Tag: JUICIO A TRUMP

El juicio a Trump comenzaría el mismo día que asume Biden

El juicio político del presidente Donald Trump podría comenzar a la 1 de la tarde del próximo miércoles, el mismo día en que el presidente electo Joe Biden tomará posesión del cargo, en un fin cada vez más extraordinario para la administración del republicano en la Casa Blanca.

La fecha depende de que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, envíe pronto a la cámara alta los artículos a considerar para llevar a cabo el juicio político. Esperando no interrumpir la ceremonia de juramentación de Biden, algunos demócratas han sugerido esperar a que el demócrata tenga tiempo de asumir el cargo y comience a trabajar en sus prioridades.

Lo que está claro es que el juicio que se avecina será diferente a cualquier otro en la historia de Estados Unidos, el primero para un presidente que ya no está en el cargo. Políticamente, esto obligará a un ajuste de cuentas entre algunos republicanos que han apoyado a Trump durante su presidencia y en gran medida le han permitido difundir ataques falsos contra la integridad de las elecciones de 2020.

El líder republicano del Senado, Mitch McConnell, está abierto a considerar el juicio político, después de decir a allegados que está harto de Trump, pero no ha indicado cómo votaría.

El líder republicano tiene una gran influencia en su partido y la convocatoria del juicio será uno de sus últimos actos como líder de la mayoría. Dos nuevos senadores de Georgia, ambos demócratas, tomarán posesión de su cargo dejando la cámara dividida 50-50. Eso inclina a la mayoría hacia los demócratas una vez que Kamala Harris asuma el cargo, ya que el voto de la vicepresidenta representaría un desempate.

La Cámara de Representantes acusó a Trump el miércoles de un solo cargo, incitación a la insurrección, después del letal asalto al Capitolio la semana pasada por parte de simpatizantes del mandatario. Él es el único presidente que ha sido acusado dos veces. El ataque tiene a la capital de la nación, y otras capitales, bajo fuertes medidas de seguridad ante la amenaza de más violencia para el día de la juramentación.

Pelosi, demócrata de California, no ha dicho cuándo enviará la acusación al Senado.

Según el procedimiento del Senado, el juicio comenzará poco después de que la Cámara de Representantes entregue el artículo de acusación. Esto podría indicar que el juicio comenzaría a la 1 p.m. el día de la juramentación de Biden. La ceremonia en el Capitolio comienza al mediodía.

Biden ha dicho que el Senado podría dividir su tiempo entre el juicio político, la confirmación de los nominados a su gabinete y trabajar en hacer frente al COVID-19 y otros asuntos.

Con el Capitolio custodiado por elementos de la Guardia Nacional por dentro y por fuera, la cámara baja votó 232-197 el miércoles para acusar a Trump, en un proceso que ha avanzado a toda velocidad a una semana del asalto al Capitolio.

Trump hace silencio ante su segundo juicio político

Con su lugar en la historia siendo reescrito, el presidente Donald Trump recibió la noticia de un segundo proceso de juicio político en su contra prácticamente solo y en silencio.

Durante más de cuatro años, Trump ha dominado el discurso nacional como ningún otro presidente antes que él. Sin embargo, cuando su legado quedó grabado en piedra el miércoles, se mantuvo sorpresivamente al margen.

La situación de Trump no tiene comparación al ser el único presidente en ser acusado dos veces de un delito o falta grave, un nuevo final para un periodo presidencial definido por aumentar la división en el país, sus fracasos durante la peor pandemia en un siglo y su rechazo a aceptar la derrota en las urnas.

Trump se mantuvo alejado de la vista pública en una Casa Blanca prácticamente vacía mientras los procedimiento para un juicio político se llevaban a cabo en un Capitolio fuertemente resguardado. Ahí, el daño de los disturbios de la semana pasada ofreció un visible recordatorio de la insurrección que se acusa al presidente de haber incitado.

Abandonado por algunos miembros de su propio partido, Trump no pudo más que ver por televisión cómo se desarrollaba la historia. La suspensión de su cuenta de Twitter le privó a Trump de su medio más potente para mantener a los republicanos alineados, creando una sensación de que Trump ha perdido los colmillos y, por primera vez, el control de su partido adoptivo.

Finalmente se supo de él horas después de la votación, en un video en el que condenó la insurrección en el Capitolio y advirtió a sus simpatizantes que no participaran en nuevos actos de violencia. Fue un mensaje que estuvo ausente una semana atrás, cuando los inconformes que marchaban en nombre de Trump llegaron a la sede del Congreso para intentar evitar la certificación del triunfo electoral de Joe Biden.

“Quiero ser muy claro. Condeno rotundamente la violencia que vimos la semana pasada”, declaró Trump. Añadió que ninguno de sus “verdaderos” simpatizantes “podría condonar jamás el uso de violencia política”.

Pero ese mensaje, parcialmente motivado para evitar acciones legales por haber incitado los disturbios, fue contradictorio a lo que Trump había dicho durante todo su mandato, incluyendo la semana pasada, cuando instó a sus simpatizantes a “luchar” por él. Trump no dijo una sola palabra sobre el juicio político en el video, aunque sí se quejó sobre los vetos en su contra en redes sociales.

Con apenas una semana restante en su gobierno, no hubo mensajes beligerantes desde la Casa Blanca para oponerse a los procedimientos que se llevan a cabo en el otro extremo de la Avenida Pensilvania, así como tampoco hubo una respuesta legal organizada. Algunos legisladores republicanos defendieron al mandatario durante el debate de juicio político en la Cámara de Representantes, pero al final de la sesión, 10 republicanos se unieron a los demócratas para votar en favor del juicio político.

Fue un claro contraste con el primer proceso de destitución contra Trump. La votación de diciembre de 2019, en la que Trump se convirtió en apenas el tercer mandatario de la historia en ir a juicio político, se mantuvo en bloques partidistas. Los cargos en aquella ocasión fueron que había utilizado la autoridad de su puesto para presionar a Ucrania a investigar a su rival político y actual presidente electo, Joe Biden.

¿En qué se diferenciará el segundo juicio político de Trump del primero?

El proceso general de juicio político establecido en la Constitución es relativamente simple: un presidente comete «delitos graves o delitos menores», la Cámara vota a favor de un juicio político y el Senado lleva a cabo el juicio.

Esos contornos generales son constantes. Pero no existe tal cosa como un juicio político de rutina.

El que enfrenta en este momento el presidente Donald Trump, después de incitar a una multitud desenfrenada a atacar el Capitolio, no tiene precedentes en todo tipo de formas, lo que significa que el proceso se sentirá completamente nuevo y diferente al que vimos a fines de 2019, en torno a la investigación de Ucrania.

Específicamente, es probable que esta votación de juicio político en la Cámara de Representantes se realice esta semana, y el juicio en el Senado se llevará a cabo después de que Trump deje el cargo.

Aquí hay algunas otras diferencias clave.

De lo que se acusa a Trump para llevarlo a juicio político

Hubo mucho debate durante el primer juicio político de Trump sobre si la presión que ejerció sobre el presidente de Ucrania equivalía a «crímenes y faltas graves» o simplemente un conjunto de políticas. Esta vez, si bien hay un argumento de que cometió traición, los demócratas en la Cámara de Representantes han alegado que Trump «se involucró en delitos graves y faltas al incitar a la violencia contra el Gobierno de Estados Unidos».

El artículo de juicio político sostiene que Trump incitó a sus partidarios al negar repetidamente los resultados de las elecciones en el período previo al recuento de los votos electorales, que presionó al secretario de estado de Georgia para que «encontrara» votos adicionales para él, y al hacerlo «puso gravemente en peligro la seguridad de Estados Unidos y sus instituciones de Gobierno», «amenazó la integridad del sistema democrático, interfirió con la transición pacífica del poder y puso en peligro a una rama del Gobierno equivalente». 

El cronograma de la Cámara de Representantes

Pasar de la falta de Trump al proceso de juicio político en la Cámara tomó 86 días en 2019. Va a tomar solo una semana en 2021. La Cámara esencialmente puede acusar a su voluntad. Si bien existen precedentes sobre la instigación del proceso de juicio político y la utilización de las comisiones de la Cámara para investigar si ocurrieron delitos imputables, nada de eso es necesariamente necesario. Y los demócratas, moviéndose rápidamente, no se van a agobiar por alargar esto.

¿Y por qué molestarse con una investigación cuando esta vez Trump lo hizo en la televisión?

En ese primer esfuerzo, los detalles de la presión de Trump sobre Ucrania se filtraron en el transcurso de semanas y se incorporaron al apoyo demócrata para iniciar y realizar una investigación y, en última instancia, para acusarlo.

Con el plazo de Trump en el cargo programado para expirar al mediodía del 20 de enero, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, también les dio a Trump y al vicepresidente Mike Pence la opción de evitar el juicio político si Trump renunciaba o Pence movilizaba al gabinete para usar la 25a Enmienda para sacarlo del cargo.

Cuando esas dos rampas fueron ignoradas, los demócratas en la Cámara avanzaron rápidamente hacia el juicio político y el primer juicio político post-presidencial en la historia de Estados Unidos.

Sepa quiénes fueron los congresistas republicanos que votaron a favor de juicio político a Trump

Le dieron la espalda.

10 congresistas republicanos votaron a favor llevar a un juicio político a Donald Trump por incitar a la insurrección que llevó al asalto al Capitolio el 6 de enero.

La nueva acusación convirtió a Trump en el primer mandatario en ser sometido a dos procesos de ‘impeachment’.

Estos son los republicanos que votaron por el juicio político:

1. Liz Cheney (Wyoming)

2. Anthony Gonzalez (Ohio)

3.  Jaime Herrera Beutler (Washington)

4.  John Katko (Nueva York)

5. Adam Kinzinger (Illinois)

6. Peter Meijer (Michigan)

7. Dan Newhouse (Washington)

8. Tom Rice (South Carolina)

9. Fred Upton (Michigan)

10. David Valadao (California)

Los que votaron No

Algunos de los republicanos que votaron contra el juicio político afirmaron que las acciones de Trump deben tener repercusiones, pero expresaron que el proceso causará más división en el país.

Trump pidió a sus seguidores este miércoles que eviten la violencia antes de la investidura de Biden.

“Nadie está por encima de la ley”, dice Nancy Pelosi al firmar el impeachment a Donald Trump

a acusación al presidente Donald Trump en el Congreso de Estados Unidos confirmó que “nadie está por encima de la ley”, dijo el miércoles la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, luego del segundo “impeachment” al mandatario republicano en 13 meses.

“Hoy de manera bipartidista la Cámara demostró que nadie está por encima de la ley, ni siquiera el presidente de Estados Unidos”, dijo la máxima demócrata en el Congreso en una ceremonia en la que firmó el artículo de acusación.

Trump fue inculpado de “incitación a la insurrección” luego de que el 6 de enero exhortara a sus seguidores a marchar hacia el Capitolio y “luchar”, cuando el Congreso debía certificar la victoria electoral del demócrata Joe Biden.

Cámara de Representantes aprueba juicio político contra Donald Trump por “incitar a la insurrección”

La Cámara de Representantes aprobó el juicio político contra el presidente Donald Trump bajo la acusación de “incitación a la insurrección”.

La decisión se tomó con 232 votos a favor y 197 en contra, luego de un debate de dos horas, donde varios republicanos consideraron que la propuesta como una forma de dividir el país, más que unirlo, como presumen los demócratas. Al final 10 republicanos se sumaron a la acusación.

La presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi (California), acusó al mandatario de liderar una “rebelión armada”.

A pesar de que apoyó que el presidente Trump tiene responsabilidad sobre la violencia en el Capitolio y debió condenar los hechos, el líder de la minoría, Kevin McCarthy (California), rechazó apoyar el juicio.

“El presidente es responsable del ataque al Congreso el miércoles por parte de los alborotadores”, dijo. “(Pero) creo que acusar al presidente en tan poco tiempo sería un error. No se han completado investigaciones. No se han realizado audiencias”.

Entre los republicanos hubo división, lo que incluso llevó al representante Jim Jordan (Ohio), fiel aliado del mandatario, pedir la destitución de Liz Cheney (Wyoming) como presidenta de la Conferencia Republicana de la Cámara, ya que apoyó al proceso contra del presidente.

También acusó a los demócratas de perseguir al presidente Trump, de “estar obsesionados”.

“Siempre se ha tratado de conseguir al presidente pase lo que pase. Es una obsesión, una obsesión que ahora se amplía“, consideró.

Ahora la presidenta de la Cámara debe enviar la acusación al Senado, pero el líder de la mayoría Mitch McConnell (Kentucky), adelantó que no convocará a sesión antes del 19 de enero, a pesar de la petición del líder de la minoría, Charles Schumer (Nueva York).

“Se requeriría el consentimiento de los 100 senadores para realizar cualquier tipo de asunto durante las sesiones… programadas antes del 19 de enero”, dice un memorando citado por The Hill. “Por lo tanto, el juicio en el Senado comenzaría después de que expire el mandato del presidente Trump, ya sea una hora después de su expiración el 20 de enero o 25 horas después de su expiración el 21 de enero”.

El Senado no puede perseguir al presidente Trump una vez que deje la Casa Blanca, según la Constitución.