Tag: MASIVAS

EEUU: Biden anuncia que todos los adultos podrán pedir cita para vacunarse a partir del 19 de abril

Joe Biden, presidente de Estados Unidos, ha anunciado que todos los adultos del país tendrán acceso a la vacuna contra la covid-19 para el 19 de abril. El anuncio hecho antes de visitar un centro de vacunación en Alexandria, a las afueras de Washington, implica un adelanto de dos semanas sobre el objetivo antes anunciado por su administración, fijado para el 1 de mayo. A pesar de la buena nueva, el mandatario ha querido apelar a la prudencia al declarar que el país está todavía “en una carrera a vida o muerte contra el virus”.

“Mi mensaje hoy es muy sencillo. Muchos Estados ya han abierto la vacunación a todos los adultos, pero empezando el 19 de abril, cada adulto de cada Estado, cada adulto de este país, tendrá derecho a ponerse en la fila y conseguir una vacuna contra la covid”, dijo Biden. “¡Vacúnense ya!”, exhortó el presidente a los más mayores. “Si conocen a alguien de más de 65 años quien no se haya puesto esta vacuna que salva la vida, llámenles ahora. Ayúdenles a que consigan su dosis esta semana o la próxima. Vayan a buscarlos a su casa, condúzcanles [hasta el centro de vacunación]”, siguió Biden. ”Pueden ser sus padres, sus abuelos, su tía o su tío, sus vecinos”, insistió el mandatario.

“Se acabaron las normas confusas”, declaró el mandatario al poner como meta el 19 de abril. Biden declaraba que EE UU era el primer país del mundo en haber administrado 150 millones de vacunas y señalaba que esa cifra se había conseguido en sus primeros 75 días en la presidencia. “Para cuando se cumplan 100 días, 200 millones de personas habrán sido vacunadas”, anunció el mandatario. Según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, siglas en inglés), un tercio de los estadounidenses (sobre una población de poco más de 330 millones) ya han recibido al menos la primera dosis de la vacuna; poco más del 23,2 % de los adultos del país ya están completamente inmunizados.

Biden mantuvo durante todo su discurso la cautela al afirmar que “hasta que la vacuna no esté disponible en todo el mundo y acabemos con el virus mutando en otros países no estaremos completamente a salvo”. El presidente estadounidense ha pisado fuerte el acelerador desde que colocó de forma prioritaria la vacunación de los ciudadanos en el centro de su agenda.

A su vez, la Casa Blanca descartaba este martes la imposición de cualquier forma de pasaporte sanitario de vacunación contra el coronavirus en Estados Unidos, pero dijo que las empresas privadas eran libres de explorar la idea. “El Gobierno no apoya ni apoyará ahora un sistema que requiera que los estadounidenses porten una credencial. No habrá una base de datos federal de vacunas ni un mandato federal que requiera que todos obtengan una única credencial de vacunación”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Los llamados pasaportes de vacunas, que prueban que alguien ha sido inoculado contra el covid-19, se han promocionado en todo el mundo como una herramienta potencialmente poderosa para reabrir países de manera segura a reuniones masivas y viajes. Sin embargo, la idea ha provocado un rechazo generalizado ante preocupaciones relacionadas con la privacidad u otros abusos de los derechos civiles.

Con información de El País

La masiva participación por correo retrasa el resultado de las elecciones en EEUU

La elección de 2020 ha batido récord de participación con más de 159.800.000 de votos, una tasa de participación del 66,9%, la más alta desde 1900. Anticipadamente fueron emitidos 101.214.494 votos: 65.283.978 a través de correo postal y 35.930.516 de forma presencial, por esta razón la totalización de votos ha sido más lenta y determinante que nunca.

Según un reporte del portal venezolano www.ElDiario.com 40% de los votos fueron emitidos por correo postal, en muchos estados se recibían dichas papeletas hasta días después de la elección siempre que el sobre estuviera sellado en esa fecha comicial. La masiva participación anticipada ocurrió como consecuencia de la pandemia por Covid-19 y es precisamente, por esta razón junto con la polarización del electorado que han tardado más en contarse, debido a que cada estado define sus propias reglas sobre cómo se cuentan e informan los votos.

Precisamente estas reglas en el conteo de votos genera márgenes electorales que pueden ir cambiando luego de que se cuentan las boletas por correo, que en su mayoría habían sido emitidas por simpatizantes o registrados por el Partido Demócrata. Mientas que en estados que se cuenta de último el voto presidencial del día comicial (3 de noviembre) se experimentó un cambio en beneficio del partido Republicano, quienes se esperaban votaran masivamente dicho día.

Biden es el candidato más votado de la historia de EE UU

Para el momento de escribir esta nota, el demócrata Joseph Biden había roto el récord como el candidato presidencial más votado en la historia de la nación, con 72.1 millones de votos, superando a su compañero de fórmula en 2008, el expresidente Barack Obama quien habría recibido en aquel entonces 69.5 millones de votos.

Si la elección presidencial de Estados Unidos fuese en primer grado y no en segundo grado, dependiendo de los colegios electorales que emite cada estado, Biden habría sido proclamado presidente el mismo 3 de noviembre por haber recibido la mayor cantidad de votos populares. En este momento, supera por 3.7 millones al presidente Donald Trump, quien ha recibido 68.7 millones de votos. Sin embargo, para lograr la proclamación aguarda por la cifra de 270 colegios electorales que le permita ser proclamado presidente hasta el 2024.

Remembranzas con la elección del 2000

Ni en la Constitución estadounidense ni en las leyes federales existe una norma que ordene que un ganador electoral debe ser declarado el día de la elección. Manteniendo un sistema electoral que data de hace tres siglos, es necesario recordar que durante gran parte del siglo 19 se necesitaban días e incluso semanas para declarar al vencedor.

La época más reciente en la que una elección no se conoció el día electoral data del año 2000, en la elección entre el republicano George W. Bush vs el demócrata Al Gore. El ganador se conoció el 12 de diciembre debido a fallas de la máquina de votación en Florida que requirieron llevar el caso a la Corte Suprema.

En este ciclo electoral, no ha habido retrasos por fallas en el sistema sino por la contingencia de la pandemia que alteró sustancialmente cómo la sociedad estadounidense votó, los estados tuvieron que realizar cambios electorales para facilitar la votación anticipada por correo y en persona. En el anterior proceso presidencial de 2016 votaron 46 millones de personas anticipadamente, este año lo hicieron 101 millones.

Los núcleos urbanos donde se emitieron la mayoría de los votos anticipados necesitan totalizarse para definir la emisión de los colegios electorales, un proceso de tabulación más lento que en anteriores elecciones.

Esta elección presidencial no se decide en Florida ni en Texas como las encuestas habían anticipado que podría ocurrir, estos estados fueron leales al presidente Donald Trump, otorgándole 29 y 38 votos electorales respectivamente.

La disputa se mantenían en otros siete estado: Arizona, Carolina del Norte, Georgia, Michigan, Nevada, Pennsylvania y Wisconsin. La suma de estas entidades representa 104 votos electorales, determinantes para que uno de los candidatos presidenciales alcance la cifra de 270 colegios electorales.

Estos estados son determinantes porque el margen entre el candidato demócrata y el presidente es muy estrecho, aunque no son los únicos estados que faltan por totalizar los votos. De hecho, durante las próximas dos semanas se esperan conteos en prácticamente los 50 estados y DC. Sobre ello no hay novedad, lo que sí cambia el panorama es la masiva participación a distancia, lo que complicó el proceso.

Abuso de la investidura presidencial

Trump ha sido muy crítico sobre el sistema electoral estadounidense desde que emergió como candidato en 2015 frente a la senadora demócrata Hillary Clinton. Sin embargo, el hecho de que bajo la investidura presidencial se auto proclame ganador cuando aún faltaban por totalizar los votos en Arizona, Carolina del Norte, Georgia, Michigan, Nevada, Pennsylvania y Wisconsin forma parte de la campaña de descrédito. Por esta razón, Crisis Group había advertido en octubre sobre el riesgo real de violencia electoral.

En la madrugada del 4 de noviembre tuiteó: “Estamos a lo GRANDE, pero están tratando de ROBAR las elecciones. Nunca les dejaremos hacerlo. ¡No se pueden emitir votos después de que se cierran las urnas!». Ese mensaje es engañoso debido a que los estadounidenses emitieron votos hasta el 3, pero en las próximas semanas se seguirán contado dichas papeletas.

Millones de ciudadanos votan de manera anticipada en EE.UU.

A sólo pocas semanas de las elecciones presidenciales, millones de estadounidenses ya han ejercido su derecho al sufragio. Lo han hecho aprovechando las modalidades de voto anticipado y voto por correo. Se espera que debido a la pandemia, unos 75 millones de personas emitan sus boletas antes del día de los comicios.

“Para mí en particular, para muchos mexicanos como yo, al llegar aquí y hacerse ciudadano y obtener la ciudadanía y poder votar es algo, increíble, algo que quizás soñábamos solo en nuestros sueños más lejanos”, dijo a la Voz de América el estudiante de medicina Leonardo Angulo, residente de Texas.

Angulo votará temprano en el condado de Harris, Texas. Será la primera vez que vota en elecciones presidenciales, tras convertirse en ciudadano hace un año y medio. Mientras, en Georgia, Claudia Gómez, de 19 años, estudiante de Biología, quien nació en Estados Unidos, estará votando también en persona, en los próximos días.  

“Es importante que los jóvenes y todos voten temprano, porque su voto puede, se puede perder, en el correo. También porque uno puede asegurar su voto de esa manera”, dijo Gómez.  

A pesar de que los comicios son el 3 de noviembre, votantes demócratas y republicanos han salido masivamente a votar, indicó a la VOA Michael McDonald, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de la Florida. 

“Estoy proyectando que alrededor de 150 millones de personas votarán y aproximadamente la mitad de esas personas votarán antes del día de las elecciones, por lo que estamos viendo alrededor de 75 millones de personas que podrían votar antes del día de las elecciones”, explicó McDonald.  

Según la organización US Election Project, unos dos millones de estadounidenses ya votaron en Florida. Son apenas una parte de los 14 millones que lo hicieron a nivel nacional.  

“Mi papá fue precisamente a votar hoy en la mañana, su primera vez, early voting, también dice que el proceso fue muy fácil, muchas protecciones de covid”, afirmó Leonardo Angulo, un votante hispano en Texas.