos se manipulan o incluso se fabrican.

Joe Biden releva a Donald Trump en la investidura más tensa desde la Guerra de Secesión

Estados Unidos celebra hoy la transferencia de poderes presidenciales más tensa en 160 años, desde que Abraham Lincoln asumió el cargo rodeado de hombres armados después de que siete estados hubieran declarado unilateralmente la independencia ante el temor de que el nuevo presidente limitara la expansión de la esclavitud hacia los nuevos territorios del Oeste. Cinco semanas después, estalló la guerra civil entre los secesionistas defensores de la esclavitud y los defensores de la unidad nacional opuestos a su expansión. Ése no es el caso de EEUU en 2021. Nadie teme una guerra civil entre los partidarios del presidente saliente, Donald Trump, y el ganador de las elecciones del 3 de noviembre.

En este reporte del periodista Pablo Pardo de El Mundo.com, se señala que la tensión es enorme. De hecho, Lincoln, al menos, tuvo público. Unas 25.000 personas asistieron al acto. Y también tuvo el respeto de su predecesor. El presidente saliente, James Buchanan, cumplió con la tradición y acompañó al presidente electo al Capitolio, el edificio que alberga las dos cámaras del Congreso de EEUU y en el que tiene lugar la ceremonia de jura del cargo o, como se la conoce en Estados Unidos, la inauguración. Buchanan no se había presentado a la reelección. En su lugar, lo había hecho su vicepresidente, John Breckinridge, que, a pesar de su derrota, estaba en el Capitolio esperando al presidente electo. Joe Biden no tendrá nada de eso. Por primera vez desde que George Washington juró el cargo el 30 de abril de 1789 en la ciudad de Nueva York (en un acto en el que el barco de la Armada española Galveston disparó trece salvas en honor del nuevo presidente), no habrá público en la inauguración. El Mall – el gran parque que ocupa el centro de la capital de Estados Unidos, famoso por su presencia en películas de Hollywood – estará totalmente vacío, ante el temor de que los seguidores del presidente saliente lleven a cabo actos violentos como el del 6 de enero, cuando asaltaron el Capitolio, en una acción sin precedentes en la Historia de Estados Unidos en la que murieron cinco personas, entre ellas un policía. Lo único que habrá en el Mall serán 200.000 banderas estadounidenses en homenaje a todas las personas que no han podido acudir a ver la ceremonia.

LOS DOS ESCENARIOS DE LA CEREMONIA

Ese ‘campo de banderas’’ será todo lo que quede de los cientos de miles de personas –el récord, forjado por Barack Obama en 2008, es 1,8 millones– que asisten a estos eventos. Los únicos testigos en carne y hueso de la jura del cargo del cuadragésimo sexto presidente de Estados Unidos serán el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, los congresistas, los embajadores extranjeros y el ‘pool’’ de medios que cubre a diario la Casa Blanca. Todas las demás invitaciones han sido canceladas. Habrá, también, 25.000 soldados con armas de guerra, que ayer concluyeron su despliegue en Washington, una ciudad de apenas 705.000 habitantes, protegiendo el acto. Al menos una docena de ellos fueron ayer relevados de sus funciones después de que el FBI descubriera que son seguidores de la teoría conspiratoria QAnon, que afirma que Trump lucha en solitario contra una red de pederastas que controla el mundo.

OBSTÁCULOS DE PROTECIÓN DEL PERÍMETRO DE SEGURIDAD

Es otro recuerdo de la inauguración de Lincoln cuando, como relató la escritora Julia Taft, que entonces tenía apenas 15 años y estuvo presente en el acto, “en cuanto ocupamos los lugares que nos habían sido asignados, vimos una hilera de francotiradores vestidos con casacas verdes subir al tejado. El rumor era que iban a disparar a cualquiera que se acercara al carruaje del presidente”. En esta inauguración, tampoco estará el presidente saliente, Donald Trump. Es la primera vez que eso sucede desde que en 1841 Martin Van Buren no fue a la jura del cargo de William Henry Harrison. Trump deja Washington a las 8 de la mañana (2 de la tarde hora peninsular de España), justo en el momento en el que comienzan los preparativos para el acto de sucesión. También por vez primera desde que se instauró esta tradición, en 1825,

 Donald Trump y su esposa, Melania, no recibirán en su residencia oficial a su sucesor. Cuando lleguen los Biden, les recibirá el intendente de la Casa Blanca, es decir, la persona encargada del mantenimiento de la residencia oficial. Se llama Timothy Harleth, y ocupa ese cargo desde que en mayo la primera dama, Melania, lo llevó desde el Hotel Trump de Washington. Trump se irá en el Air Force One desde la base aérea de Andrews, en las afueras de Washington. El presidente saliente ha demandado alfombra roja y 21 salvas de honor en su despedida. Pero las Fuerzas Armadas no solo han rechazado esa petición, sino que, encima, han cancelado el acto de despedida que rinden al jefe del Estado desde hace 40 años.

Trump, así, se va sin reconocer su derrota en las urnas, abandonado por los suyos. Anoche no estaba confirmado que el vicepresidente, Mike Pence, fuera a asistir a la marcha de Trump, pero sí que lo haría a la jura de Biden. Y el líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, que había sido uno de los mayores aliados de Trump, declaró que el asalto al Capitolio “fue provocado por el presidente”. Sin embargo, cuatro quintas parte de los 74 millones de estadounidenses que votaron por Trump insisten en que hubo fraude electoral. El resultado es la inauguración más tensa en 120 años.

El juicio a Trump comenzaría el mismo día que asume Biden

El juicio político del presidente Donald Trump podría comenzar a la 1 de la tarde del próximo miércoles, el mismo día en que el presidente electo Joe Biden tomará posesión del cargo, en un fin cada vez más extraordinario para la administración del republicano en la Casa Blanca.

La fecha depende de que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, envíe pronto a la cámara alta los artículos a considerar para llevar a cabo el juicio político. Esperando no interrumpir la ceremonia de juramentación de Biden, algunos demócratas han sugerido esperar a que el demócrata tenga tiempo de asumir el cargo y comience a trabajar en sus prioridades.

Lo que está claro es que el juicio que se avecina será diferente a cualquier otro en la historia de Estados Unidos, el primero para un presidente que ya no está en el cargo. Políticamente, esto obligará a un ajuste de cuentas entre algunos republicanos que han apoyado a Trump durante su presidencia y en gran medida le han permitido difundir ataques falsos contra la integridad de las elecciones de 2020.

El líder republicano del Senado, Mitch McConnell, está abierto a considerar el juicio político, después de decir a allegados que está harto de Trump, pero no ha indicado cómo votaría.

El líder republicano tiene una gran influencia en su partido y la convocatoria del juicio será uno de sus últimos actos como líder de la mayoría. Dos nuevos senadores de Georgia, ambos demócratas, tomarán posesión de su cargo dejando la cámara dividida 50-50. Eso inclina a la mayoría hacia los demócratas una vez que Kamala Harris asuma el cargo, ya que el voto de la vicepresidenta representaría un desempate.

La Cámara de Representantes acusó a Trump el miércoles de un solo cargo, incitación a la insurrección, después del letal asalto al Capitolio la semana pasada por parte de simpatizantes del mandatario. Él es el único presidente que ha sido acusado dos veces. El ataque tiene a la capital de la nación, y otras capitales, bajo fuertes medidas de seguridad ante la amenaza de más violencia para el día de la juramentación.

Pelosi, demócrata de California, no ha dicho cuándo enviará la acusación al Senado.

Según el procedimiento del Senado, el juicio comenzará poco después de que la Cámara de Representantes entregue el artículo de acusación. Esto podría indicar que el juicio comenzaría a la 1 p.m. el día de la juramentación de Biden. La ceremonia en el Capitolio comienza al mediodía.

Biden ha dicho que el Senado podría dividir su tiempo entre el juicio político, la confirmación de los nominados a su gabinete y trabajar en hacer frente al COVID-19 y otros asuntos.

Con el Capitolio custodiado por elementos de la Guardia Nacional por dentro y por fuera, la cámara baja votó 232-197 el miércoles para acusar a Trump, en un proceso que ha avanzado a toda velocidad a una semana del asalto al Capitolio.

El vicepresidente Mike Pence asistirá a la inauguración de Joe Biden

El vicepresidente Pence planea asistir a la toma de posesión del presidente electo Joe Biden, dijo a NPR una fuente familiarizada con la decisión.

La decisión se produce un día después de que el presidente Trump anunciara en Twitter que no asistiría a la inauguración.

Trump ha pasado semanas afirmando falsamente que las elecciones fueron manipuladas, lo que culminó con una turba violenta de sus partidarios que se apoderó del Capitolio el miércoles y provocó la muerte de cinco personas.

El presidente electo Joe Biden dijo el viernes que celebra que el presidente Trump decidiera no asistir y que el vicepresidente Pence “es bienvenido. Sería un honor tenerlo allí”.

La decisión es la segunda separación de alto perfil de Pence respecto a Trump, después de estar lealmente detrás de él durante años.

A pesar de la presión de Trump, Pence afirmó la victoria de Biden cuando el Congreso terminó de contar los votos del Colegio Electoral la madrugada del jueves. Trump había pedido a Pence que mostrara “valor extremo” al rechazar el proceso de certificación.

También se espera que asistan a la inauguración los expresidentes Barack Obama, George W. Bush y Bill Clinton.

El comité del Congreso que planea la ceremonia de inauguración de Joe Biden dijo que la toma de posesión se llevará a cabo en el Frente Oeste del Capitolio como estaba planeado, a pesar de los eventos del miércoles. La seguridad será estricta.

El equipo que planificó la ceremonia recomendó a las personas que no viajen a Washington debido a los riesgos de coronavirus y dijo que “el evento será extremadamente limitado y que el desfile que sigue será reinventado”.

Donald Trump será el primer presidente de la historia reciente en no asistir a la juramentación de su sucesor.

Biden nominará al ex aspirante presidencial Pete Buttigieg como secretario de Transporte

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, nominará al exalcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg, para dirigir el Departamento de Transporte, dijeron tres fuentes a NBC News, la cadena hermana de Noticias Telemundo.

Buttigieg es uno de los antiguos rivales de Biden en la carrera por la Casa Blanca y el único exaspirante a la presidencia en 2020 en ser abiertamente gay. Durante mucho tiempo se especuló que el político de 38 años se uniría a la Administración Biden. La nominación tendrá que ser confirmada por el Senado. 

El exalcalde puso fin a su candidatura presidencial justo antes de las cruciales elecciones del Súper Martes, a principios de marzo. Inmediatamente después respaldó al exvicepresidente.

Buttigieg tuvo un arranque prometedor durante las primarias, compartiendo la victoria en el caucus de Iowa con el senador Bernie Sanders.

Es el exalcalde de la cuarta ciudad más grande de Indiana, sirviendo desde 2012 hasta 2020. También trabajó durante siete meses como oficial de inteligencia en Afganistán.

Presionan a Biden para que promueva reforma migratoria

Grupos defensores de inmigrantes lanzaron este martes campañas por todo el país, de Los Ángeles a Nueva York, con las que tratan de presionar al presidente electo Joe Biden para que actúe con rapidez en la protección de la comunidad migrante y que impulse una reforma migratoria que permita a 11 millones de indocumentados regularizar su situación en el país.

Los llamados en varios estados se dan a un día después de que el Colegio Electoral de Estados Unidos confirmó que la fórmula demócrata Joe Biden-Kamala Harris ganó las elecciones del pasado 3 de noviembre, despejando su camino a la Casa Blanca tras semanas de intentos del presidente Donald Trump de echar abajo los resultados.

La convocatoria más grande se dio en la costa este, donde delegaciones de siete estados se unieron en Nueva Jersey a una caravana que partió hacia Wilmington, Delaware, la ciudad de Biden y donde tiene su oficina general, para instar al demócrata a actuar y trabajar por los inmigrantes desde su primer día en la Casa Blanca.

La caravana reunió a casi 500 personas que llevaban decorados sus vehículos pidiendo a Biden tomar medidas urgentes que ayuden a los latinos.

Jenna DeFosse, de la organización CASA in Action, dijo que los activistas tocarán la puerta de Biden con estas solicitudes, que incluyen un pedido al presidente electo para que voltee a ver a Puerto Rico, y las necesidades que enfrenta la isla.

“Elegimos una nueva visión para nuestro país, una que comienza con un camino hacia la ciudadanía para millones de inmigrantes indocumentados y comienza a corregir el daño sufrido por nuestras comunidades durante los últimos cuatro años de una Administración que fue cruel e inhumana con las vidas de inmigrantes y refugiados”, dijo Sulma Arias, portavoz de FIRM, en un comunicado

La campaña “We Are Home” (Estamos en Casa), recientemente formada por decenas de organizaciones, impulsó más de 50 eventos en 27 estados, que incluyen acciones en Alabama, Arizona, Arkansas, California, Colorado, Connecticut, Delaware, Distrito de Columbia, Florida, Georgia, Illinois, Kansas, Maine, Maryland, Massachusetts, Michigan, Nebraska, Nueva Jersey, Nueva York, Carolina del Norte, Oregón, Pensilvania, Texas, Utah, Virginia, Washington y Wisconsin.

Nuevas caravanas de migrantes que preparan su viaje a EE.UU. pondrán a Biden a prueba

Los países centroamericanos, que sufren con mayor intensidad las consecuencias crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus, vieron el mes pasado cómo dos huracanes devastadores dejaron abnegada una parte importante de su territorio. Tras nueve meses de restricciones de viaje y alto índice de desempleo, cada vez más familias se preparan para poner rumbo a Estados Unidos.

Si bien la inmigración no ocupó en la última campaña electoral el peso que tuvo en 2016, el presidente electo, Joe Biden, se comprometió a acabar con las políticas de Donald Trump en esta materia. Pero el arribo de migrantes centroamericanos a la frontera sur le pondrá a prueba en cuanto llegue a la Casa Blanca el próximo mes de enero.

Las razones de la caravana

“Habrá caravanas y en las próximas semanas aumentará” el flujo de llegadas, según dijo a Bloomberg José Luis González, coordinador de la organización no gubernamental Red Jesuita con Migrantes de Guatemala. “La gente ya no tiene miedo al coronavirus. Están pasando hambre, lo han perdido todo y algunos pueblos todavía están inundados“, añade.

González explica que cuando hay un cambio en los gobiernos de Estados Unido o México, empiezan a armarse caravanas para tomar el pulso a las autoridades entrantes. “Lo que ven (ahora) es que el que dijo que iba a construir un muro y odiaba a los latinos está de salida”, asegura González.

La presión migratoria ha aumentado en el último mes tras los estragos que provocaron los huracanas Eta e Iota en medio de una temporada sin precedentes en el Atlántico. Tras peticiones de países centroamericanos, la Administración Trump anunció este lunes la extensión del Estatus de Protección Temporal (TPS) para los nacionales de El Salvador, Honduras y Nicaragua (entre otros) que llegaron hace décadas a Estados Unidos también como consecuencia de desastres naturales.

Solo Eta causó daños por valor de cinco millones de dólares en toda la región y afectó a tres millones de personas. Se inundaron casas, se dañaron carreteras, puentes y cultivos en Nicaragua, Honduras, Guatemala y El Salvador. Respecto a Iota, los gobiernos están todavía contabilizando los daños que causó y algunos pueblos continúan aún parcialmente abnegados.

El reto de Biden ante la inmigración

Dos de las medidas migratorias de Trump que Biden ha prometido revertir son la detención prolongada y la separación de familias. Tras una orden judicial, la Administración actual trató de reunir con sus padres a los menores que había separado. Sin embargo, aún no han podido encontrar a los progenitores 666 niños y niñas.

Varias organizaciones que defienden los derechos de los migrantes han advertido repetidamente que en materia migratoria no será suficiente volver a la era Obama, a quien apodaron “jefe de las deportaciones”. Aunque en un debate electoral, Biden quiso desvincularse del anterior presidente demócrata, será muy difícil conseguir cambios de gran calado si no se establece una mayoría demócrata en el Senado.

Los asesores de Biden proyectan alejarse de las políticas de Trump y, al mismo tiempo, evitar que la frontera se abra de golpe, dicen a Bloomberg personas familiarizadas con la planificación. Temen que los cambios rápidos y de gran envergadura pueden provocar que más personas emprendan su viaje al norte.

El nominado del presidente electo para dirigir el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) estuvo al frente de la gestión del aumento del flujo migratorio durante la Administración Obama. Alejandro Mayorkas creo más centros de detención para familias y aumentó las deportaciones, dos medidas que le valieron la crítica contundente de organizaciones civiles.

Los datos migratorios

La cantidad de personas que Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) ha detenido a lo largo de las casi 2,000 de frontera entre México y Estados Unidos ha aumentado en los últimos seis meses. La agencia dice que en abril, al inicio de la pandemia y de las restricciones de viaje, registraron 17,000 frente a los más de 69,000 del último conteo.

La migración de Centroamérica a México y EE.UU. empezó a aumentar después del huracán Mitch de 1998 y el huracán Stan de 2005. Otros desastres naturales han forzado desde entonces a los habitantes de la región a abandonar su lugar de nacimiento. En El Salvador, una fuerte sequía entre 2014 y 2015 afectó a la producción de maíz, otro ejemplo de la crudeza con la que los fenómenos meteorológicos afectan a estos países.

Durante la campaña presidencial, Biden pidió un paquete de ayuda de $4,000 millones de dólares para Centroamérica y dijo que su administración abordaría la crisis climática que enfrenta la región. Las caravanas de inmigrantes son un indicador de que tendrá que ponerse con este trabajo desde el principio de su gobierno.

Dupla electoral Biden-Harris son designados “Personajes del año” de la revista Time

Joe Biden y Kamala Harris, declarados ganadores de las atípicas elecciones presidenciales 2020, fueron designados anoche “Personas del Año”, en la legendaria distinción decembrina de la revista neoyorquina Time.

Ambos líderes del partido Demócrata, llamados a ocupar la Casa Blanca desde el próximo 20 de enero, fueron reconocidos por “cambiar la historia estadounidense, por mostrar que las fuerzas de la empatía son mayores que las furias de la división, por compartir una visión de curación en un mundo en duelo”, dijo el editor en jefe de la publicación, Edward Felsenthal.

La designación no sorprende, porque Felsenthal destacó que “Cada presidente electo desde FDR (Franklin Delano Roosevelt) ha sido, en algún momento de su mandato, ’Persona del Año’, casi una docena de ellos en un año de elecciones presidenciales. Ésta es la primera vez que hemos incluido” a su compañero de fórmula, que además nunca había sido una mujer.

Los otros finalistas a “Persona del Año 2020” fueron el mandatario Donald Trump, los trabajadores esenciales de atención médica de primera línea en dupla con el doctor Anthony Fauci, y el movimiento por la justicia racial.

También ayer Time nombró “Artista del Año” a la banda coreana BTS, y “Deportista del Año” a LeBron James, estrella de los Lakers de Los Ángeles. Previamente, la revista declaró que 2020 ha sido el peor año de la historia.

Estas son las tres prioridades para Biden en materia migratoria

El gobierno del presidente electo Joe Biden enfrentará un complejo reto en asuntos migratorios, pero hay tres prioridades que expertos y activistas han puesto sobre la mesa: proteger a los ‘dreamers’, fortalecer la fuerza laboral agrícola y asegurar el estatus legal de la problación indocumentada.

Desde su campaña, el demócrata se ha comprometido a todo ello, pero los especialistas y congresistas lo establecieron como esencial para vencer la crisis causada por la pandemia de coronavirus.

Incluso Alejandro Mayorkas, nominado por Biden para liderar el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), reconoció la importancia y el reto que significará “arreglar el sistema migratorio roto”.

“Nuestro sistema de inmigración está roto y todos lo sabemos, el costo de ese sistema roto es incalculablemente alto, al prevenir no solamente a las familias de una mejor vida, sino al país de la prosperidad”, dijo Mayorkas en el foro virtual “Llamado Urgente para una Solución en Inmigración de Sentido Común”, organizado por la Coalición de Inmigración Empresarial Americana (ABIC, por sus siglas en inglés).

Agregó que se debe poner atención en los trabajadores de todo tipo, desde los agrícolas hasta los especializados en tecnología.

“El presidente electo Joe Biden está comprometido a arreglar este sistema migratorio roto”, indicó Mayorkas, quien recordó los beneficios que el programa de refugio le brindó a su familia, cuando su padre decidió mudarse de Cuba a Miami en 1960.

La nominación de Mayorkas ha sido celebrada por organizaciones de derechos civiles y de inmigrantes, debido a su experiencia de casi 20 años en el servicio público federal y su conocimiento del sistema migratoria, la haber sido subsecretario del DHS y director de la oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS).

“Debemos terminar con la política de menospreciar a los inmigrantes”, agregó Mayorkas en su intervención del evento que duró más de cinco horas con expertos de distintas áreas, así como beneficiarios de DACA y TPS.

El abogado enfatizó su rechazo a la separación de niños de sus padres, además de apuntar en la importancia de los inmigrantes para enfrentar la crisis por la pandemia de COVID-19.

“Los inmigrantes han sido esenciales para que nuestras comunidades sobrevivan a la actual pandemia, sirviendo en el país en números como personal médico, investigadores y científicos, como personal de entrega”, dijo. “Impulsaremos una agenda que sea humana, justa, que refuerce a la nación y su economía y mantenga a nuestras familias y comunidades seguras”.