Tag: KEIKO

Keiko asume la derrota e insiste en calificar a Castillo como “ilegítimo”

La candidata a la presidencia de Perú Keiko Fujimori asumió este lunes su derrota en las elecciones del pasado 6 de junio frente a su rival, Pedro Castillo.

“Voy a reconocer los resultados, porque es lo que manda la ley y la Constitución que he jurado defender”, dijo Fujimori, que, no obstante, insistió en que Castillo había ganado de forma “ilegítima” y anunció movilizaciones “en defensa de la democracia”.

El anuncio de Fujimori se produjo horas después de que el Jurado Nacional Electoral confirmara que había rechazado las últimas impugnaciones al recuento presentadas por Fuerza Popular, el partido de Fujimori, y se disponía a proclamar un resultado definitivo, abriendo la puerta así, tras semanas de demora, a la investidura de Castillo como presidente. De acuerdo con el recuento de votos, Castillo, un profesor rural de 51 años, obtuvo el 50,12% de los sufragios en el balotaje del6 de junio frente al 49,88% de Fujimori.

La diferencia fue de unos 44 mil votos, según el escrutinio oficial. La autoridad electoral peruana confirmó que hubo 1 millón de votos nulos en el pol´emico y cuestionado proceso electoral.

“Perú Libre (el partido de Castillo) nos ha robado miles de votos el día de la elección”, insistió Fujimori.

Pedro Castillo proclamado presidente electo de Perú pese a denuncias de fraude electoral

En una ceremonia virtual, el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) proclamó esta noche a Pedro Castillo Terrones como presidente electo del Perú y a Dina Boluarte como primera vicepresidenta electa para el período 2021-2026.

De la mano de Perú Libre, Castillo, de 51 años de edad, ganó la segunda vuelta electoral del 6 de junio pasado, en la que se enfrentó a Keiko Fujimori (Fuerza Popular). Según las cifras de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), obtuvo más de 44.200 votos de diferencia.

El presidente del JNE, Jorge Salas Arena, indicó que en breve se dará a conocer la fecha de la entrega de las respectivas credenciales.

Según la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), al 100% de actas procesadas, Pedro Castillo (Perú Libre) obtuvo 50,126%,mientras que Keiko Fujimori (Fuerza Popular), 49,874%, con una diferencia de 44.263 votos.

Estos son los resultados oficiales que la ONPE entregó al JNE antes de la proclamación:

proclamación

La proclamación se realiza unas horas después de conocerse que el JNE declaró por unanimidad la improcedencia de los cinco recursos de apelación que Fuerza Popular había presentado en contra de los resultados de la segunda vuelta en los Jurados Electorales Especiales (JEE) de Huancavelica, San Román (Puno), Huamanga (Ayacucho), Chota y Cajamarca.

Perú: Fiscalía investiga a Keiko Fujimori por audios de Vladimiro Montesinos

El fiscal peruano José Domingo Pérez abrió una nueva investigación contra la candidata presidencial Keiko Fujimori tras la publicación de unos audios en los que el encarcelado exasesor presidencial Vladimiro Montesinos plantea sobornar a jueces electorales para que gane la segunda vuelta presidencial del pasado 6 de junio, según trascendió este lunes (05.07.2021).

Pérez -quien integra el equipo que investiga el caso Lava Jato en Perú- inició las pesquisas contra Fujimori, su partido Fuerza Popular, y “quienes resulten responsables” por la presunta comisión del delito de lavado de activos, por un plazo máximo de 36 meses. El fiscal afirmó que existe “información de audios que contiene comunicaciones telefónicas” entre Montesinos, el exmilitar Pedro Rejas y el abogado Guillermo Sendón sobre el “financiamiento de la campaña presidencial de Fuerza Popular“.

El inicio de las diligencias preliminares sobre este caso fue revelado por Fujimori, quien afirmó en sus redes sociales que Pérez “lanza un nuevo show para tapar el caso de Los Dinámicos del Centro“, otra investigación que hace la Fiscalía esta vez sobre una presunta financiación irregular de la campaña de su rival electoral, el izquierdista Pedro Castillo.

Perú: rechazan prisión preventiva a Keiko Fujimori

Un juez de Perú declaró infundado este lunes (21.06.2021) un pedido de prisión preventiva contra la candidata presidencial derechista Keiko Fujimori por el caso Odebrecht, mientras el país sigue esperando conocer quién ganó el balotaje del 6 de junio entre ella y el izquierdista Pedro Castillo.

“Se declara infundado el requerimiento del Ministerio Público a efectos de que se revoque la comparecencia restringida y se dicte nuevamente prisión preventiva”, dijo el juez Víctor Zuñiga al anunciar el fallo al final de una audiencia de dos horas que se realizó de forma presencial con la asistencia de Fujimori, su abogada, Giuliana Loza, y el fiscal anticorrupción José Domingo Pérez.

El juez exhortó a Fujimori “al cumplimiento estricto de todas las restricciones impuestas”, como no reunirse con testigos del caso, desde que goza de comparecencia restringida en mayo de 2020. Ante esto, el fiscal anunció que apelará la orden que libra de volver a prisión a la candidata presidencial.

¿Qué dice la Fiscalía?
“Sistemáticamente incumple las reglas de conducta de no comunicarse con los testigos”, había afirmado antes Pérez, quien calificó de “desafiante” la actitud de la candidata. El fiscal anticorrupción solicitó el 11 de junio “revocar la comparecencia con restricciones [libertad condicional] por prisión preventiva para Keiko Fujimori” en el marco del caso de presunto lavado de activos por aportes de la constructora brasileña Odebrecht para sus campañas de 2011 y 2016.

“Se ha determinado nuevamente que la acusada Fujimori Higuchi incumple con la restricción de no comunicarse con los testigos; pues, se ha advertido como hecho público y notorio que se comunica con el testigo Miguel Torres Morales”, argumentó el fiscal en su solicitud al juzgado.

¿Qué dice Fujimori?

“Considero que es arbitrario, desproporcionado e injusto se revoquen las restricciones que vengo cumpliendo”, como parte de la libertad condicional a su favor, declaró Keiko Fujimori al hacer uso de la palabra en la audiencia.

Perú: una virtual presidencia frente a escenarios hostiles y pedidos antidemocráticos

Aunque el candidato Pedro Castillo ya se perfiló como el presidente electo de Perú, la Justicia electoral de ese país todavía debe resolver denuncias de presuntas irregularidades en el proceso. La mayoría de recursos han sido interpuestos por la candidata Keiko Fujimori, que argumenta, sin pruebas, un “fraude en mesa”. Mientras el discurso sigue escalando, al eventual nuevo mandato se lo avizora débil y acorralado por la oposición.

En Perú se están viviendo dos realidades políticas a la vez. La primera, de una victoria clara en el conteo oficial de los comicios presidenciales del 6 de junio: al 100% de actas, Pedro Castillo, candidato del partido Perú Libre, figura como el vencedor. La diferencia con su contrincante, Keiko Fujimori, del partido Fuerza Popular, es de poco más de 44.000 votos. Sin embargo, aún no se puede oficializar qué candidato presidencial ganó el respaldo ciudadano mayoritario.

La otra realidad es la que impide que se defina la primera: ambos partidos, pero mucho más el de Fujimori, impugnaron una cantidad importante de actas electorales. Fuerza Popular alega un “fraude” masivo en las mesas de votación por parte de personas a favor de Perú Libre. Por ello, solicita eliminar más de 200.000 votos. Pero hasta el momento ningún recurso ha sido acogido en primera instancia por falta de fundamento o por trámite extemporáneo. Mientras las eventuales apelaciones no se resuelvan de manera irreversible ante el Jurado Nacional de Elecciones, los resultados no serán proclamados.

No obstante, a estas alturas, parece contrafáctica una resta significativa en los resultados finales que permita la remontada de Fujimori.

El tiempo que toma la indefinición ha dado margen a una escalada de reclamos, principalmente, desde la orilla en desventaja. La semana pasada, cientos de simpatizantes de Fuerza Popular protestaron en Lima bajo el eslogan ‘Respeta mi voto’, en alusión a la teoría de actos fraudulentos sistemáticos. Adicionalmente, un congresista electo del partido Renovación Popular, afín a la candidatura de Fujimori, publicó en sus redes sociales un pedido para que se anulen las elecciones, advirtiendo que el nuevo gobierno adolecería de legitimidad.

En la semana, inclusive el conductor de un canal de TV sugirió “tomar Palacio de Gobierno”, destituyendo al actual mandatario Francisco Sagasti antes del constitucional cambio de mando.

Además, se reportó que grupos de seguidores del fujimorismo han protestado por varias noches frente a las casas de autoridades electorales, como el presidente del Jurado Nacional de Elecciones, Jorge Salas Arenas, y el jefe de la Oficina de Procesos Electorales, Piero Corvetto.

Un nuevo gobierno que se pronostica débil

Para el politólogo Paolo Sosa Villagarcia, la eventual administración del presidente electo partirá indefectiblemente desde una posición vulnerable y debilitada. Primero, cabe recordar que Castillo no es una figura de liderazgo dentro del partido Perú Libre, que lo invitó a postular a la Presidencia. Y, por otro lado, los temores hacia su candidatura —sobre todo, por sus proyectos económicos iniciales en la campaña— llevaron a una intensa polarización, en la cual la mitad del país, encabezada por Lima y las élites, sigue prefiriendo a Keiko Fujimori.

Más probable que tener un régimen autoritario con Castillo es tener mucho más desgobierno que en los últimos cinco años
“Castillo no se presenta como un presidente electo fuerte. Tiene desventajas marcadas como el no tener control de su partido y, además, una oposición importante encima suyo. Uno de los grandes temores que se difundió durante la campaña era que Castillo ‘es una opción comunista’, que en la realidad es casi un imposible porque el comunismo, por lo general, se ha originado de revoluciones sociales y no de elecciones. Pero, digamos, se mantiene ese temor de parte de un sector de la ciudadanía de que Castillo impulse además un ‘proyecto chavista’, ‘bolivariano’, ‘que reproduzca lo visto en Venezuela’. Sin embargo, por sus debilidades conocidas, yo creo que más probable que tener un régimen autoritario con Castillo es tener mucho más desgobierno que en los últimos cinco años, que ya de por sí fueron bastante caóticos”, explicó Sosa a France 24.

Al 100% de actas procesadas y contabilizadas, Castillo se impone frente a Fujimori con 44,058 votos más. En la elección de 2016, Pedro Pablo Kuczynski superó también a Fujimori por un margen más estrecho: 41.057.

A nivel de gestión, la también politóloga Kathy Zegarra Díaz apunta a un posible escenario de ensayo-error y contramarchas; algo parecido al comportamiento de Castillo como candidato, por su falta de experiencia política. Además, están las aparentes pugnas al interior de su partido, fundado y dirigido por Vladimir Cerrón, un exgobernador de la región Junín con una sentencia por corrupción.

“Creo que hay muy pocas certezas sobre cómo sería un gobierno de Pedro Castillo debido a que, en campaña, se lo vio contradictorio en varios momentos. Incluso, hay que decir que tuvo algunos comentarios desatinados o hasta antidemocráticos y luego se retractó sobre ellos. También es válido tomar en cuenta que él es un miembro relativamente nuevo en el partido de Vladimir Cerrón y que este es quien inicialmente impulsó el proyecto partidario hacia la presidencia. Creo que, una vez asumida la presidencia, será fundamental saber si Castillo verdaderamente mantendrá una hoja de ruta (un plan moderado, distinto al ideario original de Perú Libre) y también si tendrá a un equipo que inspire confianza desde un eventual gabinete de ministros”, estima Zegarra.

Paulo Vilca Arpasi, también politólogo, sostiene que, en general, la extensión de la polarización política puede llevar a un deterioro muy rápido del Poder Ejecutivo en turno. Además, cuestiona la poca apertura que ambos partidos han mostrado para integrarse en proyección con otros actores políticos, más allá de las alianzas o los endoses de segunda vuelta.

“Sea Castillo o incluso Fujimori, a mí me queda claro que el gobierno que surja será débil. No solo porque la victoria se da por un escaso margen de votos, sino también por todas estas circunstancias de crispación. Por otro lado, también está el hecho de que ninguno de los contendientes —especialmente, Castillo— ha construido puentes políticos. Para ganar ser requiere votos, pero para gobernar es fundamental hacer política. Genera mucha preocupación porque un gobierno de Pedro Castillo solamente con su círculo o solo con la izquierda tiene pocas posibilidades de salir adelante. Se entendería que ahora mismo la atención está en que se resuelva la fase electoral, pero también ha sido y sigue siendo importante el ejercicio político. Finalmente, la legitimidad también se gana con esto último”, anota Vilca.

La relación con el Congreso, un problema latente

En los últimos cinco años Perú llegó a tener cuatro presidentes y dos Congresos distintos. Esto, luego de graves crisis políticas, principalmente enmarcadas por la tirantez y la confrontación entre ambos poderes. El Congreso que fue electo en las elecciones del último 11 de abril se presenta fragmentado. De los 120 congresistas, 37 pertenecen a Perú Libre, el partido de Castillo, y 24 son de la agrupación fujimorista Fuerza Popular. Sin embargo, por coincidencia en la derecha, varios otros grupos se perfilan como aliados de este último partido.

El politólogo Paolo Sosa considera que la eventual interacción entre un gobierno de Castillo y el Congreso está marcada por algo que no ocurrió en las elecciones del 2016, y es que la corriente de deslegitimación contra el poder entrante ha empezado sin siquiera cerrarse el proceso electoral.

“El cuestionamiento a la capacidad presidencial de Castillo ha iniciado antes de que asuma el poder. Esa es una diferencia muy importante porque con Pedro Pablo Kuczynski (que venció a Fujimori por un estrecho margen de 47wQbNPTDJp9hMYdvogK2hAUiHsGeiybwaWe36bwtRQ3UTpYV7YuZ8FV5j9nauFCWwcjM6dTzpL5s2N79Rp5unwdMvc8ZKUfue creciendo conforme pasaron los meses en el gobierno. En el caso actual, el escenario ya es adverso para Castillo sin siquiera habérsele declarado presidente. Eso puede dar cuenta del grado de temor que se ha esbozado sobre Castillo desde cierto sector porque Kuczynski era, a fin de cuentas, un candidato de derecha y, por ello, no tan incómodo para la élite política, empresarial ni para la mayoría de medios de comunicación”, señala Sosa.

Para la politóloga Kathy Zegarra, no se pueden descartar nuevas crisis políticas tan o más complejas que las vividas en el reciente quinquenio. Advierte que, de no haber voluntad conjunta desde el Congreso, la práctica de control político extrema como la vacancia presidencial por incapacidad moral permanente (que fue interpretada contra Martín Vizcarra el 2020 para destituirlo) seguirá a la mano.

Las actitudes antidemocráticas son malas señales
“Considero que Castillo tendrá un Parlamento bastante difícil para dialogar o llegar a consensos. Ya hemos visto lo que sucede cuando un presidente no tiene mayoría en el Parlamento o cuando no tiene popularidad como activo político. No pinta bien. En estos días, hemos escuchado a líderes políticos sugiriendo cuestiones ilegales para rebobinar la elección a solo unas semanas de un cambio de mando. Las actitudes antidemocráticas son malas señales. En realidad, creo que la estabilidad va a depender mucho más de la voluntad política de los nuevos congresistas que de los esfuerzos que pueda hacer Castillo. Pero, volviendo a algo más medular, la propia debilidad institucional de los partidos políticos en el Perú pone difícil ese camino integrado”, explica Zegarra.

El también politólogo Paulo Vilca indica que la relación entre el eventual gobierno y el nuevo Congreso estará determinada por tres hitos importantes: la elección interna del presidente del Parlamento; la selección desde el Ejecutivo de su primer gabinete y la negociación para el voto de confianza; y, finalmente, qué ocurrirá con el ofrecimiento de campaña de Castillo sobre una nueva Constitución. “Creo que esos tres momentos, dependiendo de cómo se enfoquen o negocien, podrían redondear una proyección sobre cómo será el Congreso con el Ejecutivo y viceversa”, expresó.

Además de afrontar un ambiente político hostil, la próxima gestión presidencial deberá enfocarse en una agenda ya prioritaria: el manejo de la pandemia, la continuidad de la vacunación y la salida a la crisis económica.

Otros temas de especial atención son el reforzamiento de la educación, la lucha contra la corrupción, la seguridad ciudadana y la respuesta a los conflictos sociales en diferentes regiones del país. La nueva asunción de gobernante está reservada, constitucionalmente, para el 28 de julio, fecha de aniversario de la independencia de Perú. Precisamente este 2021, la república sudamericana llega a su bicentenario.

Con información de MSN.com/ Ana Bazo Reisman

Perú: ya pasó una semana de las elecciones y no se sabe quien será nuevo presidente

Perú cumplió este domingo una semana sin saber quien será su nuevo presidente, mientras el izquierdista Pedro Castillo mantiene una ligera ventaja en el lento escrutinio y la derechista Keiko Fujimori insiste en denunciar “fraude”.

Castillo aventaja a su rival por 49.000 votos -50,14% versus 49,1% .

Perú, que tuvo tres presidentes en 2020, sufre la incertidumbre, mientras Fujimori, moviliza a sus seguidores a las calles para denunciar “fraude” y “hechos muy graves” en la votación y el escrutinio.

Castillo, en tanto, se siente ganador y pidió a los suyos la noche del sábado “paciencia” y “serenidad”. También instó a “no caer en la provocación, ya que estamos en un momento crítico”.

“Hay mucho en juego: quién es el ganador en momentos que la distancia es muy corta y no sabemos a ciencia cierta el volumen de votos contestado […], y está en juego la legitimidad del proceso electoral”, dijo a la AFP la analista Sonia Goldenberg.

“Hay la sensación de ambos lados de que el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) no es confiable, lo cual es grave en una coyuntura como ésta, y tampoco sabemos si los dos candidatos van a aceptar el resultado”, añadió.

El JNE, que revisa el escrutinio del órgano electoral (ONPE) y proclama al vencedor, está bajo presión de los partidarios de ambos candidatos, que diariamente se manifiestan afuera de su sede en el centro de Lima.

  • ¿Le alcanzará? –

El JNE todavía debe resolver los pedidos de impugnación de miles de votos y de cientos de actas de mesas de sufragio, sobre todo por parte de Fujimori, la última esperanza que ella tiene para revertir los resultados.

“Keiko igual puede ir acortando distancia, pero es muy difícil que le alcance. Puede que se dé vuelta el resultado, no es imposible, pero cada vez es más difícil”, dijo a la AFP la politóloga y académica Jessica Smith.

“En el caso de que Keiko diera vuelta el resultado, los que van a acusar fraude son los partidarios de Castillo”, afirmó.

El analista Hugo Otero dice que Fujimori, ante lo que parece ser una inminente victoria de Castillo, intenta sembrar dudas sobre la legitimidad del proceso electoral.

“Es la manera de librarse del fracaso, de la caída”, declaró a la AFP el exasesor del difunto expresidente Alan García.

  • “Queremos transparencia” –

El sábado en la noche Fujimori participó en un colorido y bullicioso mitin con miles de seguidores en la plaza Grau de Lima, donde repitió sus denuncias de fraude.

“Estamos aquí para se respete nuestro voto, para que se analicen las actas, queremos una elección transparente”, dijo la candidata de 46 años, quien deberá ir a juicio por supuesto lavado de dinero si pierde el balotaje.

Un fiscal anticorrupción pidió el jueves prisión preventiva para ella, por supuestamente infringir las reglas de su libertad condicional por el caso de aportes ilegales del gigante de la construcción brasileño Odebrecht.

La solicitud fiscal elevó la tensión en medio del lento escrutinio, en un país sumido en convulsiones políticas desde hace un quinenio, y será resuelta por un juez el 21 de junio.

Toda la tensión generada tras el balotaje se suma a los estragos que causa la pandemia, que deja 188.000 muertos en el país con la mayor tasa de mortalidad por covid-19 en el mundo.

  • “Venezuela chavista” –

Fujimori dijo a corresponsales extranjeros el sábado que la “izquierda internacional está interviniendo” en Perú, en alusión a los saludos de líderes latinoamericanos a Castillo por su “victoria”, entre ellos del mandatario argentino Alberto Fernández, el boliviano Luis Arce y la vicepresidente nicaragüense Rosario Murillo.

Lss congratulaciones provocaron notas de protesta del gobierno peruano a los embajadores de esos países, dijo la cancillería.

La hija del encarcelado expresidente Alberto Fujimori también fustigó al mandatario saliente, el centrista Francisco Sagasti, quien llamó el jueves a varias personas ligadas a ambos bandos para buscar calmar los ánimos, entre ellas al premio Nobel peruano Mario Vargas Llosa.

Perú: prosigue la incertumbre electoral por petición de amulación de 200 mil votos

El candidato izquierdista Pedro Castillo terminó primero con el 100% de las actas procesadas tras el ajustado balotaje presidencial del domingo en Perú y obtuvo 50.2%, seguido de la derechista Keiko Fujimori con 49.8%.

El miércoles, Keiko pidió anular unos 200 mil votos, prolongando la incertidumbre electoral. Es la primera vez en la historia electoral de Perú que en una segunda vuelta presidencial un candidato presenta tal cantidad de pedidos de anulación, de acuerdo con las autoridades.

En las elecciones presidenciales de 2016, los votos se contaron en cinco días y el triunfo de Pedro Pablo Kuczynski sobre Keiko Fujimori se logró por menos de medio punto y 41,438 votos. Un día después, Fujimori aceptó a regañadientes el triunfo de Kuczynski. Era su segunda derrota.

Fujimori, acompañada del vocero de su campaña y exlegislador de su partido, Miguel Torres, anunció que presentó un pedido ante el tribunal electoral para anular 802 actas electorales que, aseguró, representan unos 200 mil votos. Si lo logra, entonces podría ganar la elección debido a que Castillo la supera ahora por poco más de 70 mil votos.

Sin embargo, se trata de un proceso complicado y que se vislumbra tardado.

El presidente del Jurado Nacional de Elecciones, Jorge Salas, calculó que al menos se necesitarán 12 días para intentar dar respuesta al pedido de la candidata Fujimori. “Creo que sería razonable pensar que se debe tomar algún tiempo mínimo como para poder decidir lo pertinente sin necesidad de atropellarse o que hagan abuso del tiempo demorando”, dijo a la radio local RPP.

La tensión aumentó en el país sudamericano durante estas elecciones presidenciales que siguen a un convulsionado quinquenio en el que Perú ha sido gobernado por cuatro mandatarios.

Keiko Fujimori pide la nulidad de 200.000 votos por “irregularidades”

La candidata de Fuerza Popular a la presidencia de Perú, Keiko Fujimori, ha presentado acciones de nulidad en 802 mesas electorales en las que su formación ha hallado “irregularidades”, las cuales representan unos 200.000 votos, que la aspirante espera “sean retirados del recuento final”.

Fujimori ha comparecido acompañada de dos abogados para informar de la presentación de estas acciones al Jurado Nacional de Elecciones (JNE), que tendría que admitirlas para que se anulen estos votos.

“Adicionalmente, estamos haciendo un seguimiento al proceso de impugnación, que son 1.200 actas que esperamos luego sean contabilizadas en el recuento final del JNE”, ha señalado.

Así, la candidata de Fuerza Popular ha dicho que si se suman los 200.000 votos de las 802 mesas en las que se ha presentado solicitudes de nulidad a las 1.200 actas observadas, que representan 300.000 votos, “todavía está en juego 500.000 votos”.

“Creemos que es fundamental que se analicen (los 500.000 votos) para el recuento final que tiene que llevar a cabo el Jurado Nacional de Elecciones”, ha añadido, recoge ‘El Comercio’.

Fujimori denunció el lunes “fraude en la mesa” por parte del partido Perú Libre, de su rival en las elecciones, Pedro Castillo, que se proclamó el martes vencedor.

Precisamente, el candidato izquierdista lidera los resultados de los comicios con el 50,2 por ciento de los votos al 99,041 escrutado, mientras la aspirante derechista perdería con un 49,7 por ciento.

Con el 98,48% de las actas contabilizadas, Castillo tiene ventaja con 50,19%, Fujimori con 49,80%

Pedro Castillo continúa liderando el recuento de votos de las elecciones presidenciales de Perú, que avanza lentamente sin verse afectado por la denuncia de “fraude sistemático” hecha por su rival Keiko Fujimori

Castillo tiene el 50,19% de los votos sobre 49,80% de su adversaria, tras contabilizarse el 98,48% (fue escrutado el 99,79%) pero la contienda sigue abierta, según fuentes del órgano electoral (ONPE). El político de izquierda aventaja a Fujimori por más de 71.000 votos.

En el exterior, Fujimori consiguió el 66,47% de los votos en el exterior.

A pesar de que aún no ha terminado el conteo y que no ha sido confirmado oficialmente el ganador, Castillo se dirigió en la noche del martes a cientos de simpatizantes en el centro de Lima en donde insinuó que él era el vencedor de las elecciones.

“Seremos un gobierno respetuoso de la democracia, de la Constitución actual y haremos un gobierno con estabilidad financiera y económica”, dijo Castillo.

“De acuerdo a nuestros personeros, nosotros ya tenemos el conteo oficial del partido, donde el pueblo se ha impuesto a esta gesta a la cual saludamos”, agregó.

El político izquierdista pidió “ser vigilantes de la voluntad popular” y saludó a quienes votaron por él frente a su rival de Fuerza Popular, Keiko Fujimori.

“Vengo acá a decirle al pueblo peruano, no solamente a expresar mi gratitud, sino también mi reconocimiento a los hombres y mujeres de esta patria que se han puesto de pie acá y en el extranjero, a los hermanos que están fuera del país que se han visto movilizados por la democracia”, dijo.

Elecciones reñidas

Las últimas tres elecciones presidenciales de Perú ilustran el suspenso que caracteriza el escrutinio de votos en este país sudamericano, donde conocer al ganador puede tardar hasta 25 días.

El ballotage entre Castillo y Fujimori pasó a engrosar el grupo de elecciones en las que se tardaron más de 24 horas en conocer quién iba a gobernar el país los próximos cinco años. Fujimori ha protagonizado tres de estos desenlaces, considerando el actual.

La lentitud con la que el organismo electoral depura los resultados a partir del 90% del escrutinio va de la mano, entre otras cosas, con la logística y la geografía de Perú.

A partir del 90% del escrutinio, el organismo estatal, la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), ralentiza porque empieza a depender del orden de llegada de las actas escrutadas provenientes de áreas rurales, selváticas y del extranjero.

En el caso de la Amazonía, varias actas se trasladan por vía fluvial por falta de carreteras.

En relación a votos de los electores que viven en el extranjero, que bordean un millón, las actas solo deben llegar por vía aérea con un funcionario diplomático en aras “de la neutralidad del proceso”.

¿’Remake’ de 2016?

En 2016 el resultado del balotaje entre Keiko Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski tardó siete días en ser declarado oficialmente, en un escenario de incertidumbre como el de este martes. El resultado arrojó un estrecho margen a favor de Kuzcynski, que obtuvo 50,12% ante 49,88% de Fujimori.

La ONPE entonces terminó de procesar las actas al 100% una semana después de la elección, tras sumar casi 200 actas que habían sido cuestionadas. La diferencia final entre ambos candidatos fue de 0,248 puntos porcentuales. Fujimori perdió por 42.597 votos de diferencia.

Keiko presentará en las próximas horas una “gran cantidad” de pedidos de nulidad a elecciones en Perú

A tres días de la elección de segunda vuelta, Fuerza Popular presentará en las próximas horas una “gran cantidad” de recursos de nulidad. ¿El objetivo? Dejar sin efecto la votación que Pedro Castillo (Perú Libre) obtuvo en algunas mesas de sufragio, en las que desde el partido de Keiko Fujimori aducen hubo irregularidades y hasta “fraude”.

Fuentes de Fuerza Popular indicaron a El Comercio que la personera legal Milagros Takayama viene coordinando con letrados que pertenecen al fujimorismo, pero también con los llamados “abogados democráticos o independientes”. Estos últimos realizan, desde el lunes, un barrido a las actas ya procesadas por la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) en la búsqueda de errores materiales.

Precisamente, el secretario general del fujimorismo, Luis Galarreta, hizo una referencia a estos “abogados democráticos” en una entrevista que brindó esta mañana a RPP Noticias, donde negó que los bufetes los estén asesorando.

“No, no, nosotros lo que tenemos, desde que empezó la segunda vuelta, [es] lo que se llamó la campaña de las mil campañas, ha habido mucha gente voluntaria que cree en este lado, no en el fujimorismo, que cree en la libertad y democracia. Hay abogados de manera individual que también están mandado sus opiniones”, refirió.

Galarreta, quien también es candidato de Fuerza Popular a la primera vicepresidencia de la República, remarcó que “no hay ninguna persona contratada” ni tampoco estudios.

“He estudiado Derecho en la Universidad de San Martín de Porres, y conozco a miles de abogados, hay abogados democráticos que quieren sumarse, hay mucha voluntad”, manifestó.

Elecciones en Perú: Castillo supera por más de 107 mil votos a Keiko Fujimori

La Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) informó en su última actualización que con el 98,283% de las actas procesadas, Pedro Castillo supera con 107.279 votos a Keiko Fujimori en las elecciones presidenciales de Perú.

El balance que se emitió a las 19:19 horas de este lunes, es decir, a las 20:19 horas de Chile, señala que el candidato de Perú Libre tiene el 50,311% de las preferencias, mientras que la postulante de Fuerza Popular (FP) el 49,689%.

En concreto, Castillo marca en el último reporte 8.676.951 votos y Fujimori 8.569.672. Además, se dio a conocer hay un 0,647% de votos en blanco y 5,663% en votos nulos.

La batalla del balotaje ha estado marcada por lo estrecho que han sido los resultados en las últimas horas, sin embargo, desde el lunes el candidato de PL ha tenido una ascendente diferencia contra la hija del expresidente Alberto Fujimori.

Pedro Castillo continúa primero al 96,413% de actas electorales procesadas en Perú

El candidato a la presidencia por Perú LibrePedro Castillo, superó a su contendora, la lideresa de Fuerza PopularKeiko Fujimori, al 96,413% de actas procesadas y 94,909% de las contabilizadas de los resultados oficiales de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE).

De acuerdo con la última actualización, de las 10.18 p. m., el representante del partido del lápiz obtiene un 50,288% de votos, mientras que la lideresa del partido naranja alcanza un 49,712%.

Los porcentajes obtenidos por los candidatos, cuya diferencia ahora es de 0,576 puntos, se acercan al resultado previsto por el conteo rápido a cargo de Ipsos Perú/América TV, que daba como ganador a Castillo con 50,2%, mientras que Fujimori se quedaba en 49,8%.