Tag: JUECES

Jueza suspende condición de impuesta para restringir el asilo

Una jueza federal en California emitió ayer jueves una orden a nivel nacional para detener provisionalmente una nueva regla del gobierno del presidente Donald Trump que restringía la elegibilidad de asilo para los solicitantes condenados por delitos menores.

En un nuevo revés para la Administración federal, la magistrada Susan Illston, de la Corte del Distrito Norte de California, con sede en San Francisco, detuvo la entrada en vigor de la nueva regla, que comenzaría a aplicarse este viernes 20 de noviembre.

La decisión se dio tras una demanda presentada a comienzos de mes por las organizaciones Pangea Legal Services, Dolores Street Community Services, Catholic Legal Immigration Network Inc. (CLINIC” y Capital Area Immigrants’ Rights Coalition, que desafía la nueva regla migratoria.

La medida presentada por el gobierno de Trump el 21 de octubre creaba amplias y estrictas barreras para los solicitantes de asilo culpables de delitos menores e incluso, en algunos casos, perjudicaba aquellos que solo habían sido investigados, alegan las organizaciones.

El tribunal reconoció que “la nueva regla habría privado a los solicitantes válidos de obtener asilo, independientemente de si se han rehabilitado, independientemente de si su conducta delictiva ocurrió muchos años antes, o independientemente de si han cometidos actos que el Congreso ha dicho no deberían hacer que un solicitante sea inelegible para el asilo”.

Jueces rechazan demandas de Trump en los estados de Georgia y Michigan

Jueces de Georgia y Michigan desestimaron rápidamente ayer jueves las demandas interpuestas por la campaña del presidente Donald Trump, socavando una estrategia legal para atacar la integridad del proceso electoral en estados donde el resultado podría significar la derrota del mandatario.

Mientras tanto, el candidato demócrata Joe Biden se acercaba a los 270 votos electorales que necesita para ganar los comicios presidenciales.

En Pensilvania, la campaña de Trump ganó un fallo de apelación para enviar a más observadores del partido y la campaña a los sitios donde los funcionarios electorales están procesando los sufragios en Filadelfia.

Pero la orden no afectó el recuento de votos que se está llevando a cabo en Pensilvania.

El abogado de la campaña de Biden, Bob Bauer, dijo que las acciones jurídicas de los republicanos eran infundadas.

“Quiero subrayar que, para sus propósitos, estas demandas no tienen que tener mérito. Ese no es el propósito… Es crear una oportunidad para que ellos envíen un mensaje falso sobre lo que está ocurriendo en el proceso electoral”, dijo el jueves Bauer, acusando a la campaña de Trump de “alegar continuamente irregularidades, fallas en el sistema y fraude sin ningún fundamento”.

Biden dijo el miércoles que el conteo debía continuar en todos los estados y que “nadie nos va a arrebatar la democracia, ni ahora ni nunca”.

Pero los funcionarios de campaña de Trump acusaron a los demócratas de tratar de robar las elecciones, pese a que no hay pruebas de que algo así esté ocurriendo.

Las nuevas aplicaciones DACA quedan “pendientes” mientras la Administración Trump busca finalizar el programa

La Administración Trump anunció el viernes por la noche que todas las nuevas solicitudes para el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) se marcarán como “pendientes” a medida que los funcionarios del gobierno reflexionan en otro intento de descartar el programa de inmigración.

El anuncio se produjo durante una audiencia telefónica en un tribunal federal en Marylandsegún The Associated Press, que estaba en la llamada.

La Administración trató de derogar el programa de la era de Obama, aunque la Corte Suprema revocó la medida el mes pasado, diciendo que se terminó de manera incorrecta. El fallo abrió la puerta a una futura derogación, diciendo que la administración solo tuvo que desechar el programa de la manera adecuada.

Un juez federal ordena a la gobierno que acepte nuevas solicitudes de DACA

Un juez federal en Maryland ordenó al gobierno del presidente Donald Trump, que reanude la recepción de solicitudes y la extensión de permisos del programa DACA, que protege a miles de jóvenes indocumentados, casi un mes después de un fallo del Tribunal Supremo que calificó de “arbitraria y caprichosa” su cancelación.

En su dictamen de cuatro páginas, el juez Paul Grimm volvió a describir como “arbitraria y caprichosa” la terminación de DACA decretada por Trump en septiembre de 2017 y añadió que tras el fallo del Supremo del 18 de junio el programa “queda restaurado a como estaba” antes de la cancelación.

El juez prohibió al gobierno y sus agentes que apliquen o pongan en práctica la rescisión del DACA y “que tomen alguna otra acción para rescindir el DACA que no esté en cumplimiento de la ley aplicable”.

En el curso de una conferencia de prensa, Trump aseguró este martes que su gobierno “se ocupará del DACA”, un programa instaurado por decreto del presidente Barack Obama en 2012 que ha protegido de la deportación a cientos de miles de personas traídas de forma ilegal al país cuando eran menores de edad.

Hasta hoy, el gobierno no ha indicado si, como corresponde de acuerdo al fallo judicial, mantendrá la extensión de permisos a los beneficiarios de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), y aceptará las solicitudes de otras personas impedidas de hacerlas desde la decisión de rescindir el programa por parte de Trump.

Esto incluye aquellas personas entre unos 650,000 beneficiarios del DACA que han de renovar los permisos, y más de 300,000 nuevos solicitantes, entre quienes se cuentan alrededor de 55,000 individuos que en los últimos tres años han cumplido la edad para ampararse en el programa.

El Centro para Progreso Americano calcula que cualquier decisión sobre el DACA afecta a más de 1.1 millón de inmigrantes indocumentados si se cuentan a los familiares de los “soñadores” -como a sí mismos se denominan los beneficiarios directos- y decenas de miles de niños y niñas, hijos de los “soñadores”, que han nacido en EE.UU. y son ciudadanos estadounidenses.

Segundo golpe judicial contra política de Trump que buscaba negar protección a miles de inmigrantes

La Corte de Apelaciones del Noveno Circuito falló ayer lunes contra la norma del Gobierno de Donald Trump que obliga a los solicitantes de asilo a pedirlo antes en terceros países, lo que constituye la segunda decisión judicial contraria a esta regla en menos de una semana.

Según lo informó el diario La Opinión, la Corte de Apelaciones, con sede en San Francisco se sumó así a la tesis ya expuesta por el juez federal Timothy J. Kelly de Washington, quien el pasado miércoles dictaminó que la regla del Gobierno es ilegal porque viola la Ley de Inmigración y Nacionalidad, además de no haber seguido los procedimientos requeridos para su aprobación.

En un sentido similar, el magistrado de Apelaciones William A. Fletcher tildó este lunes la norma de “inconsistente” y apuntó que el Gobierno sólo puede exigir que los inmigrantes pidan antes asilo en terceros países si estos han firmado antes un acuerdo con EE.UU. en que se comprometan a garantizar la seguridad de los solicitantes, así como a proveerles un proceso “completo y justo”.

La medida del “tercer país” fue promovida por Trump y aprobada a mediados de julio del año pasado, y restringe la posibilidad de pedir asilo en EE.UU. a los migrantes que hayan pasado antes por otros países, donde deben dirigir sus solicitudes antes de proseguir su camino hacia el país norteamericano.

Como la mayoría de solicitantes de asilo en la actualidad son ciudadanos de El Salvador, Honduras y Guatemala, en su camino hacia EE.UU. pasan precisamente por Guatemala y por México, con lo que se pone virtualmente fin a la posibilidad de solicitar asilo en Estados Unidos.

Tanto el fallo de este lunes como el del miércoles pueden tener poco impacto sobre la situación en la frontera, ya que desde hace meses esta se encuentra cerrada a la inmigración y el asilo debido a las medidas preventivas para contener la propagación de la pandemia de COVID-19.

Juez bloquea temporalmente libro de sobrina de Trump

Un libro revelador de la sobrina del presidente Donald Trump no puede ser publicado hasta que un juez pondere los méritos del argumento del hermano del mandatario de que su publicación violaría un pacto entre familiares, dijo un magistrado el martes.

El juez de la corte suprema de Nueva York Hal B. Greenwald emitió una orden que requiere que la autora y su editor expliquen por qué no debería bloquearse la publicación del libro “Too Much and Never Enough: How My Family Created the World’s Most Dangerous Man” (Demasiado y nunca suficiente: Cómo mi familia creó al hombre más peligroso del mundo). Se programó una audiencia para el 10 de julio.

El libro, cuyo lanzamiento está anunciado para el 28 de julio, fue escrito por Mary Trump, la hija de Fred Trump Jr., el hermano mayor del presidente. Una descripción publicada en internet dice que el libro “revela una pesadilla de traumas, relaciones destructivas y una trágica combinación de descuido y abusos”.

El juez prohibió “publicar, imprimir o distribuir cualquier libro o porciones” hasta que él decida sobre la validez de los argumentos de Robert S. Trump.

Robert Trump dice que Mary Trump debe cumplir con un acuerdo escrito entre familiares que llegaron a un arreglo sobre una disputa por el testamento de Fred Trump, quien murió en 1981, de que no se puede publicar un libro sobre ellos sin su permiso.

El abogado de Mary Trump, Theodore J. Boutrous Jr., y el editor, Simon & Schuster, dijeron que apelarán de inmediato.

“La orden restrictiva temporal de la corte es solamente temporal, pero aun así es una restricción previa al discurso político que claramente viola la Primera Enmienda” de la Constitución, dijo Boutrous.

“Este libro, que aborda asuntos importantes de gran interés público y gran importancia sobre un presidente en funciones en un año electoral, no debería ser suprimido ni siquiera por un día”, dijo.

window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag(‘js’, new Date()); gtag(‘config’, ‘UA-80000477-2’);

Conozca los detalles del programa DACA que favorece a jóvenes inmigrantes

La Corte Suprema ratificó el jueves pasado el programa que protege de la deportación a los inmigrantes que llegaron al país siendo menores de edad y les permite trabajar. El tribunal decidió que el presidente Donald Trump no puso fin de manera apropiada al programa. Trump intentó cancelar el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus iniciales en inglés) en 2017, poco después de ganar las elecciones con una campaña mayormente antiinmigración.

A continuación, una explicación de lo que significa la decisión del máximo tribunal:

¿QUÉ ES EL DACA?

El DACA fue creado en 2012 por el gobierno de Barack Obama. Jóvenes inmigrantes organizaron sentadas en oficinas del Congreso y protestas afuera de la Casa Blanca para presionar a Obama a implementar una medida que atendiera su estatus migratorio. Estos inmigrantes, conocidos popularmente como dreamers por la Ley DREAM —un proyecto fallido que les habría otorgado herramientas para naturalizarse_, llegaron a Estados Unidos siendo menores de edad y han crecido en el país.

El DACA les permite trabajar de forma legal y los protege de cualquier proceso de deportación. Pero fue limitado a aquellos de entre 15 y 30 años de edad, que asistían o se graduaron de secundaria y no tenían antecedentes penales. La cuota de inscripción y renovación es de casi 500 dólares.

Muchos de los beneficiarios originales del DACA eran estudiantes universitarios que enfrentaban un duro panorama laboral al finalizar sus estudios debido a que no podrían trabajar legalmente. Ahora, muchas de las 650.000 personas que se inscribieron al programa son profesionistas; algunos de ellos incluso son padres y abuelos. En su punto más alto, el programa llegó a tener casi 800.000 beneficiarios.

¿POR QUÉ TRUMP INTENTÓ CANCELAR EL DACA?

Durante su campaña presidencial de 2016, Trump prometió ponerle fin al DACA, pero después atenuó su postura antes de finalmente ordenarle a su gobierno que anunciara la cancelación en septiembre de 2017.

El gobierno argumentó que el programa era ilegal y que, aunque no estaba a favor de castigar a los niños por las acciones de sus padres, “también debemos reconocer que somos una nación de oportunidades porque somos una nación de leyes. Entre otros motivos para suspender el programa, su gobierno también citó un fallo de un tribunal menor que ordenó la suspensión de una expansión del DACA que habría sido aplicable a los padres.

Texas y otros estados amenazaron con demandar al gobierno a raíz del programa después de haber entablado querellas para frenar su expansión durante el gobierno de Obama. Activistas por los derechos migratorios impugnaron la decisión de Trump y las cortes de apelaciones mantuvieron el programa con vida, pero únicamente para aquellos que ya estaban inscritos.

Durante una audiencia ante jueces en noviembre pasado, el abogado del gobierno arguyó que éste asumía la responsabilidad de sus decisiones y que tenía la autoridad para cancelar el DACA, incluso siendo legal, porque era una mala medida política.

“Nos pertenece”, dijo el abogado Noel Francisco.

¿QUÉ PASA AHORA?

La Corte Suprema dijo el jueves que si bien Trump puede cancelar el programa, lo hizo de manera inapropiada. Eso significa que, si quiere, el gobierno puede intentarlo de nuevo, tal como lo hizo con éxito con la restricción a la llegada de personas de ciertos países en 2017, la cual fue rechazada inicialmente en los tribunales. Los expertos señalan que es poco probable que suceda antes de las elecciones, en parte porque el DACA cuenta con un amplio respaldo bipartidista entre el público estadounidense. Incluso si llegara a intentarlo de nuevo, no podría concluir el proceso federal de reglamentación antes de las elecciones de noviembre.

La decisión de la Corte Suprema mantiene el DACA intacto para sus 650.000 beneficiarios, manteniendo sus protecciones, que tienen una vigencia de dos años. Pero el programa no ha aceptado solicitudes nuevas en un par de años, y se desconoce si las personas que cubrían los requisitos para pertenecer al programa pero no pudieron inscribirse cuando Trump anunció la cancelación del programa podrán hacerlo ahora.

Sarah Pierce, analista política para el Migration Policy Institute, dijo que es poco probable que el gobierno de Trump acepte nuevas solicitudes sin una orden de un tribunal menor. “La moneda está en el aire”, comentó.

¿EXISTE OTRA SOLUCIÓN?

Ha habido múltiples intentos de aprobar una ley que legalice el estatus y les ofrezca a los dreamers herramientas rumbo a la naturalización, pero incluso los proyectos con apoyo bipartidista han fracasado. Después de que Trump intentó suspender el programa en 2017, el presidente le fijó un plazo al Congreso de seis meses para presentar una solución. No lo hicieron.

Pierce también señaló que no cree que el Congreso apruebe ninguna medida que involucre a los dreamers.

“Ya han pasado casi dos décadas tratando de crear una ley para los dreamers, y no han podido hacerlo”, comentó Pierce. “Si el programa continúa administrativamente, no tengo muchas esperanzas de que el Congreso avance en algún cambio a largo plazo, al menos en el futuro inmediato. Todo lo relacionado a la inmigración es muy político”.

La última vez que el Congreso intentó votar un proyecto que proporcionara un mecanismo de naturalización, el gobierno presentó una larga lista de exigencias que complacían a los políticos de línea dura, lo que le costó el respaldo generalizado.

Estos son los jueces que apoyaron a los dreamers y no anularon el DACA

En una decisión, con 5 votos a favor y 4 en contra, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos declaró ilegal la decisión del presidente de EEUU, Donald Trump, de poner fin al programa que desde hace ocho años ha beneficiado a muchos indocumentados que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños.

El presidente del Tribunal Supremo, John Roberts Jr. dio a conocer el fallo, que es considerado  como un duro golpe para una de las promesas de la campaña del presidente Donald Trump.

El juez conservador John Roberts, nominado por el presidente George W. Bush en la decada de los 90´ se alineó con los cuatro jueces progresistas de la corte: la puertorriqueña Sonia Sotomayor, Ruth Bader Ginsburg , Elena Kagan y Stephen Breyer , para favorecer a los más de 700 mil dreamers.