Las autoridades del Ministerio de Cultura y la Dirección de Cultura Cusco informaron que cerraron las puertas de acceso al Santuario Histórico de Machu Picchu hasta nuevo aviso, tanto para locales como turistas.

La decisión fue tomada luego de las crecientes protestas que realizan los pobladores y dirigentes de Machu Picchu en reclamo al servicio de tren.

Mediante un comunicado, confirmaron que el ingreso a la antigua ciudad inca estaba prohibido, además refirió que no se permitirá el ingreso de ninguna persona hasta que la situación en Machu Picchu Pueblo se restablezca.

“Debido a las paralizaciones anunciadas en el distrito de Machu Picchu y con la finalidad de salvaguardar la integridad de sus visitantes, la llaqta de Machu Picchu no estará abierta desde el 14 de diciembre hasta que se restablezca esta situación”, se lee.

En la víspera, cientos de manifestantes tuvieron altercados con la Policía a la altura del Puente Ruinas, principal acceso a la carretera Hiram Bingham, que conduce a la maravilla mundial, a su vez, en la puerta del atractivo se concentró una multitud de personas que buscaban ingresar al parque arqueológico.

Óscar Valencia, presidente del Frente de Defensa de los Intereses de Machu Picchu, no descarta que los manifestantes busquen tomar Machu Picchu en medio de sus protestas; sin embargo, señala que la decisión de cerrarlo se debió debido a la situación de peligro que atraviesan los turistas al ser conducidos por la ’Ruta Amazónica’ a Machu Picchu, encontrándose con todos los accesos bloqueados.

“Hay riesgo para los que están caminando por Hidroeléctrica, hay huelguistas que no permiten el paso y se generan roces. Hay agencias y operadoras que se aprovechan y los mandan a su suerte, también los transportistas están cobrándoles en exceso para llevarlos vía terrestre, para que a las finales no puedan ingresar a Machu Picchu y encima se expongan a los manifestantes”, citó.