Tag: juicio

La pareja George Floyd confiesa que ambos eran adictos a los opiáceos

Ayer jueves, durante la cuarta jornada del juicio contra el expolicía Derek Chauvin por el asesinato del afroamericano George Floyd, la pareja de la víctima confesó que ambos eran adictos a los opiáceos. Otro de los testimonios, el de un paramédico, aseguró que Floyd ya estaba muerto cuando llegó al lugar de los hechos, y que estuvo en paro cardíaco mientras Chauvin asfixiaba su cuello. 

Con lágrimas en los ojos. Así empezó el testimonio de la pareja de George Floyd durante el cuarto día del juicio de Derek Chauvin, el expolicía acusado por la muerte del afroamericano. Durante su emotiva intervención, Courteney Ross explicó cómo la pareja se había vuelto adicta al consumo de opiáceos. 

“Nuestra historia es la clásica historia de cómo muchas personas se vuelven adictas a los opiáceos. Los dos sufríamos dolores crónicos, el mío en el cuello y el suyo en la espalda”, explicaba Ross ante la corte. 

Cuando los médicos dejaron de recetarles opiáceos para paliar el dolor ya era demasiado tarde: ambos se habían vuelto dependientes. No obstante, Ross hizo especial hincapié en las muchas veces que había intentado dejar su adicción.

En la audiencia de hoy, Ross también reveló que meses antes de su muerte, en marzo, Floyd fue hospitalizado por sobredosis, cuando fue interrogada por el abogado defensor, Eric Nelson.

Durante el cuarto día de juicio de Chauvin, la acusación se centró en retratar a George Floyd en su calidad de persona -cómo era, cómo lo veían-, por lo que el testimonio de su novia por más de tres años fue fundamental. Ella lo describió como una persona empática, un padre cariñoso y un amante del deporte. El objetivo de este retrato era alejar a Floyd de las estadísticas de adictos a las drogas y tratar de humanizarlo.

Republicanos de Nueva York presentan resolución para iniciar juicio político a Cuomo

La minoría republicana en la Asamblea Legislativa de Nueva York ha presentado este lunes una resolución para comenzar un proceso de destitución (“impeachment”, en inglés) contra el gobernador Andrew Cuomo, del Partido Demócrata, cada vez más cuestionado, incluso dentro de las filas de su propia agrupación tras el estallido de varios escándalos.

“Vamos a presentar esta resolución porque creemos que ha llegado el momento. Para liderar este gran estado un gobernador necesita tener credibilidad y confianza y lamentablemente creemos que el gobernador ha perdido eso y ya no tiene la capacidad de liderar”, aseguró el líder de la minoría republicana en el Congreso estatal, Will Barclay.

En un anuncio difundido por las redes sociales, Barclay hizo alusión a la mala gestión de los geriátricos de Nueva York durante la pandemia, que está siendo investigada por la Fiscalía.

La administración de Cuomo contabilizó solo la mitad de los fallecidos en residencias de ancianos y la otra mitad se registró como personas muertas en hospitales. Sus asesores han asegurado que se hizo para que no fueran contados doblemente y para evitar ser investigados por el Departamento de Justicia del Gobierno del presidente Donald Trump, con quien Cuomo mantenía un enfrentamiento directo.

Asimismo, el líder republicano mencionó las acusaciones de acoso laboral y amenazas realizadas por compañeros de partido de Cuomo y las alegaciones de acoso sexual lanzadas por cinco mujeres, entre ellas, excolaboradoras del gobernador, que también están siendo investigadas por la Fiscalía.

“Ahora tenemos 30 miembros de la mayoría de la Asamblea que están diciendo que el Gobernador debería dimitir”, dijo Barclay en referencia a los legisladores demócratas que han alzado su voz contra Cuomo.

La última fue la líder de la mayoría demócrata en el senado estatal, Andrea Stewart-Cousins, que ayer sumó su voz a las que instan al gobernador a que presentara su renuncia.

“Cada día tenemos un nuevo relato que se aleja de los asuntos del Gobierno. Tenemos acusaciones sobre acoso sexual, un ambiente de trabajo tóxico, la pérdida de credibilidad en torno a los datos de los asilos de ancianos durante la covid-19 y preguntas sobre la construcción de un importante proyecto de infraestructura”, dijo este domingo Stewart-Cousins.

En cuanto a los casos de acoso, Cuomo pidió perdón la semana pasada por los comentarios que hicieron a esas mujeres sentirse “incómodas”, pero negó haber tocado inapropiadamente a ninguna mujer, rechazó presentar su dimisión y pidió esperar a los resultados de la investigación en curso.

¿Puede Trump perdonarse a sí mismo para no ser enjuiciado tras dejar el poder?

Estados Unidos vive un inusual proceso de transición entre dos gobiernos, marcado por la negativa del actual presidente, Donald Trump, a reconocer la victoria de su rival, el demócrata Joe Biden, en las elecciones del 3 de noviembre.

El presidente electo denuncia que su equipo no está recibiendo la información que necesita para una entrega de poder sin sobresaltos, mientras que el todavía mandatario comparte en redes sociales videos de sus logros y acusaciones, sin fundamento, de fraude electoral.

En este contexto, una de las actividades que ha emprendido Trump, y que sí es común en los últimos días de mandato de un presidente, es la concesión de indultos o conmutaciones de sentencias.

La semana pasada, en vísperas de Navidad, el mandatario anunció estos actos de clemencia para decenas de personas, entre las que destacan varios de sus aliados más cercanos, como Roger Stone o Paul Manafort.

Se prevé que de aquí al 20 de enero, fecha en la que Joe Biden asume el poder, se produzcan nuevos indultos.