Tag: LOUSIANA

Huracán Zeta arremete contra la costa de Louisiana en EE.UU.

El huracán Zeta impactó este miércoles (28.10.2020) en el sur de Estados Unidos convertido en un fenómeno de categoría 2 (de una escala de 5), llevando vientos peligrosos y grandes olas a Luisiana, mientras los residentes de Nueva Orleans se preparaban para posibles inundaciones.

El huracán se debilitó al moverse hacia el sureste de Misisipi pero aún cargaba vientos de hasta 145 km/h la noche del miércoles, según el Centro Nacional de Huracanes (CNH), en su boletín de las 03H00 GMT.

El centro con sede en Miami también advirtió de “inundaciones y fuertes vientos que podrían poner vidas en peligro” en zonas del sureste de Misisipi y Luisiana, un estado repetidamente golpeado por las tormentas este año.

El CNH emitió una advertencia de huracán que cubría Nueva Orleans, y la alcaldesa LaToya Cantrell llamó a los residentes a quedarse en sus casas. “No hemos salido del atolladero pero lo estamos manejando bien”, dijo. 

Los equipos de emergencia de Nueva Orleans advirtieron en Twitter que se habían desplomado árboles y líneas de tensión. Había fuertes vientos y lluvia en la ciudad, con cortes de electricidad en algunos vecindarios. El gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, dijo en la radio que cerca de 500.000 personas estaban sin electricidad en el estado.

Las autoridades urgieron a los residentes a que evacúen las áreas vulnerables o almacenen material de emergencia o comida, agua y medicación para, al menos, tres días, y en las zonas de la costa más vulnerables se impuso el toque de queda.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aprobó la declaración del estado de emergencia para Luisiana el martes por la noche, permitiendo que se liberen recursos federales, anunció la Casa Blanca.

Zeta impactó Luisiana a seis días de las elecciones presidenciales, aunque no se esperaba que afectara su desarrollo, puesto que el voto anticipado ya ha finalizado en ese estado.

Delta azotó Louisiana a solo semanas del impacto de huracán Laura

Delta tocó tierra el viernes por la tarde en Louisiana, estado que apenas se recupera del huracán Laura, y enfrentó durante la jornada una marejada ciclónica acompañada de fuertes vientos, lluvias, inundaciones y apagones eléctricos. Durante la madrugada se debilitó y se degradó a tormenta tropical.

El ciclón, el cuarto que aterriza en el estado esta temporada de huracanes, tocó tierra como categoría 2 a las 6:00 p.m. (hora del este) cerca de la localidad de Creole, con vientos máximos sostenidos de 105 millas por hora (165 kilómetros por hora), según el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por su sigla en inglés). Según el último reporte del NHC, la tormenta tiene vientos máximos sotenidos de 45 millas por hora (75 kilómetros por hora).

Tras la llegada de Delta al menos 650,000 hogares y negocios se quedaron sin energía eléctrica en Louisiana y Texas, según el portal especializado PowerOutage.com. Mississippi sufrió alrededor de 45,000 apagones.

Un medidor de nivel de agua del Servicio Meteorológico Nacional en Freshwater Canal Locks reportó que en el área había una inundación por marejada ciclónica de hasta ocho pies (2.5 metros), según el NHC.

El fenómeno meteorológico arrancó techos y esparció escombros por las carreteras, azotando comunidades que todavía se recuperan de Laura, que arrasó la zona hace solo seis semanas.

Delta tocó tierra a una distancia de solo 15 millas (24 kilómetros) de donde Laura lo hizo en agosto, matando a 27 personas en Louisiana. La tormenta anterior dañó casi todas las casas y edificios en Lake Charles.

La tormenta tropical Beta avanza hacia Texas y Louisiana

La tormenta tropical Beta avanza este domingo a baja velocidad hacia las costas de Texas y Luisiana, amenazando con aguaceros, inundaciones y marejada ciclónica en la costa del Golfo de México.

Según el último informe del Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés), Beta se ubica a 120 millas (195 kilómetros) al sureste de Galveston, Texas, y a 155 millas (250 kilómetros) al este-sureste de Port Connor, Texas. 

Beta tiene vientos máximos sostenidos de 60 millas por hora (95 kilómetros por hora) y se desplaza a 6 millas por hora en dirección al oeste-noroeste. Los expertos prevén un cambio de fuerza de la tormenta antes de que toque tierra. Y una vez que se mueva tierra adentro, esperan que se debilite. 

Las comunidades costeras empezaron a prepararse para Beta durante el fin de semana, con órdenes de evacuación voluntaria en la ciudad de Galveston y el condado Galveston y la ciudad de Seabrook.

El alcalde provisional Craig Brown señaló en un comunicado que se espera que un elevado oleaje y hasta 25 centímetros (10 pulgadas) de lluvia inunde varios tramos de carretera, dejándolos intransitables, especialmente en el oeste de la ciudad y zonas bajas.

Los expertos prevén que toque tierra el lunes en Texas y que provoque inundaciones y varios días de lluvias, debido a su movimiento lento, desde la costa media de Texas hasta el sur de Louisiana. En Galveston, las autoridades anunciaron el sábado órdenes de evacuación voluntarias para todos los residentes, así como lo ha hecho la ciudad de Seabrook, al norte de Galveston.

Hay una alerta de tormenta tropical desde Puerto Aransas, Texas, a Morgan City, Louisiana.

La previsión apunta a una marejada ciclónica de hasta 4 pies (1,2 metros) en partes de la costa texana que incluyen Baffin Bay, Corpus Christi Bay y Galveston Bay, entre otras. Se prevé que la tormenta incluya fuertes vientos y precipitaciones, oleaje peligroso y corrientes de resaca.

En una temporada de huracanes en el Atlántico inusualmente activa, los meteorólogos se quedaron sin letras del alfabeto tradicional para nombrar a las tormentas antes del viernes y tuvieron que recurrir al alfabeto griego por segunda vez desde la década de 1950.

Por otra parte, Teddy seguía siendo un potente huracán en la madrugada del domingo, con vientos máximos sostenidos 115 millas por hora (185 km). El vórtice del meteoro estaba a 340 millas (550 km) al sureste de Bermudas, menos de una semana después de que el huracán Paulette tocase tierra en el territorio británico. Las autoridades activaron una alerta por tormenta tropical en la isla.

Se espera que las marejadas causadas por Teddy se dejen sentir en las Antillas mayores y menores, en Bahamas, Bermudas, antes de llegar a la Cota Este de Estados Unidos.

Partes de la costa de Alabama y del noroeste de Florida todavía siguen recuperándose de los efectos del huracán Sally, que azotó la zona el miércoles. El sistema causó al menos dos fallecidos y cientos de miles de personas seguían sin suministro eléctrico el viernes por la noche.

Laura dejó 4 muertos, vientos e inundaciones en Louisiana

Al menos cuatro muertos y numerosos destrozos es el saldo preliminar de la llegada del huracán Laura a la costa sureste de Estados Unidos este jueves.

La poderosa tormenta, una de las más intensas que han azotado la zona en la historia, tocó tierra en horas de la madrugada como huracán categoría 4 en la escala de Saffir-Simpson.

Lo hizo, como había anticipado el Centro Nacional de Huracanes de EE.UU. (NHC, por sus siglas en inglés), produciendo una “marejada catastrófica, vientos extremos e inundaciones”.

Tras avanzar en tierra por el estado de Louisiana, se degradó a tormenta tropical al alcanzar Arkansas. Pero la gran cantidad de lluvia lo seguía haciendo un ciclón muy peligroso.

El gobernador de Louisiana, John Bel Edwards, informó que se habían registrado cuatro muertes hasta la tarde de este jueves.

Las víctimas, fallecidas en incidentes separados por la caída de árboles, incluían a una niña de 14 años en el área de Leesville.

“Me preocupa que vayamos a encontrar más víctimas mortales. Espero y rezo para que no”, dijo Edwards al informar que había trabajos de rescate en curso.

Un incendio en una planta química en la zona de Westlake llevó al gobernador a pedir a los residentes de la zona que se encerraran en sus casas y apagaran los apartados de aire acondicionado.

El NHC informó que el ojo de Laura llegó primero el distrito de Cameron de Louisiana a la 01:00 am hora local (06:00 GMT) y urgió a la población a protegerse.

El ciclón registraba vientos de hasta 240 km/h, pero bajó a categoría 2 tras tocar tierra. Los pronósticos del NHC señalan que unas horas después se convertiría en tormenta tropical.

En su reporte de las 13:00 (18:00 GMT) de este jueves, el NHC informó que Laura mantenía vientos máximos sostenidos de 104 km/h, lo que significa que ya no tiene intensidad de huracán sino de tormenta tropical.

Potente huracán “Laura” amenaza EE.UU. con catastróficas crecidas

“Laura” se acerca hoy a las costas de Luisiana y Texas como un huracán categoría 4 “extremadamente peligroso”, lo que obligó a evacuar a centenares de miles de personas ante la amenaza de crecidas “catastróficas”.

El ciclón avanza con vientos de 230 km/h y rachas más fuertes, y se espera que alcance esos dos estados del sur de Estados Unidos el miércoles por la noche o el jueves por la mañana, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC), que advirtió que habrá una marejada ciclónica con “enormes olas destructivas que causará daños catastróficos” en la costa de ambos estados.

Sumadas a la marea alta, esas marejadas, que podrían penetrar unos 50 km tierra adentro, podrían causar una crecida de las aguas de entre 4,5 y 6 metros por encima del nivel normal. El ojo del huracán estaba a las 21H00 GMT 250 km al sur de la ciudad costera de Lake Charles, en el estado de Luisiana, conocida por sus grandes centros de refinado de petróleo. Los habitantes de la zona abandonaron el lugar en autobuses tras recibir una orden de evacuación obligatoria por el riesgo de inundaciones.

Se esperan catrastróficas crecidas en Estados Unidos, por lo que Luisiana y Texas se encuentran en alerta.

Más de 100 plataformas petrolíferas en el golfo de México fueron evacuadas como medida de precaución. Se prevé, sin embargo, un “debilitamiento rápido de Laura una vez toque tierra”, indicó el NHC, que también advirtió de lluvias de entre 130 y 250 milímetros, con algunos picos de casi 400 mm en el oeste de Luisiana y el este de Texas.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, urgió a los residentes a evacuar sus hogares. “Tienen apenas unas horas más para alejarse del daño”, dijo en Weather Channel. “Esta es una tormenta muy peligrosa, más fuerte que la mayoría que han atravesado” las costas del estado, agregó, instando a hacer “todo lo posible para salir del camino” de Laura.

El presidente Donald Trump pidió a los residentes de las zonas de afectación que “escuchen a los funcionarios locales”. “Laura es un huracán muy peligroso y se intensifica rápidamente”, tuiteó Trump. “Mi gobierno sigue colaborando plenamente con los administradores de emergencias estatales y locales”. 

No olvidan a “Katrina” 

Jimmy Ray estaba entre quienes tenían orden de evacuación en Lake Charles, Luisiana. Al principio “íbamos a intentar aguantar en la casa, pero vimos que iba a ser muy fuerte” el huracán, dijo a la AFP. Patricia Como, otra evacuada de Lake Charles, dijo que sus hermanos, sus primos y otros familiares habían decidido quedarse, pero que ella no quería arriesgarse. “No voy a jugar con Dios”, dijo.

Craig Brown, el alcalde interino de la isla de Galveston, Texas, que sufrió el huracán más mortífero en la historia de Estados Unidos en 1900 con miles de muertos, dijo que las autoridades estaban “vigilando muy de cerca” la situación.

“Hemos tenido una buena cooperación de nuestros residentes en la evacuación”, señaló. “Si quieren quedarse, lo permitiremos” pero “si se quedan, es posible que no tengan ningún servicio de emergencia disponible”, aclaró. 

Angela Jouett, que dirige la operación de evacuación en Lake Charles, dijo que se habían dispuesto nuevos protocolos debido a la pandemia de coronavirus. “Las personas que entran (a los centros de evacuados) se rocían las manos con desinfectante”, tienen “controles de temperatura” y mantienen una distancia física de dos metros. 

Texas y Louisiana realizan evacuaciones masivas ante el huracán Laura

 Decenas de miles de personas abandonan este miércoles el litoral de Texas y Louisiana ante la amenaza de “catastróficas” inundaciones que podría causar en las próximas horas del huracán de categoría 4 Laura, que se aproximará a la costa con vientos de cerca de 145 millas por hora (230 km/h).

Una de las áreas pronosticadas para recibir el mayor impacto de los vientos huracanados de Laura es la ciudad de Lake Charles (Louisiana), uno de los centros industriales más importantes del estado y de la región, ubicado en la franja costera al este del estado y fronteriza con Texas.

El gobernador de ese estado, John Bel Edwards, urgió este miércoles a los residentes de esa ciudad y de las localidades aledañas a acatar todas las órdenes de evacuación “para evitar desgracias mayores como ha ocurrido” en el pasado.

“Estamos frente a un huracán poderoso que podría ocasionar daños devastadores como el que nos dejó hace 15 años la llegada del huracán Rita”, indicó Edwards, quien calculó que son cerca de 200,000 los residentes que se encuentran en la zona de evacuación obligatoria.

Edwards mostró su preocupación por la información dada a conocer esta mañana por el Centro Nacional de Huracanes (NHC) que pronosticó una marejada ciclónica que alcanzaría los 6 metros de alto (20 pies) y cuyas aguas penetrarían hasta unos 50 kilómetros (30 millas) tierra adentro.