El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, dialogaron este miércoles (07.04.2021) sobre la creciente migración ilegal hacia Estados Unidos, informó el mandatario.

“Existe disposición de nuestra parte para sumar voluntades en el combate al tráfico de personas y protección de los derechos humanos, sobre todo de niñas y niños”, escribió López Obrador en Twitter al confirmar la plática.

Joe Biden designó a finales de marzo a Kamala Harris como su encargada para frenar la migración desde Centroamérica y coordinarse con El Salvador, Honduras y Guatemala para combatir los problemas de violencia y corrupción que provocan la huida de sus ciudadanos.

Inmigrantes piden ayuda

Mientras tanto, un grupo de unos 50 inmigrantes, entre ellos padres con sus pequeños, acudió este miércoles hasta la residencia de Kamala Harris, para pedirle que interceda por los derechos de los indocumentados y de quienes aspiran a migrar hacia este país. 

Al grito de “Kamala, escucha, estamos en la lucha”, los manifestantes clamaron por el fin de las deportaciones y la detención de los inmigrantes menores de edad, así como por un estatus legal o la nacionalidad para millones de indocumentados y a trabajadores considerados esenciales. 

“Por favor, pare las deportaciones, dé algún permiso de trabajo, una ciudadanía, algo, porque nosotros estamos en este país y yo creo que no le hacemos daño a nadie, sino que venimos a trabajar y a salir adelante por nuestros hijos”, pidió Verónica Gasca a la vicepresidenta estadounidense.

Por primera vez y tras un año de pandemia, México anunció a finales de marzo el control terrestre para actividades no esenciales en su frontera sur, alegando que se debía evitar la propagación del coronavirus.

El tema también ha sido tratado por Biden y López Obrador durante conversaciones telefónicas sostenidas en enero y febrero.

Estimulados por la expectativa de flexibilización de algunas políticas migratorias por parte de Biden, miles de centroamericanos indocumentados intentan ingresar a Estados Unidos a través de la vasta frontera con México, incluidos cientos de menores que viajan solos.